Dos científicos valientes, contra la ‘sinrazón electromagnética’

Félix Goñi y Joseba Zubia, ayer en el Casco Viejo bilbaíno antes del debate. Foto: Maite Bartolomé.La mesa redonda sobre Antenas y salud: verdades y mentiras, celebrada ayer en la Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao, resultó para mí impactante. Confiaba en que las explicaciones de Félix Goñi, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad del País Vasco (UPV) y director de la Unidad de Biofísica de la UPV y el CSIC, y Joseba Zubia, catedrático de Comunicaciones Ópticas de la UPV, hicieran que algunos de los asistentes al encuentro opuestos a este tipo de instalaciones entraran en razón o al menos dejaran de lado algunos conceptos erróneos; pero el desarrollo del debate demostró que a bastantes -por fortuna, no a todas- de las 160 personas presentes lo que diga la ciencia, lo que apunten los datos, les importa un bledo. Eso por no hablar de la mala educación de varios participantes que insultaron a los ponentes y sostuvieron repetidamente que la comunidad científica no es de fiar porque todos sus miembros están a sueldo de las multinacionales. Esas personas sólo querían que Goñi y Zubia dijeran que las antenas son malas, que reafirmaran sus creencias, y, cuando vieron que no iban a hacerlo, pasaron a métodos de protesta impropios de un debate civilizado. No tenían la fuerza de la razón y recurrieron a la razón de la fuerza, del insulto, del pataleo, del grito…

Es curioso cómo algunos de nuestros conciudadanos desprecian el trabajo de los mismos que han hecho posible que vivan mejor que lo que lo hicieron sus antepasados, de una ciencia que, como apuntó Goñi en un momento, ha conseguido que muchos de los que estaban en la sala estuvieran vivos cuando hace un par de siglos hubieran muerto hace tiempo. Fueron dos horas de tenso debate en las que los ponentes sufrieron lo indecible, no perdieron en ningún momento las formas y respondieron a los insultos con el silencio o argumentos basados en datos científico. Goñi y Zubia se portaron como dos valientes. De eso tiene que quedar constancia. Y quiero darles las gracias por hacerlo, por dar la cara y salir a la calle a intentar explicar a la gente las dimensiones reales de un problema que tiene su origen en el miedo a la tecnología, el mismo miedo en el que se basó la oposición al ferrocarril y a la electrificación de las ciudades, por poner sólo dos ejemplos. Quienes creemos en la necesidad de una sociedad informada -como Goñi y Zubia creen-, capaz de tomar sus decisiones según criterios racionales, no podemos permanecer impasibles ante situaciones como ésta.

Al acto, organizado por El Correo, la UPV, la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UPV, el Círculo Escéptico, el Centro para la Investigación y el Ayuntamiento de Bilbao, fueron invitados expresamente los miembros de todos los partidos políticos con representación en el Consistorio bilbaíno. Hasta donde pude ver -¡ojalá me confunda!- sólo asistieron Sabin Anuzita, del PNV y concejal delegado del área municipal de Salud y Consumo, y Javier Orduna, director de la misma.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.