Sectas

Raelianas semidesnudas se manifestarán el domingo en EE UU por el derecho a ir en ‘topless’ por la calle

Decenas de adeptas de la secta raeliana se manifestarán el domingo semidesnudas en nueve ciudades estadounidenses para reclamar que las mujeres puedan ir en topless por la calle, algo que estos adoradores de los extraterrestres consideran un derecho constitucional equiparable al de voto. Precisamente, la protestase celebra desde hace cuatro años por estas fechas porque fue el 26 de agosto de 1920 cuando se aprobó en EE UU el derecho al sufragio femenino.La celebración del Día del Topless, como se conoce la movilización, es el acto central de la campaña raeliana Go Topless, que persigue que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres a la hora de ir desnudas de cintura para arriba. “Si los hombres pueden ir en topless, las mujeres deben tener el mismo derecho constitucional o los hombres también tienen que ser obligados a usar algo que oculte sus pechos”, ha sentenciado Raël, Claude Vorlhon antes de su revelación extraterrestre. “Obligaremos a los hombres a cubrirse legalmente si las mujeres no podemos ir desnudas”, dice la sacerdotisa raeliana Nadine Gary, directora de esta campaña y, en su momento, portavoz de Clonaid, la firma de clonación humana de la secta.

Al grito de “¡Libera tu pecho! ¡Libera tu mente!”, las raelianas llevan desde 2007 manifestándose por estas fechas en algunas ciudades, siempre rodeadas de numerosos fotógrafos y cámaras de televisión, que es lo que, al fin y al cabo, busca la secta. Ellas, desnudas de cintura para arriba con pezones de látex que cubren los auténticos para evitar que las arresten y las multen. Los hombres que las apoyan, con la parte superior de un bikini puesta. Todos los adeptos, defendiendo que no hay de que avergonzarse en el cuerpo humano porque éste fue creado por los dioses extraterrestres. “Ellos nos crearon científicamente a su imagen y semejanza mediante la ingeniería genética. ¿Cómo puede un cuerpo, una obra maestra, percibirse con vergüenza?”, dice Gary.

El Día del Topless es una protesta que, como todo lo que hace la secta de cara la público, lo único que persigue es publicidad gratuita, por mucho que los raelianos digan que van a presentar una petición al presidente Obama para que, si las mujeres tienen que llevar el pecho cubierto, los hombres también lo hagan. No duden de que nuestras televisiones, siempre tan atentas a noticias de interés humano, cubrirán el acto del domingo con detalladas imágenes.

Falsa clonación humana

Raël, junto a una maqueta del ovni que dice haber visitado en 1973.Claude Vorilhon nació en 1946 y fue periodista deportivo más hasta 1973, año en el que fue llamado por los alienígenas a tareas más elevadas. Raël, así se hace llamar desde entonces, se considera un emisario de los extraterrestres. Afirma que los humanos somos el producto de experimentos genéticos de seres de otros mundos y tiene entre sus principales objetivos la construcción de una embajada alienígena en la Tierra.

Los raelianos intentaron en 1995 conseguir permiso del Gobierno de Israel para construir la embajada extraterrestre en Jerusalén y, para evitar suspicacias, hasta lavaron la cara a su símbolo original, un estrella de David con una esvástica en su interior que podía herir sensibilidades. No obtuvieron las autorizaciones necesarias para la edificación de la primera legación de otro mundo y, cuando se anunció en 1997 el nacimiento de la oveja Dolly, fueron los primeros en decir que se habían embarcado en la carrera por la clonación humana.

El autoproclamado profeta heredero de Moisés y Mahoma creó entonces la compañía Clonaid y empezó a vender la clonación como la posibilidad de resucitar seres queridos al módico precio de 200.000 euros. La secta anunció en diciembre de 2002 el nacimiento de un bebé clonado, aunque hasta hoy nunca ha demostrado que fuera otra cosa que un intento de acaparar portadas. Tras la muerte de Michael Jackson, Raël dijo en agosto del año pasado que la secta disponía de material genético y de permiso del cantante para clonarlo. Los raelianos quieren abrir una Ovnilandia en Las Vegas y consideran que estamos viviendo la edad del Apocalipsis desde las explosiones atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

John Travolta será el próximo famoso en abandonar la Cienciología, según una casa de apuestas irlandesa

John Travolta, en 'Campo de batalla: la Tierra'.¿Será John Travolta el próximo famoso en abandonar la Iglesia de la Cienciología? Eso creen los jugadores de la casa de apuestas irlandesa Paddy Power, donde en estos momentos las apuestas están 9 a 4 en el caso de la estrella de ese engendro titulado Campo de batalla: la Tierra (2000). El segundo candidato a huir de la secta es Katie Holmes (3/1), la esposa de Tom cruise (50/1), a quien se considera el menos proclive a dejar el credo; el tercer lugar lo ocupa Lisa Marie Presley (4/1) y el quinto su madre, Priscilla Presley (8/1).

