Berdeago de Durango, una feria ecológica con zahorís y geometría sagrada financiada con dinero público

Intervenciones pseudocientíficas en el marco de Berdeago.Berdeago, una feria ecológica que se celebra en Durango (Vizcaya), llega a su quinta edición plagada de charlatanería. No sé como habrá sido otros años, pero éste la muestra verde apuesta por la radiestesia -el zahorismo de toda la vida-, la holosíntesis, la geometría sagrada, las terapias alternativas y otras paparruchas, según me ha alertado el escéptico Alejandro campos y pueden comprobar en su programa. «Teníamos bastante demanda del sector vinculado al consumo ecológico y a las terapias alternativas, y también hemos querido hacerles un hueco», explicaba hace unos días Juan Zubiaurre, uno de los promotores de la muestra, en Durangon.

En el programa de Berdeago -que se celebra este fin de semana y el próximo- se mezclan la eficiencia energética, el coche eléctrico y la gestión de residuos con el uso de la radiestesia para tener una casa sana, la geometría sagrada, las imágenes que activan la salud, la amenaza de la cosmética y la histeria electromagnética. Todo esto, patrocinado por el Ayuntamiento de Durango y el Gobierno vasco, y copn el apoyo  de la Diputación de Vizcaya y Euskotren; es decir, financiado con dinero público

Que el denominado movimiento ecologista tiene querencia por la anticiencia es algo público y notorio. No hay feria natural que se precie de tal sin tonterías como las citadas y otras por el estilo. Es algo que parece que no tiene remedio. Lo que sí lo tiene es que las instituciones apoyen con dinero de todos estas celebraciones de la irracionalidad. Como contribuyente, estoy harto de que la Diputación de Vizcaya y el Gobierno vasco destinen mi dinero, aunque sea en un mínima parte, a la promoción de la estupidez. Si ustedes también lo están, les animo a que se lo hagan saber a esas instituciones. Están en su derecho.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Además de la vergüenza que produce el que se despilfarre el escaso dinero público en estos temas, que por otra parte son realmente serios con todo lo que acarrea el cambio climático, me cabe una duda. ¿En qué momento el vender hechicería comienza a ser delito? Por ejemplo, lo del agua hidrogenada es de risa, por no decir un flagrante timo. Dicen que consiguen alcalinizarla añadiendo hidrógeno, es decir, bajando el pH. Cualquier estudiante de ESO sabrá que bajar el pH es acidificar. Esto no admite interpretaciones. O eso, o debemos revisar todos los principios químicos desde Proust.