La periodista Montserrat Domínguez se cree la historia de la médium que dice que adivinó el ‘Gordo’

«Cuanta más energía positiva, más buena suerte. Está demostrado», decía ayer en A vivir que son dos días, en la Cadena SER, Victoria Ayala, «la médium que llevó la suerte en forma de Gordo a la administración de Alcorcón», en palabras de Montserrat Domínguez. Y la periodista y su compañero Luis Alegre se tragaron la patraña energética de la bruja que dice que adivinó el primer premio de la Lotería de Navidad, y estuvieron durante más de quince minutos dándole coba. Vamos a ver, colegas, para empezar, ¿conocen algún detector de esa energía positiva que tanto les alegra la vida? Y, para acabar, ¿dónde están las pruebas de que la médium citada adivinara nada? Por si tanta tontería fuera poca, Domínguez, a la que se notaba entusiasmada durante la entrevista, llegó a decir que los gafes existen y se quedó tan ancha.
Me enteré de esta tercermilenización del magacín matutino del fin de semana de la SER gracias a Josu Mezo, el dueño y señor de Malaprensa, quien comentó en Twitter, en cuanto empezó la entrevista a la bruja, cómo Montserrat Domínguez se lanzaba en brazos de la superstición pocos minutos después de acabar la sección de ciencia de su programa. ¿Cómo puede una periodista con la experiencia de Domínguez creer en gafes y en la bobada de que los rituales de una bruja son capaces de atraer el Gordo?

La médium del ‘Gordo’ y el periodismo gilipollas

Informaciones sobre la médium del 'Gordo' publicadas en 'Público' y 'Qué!'.

«Una médium atrajo el Gordo a una administración de Alcorcón», titulaba a mediodía el diario Público una información. El subtítulo reforzaba la estupidez. Decía: «Los loteros de la administración 8 de la localidad madrileña contrataron a la vidente para que el primer premio (79.250) se vendiera allí y así ha sido». El gratuito Qué! lo confirmaba: «Lotería de Navidad: el Gordo cayó en Alcorcón gracias a una médium». El origen del disparate –subsanado en Público, pero no en Qué! cuando escribo estas líneas- es un teletipo de la agencia Efe titulado «Loteros de Alcorcón (Madrid) contrataron a una médium para captar el Gordo«, que se hace eco de lo supersticioso que son los vendedores que han repartido el primer premio del sorteo de la Lotería de Navidad.
La vidente Victoria Ayala posa feliz con una reproducción gigante de un décimo del número premiado. Foto: Efe.Entiendo que casi todo vale un día como hoy, cuando en los medios estamos histéricos por llegar los primeros allí donde ha caído algún premio y buscando la anécdota tonta que marque la diferencia. Pero una cosa es eso y otra atribuir a una médium que el primer premio haya sido vendido en un sitio determinado. La información de Efe es correcta, aunque trate de una tontería. Cuenta cuán crédulos son los loteros Agustín y Beatriz Rubia, que contrataron a una bruja para atraer el premio y pusieron un altar con imágenes y santos con el mismo fin. «Llevábamos semanas haciendo rituales de todo tipo para resultar agraciados», reconocía la mujer al diario El Mundo. Por cierto, ¿cómo saben los loteros que lo que les ha dado buena suerte es la vidente y no el santo o la virgen X?
Una cosa es constatar que los dueños de una administración son unos supersticiosos de cuidado y otra achacar a una adivina que el primer premio de la Lotería de Nativad se haya vendido en ese despacho, como han hecho en sus titulares Público y Qué!. El Mundo no, pero, en la carrera por ver quién hace la mayor tontería, aventaja a todos porque ha convocado para mañana un encuentro digital con la vidente, que se llama Victoria Ayala. La bruja tiene varias tiendas esotéricas y hará su agosto en diciembre gracias al sensacionalismo mediático, que lanzará a muchos incautos a sus brazos. La ilógica de los creyentes en lo paranormal es tal que ninguno se preguntará por qué la bruja no lleva ningún décimo del número premiado y tiene que seguir viviendo del cuento, aunque a partir de ahora mejor, claro, gracias al periodismo gilipollas que promociona a los charlatanes engañabobos.

Encuentro digital con la médium del 'Gordo' organizado por el diario 'El Mundo'.

