La consanguinidad pudo ser la causa de la alta mortalidad infantil entre los hijos de Darwin

Charles Darwin. Foto: J. Cameron.Un análisis estadístico de cuatro generaciones de las familias de Charles Darwin y Emma Wedgwood revela este mes en la revista Bioscience que la alta mortalidad infantil entre los hijos del naturalista inglés podría ser consecuencia de los matrimonios consanguíneos en ambos linajes. Darwin y su esposa eran primos carnales, y la madre del científico, Susannah Wedgwood, hija de primos terceros. El estudio, que abarca 25 familias y 176 niños, ha detectado una asociación estadística entre la mortalidad infantil y el índice de consanguinidad de los individuos de la dinastía Darwin/Wedgwood, según los autores.
Darwin y su esposa tuvieron diez hijos, tres de los cuales murieron en la infancia. Tim Berra, Gonzalo Álvarez y Francisco Ceballos recuerdan en el artículo cómo el biólogo «sospechó que su matrimonio con su prima carnal Emma Wedgwood podría haber sido la causa de algunos de los problemas de salud de sus hijos». Y destacan cómo, en abril de 1858, escribió a su amigo Leonard Jenyns: «Tengo ahora seis niños y dos niñas. Y mi felicidad no es completa porque no son muy fuertes, algunos parecen haber heredado mi detestable salud». Darwin estaba tan convencido de que la endogamia podía ser la razón de la mala salud de su estirpe que pidió a un miembro del Parlamento que en el censo de 1871 se incluyera una pregunta sobre el matrimonio entre parientes.
Los autores añaden, a los tres hijos muertos, otros tres que, a pesar de sus largos matrimonios, no dejaron descendencia, extremo que, dicen, podría achacarse a infertilidad como consecuencia de la consanguinidad.