Zahorismo

Varillas de zahorí, en la tienda de CosmoCaixa Barcelona

Varillas de zahorí, a la venta en la tienda de CosmoCaixa Barcelona. Foto: David Deza.Si usted quiere comprarse unas varillas mágicas para detectar agua subterránea, puede hacerlo en la tienda de CosmoCaixa Barcelona, como ha descubierto el informático David Deza. “No he visto nada más en las actividades ni en el museo que tenga que ver con semejante barbaridad, pero que en una misma tienda vendan libros de Richard Dawkins y un kit para encontrar agua me ha hecho daño a la vista”, me explicaba hace unas horas. Las tiendas de los museos de ciencia suelen ser concesiones, pero eso no justifica el descontrol que demuestra que en la de ese centro de la Caixa se dé pábulo a una superchería como la rabdomancia. Aquí les dejo, como prueba del despropósito, la foto que ha hecho Deza de las varillas para buscar agua de Astro Magic. Se presentan como “un instrumento que ya empleaban desde tiempos remotos los zahorís para detectar corrientes de agua subterráneas. En radiestesia se emplean para detectar energías campos magnéticos y cargas iónicas”. Charlatanería pura y dura en un museo de la ciencia.

‘Negacionistas’ del sida apoyan al ‘lobby’ antiantenas en su intento de meter en los colegios el miedo a la Wi-Fi

Docentes y padres de alumnos de colegios e institutos vascos han empezado a recibir un mensaje de correo que alerta de los peligros para la salud de la Wi-Fi. El texto, titulado  “Carta informativa dirigida a los centros escolares sobre los peligros del WiFi”, está firmado por el colectivo Escuela Sin Wi-Fi, según el cual existe “numerosa evidencia científica” de que este tipo de emisiones de radiofrecuencia resulta peligrosa para la salud. Me he enterado de la existencia del texto gracias a Mikel Ortiz de Etxebarria, profesor de Ciencias Naturales y Biología-Geología en el instituto de Berriz.

Por dejarlo claro desde el principio: lo que sostiene el colectivo Escuela Sin Wi-Fi es mentira. Después de décadas de estudios, no hay ninguna prueba de que las emisiones de radiofrecuencia provoquen cáncer ni ninguna otra dolencia. Los  promotores de esta iniciativa están intentando sembrar el miedo entre un colectivo, el de los padres, que lógicamente trata de proteger a sus hijos a toda costa. Y lo hacen con falsedades y ofreciéndose a tener reuniones informativas en los centros. ¿Qué se esconde detrás de tanto altruísmo? Permítanme que sea malpensado.

Resulta que los promotores de la iniciativa son la Organización para la Defensa de la Salud, la Fundación Vivo Sano, la Fundación para la Salud Geoambiental y la denominada Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética (Peccem), que supuestamente reúne a asociaciones vecinales. Pero ¿y las tres primeras entidades? Pues son la Santísima Trinidad del movimiento antiantenas español. Tienen las tres su sede en el 6º derecha del número 36 de la calle Príncipe de Vergara, en Madrid, local en el que también se encuentra Geosanix, empresa que se dedica a inventar riesgos geoambientales y vender soluciones en forma de asesoría y artilugios de protección. Es decir, el núcleo duro de Escuela Sin Wi-Fi lo componen organizaciones que se dedican al negocio de asesorar a presuntos afectados, defenderles legalmente, hacer auditorias medioambientales y venderles todo tipo de cachivaches frente a una amenaza que no existe. Y no acaba ahí la cosa.

Escuela Sin WiFi alardea en su web de contar con el apoyo de grupos de zahorís y ecologistas, algo que no sorprende en un país donde gran parte del ecologismo es más ecolatría que otra cosa. Sin embargo, hay dos nombres que me han dado al ojo entre la docena de organizaciones firmantes: Plural 21 y la World Association for Cancer Research. La primera niega que el VIH cause el sida, defiende que lo mejor para curarse del cáncer es dejar que la enfermedad evolucione sin tratamiento alguno, está contra los transgénicos, y aboga por el uso del agua de mar como alimento y medicina, entre otros disparates. La World Association for Cancer Research, que al lego le parece respetable por su nombre en inglés, es también una entidad anticientífica. La preside José Antonio Campoy, director de la revista Discovery DSalud, publicación que comparte las ideas de Plural 21 respecto al sida y el cáncer, por ejemplo. Campoy fue director de la revista esotérica Más Allá entre 1993 y 1998, y es autor de un libro, Entrevista a un extraterrestre: Geenom, que recoge las revelaciones que supuestamente le hizo en su día un alienígena.

