Luces extrañas sobre el Bilbao de 1881

El 'Saladin', con Walter Powell en la barquilla, se adentra en el canal de la Mancha tras haber tocado tierra bruscamente en los acantilados de Bridport.

No abundan las referencias a España en la obra de Charles Fort, el considerado inventor de lo paranormal y primer ufólogo, aunque murió en 1932, quince años antes de la visión de los primeros platillos volantes. Autor excéntrico donde los haya, nació en Albany (Estados Unidos) en 1874 y malvivió gracias a trabajos esporádicos -el periodismo, incluido. hasta que en 1916 una pequeña herencia le resolvió la vida. A partir de ese momento, se dedicó exclusivamente a visitar bibliotecas para rebuscar en revistas y periódicos viejos el rastro de fenómenos anómalos. Hechos condenados por la ciencia, los llamaba él. Recopiló sin orden ni concierto en cuatro volúmenes desde lluvias de ranas y piedras hasta luces extrañas en los cielos. Y una oleada de avistamientos de objetos aéreos le acercó hasta el Bilbao de 1881, aunque solo mentalmente, porque era un ratón de biblioteca…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).