Entre fantasmas

Así nos engañan los adivinos

El tarot, como la bola de cristal, es un Macguffin. No importa las cartas que salgan en una tirada; el adivino dirá lo que quiera. Foto: Daniel Albany.
El tarot es un Macguffin. No importa las cartas que salgan; el adivino dirá lo que quiera. Foto: Daniel Albany.

“Disfruta de más facilidades para desarrollar su trabajo, sobre todo para expresar su creatividad y alentar buenos tratos”. Es lo que hace unos días pronosticaba la astróloga Guiomar Eillor a todos los escorpio. Es decir, más o menos a una duodécima parte de la Humanidad. Porque hay doce signos del Zodiaco que se reparten a partes iguales entre los doce meses del año. Así, los escorpio son los nacidos del 23 de octubre y al 21 de noviembre. Da igual el año y el lugar. Todos. Incluidos los desempleados –que ya me dirán cómo pueden expresar su creatividad en el puesto de trabajo–, los operarios de cadenas de montaje, los conductores de autobús, los recolectores de la fresa, los profesores de universidad, los… El mismo día, esa misma astróloga auguraba a los libra “semanas de un entendimiento más cariñoso con la pareja”. Vale, ¿y si no la tienen?…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Joseph Allen Hynek, un astrofísico tras los platillos volantes

Joseph Allen Hynek y su alter ego  en la serie 'Project Blue Book', interpretado por Aidan Gillen.
Joseph Allen Hynek y su alter ego en la serie ‘Project Blue Book’, interpretado por Aidan Gillen.

Antes que un agente del FBI, fue un astrofísico. Antes que un niño traumatizado por la desaparición de su hermana, fue un negador de la existencia de los ovnis. Antes que Fox Mulder, fue Joseph Allen Hynek. La nueva estrella de la televisión paranormal es un personaje de carne y hueso, venerado por buena parte de los estudiosos de los platillos volantes como el padre de la ufología científica. Una suerte de Pablo de Tarso que se cayó del caballo de la incredulidad a mediados de los años 60 y que ahora protagoniza Project Blue Book, serie del canal estadounidense History que vaya usted a saber cuándo se estrena en España…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

¿Por qué los tripulantes de los ovnis son grises, cabezones y de grandes ojos almendrados?

La serie de ciencia ficción ‘Stargate SG-1’ convirtió a los grises de la ufología en protectores de la Humanidad.

Gris, cabezón y de grandes ojos almendrados. Es el retrato robot del tripulante de los platillos volantes. No siempre ha sido así. El dominio de los grises entre los ovninautas es muy reciente. Si hubiera que poner una fecha al inicio de su ascenso al Olimpo ufológico, sería el 15 de noviembre de 1977. Aquel día se estrenó en Nueva York Encuentros en la tercera fase, la gran película de Steven Spielberg sobre el fenómeno ovni. Y fue en el desembarco de la Torre del Diablo, musicado por John Williams, cuando los frágiles humanoides macrocéfalos empezaron a instalarse con fuerza en el imaginario colectivo…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Este no es el rostro de Jesús de Nazaret

El rostro del hombre de la sábana santa, que algunos identifican con el de Jesús de Nazaret.
El rostro del hombre de la sábana santa, que algunos identifican con el de Jesús de Nazaret.

El turrón es a la Navidad lo que el sudario de Turín a la Semana Santa. No hay año en que por estas fechas los adoradores de esa reliquia, que supuestamente habría envuelto el cadáver de Jesús de Nazaret, no nos sorprendan con una nueva afirmación en apoyo de su autenticidad. No importa lo estrafalaria que sea. En 2014, por ejemplo, tres sindonólogos -así se llaman los estudiosos de la sábana santa- italianos plantearon en la revista Meccanica que una emisión de neutrones consecuencia de un terremoto registrado en Jerusalén grabó la imagen y alteró la cantidad de carbono 14 del lino, lo que explicaría, según ellos, que parezca medieval a ojos de la ciencia. No explicaban por qué no hay ningún otro objeto de la época con el C-14 alterado ni miles de santos sudarios coetáneos y posteriores, con todos los terremotos que han pillado a alguien entre las sábanas…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

La invasión ovni que se planeó en una cafetería de San Sebastián

Imagen: Yvonne Iturgaiz y Josemi Benítez.
Imagen: Yvonne Iturgaiz y Josemi Benítez.
“Todos hemos pensado alguna vez que ciertos casos falsos, como por ejemplo el globo sonda del 4 de septiembre de 1968 en Madrid, y su amplia difusión por los medios de comunicación pueden ser capaces de inducir una oleada de ovnis. ¿Por qué no verificar esto experimentalmente?”. Así explicaban en 1980 unos ufólogos guipuzcoanos en la revista Stendek, editada por el Centro de Estudios Interplanetarios (CEI) de Barcelona, la génesis de un experimento con el que demostraron que la proliferación de noticias sobre ovnis en los periódicos hace que la gente vea cosas en el cielo…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).