Jean-Charles de Fontbrune ha muerto: Nostradamus se ha quedado sin intérprete

Jean-Charles de Fontbrune, el intérprete más popular de Nostradamus, murió el martes de la semana pasada en Brive-la-Gaillarde (Francia) a los 75 años. Nacido como Jean Pigeard de Gurbert y visitador médico, saltó a la fama como exégeta del vidente francés en 1980 con la publicación de Nostradamus: historiador y profeta, y escribió nueve libros sobre el personaje. El primero se convirtió en un superventas después de que, el 13 de mayo de 1981, Mehmet Ali Agca intentó asesinar a Juan Pablo II y seguidores de Fontbrune vieron en su obra una predicción del atentado. En Nostradamus: historiador y profeta, del que se vendieron 232.000 ejemplares en tres meses, atribuía a Michel de Notredame (1503-1566) la visión del ascenso de Napoleón y el pacto entre Hitler y Stalin. Encontrar predicciones de hecho ocurridos, como hacía Fontbrune en su debut editorial, es lo más fácil del mundo. Los problemas surgen cuando uno intenta predecir el futuro de verdad, como dejó claro él mismo.
Mi primer recuerdo de este visionario es un recorte de prensa de El Correo, de noviembre de 1985, en el que vaticinaba, a partir de las cuartetas del vidente francés del siglo XVI, que Juan Pablo II iba a morir el 13 de diciembre de 1986 en Lyon. En 1990, con Karol Wojtyla todavía en este mundo ajeno, Fontbrune anunció que en julio de 1999 «la gran banda y secta anticristiana de musulmanes se levantará en Irak y Siria, cerca del Éufrates, con un ejército blindado y considerará la ley cristiana como su enemigo», y que «el jefe árabe desencadenará la guerra y la subversión contra la soberanía monárquica y el poder de la Iglesia sucumbirá en una invasión marítima». En junio de 1995, El País se hacía eco de que, según el intérprete de Nostradamus, Juan Carlos I iba, tres años después, a salvar a España y parte de Europa de un ataque conjunto de China, Rusia y el Islam, que iba a provocar una guerra que iba a durar hasta 2025 y a consecuencia de la cual «dos tercios de la Humanidad morirán». En julio de 1999, París desaparecería y Aviñón pasaría a ser la capital de Francia.
Esta sucesión de fracasos no minó entre los seguidores de lo paranormal el crédito de Fontbrune, que siguió escribiendo obras de éxito y cuyo padre también había sido intérprete de las cuartetas del vidente. En su último libro, del año pasado y titulado Nostradamus l’avait prédit (Nostradamus lo había predicho), Jean-Charles de Fontbrune volvía a sus orígenes y aseguraba que en los textos del astrólogo francés estaba anunciada la crisis económica actual. ¿Por qué no nos avisó antes?

Un vidente enseña telepatía en la televisión pública vasca

Mikel Lizarralde, rodeado de piedras con las que dice que es capaz de curara la gente. Foto: Elena Viñas.Aspaldiko, el magacín de sobremesa de ETB 2, ha fichado a un vidente que ayer hizo en el plató una demostración de telepatía, según me alertaba hace unas horas Nerea I., una lectora de magonia escandalizada, con razón, por el hecho de que una televisión pública difunda tan descaradamente la superchería. Lo más chocante es que la semana pasada me llamaron de ese mismo espacio para que tuviera una colaboración de vez en cuando desmontando mitos y misterios, algo a lo que renuncié porque estoy embarcado en otros apasionantes proyectos que durante los próximos meses van a absorber todo mi tiempo libre. Si al principio me dio pena decir que no a la oferta de los responsables de Aspaldiko, ahora me pasa todo lo contrario.
Tras el aviso de Nerea I., he comprobado que Mikel Lizarralde, que así se llama el brujo, ya estuvo la semana pasada en el magacín de ETB 2 haciendo una demostración de sus inexistentes poderes. En aquella ocasión, de lo que los aficionados a lo paranormal llaman psicometría, la habilidad de caracterizar al, desconocido para el vidente, propietario de un objeto a partir de la supuesta energía con que ha impregnado ese objeto. El cúmulo de vaguedades que soltó entonces el adivino fue equiparable a las que recurren habitualmente médiums y futurólogos, aunque Impresionó a las presentadoras del espacio, como ayer pasó con un descontrolado experimento de telepatía en el que se registraron dos éxitos de cuatro intentos.
El vidente de Aspaldiko tiene una tienda esotérica en San Sebastián y es presidente de Izarpe (Instituto de Ciencias Intuitivas y Terapéuticas), una academia que da títulos en ciencias de la intuición -adivinación, para entendernos-, reiki, quiromasaje y cristaloterapia. Para conseguir los títulos, que obviamente carecen de validez académica, hay que seguir unos cursillos donde te sacan la pasta. Así, por ejemplo, el de ciencias de la intuición incluye una asignatura denominada Círculo de Mensajes que da el propio Lizarralde a razón de 15 horas al trimestre por 45 euros; un curso de tarot, numerología o astrología de una tarde semanal por precios que oscilan entre los 75 y 150 euros mensuales; una introducción a la psicosociología y psicología transpersonal, con 36 horas de clase por 180 euros; y clases de reiki o cristaloterapia de tres y cuatro fines de semana, respectivamente, que salen por 540 euros (reiki) y 720 (cristaloterapia). Como igual el alumno no alcanza aún así el mínimo de créditos exigido para obtener la titulación, Izarpe ofrece una larga lista de cursos igualmente inútiles -desde programación neurolingüística hasta cromoterapia, pasando por flores de Bach– para seguir sacando dinero a incautos ociosos. «No regalamos el título», advertía el brujo hace un mes en El Diario Vasco. ¡No hace falta que lo jure!
Lizarralde se presenta como licenciado en Counselling Terapéutico por la Universidad Abierta de Sri Lanka, vidente, médium y tarotista, y tiene título de clarividente por el Instituto Internacional de Ciencias Integrales Humanas, la escuela sacacuartos fundada por la bruja Marilyn Rossner. Y ahora disfruta de la publicidad gratuita que le hacen en ETB 2 para vender patrañas como la existencia del tercer ojo, la telepatía, la numerología y demás, y los rentables cursos de Izarpe, que se presenta como «la primera escuela de Europa para formar exclusivamente a videntes, médiums y sanadores».
Pensar que el dinero de mis impuestos se dedica a difundir todas estas supercherías y hacer publicidad a quienes viven de abusar de la credulidad ajena me da asco. De verdad. Siempre he deseado que la televisión pública sea un auténtico servicio público; pero no me refería al que está al fondo a la derecha.

