La NASA da por perdidas las grabaciones originales del primer alunizaje

Las cintas originales del primer alunizaje no existen. Es la conclusión a la que ha llegado la NASA después de tres años de búsqueda. Las imágenes de la llegada del hombre a la Luna no pudieron en 1969 emitirse directamente por incompatibilidad técnica y las que todos hemos visto siempre fueron el resultado de proyectarlas sobre una gran pantalla en Houston y que una cámara de televisión las captara para transmitirlas al mundo. Los originales quedaron, sin embargo, grabados en cintas cuya digitalización se quiso poner en marcha hace tres años y entonces saltaron las alarmas: los vídeos no aparecían por ningún lado. «No creo que las cintas existan ya. Es difícil de aceptar, pero una cantidad abrumadora de pruebas nos llevan a pensar que ya no existen. Y hay que aceptar la realidad», ha declarado Stan Lebar, jefe del equipo de Westinghouse que diseñó la cámara que tomó las imágenes en el Mar de la Tranquilidad, según la Radio Públcia del Sur de California. «No creo que nadie en la NASA hiciera algo mal», ha puntualizado Richard Nafzger, ingeniero del Centro Goddard de Vuelos Espaciales, al presentar una nueva versión de las imágenes del alunizaje. La sospecha es que, en algún momento, los documentos históricos originales se borraron para reutilizar las cintas.

La NASA acaba de hacer públicos hoy varios vídeos restaurados de la misión Apollo 11, entre los que merecen especial atención el del histórico paso de Neil Armstrong y otro con los momentos más destacados del primer paseo lunar. Según Nafzger, responsable del proyecto, «el proceso de restauración está todavía en marcha y puede dar lugar a vídeos de todavía más calidad. El proyecto de restauración acabará en septiembre y pondrá a disposición del público, los historiadores y el Archivo Nacional vídeos en alta calidad de ese momento histórico». Las nuevas películas son obra de la compañía Lowry Digital, de Burbank (California), especializada en la recuperación de películas de Hollywood, que ha usado para su trabajo las mejroes grabacioens disponibles en el mundo. Lamentablemente, la pérdida de las cintas originales implica que, aunque ahora veamos el alunizaje mejor que nunca, todavía podíamos haberlo visto mejor. «Era mejor. Sabemos que era mejor», sentencia Lebar.

Hace un par de días, el anuncio de la rueda de prensa de hoy me llevó a pensar que íbamos a tener acceso a las ansiadas películas originales. Parece que no va a ser nunca así. Es un gran borrón en las celebraciones del cuadragésimo aniversario de la llegada del hombre a la Luna. Y lo lamento, más que por haberme confundido -cosa que no me gusta-, por la pérdida que supone para la Humanidad.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.