Las víctimas de desastres como el tifón Haiyan necesitan ayuda real, no oraciones ni biblias

Un grupo de personas reza en la iglesia del Santo Niño de la ciudad filipina de Tacloban, dañada por el tifón Haiyan. Foto: Reuters.

Ver rezar a las víctimas de desastres como el reciente tifón de Filipinas resulta chocante. Imploran ayuda al mismo dios que, según sus creencias, podía haber evitado la tragedia y, sin embargo, ha preferido sembrar su país con muerte y destrucción. «Pido a todos ustedes que me acompañen en la oración por las víctimas del tifón Haiyan/Yolanda, especialmente las de las amadas islas Filipinas», dijo el papa Francisco a los seguidores de su cuenta en inglés de Twitter el 9 de noviembre.  La Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas ha mandado ya a la región 1.000 biblias, 19.000 rosarios. ¿Cuándo la oración ha servido para algo? Rezar es tan útil para hacer frente a las consecuencias de una catástrofe como para evitarla. Lo que sirve en estos casos es la ayuda real: dinero, bienes, alimentos, equipos humanos…

El tuit papal pidiendo que se ore por Filipinas.«Imagínese que el Papa hubiera pedido a la gente que enviara a las víctimas dinero o cosas que necesiten. ¿Cuánto más útil hubiera sido para la gente de Filipinas? Es insultante. Más de 5.500 personas han muerto, el papa Francisco anima a la gente a la oración, y ellos mandan biblias y rosarios. Es repugnante. Los desastres naturales nunca debería ser vistos como oportunidades para el proselitismo. La religión no es caridad.. Es un negocio disfrazado de caridad, y tiene que ser reconocido como tal», ha dicho en una nota David Silverman, presidente de los Ateos Americanos. A modo de réplica, esta organización ha puesto en seis vallas publicitarias de Nueva Jersey un anuncio que, con tres variantes, llama la atención sobre lo inútil de la religión, las biblias y la oración frente a la ayuda de verdad, y anima a hacer donaciones a través del fondo Respuesta Humanista a las Crisis, dependiente de la Fundación Más Allá de la Creencia, de la Cruz Roja de Estados Unidos y de Médicos Sin Fronterass, que no usan el dinero para ningún tipo de proselitismo, sino para ayudar. Es algo a tener en cuenta si se quiere socorrer de verdad a las víctimas de cualquier  catástrofe.

Días después de su tuit dando prioridad a la oración, el Papa dijo en sus cuentas en inglés y en español de Twitter: «Tengamos presentes a Filipinas, Vietnam y la región afectada por el tifón Haiyan. Seamos solidarios con la oración y con la ayuda concreta». Un avance lo de la ayuda concreta, pero la oración antes, siempre. Desde el humanismo, creo que los tres carteles de los Ateos Americanos son una magnífica respuesta:

Las víctimas de desastres necesitan ayuda real, no oración.Las víctimas de desastres necesitan ayuda real, no biblias.Las víctimas de desastres necesitan ayuda real, no religión.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.