‘La Sexta noticias’ promociona los parches de titanio y ‘Noticias Cuatro’, a los videntes auténticos

Lo advertía Mauricio-José Schwarz, periodista científico y miembro del Círculo Escéptico, en Twitter esta mañana respecto al timoparche de titanio del príncipe Felipe: «Atentos a La Sexta noticias hoy… aunque parece que el sector chifladito de la redacción está de vacaciones». Y La Sexta noticias no ha defraudado: ha dedicado un reportaje en su edición del mediodía a hacer publicidad de este nuevo producto mágico, diciendo que podría ayudar al Príncipe a combatir la migraña porque, según un vendedor de una tienda de deportes, «el titanio hace que la sangre fluya más rápidamente, la zona se caliente y se note mejoría, alivio, en el dolor». ¡No hay nada como un experto! Y, después de los habituales testimonios de los compradores, han dejado caer que «los médicos no están absolutamente convencidos de que el parche funcione. Creen que lo que nos alivia es el efecto placebo de llevarlo puesto». A ver: no es que haya dudas de que funcione, es que se basa en principios falsos, como puede comprobar cualquiera con dos dedos de frente en sólo cinco minutos en Internet. La Sexta noticias podía haber hecho una pieza informativa alertando del fraude, pero ha optado por el periodismo irresponsable que se hace eco de una falsedad y, al final y casi de tapidillo, puntualiza que los científicos no están convencidos de que las cosas sean así.

Nada más acabar de ver esta pieza de periodismo de derribo, he cambiado de canal y me he topado con otra en Noticias Cuatro, donde hoy han decidido hacer publicidad del Salón del Esoterismo de San Sebastián para ayudar a superar la crisis a videntes y astrólogos. El reportaje es una pieza de propaganda al servicio de estos engañabobos, en la que se dice que, «ahora, los directores de empresa y los hombres de negocios de alto poder adquisitivo priman sobre las mujeres mayores y la gente con pocos estudios muy habituales en las consultas de vidente». O, lo que es lo mismo, ¡anímese, ir al vidente no es de ignorantes, sino de gente de éxito! ¿De dónde han sacado esa idea? Muy probablemente, del mismo sitio de la de que existen brujos auténticos y falsos. «El miedo de los videntes profesionales está en los falsos videntes que surgen al calor de la crisis y aumentando considerablemente en los últimos tiempos. Son estafadores que, en situaciones de incertidumbre y ansiedad como la que vivimos, montan sus consultas para desaparecer poco después», se dice en un momento la información. Dejemos las cosas claras: no hay videntes auténticos y falsos; todos los videntes son falsos, ergo, todos son estafadores.