La verdad sobre los lagartos que nos gobiernan

El discurso navideño del Rey del año pasado resulta sobrecogedor. No me refiero al que tiene TVE colgado de su web, sino a la versión auténtica usada por el monarca para ponerse en contacto con sus congéneres. En ella, Juan Carlos I reconoce que le preocupa la extensión de la creencia en visitantes extraterrestres y dice a sus interlocutores que tienen que «asegurar el final del mundo en 2010». No es una locura. Es lógico que a un alienígena le inquiete que seamos conscientes de que están aquí y de que nos gobiernan. Arizona Wilder, víctima del proyecto MK Ultra, y Cisco Wheeler, ex programadora de los Illuminati, son algunos de los que intentan desde hace tiempo que despertemos de este ensueño antes de que sea demasiado tarde y nos libremos del yugo de los reptilianos, los alienígenas que nos controlan desde las más altas instancias.
En nuestro país, hay que resaltar el compromiso con la libertad de Rafael Palacios, quien recordaba hace seis meses cómo «siempre se ha dicho que los reyes tienen la sangre azul y el azul es el color con el que se identifica el color frío en los grifos y los reptiles tienen la sangre fría…». Si aún así le hacen falta más pruebas, escuche al físico aragonés Conrado Salas Cano, experto en la fusión fría y hombre de mente abierta que cree en el Anticristo, la conspiración del 11-S y la exopolítica. Y, si todavía duda, recuerde cómo Juan José Ibarretxe ya advirtió en febrero de un «intento muy serio» de invasión cuya prueba más evidente, hoy en día, es que uno de cada cuatro vascos sentado ante el televisor en Nochebuena vio el mensaje navideño del Rey en ETB. ¿Cabe una prueba más patente del alcance de la infiltración reptiliana?

Hitler, indignado por el escándalo exopolítico de Sitges

Una escena de la película El hundimiento (2005), que narra los últimos días de Adolf Hitler, es objeto desde hace meses de parodias en las que a la película original en alemán se le ponen subtítulos inventados relacionados con asuntos de más o menos actualidad, desde que el tirano se queda sin Internet en el búnker hasta que se entera de la muerte de Michael Jackson, pasando por su opinión sobre La amenaza fantasma. Disfruten del monumental cabreo hitleriano tras saber de la bronca montada por Rafael Palacios y los suyos en la cumbre exopolítica celebrada en Sitges a finales de julio:

Exopolítica y reptilianos

Ilustración: Iker Ayestarán.Si cree que la serie de televisión V, en la que unos lagartos invadían nuestro planeta con aviesas intenciones, es ficción, es que no está al tanto de lo que ocurrió en Sitges a finales de julio. La localidad turística acogió la Cumbre Europea de Exopolítica 2009, un encuentro dedicado al planteamiento de «un nuevo enfoque social sobre un principio vital para la Humanidad y que durante tantos años ha sido relegado, ridiculizado y negado. No estamos solos en el Universo, y nunca lo hemos estado…». Definida por el abogado estadounidense Alfred L. Webre como «el estudio de los procesos políticos y de gobierno en la sociedad interestelar», la exopolítica es la última frontera de la ufología.
Más de mil personas asistieron al congreso. Previo pago de entre 100 y 150 euros, pudieron escuchar a lo más granado de la exopolítica mundial: desde el inventor del término hasta Steven Greer, un médico estadounidense que dice que «hay civilizaciones extraterrestres que están queriendo tomar contacto con nosotros de forma pacífica, pero aún no ha habido nadie que haya contestado. Los extraterrestres nos llaman, pero nadie contesta». Él cree que la brecha genética entre hombre y chimpancé se abrió en un laboratorio alienígena.
Greer y los suyos acusan a los Gobiernos de Estados Unidos y otros países no sólo de ocultar las pruebas de visitas extraterrestres, sino también de hurtar a la Humanidad una tecnología de origen alienígena que podría acabar con todos nuestros problemas energéticos, cambio climático incluido. Los poderes económicos y políticos boicotean un futuro de energía gratuita e ilimitada para que sigamos dependiendo del petróleo, dicen. Por eso no circulan por nuestras calles coches impulsados por aire comprimido. «Podríamos convertir la Tierra en un vergel en una sola generación», asegura Greer.
El lagarto Bush
El encuentro ufológico catalán vivió su momento tenso cuando uno de los asistentes acusó a Greer de ser un reptiliano, un visitante de los malos. El denunciante fue Rafael Palacios, autor de un panfleto, El Jaque Mate, en el que defiende que el 11-S fue un atentado israelí y que la teoría de la evolución es un fraude, entre otras improbabilidades. Era seguidor de Greer hasta que no le dejaron intervenir en la cumbre de Sitges; entonces, descubrió que su exopolítico de cabecera es uno de los malos.
Los reptilianos son los extraterrestres que nos gobiernan, según el ex futbolista y ex periodista deportivo británico David Icke, quien sostiene que las familias más poderosas -incluidas las de la realeza europea y los Bush- están formadas por reptiles humanoides bebedores de sangre que montaron el 11-S para esclavizarnos. Exopolítica España, organizadora del congreso de Sitges, incluye en su web una entrevista a una lagarta que puntualiza que ellos son los nativos de la Tierra y nosotros, los alienígenas. «Su creación es artificial y hecha por ingeniería genética, pero no por nosotros, sino por una especie extraterrestre», explica la reptiliana. Si a estas alturas se ha hecho un lío, puede apuntarse al Instituto de Exopolítica y hacer un curso a distancia de Diplomacia Galáctica por sólo 1.500 dólares. No es broma.

