Aprenda a ser ultraespiritual con J.P. Sears

J.P. Sears se presenta en su web como un “coach sanador espiritual”, pero no hace falta ser muy listo para darse cuenta de que no lo es. O que, si lo es, es también un cómico que se toma su otro trabajo como debe ser: a risa. Sus vídeos de YouTube son una parodia de los vendehúmos que tanto éxito cosechan en congresos de todo tipo, la política, la radio y la televisión, y el mundo editorial. Habla de la psicología del selfie, de cómo convertirse en intolerante al gluten, de cómo elegir gurú, de cómo arruinar tu vida, de cómo ser tú mismo cuando no sabes quién eres… Le sobran ingenio y descaro para soltar verdades como puños… y también vis cómica. Deja claro el abismo que separa al ingenio de verdad de lo que hace alguien que se cree gracioso, se sube a un escenario y sólo hace reír a sus amigos.

Les dejo el primero de los vídeos de la serie que J.P. Sears ha dedicado a la vida ultraespiritual. ¿Que qué es ser ultraespiritual? “Ser ultraespiritual no tiene nada que ver con ser realmente espiritual porque nadie sabe lo que eso significa”, advierte nuestro coach. Escuchen y vean. No se arrepentirán.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Únete a la conversación

13 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. El video es buenísimo, está lleno de sarcasmo y de fina ironía. Para algunos puede resultar hiriente, incluso ofensivo, para otros cachondo, pero al final, y como siempre, todo depende del grado de “fe” que se tenga. Y cuando hablo de fe me refiero a la creencia en todo lo que no sea el trio de dioses, es decir: la inteligencia, los cojones y la forma de usar estas dos cosas.

  2. El filósofo ateo Daniel Dennett explica en su libro ‘Romper el hechizo’ que el vocablo ‘espiritualidad’ suele entenderse como una especie de ‘moralidad espiritualista’, es decir, una moralidad animista y por tanto contraria al materialismo filosófico. En resumen, ‘espiritualidad’ vendría a ser un sinónimo eufemístico de ‘religiosidad’.

      1. Personalmente prefiero no usar términos como espiritual [mejor conciencia, de la magnificiencia de nuestro mundo…] precisamente por esa confusión tan común entre espiritualidad y religión, pero no es correcto sobre Dennett.

        Él reconoce tener momentos espirituales en este video sobre espiritualidad secular. Además, en el libro citado diferencia entre espiritual, un fenómeno dice que probablemente que no es religión, y religioso.

        http://bigthink.com/videos/daniel-dennett-discusses-secular-spirituality

        Por lo poco que conozco me gusta, Dennett, porque es educado.

      2. Faraday, la mayoría de la gente -según explica Dennett en su libro- concibe la ‘espiritualidad’ como una vaga mezcla de moral y de sobrenaturalismo -o sea, una moral antimaterialista. Por eso estoy de acuerdo contigo en la conveniencia de evitar el uso de ese ambiguo vocablo, al menos en contextos polémicos.

        Sin embargo, el materialista Dennett aporta en su libro un significado alternativo de ‘espiritualidad’ como moralidad exenta de antimaterialismo: algo así como el cultivo de un estado anímico que propicia la bondad al relativizar la importancia de nuestras preocupaciones mundanas comparadas con la inmensidad de la perspectiva cósmica.

        El que Dennett sea educado -como también lo son el resto de los “nuevos ateos”- no evita que despierte odios furibundos en los creyentes. A mí me llamó especialmente la atención caso de la filósofa creyente Martha C. Nussbaum (una episcopaliana convertida al judaísmo tras casarse con un judío), cuyo rencor contra Dennett es enorme, a pesar de que tanto ella como él son políticamente liberales, es decir, progresistas.

  3. Nada más empezar el vídeo con esas flores en el pelo me recordó al friki de Paco Porras, y digo este tío no es de fiar, visto el total del vídeo se confirma mis sospechas, este tío no está bien de la chota.

    En este mundo de terapias alternativas solo me he acercado para hacer un poco de yoga, meditación y relajación, y la gente que por ahí se mueve es gente seria y con la cabeza en su sitio, Eso no quiere decir que elementos como este del vídeo aparezcan, que en todo como en todo, de todo hay.

    De todos modos estos sitios se curan en salud y enseñan como detectar falso maetros espirituales

    http://www.bioarmonia.com.ar/Varios/El_test_para_conocer_a_un_falso_Maestro_Espiritual_o_Guru_P11.htm

    http://www.portalmundoespiritual.com/2014/10/9-maneras-de-detectar-un-falso-guru-o.html

    1. Carly, estamos todos deseando que tu libro incluya análisis más profundos que los que has hecho del video de J.P. Sears.

  4. Nada más empezar el vídeo con esas flores en el pelo me recordó al friki de Paco Porras, y digo esta tío no es de fiar, visto el total del vídeo se confirma mis sospechas, este tío no está bien de la chota.
    En este mundo de terapias alternativas solo me he acercado para hacer un poco de yoga, meditación y relajación, y la gente que por ahí se mueve es gente seria y con la cabeza en su sitio, Eso no quiere decir que elementos como este del vídeo aparezcan, que en todo como en todo, de todo hay.

    De todos modos estos sitios se curan en salud y enseñan como detectar falso metros espirituales

    http://www.bioarmonia.com.ar/Varios/El_test_para_conocer_a_un_falso_Maestro_Espiritual_o_Guru_P11.htm

    http://www.portalmundoespiritual.com/2014/10/9-maneras-de-detectar-un-falso-guru-o.html

  5. ¡¡Es buenísimo!!

    Cada día estoy más convencido de que discutir con iluminados es completamente inútil, lo mejor es reírse de todas estos alocados movimientos.

    1. Hola, soy un iluminado. Estoy de acuerdo. Es inútil discutir conmigo. Mis hermanos cósmicos preparan el resarcimiento. Estad atentos.