Extremeños, valencianos, castellanoleoneses y catalanes son los más antievolucionistas

Los últimos datos fiables sobre el rechazo de la teoría de la evolución en nuestro país proceden de la Encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España 2006, encargada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) y hecha a partir de más de 7.000 entrevistas. Según este estudio, el 72,5% de los españoles está convencido de que «los seres humanos provienen de especies animales anteriores», un 13,3% no lo sabe y sólo un 14,1% dice que no es así. El antievolucionismo crece con la edad, disminuye cuanto mayor es la formación académica y es un poco más alto entre las mujeres que entre los hombres. Las comunidades autónomas más antievolucionistas son Extremadura (20,9% de rechazo), País Valenciano (18,9%), Castilla León (17,7%) y Cataluña (17,3%) mientras que las más favorables a la teoría de la evolución son Murcia (87,3%), Canarias (84,4%), Asturias (81,5%) y Madrid (81,3%).
Esta información detallada no está disponible ni en la web de la Fecyt, ni en la publicación del estudio:
El antievolucionismo en España.
El análisis de otras respuestas a preguntas sobre cultura cientifica revela también llamativas desigualdades regionales, que hubiera estado bien que los expertos aclararan. Así, mientras un 34,2% de la población general cree que «el Sol gira alrededor de la Tierra», el porcentaje se reduce al 17,5% en Murcia y al 19,3% en Aragón, donde los heliocentristas llegan al 80,8% y al 74,6%, respectivamente. En el otro extremo, un 59,4% de los canarios, un 48,9% de los asturianos y un 40,5% de los valencianos se declaran geocentristas.