Terapias peligrosas

«Papá, me he equivocado», dijo Mario Rodríguez a su padre una semana antes de morir. «No, hijo mío, tú no te has equivocado. Te han mareado la cabeza», le respondió su padre. Mario murió el 3 de julio de 2013. Tenía 21 años y estudiaba Físicas en la Universidad de Valencia. El 7 de enero […]