Entre fantasmas

El racismo de los alienígenas ancestrales

Imagen: History.

“¡Cómo pudieron hacer algo así aquellos pobres desgraciados! ¡Pero si eran prácticamente analfabetos!”. Es lo que piensa el creyente medio en los alienígenas ancestrales. Niega, por ejemplo, que los nazcas trazaran los geoglifos del desierto peruano y que los antiguos egipcios construyeran las pirámides de la meseta de Guiza. Como ignora cómo hicieron nuestros antepasados esos y otros monumentos, da por hecho que precisaron de la ayuda de atlantes o extraterrestres. No en vano, lo ha leído desde hace décadas en los libros de Erich von Däniken, Zecharia Sitchin, Robert Charroux, Peter Kolosimo, Jaques Bergier, Andrew Tomas y otros autores cuyos textos rezuman ignorancia, pero también un racismo en ocasiones bastante burdo… 

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El planeta de las pirámides

De izquierda a derecha y de arriba abajo, la Gran Pirámide (Egipto), el Templo de las Inscripciones de Palenque (México), la Tumba del General (China) y una de las pirámides de Güímar (Tenerife, España). Fotos: Nina-no / Jan Harenburg / Bart0278 / Pedro Ximénez.
De izquierda a derecha y de arriba abajo, la Gran Pirámide (Egipto), el Templo de las Inscripciones de Palenque (México), la Tumba del General (China) y una de las pirámides de Güímar (Tenerife, España). Fotos: Nina-no / Jan Harenburg / Bart0278 / Pedro Ximénez.

La Tierra es un planeta de pirámides. Las hay desde hace al menos 4.900 años, cuando los elamitas construyeron el zigurat de Sialk en lo que hoy es la ciudad iraní de Kashan. Tres siglos más tarde, había estructuras de ese tipo en el valle de Supe (Perú) y en Saqqara (Egipto), separadas por más de 12.000 kilómetros. Mucho después, las empezaron a levantar los mayas; a finales del siglo III antes de la era común (aec), los chinos; y, poco antes del Descubrimiento, los aztecas. La presencia de monumentos similares en culturas tan dispares y alejadas entre sí sorprende a mucha gente y ha dado lugar a interpretaciones de todo tipo. Extraterrestres incluidos, por supuesto…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

A la caza del monstruo del lago Ness

Recreación del monstruo del lago Ness para un programa de televisión. Foto: Channel 5.
Recreación del monstruo del lago Ness para un programa de televisión. Foto: Channel 5.

“El monstruo del lago Ness ‘podría ser real’ después de que los científicos hayan hecho un descubrimiento ‘sorprendente'”. “¿Es real el monstruo del lago Ness? Un nuevo estudio científico dice que ‘podría serlo'”. “Un estudio sobre el monstruo del lago Ness hace un ‘sorprendente’ hallazgo”. Son tres titulares que han podido leerse en los últimos días en la prensa británica, donde la serpiente del verano se ha adelantado. Después de casi veinte años en los que el monstruo del lago Ness -Nessie, para los amigos– se ha exhibido bastante menos que lo habitual y deseable para el turismo de las Tierras Altas escocesas, vuelve a ser noticia…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

‘Project Blue Book’, la ficción extraterrestre y la realidad

Vamos a ver lo que sucedió en realidad, nos avisan al comienzo de cada episodio de Project Blue Book. La serie del canal History, que emite en nuestro país TNT, sigue las andanzas de Joseph Allen Hynek, un astrofísico que durante más de dos décadas asesoró a la Fuerza Aérea de Estados Unidos en la investigación de casos de ovnis. Del científico al que da vida Aidan Gillen, el Meñique de Juego de tronos, ya hemos hablado aquí, pero el personaje televisivo es muy diferente, una especie de Fox Mulder con credenciales académicas. Y lo que le pasa tampoco tiene mucho que ver con lo que sucedió en los casos que investiga…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El arca de Noé no aguanta el chaparrón

El arca de Noé de 150 metros de largo del parque temático de Kentucky. Foto: Ark Encounter.
El arca de Noé de 150 metros de largo del parque temático de Kentucky. Foto: Ark Encounter.

El arca de Noé resistió durante cuarenta días y cuarenta noches la ira de Yahvé en forma de diluvio. Aunque, según cuenta el Génesis, el agua llegó a cubrir “los montes más altos que hay debajo del cielo”, no consta que la embarcación sufriera daño alguno. Pero los tiempos han cambiado, y la ingeniería de inspiración divina ya no es lo que era. Los dueños del parque temático Encuentro con el Arca, inaugurado hace tres años en Williamstown (Kentucky), han demandado a cuatro aseguradoras porque no quieren hacer frente a las reparaciones de una carretera de acceso al complejo que sufrió daños por la lluvia en 2017 y 2018. Las precipitaciones, dicen, provocaron un “importante deslizamiento de tierras”, y el reacondicionamiento del vial les costó un millón de dólares…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).