Publicado originalmente en el diario El Correo.

La amenaza de los ‘chemtrails’

Ilustración: Iker Ayestarán.Si tumbado boca arriba en la playa o el monte ve una estela de avión que cruza el cielo azul y no es consciente del riesgo que corre, es que no sabe lo que son los chemtrails (estelas químicas). Los obsesionados con las conspiraciones sostienen que muchas de esas algodonosas formaciones aparentemente inofensivas que dejan tras de sí los aviones contienen sustancias químicas para esterilizar a parte de la población, provocar epidemias, controlarnos mentalmente, acabar con la evolución humana…
«El viernes y el sábado la fumigación mediante chemtrails ha sido masiva en Madrid y Valencia: el cielo estaba completamente cubierto. Mucho me temo que nos han lanzado la gripe porcina», escribía el 27 de abril en su web Rafael Palacios, conspiranoico español que defiende que Israel estuvo detrás de los ataques terroristas 11-S. Para él, esas estelas forman parte de una operación que persigue, entre otras cosas, provocar una epidemia e implantar la ley marcial en Estados Unidos. Menos mal que siempre nos quedan los extraterrestres. «Las imágenes de ovnis al lado de los aviones haciendo chemtrails son numerosísimas, lo que nos hace concebir esperanzas de que la solución puede venir de nuestros hermanos mayores», dice.
La amenaza de las estelas químicas empezó a denunciarse en EE UU a finales de los años 90 y se expandió rápidamente gracias a un programa radiofónico sobre lo paranormal, el de Art Bell, que se emitía de costa a costa. «Después de los empastes de amalgama metálica, éste puede ser, sin duda, el segundo caso de genocidio consentido y descarado de la historia moderna de la Humanidad. No sólo metales pesados es lo que fumigan. Ojalá fuera eso. Se ha encontrado microvida desconocida inyectada en glóbulos rojos humanos muertos y partículas nanotecnológicas con órdenes de actuación selectivas y genéticas. Por eso no enferma todo el mundo, ni todo el mundo que enferma lo hace en el mismo grado o (con la misma) sintomatología», escribía hace unos meses en un foro español sobre los chemtrails un internauta que añadía, por si lo antes dicho fuera poco, que «las antenas de telefonía son más que eso y pueden actuar en el control mental».
Agua congelada
Los chemtrails son, para los meteorólogos, contrails, simples estelas de condensación. Éstas se forman tras los aviones que vuelan a unos 10.000 metros cuando el vapor de agua que sale del motor se congela y los cristalitos de hielo dan lugar a un haz blanco. Los partidarios de la conspiración argumentan, sin embargo, que los peligrosos chemtrails se diferencian de los inocuos contrails en que duran más, tienden a darse en concentraciones, pueden ser de colores…
Los meteorólogos aducen que las características de las estelas de condensación varían según las condiciones ambientales. Pero, claro, ellos forman parte de la conspiración, como cualquiera que no entienda a qué viene fumigar desde miles de metros, cuando para lograr efectos sobre la gente tendría que hacerse desde baja altura -como ocurre con el agua que se lanza para apagar incendios-, y qué sentido tiene hacerlo sobre mares y desiertos. ¿No sería más barato, efectivo y lógico envenenar al personal a través del suministro de agua?

¿Está Michael Jackson con Elvis Presley en un búnker o fue asesinado por la CIA con armas psicotrónicas?