La apuesta sobre cuál será el primer famoso en renegar de esta creencia acabará con el año y tiene su origen en la salida del grupo del director de cine Paul Haggis, cienciólogo desde hace 35 años, por el apoyo de una rama de la secta a la prohibición de los matrimonios gays. “La negativa de la Iglesia a denunciar las acciones de estos intolerantes [por sus ex compañeros], hipócritas y homófobos es cobarde. No puedo decirlo de otra manera. El silencio es consentimiento”, escribió en su carta de despedida. La Cienciología fue creada en 1950 por el escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard, a quien sus seguidores adoran como si fuera un gran sabio, pero que en realidad compró su doctorado universitario y se inventó una religión para ganarse la vida a costa de los más ingenuos.

Meditación Trascendental

Ilustración: Iker Ayestarán.Meditación Trascendental es, como Coca Cola, una marca registrada. Su propietaria es la Fundación Maharishi, creada por el Maharishi Mahesh Yogi, maestro espiritual de los Beatles que murió en Holanda mientras dormía el 5 febrero de 2008, a los 90 años. Dejó tras de sí un imperio valorado a finales del siglo pasado en más de 2.000 millones de euros, cimentado sobre la venta de cursos para aprender a meditar y a levitar.

El gurú de la risa tonta -se le llamaba así por su tendencia a ella durante las entrevistas en la tele- saltó a la fama en 1958 durante una gira internacional para extender las bondades de sus enseñanzas. “No tiene dinero y no pide nada. Todas sus posesiones caben en una mano. Maharishi Mahesh Yogi está embarcado en una odisea mundial. Porta un mensaje que dice que librará al mundo de toda la infelicidad y el descontento”, contaba The Honolulu Star Bulletin el 31 de diciembre de aquel año. La fórmula para la meditación -un estado alterado de conciencia, según él- exigía sentarse en posición de loto en un entorno acogedor y repetir un mantra, una palabra mágica que el instructor de turno otorga a cada discípulo después de un curso que cuesta hoy en día 1.500 dólares.

El santón indio fue muy popular en los años 60 y 70 gracias a los Beatles, Kurt Vonnegut y Shirley McLaine, entre otros. Aunque John Lennon le abandonó tras saber que había acosado sexualmente a Mia Farrow -rumor que se cree inventado por Alex Mardas, ingeniero de sonido del cuarteto de Liverpool- y le dedicó la canción Sexy sadie (Sádico sexy), Paul McCartney y Ringo Starr nunca renegaron de él. Al contrario. Actuaron en Nueva York en mayo pasado en un concierto, organizado por el director David Lynch, para recaudar fondos para enseñar MT en las escuelas. “Fue un regalo muy especial el que nos dio Maharishi en un tiempo en el que buscábamos algo que nos estabilizara”, dijo McCartney hace tres meses.

MT contra el crimen

Según Lynch, “hay unos 600 ó 700 estudios que demuestran que es algo bueno para los seres humanos ahondar en sí mismos”. Es cierto. Existen muchas investigaciones según las cuales la MT reduce los niveles de estrés y agresividad y propicia el aprendizaje; pero tienen todas el mismo defecto: sus autores son discípulos de Maharishi Mahesh Yogi. Los estudios imparciales han demostrado, sin embargo, que la MT tiene los mismos efectos para el organismo que la relajación tumbado en un sofá en un ambiente agradable.

Tras el 11-S, el gurú anunció que el antídoto contra el terrorismo islámico era la formación de 40.000 expertos en MT que levitaran y crearan un campo de paz y armonía mundial. Necesitaba 1.000 millones de dólares sólo para cubrir gastos. No debió de conseguirlos, a tenor de los atentados terroristas posteriores, aunque el grupo todavía vende la paz a través del vuelo yóguico con imágenes de adeptos flotando sonrientes en posición de loto, que corresponden a fotos tomadas durante saltos que dan en esa postura sobre colchonetas. A escala local, en el verano de 1993, 5.000 miembros del grupo meditaron durante dos semanas en Washington para hacer descender el crimen en la ciudad un 20%. Los asesinatos aumentaron.