Si ha llegado esta carta a un centro con Wi-Fi en el que usted es profesor o estudian sus hijos, póngase en contacto con la universidad pública más cercana o con el Círculo Escéptico para tener aceso a información científica fidedigna. No caiga en las redes de conspiranoicos que sólo buscan hacer negocio del miedo.

El posgrado pseudocientífico de la Universidad de Gerona, en Punto Radio Bizkaia

Alberto Fernández Sierra, Patxi Herranz y yo hablamos el martes pasado en Bizkaia y Punto, en Punto Radio Bizkaia, del posgrado pseudocientífico de la Universidad de Gerona, en la octava entrega del curso 2011-2012 de Magonia, mi espacio semanal dedicado al pensamiento crítico en la emisora de Vocento.

Eliminan el feng shui del curso pseudocientífico de la Universidad de Gerona y dicen que no lo han hecho

La Fundación Universidad de Gerona ha cambiado el programa del Posgrado en salud y armonía del hábitat, un curso pseudocientífico denunciado hace días por el escéptico Alberto Fernández Sierra, para intentar lavar su imagen y no quedar como impulsora de la charlatanería. Lo ha descubierto, otra vez, Fernández Sierra, pero la institución ha negado a varios medios haber realizado cambios. Dice que el programa es el que era. Se olvidan en la Universidad de Gerona (UdG) de la caché de Google, que lo guarda todo y les deja con el culo al aire.

Como por arte de magia, se han esfumado del curso charlas como “La visión oriental de la realidad”, “Feng shui en la arquitectura clásica china”, “Nociones básicas de energéticas oriental”, “Análisis geomántico del espacio”, “Geometría y las cinco transformaciones”, “Creación de planos telúricos”, “Estudio del magnetismo terrestre y su influencia en los seres vivos. Análisis de la brújula. Los cinco arquetipos elementales y la física clásica”, “Feng shui urbano” y “Paisajismo y feng shui. Urbanismo. Feng shui rural”, todas ellas impartidas por Vicente San Juan, un cultivador del feng shui, la astrología, el masaje metamórfico y otros sinsentidos; la de “Análisis de la percepción. Visión aural”, de Cristian Salado; la de “Geometría sagrada”, de Alicia Castan y Jaime Buhigas; y la de “La flor de la vida y el color”, de Yolanda Vila. Han mantenido, eso sí, las prácticas de radiestesia -el zahorismo de toda la vida- a cargo de Mariano Bueno.

La UdG puede decir que no, pero la caché de Google demuestra que han intentado lavar la cara a un curso propio de una revista esotérica. Por si desaparece, como algunas charlas del programa original de este vergonzoso curso de posgrado, aquí les dejo una imagen de el antes y el después:

Porgrama del curso pseudocientífico de posgrado de la Universidad de Gerona.

Por cierto, la UdG ha suspendido el curso no por su carácter anticientífico, sino por el jaleo que se ha montado en Internet, con envío de mensajes de correo electrónico y recogida de firmas incluida, a la que nos sumamos más de 1.300 personas. Según El Periódico, en el Rectorado aseguran que “el curso se ha cancelado por la polémica que se ha levantado, pero en ningún momento se cuestiona su validez científica”. Los profesores promotores del Posgrado en salud y armonía del hábitat han amenazado a Fernandez Sierra con llevarle a los tribunales. Gabriel Barbeta, arquitecto y uno de los profesores del curso, ha dicho en el Diari de Girona que  considera la campaña un “ataque con tono amenazador y con falta de respeto, incluso incitador a la violencia”, y que estudia emprender acciones legales contra mi colega. Queda claro que Barbeta tiene las mismas dificultades para diferenciar ciencia de anticiencia que para distinguir libertad de expresión de violencia. Aquí nadie, más que él, ha amenazado a nadie.

Quienes hemos denunciado lo irracional del curso de la UdG nos hemos limitado a dar a conocer nuestra opinión e informar de ella a las autoridades que pueden evitar que una universidad seria haga el ridículo abriendo sus aulas a la superstición. Espero que, si Barbeta emprende acciones legales contra quienes creen que la superstición no tiene lugar en la Universidad, tenga a bien incluirme junto a Fernández Sierra. Será un honor.

El reiki y un posgrado pseudocientífico de la Universidad de Gerona, en Punto Radio Bizkaia

Patxi Herranz y yo hablamos el martes pasado en Bizkaia y Punto, en Punto Radio Bizkaia, del reiki y un posgrado pseudocientífico de la Universidad de Gerona, en la séptima entrega del curso 2011-2012 de Magonia, mi espacio semanal dedicado al pensamiento crítico en la emisora de Vocento.