Ararat

'Ararat. Tras el arca de Noé, un viaje entre el mito y la ciencia', de Frank Westerman.El Ararat es más que un volcán situado en una región conflictiva del planeta. Para quienes fuimos educados en el cristianismo, es el monte donde encalló el Arca de Noé con los supervivientes del Diluvio bíblico. Ése es el punto de partida de Frank Westerman en Ararat. Tras el arca de Noé, un viaje entre el mito y la ciencia, obra que explora lo que esta montaña turca significa para creyentes, lugareños, científicos, políticos, militares… Es también un viaje personal de una búsqueda motivada por un desengaño que el autor vivió con 20 años, cuando leyó el Poema de Gilgamesh, la narración mesopotámica del Diluvio que copiaron los autores del Génesis. «Cuando lo terminé sentí sobre todo rabia. ¿Por qué no me lo había contado nadie, si no en la escuela, por lo menos en la catequesis? Me habían ocultado información esencial para evitar que me apartase del cándido rebaño de fieles», escribe Westerman. El sentimiento no me es ajeno, como supongo que no lo es para muchos que se han educado en un colegio religioso. El libro es muy recomendable por su exploración del mito y de la pérdida de la fe de la infancia, cuyo símbolo bien podrían ser el monte Ararat y la embarcación nunca encontrada.
Westerman, Frank [2007]: Ararat. Tras el arca de Noé, un viaje entre el mito y la ciencia [Ararat]. Trad. de Goedele de Sterck. Ediciones Siruela (Col. «El Ojo del Tiempo», Nº 26). Madrid 2008. 296 páginas.