Como ya ocurrió con Elvis Presley y antes con Glenn Miller, los conspiranoicos sobrevuelan el cadáver de Michael Jackson. Según algunos de ellos, el Rey del Pop se ha esfumado para eludir su delicada su situación económica; según otros, ha sido asesinado porque iba a revelar al mundo algo que los poderosos quieren que no sepamos. El titular elegido por el periódico sensacionalista británico The Daily Mail para explorar esa realidad alternativa lo dice todo: ««Jackson no está muerto, está viviendo en un búnker con Elvis Presley»: las teorías de la conspiración invaden Internet».
El texto de Christian Gysin se hace eco de una serie de testimonios según los cuales ha habido quien ha visto a Jackson vivito y coleando cuando, disfrazado de monja, abandonaba por la puerta de atrás el centro médico donde creíamos que se moría y, más tarde, comprando billetes de avión para irse a vivir con los esquimales. El objetivo sería huir de sus deudas: el astro de la música habría visto la oportunidad de volverse a forrar gracias al aumento de ventas de sus discos y demás parafernalia como consecuencia de su desaparición. Pero también hay quien creyó al principio que se trataba de un truco para no volver a subir al escenario. El bloguero Perez Hilton lo apuntó nada más saberse que Jackson había sufrido una crisis cardiaca. En un artículo ahora retirado de su web, dijo que todo era un montaje del cantante para escapar de los cincuenta recitales que tenía que dar en Londres. Con el tiempo, Perez Hilton ha acabado aceptando la muerte del músico.
Víctima de la CIA
Otros no dudan del fallecimiento, pero sí de que fuera por causas naturales. Así, una tal Sorcha Faal, cuya identidad real es desconocida y que divulga todo tipo de ideas disparatadas a través de Internet, indicaba el viernes que Jackson había sido asesinado por la CIA con armas psicotrónicas para impedir que alertara al mundo de que los banqueros que nos gobiernan en la sombra quieren matar a millones de personas mediante el virus de la gripe porcina. Decía que el servicio secreto ruso había informado al presidente Mendvedev de «un examen de datos por parte del satélite militar ruso Cosmos 2450 que muestra «concluyentemente» que, justo inmediatamente antes de la muerte de la estrella de la música en Los Ángeles, fue usado un pulso electromagnético consistente en un patrón a las armas EMR saqueadas de la ex Unión Soviética por los Estados Unidos, en las «coordenadas exactas» de la casa de la estrella del rock». Vamos, que se utilizaron armas supersecretas de ciencia ficción para cargarse a Jackson.
Paso del 'Cosmos 2450' sobre California en la mañana del 25 de junio, hora local. Foto: Heavens Above.Lamentablemente para Faal, el Cosmos 2450 no estaba sobre Los Ángeles a las 12 hora local, cuando el músico sufrió el infarto. Había pasado cerca de la ciudad entre las 10.53 horas y 10.56 horas, y, en el momento de la crisis cardiaca, se encontraba a muchos miles de kilómetros, como puede comprobar cualquiera en Heavens Above. Así que no podía detectar nada en la mansión del músico, que además no creo que fuera precisamente objetivo preferente del espionaje ruso en California. Ninguno de estos detalles importan al conspiranoico español Rafael Palacios, quien se hace en su web eco de las afirmaciones de la tal Sorcha Faal y añade que él mismo escribió un artículo sobre las armas psicotrónicas en Discovery DSalud, como si eso fuera a favor de su credibilidad. Discovery DSalud es la misma revista que ha hecho campaña contra la vacuna del cáncer de cuello de útero y dado pábulo a disparates como que el cáncer no es una enfermedad, sino un mecanismo de defensa del cuerpo. Su director, José Antonio Campoy, defendió en su etapa al frente de Más Allá que el VIH no es la causa del sida y publicó un libro con entrevistas a un extraterrestre.
Hasta los tripulantes de los platillos volantes, para los cuales el Rey del Pop quiso construir una pista de aterrizaje en Neverland, se han manifestado tras su muerte. Según Michael Cohen, quien cita como fuente un correo electrónico, un ovni de color verde brillante fue visto sobre el rancho del cantante horas después de su muerte. «Tan absurdo como pueda parecer, la realidad es que, si hubo ayer alienígenas vigilando nuestro planeta, no pudieron pasar por alto el fallecimiento de Michael Jackson», escribe Cohen, para quien lo lógico es que esos seres de otros mundos «sientan interés por las cosas que nos interesan a nosotros».
Resulta todo demasiado ridículo, de acuerdo; pero pronto habrá reportajes, programas de televisión y libros que alimenten algunas de estas ideas u otras parecidas, como hizo Santiago Camacho hace tres de años con Elvis en Cuarto Milenio. Así que estén preparados.