El doctorado universitario comprado por L. Ron Hubbard, el fundador de la Cienciología

Que los logros del fundador de la Cienciología, incluido su doctorado honorario, son más ficticios que las aventuras interestelares de sus novelas es algo sabido desde hace décadas, a pesar de que algunos se hayan enterado ahora porque The Times ha publicado una reportaje al respecto y el resto de la prensa británica se ha hecho eco de ello. Lo nuevo no es que el doctorado de L. Ron Hubbard sea tan falso como los títulos universitarios de Luis Roldán. Lo nuevo es que, según revela el diario londinense a partir de información desclasificada, tras prohibir en 1968 la entrada de cienciólogos en el país y para preparar su defensa ante posibles demandas, el Gobierno británico se empeñó en los años 70 en reunir pruebas de que Hubbard era un charlatán, para lo cual su Consulado de Los Ángeles abrió una investigación. La conclusión fue que el guía espiritual de Tom Cruise y John Travolta era un fraude porque, entre otras cosas, había comprado un doctorado a una de esas universidades que los venden por correo.

“Tengo entendido que se afirma que L. Ronald Hubbard fue galardonado con el grado de doctor por la Universidad de Sequoia el 10 de febrero de 1953, en reconocimiento a su destacada labor en los ámbitos de la Dianética y la Cienciología, y que el título está reconocido por el Departamento de Educación del Estado de California”, declaró a los investigadores el ex cienciólogo John McMaster según consta en el material desclasificado. Y añadió: “La realidad es que L. Ronald Hubbard [y otros] adquirieron locales en algún lugar de Los Ángeles que registraron como una universidad llamada Sequoia e inmediatamente se pusieron a otorgarse doctorados entre ellos”.

Un mal estudiante

La verdad sobre la formación académica de Hubbard la publicó ya en 1968 la periodista Paulette Cooper en su libro The scandal of Scientology (El escándalo de la Cienciología), cuyo capítulo 20 está dedicado al currículo de Hubbard, que se presentaba -y sus adeptos presentan hoy en día- como poco menos que un genio cuando fue un pésimo estudiante. Su experiencia académica se limita a dos años en la Universidad George Washington con muy malas calificaciones -decía haberse titulado como ingeniero- y a otros tres meses en un curso de formación militar.

Con tan pobre bagaje, no es de extrañar que, como ya denunciaba Cooper a finales de los 60, para hacerse con un título universitario tuviera que comprarlo en 1953 en la Universidad de Sequoia, que “operaba a través de un apartado postal y enviaba por correo doctorados sin que hubiera que hacer exámenes o asistir a clase”. “Recibí el doctorado por la Universidad de Sequoia y, por consiguiente, soy doctor bajo las leyes del Estado de California”, se defendía el cienciólogo en una carta en 1966. Y volvía a mentir, porque los titulos de esa universidad fantasma nunca fueron reconocidos como tales por California.

Por cierto, la Iglesia de la Cienciología se anuncia en la página de la edición digital de The Times que denuncia desde el jueves que L. Ron Hubbard era un fraude.

La Iglesia de la Cienciología se anuncia en la página de la edición digital de 'The Times' que denuncia desde el jueves que L. Ron Hubbard era un fraude.

Nueva Acrópolis usa charlas sobre astronomía como anzuelo para captar adeptos

Cartel de una charla de astronomía de la secta Nueva Acrópolis.Nueva Acrópolis, organización esotérica fundada por el argentino Jorge Livraga en 1957, se caracteriza por programar charlas sobre arqueología e historia con las que atraer a nuevos adeptos. Los carteles anunciadores suelen ser bastante feos y, al menos hasta ahora, incluían el nombre de la entidad, una asociación considerada secta peligrosa por expertos como el periodista Pepe Rodríguez, quien la califica de “grupo de estructura paramilitar e ideas filonazis”. Pues, bien, según me cuenta el escéptico guipuzcoano Esteban Umerez y demuestra una foto que me ha enviado, los seguidores de Livraga están celebrando en su delegación bilbaína un taller de observación del cielo que publicitan mediante carteles en los cuales puede leerse en grande Año Internacional de la Astronomía, pero no figura el nombre de Nueva Acrópolis por ningún lado. Ya saben, anden con cuidado ahí fuera, que actos aparentemente culturales pueden ser en realidad otra cosa. Un anzuelo.