Astrología

La agencia Efe confunde astrología y astronomía

400 diarios y 100 revistas de España y América, todas las grandes cadenas de radio del mundo hispano, 86 canales de televisión americanos y todos los españoles, y más de 1.200 sitios de Internet se expusieron ayer involuntariamente al contagioso analfabetismo de la principal agencia de noticias en castellano. Si usted lee hoy en su periódico que unos astrólogos húngaros han descubierto un nuevo planeta más allá de donde nadie ha llegado jamás, agradézcaselo a Efe. “Informamos a los que informan”, dicen. Más bien, desinforman a los que informan. Sobre todo cuando hablan de ciencia.

El teletipo que llegó ayer a las redacciones de toda España y América estaba datado en Budapest, se titulaba “Astrólogos descubren un planeta a 650 años luz del Sistema Solar” y decía: “Un equipo de astrólogos húngaros ha descubierto un nuevo planeta a 650 años luz del sistema solar, en la constelación de Géminis, informó hoy el director del Instituto de Investigación de Astrología de la Academia Húngara de Ciencias, Lajos Balázs. El planeta descubierto gira alrededor de una estrella semejante al sol, realiza su recorrido en 1,56 días, y tiene una masa ocho veces más grande que la de Júpiter, según los primeros cálculos. Johanna Jurcsik, astróloga que encabezó al grupo de investigación, explicó que descubrieron el planeta por casualidad el pasado día 20. Balázs consideró que este hallazgo representa un “jalón importante en la investigación espacial”.

'Más Allá' informa del hallazgo del celacanto.Efe parece dispuesta a superarse. Hace dos años presentaba a bombo y platillo al celacanto como un animal que acababa de ser redescubierto, cuando en realidad lo fue en 1938. Ahora que Antena 3 va a encerrar a un grupo de freaks paranormales en un castillo para el típico programa al estilo de Gran hermano, la agencia de noticias española saca a los astrólogos del inframundo y les atribuye un hallazgo científico. Si no fueron capaces de ‘ver’ la influencia de Plutón en la personalidad de sus clientes antes de 1930 -año en el que Clyde Tombaugh descubrió el planeta-, ¿cómo van a haber detectado un mundo situado a 650 años luz? No lo han hecho, evidentemente. Los astrólogos del texto son en realidad astrónomos, disciplina a la que se dedica el organismo de la Academia Húngara de Ciencias al que pertenecen, y no a la astrología. ¡Hay que ser un analfabeto de tomo y lomo para confundir astronomía con astrología a estas alturas! ¿Quién dio el visto bueno a la emisión de ese despacho? ¿Es que nadie en la “primera agencia de noticias en español” revisa los originales antes de enviarlos a medio mundo?

Otro teletipo de Efe de los que confunden astrología con astronomía puso en su sitio hace dos años a los vendedores de misterios y en solfa el rigor de la agencia. Fechado el 19 de abril de 2002, decía, que “el coelacanth, un predador marino que se pensaba había desaparecido hace 70 millones de años, ha emergido “vivo y coleando” de aguas de la costa este de Sudáfrica, cuyo Gobierno ha lanzado una campaña para su conservación”, y añadía que “una colonia de la especie fue localizada a cien metros de profundidad en Sodwana Bay, al norte de Zululandia (una región de Sudáfrica)”. Esto último era la noticia. Cuando el despacho llegó a mis manos, no fui capaz de sospechar que pudiera llevar a confusión a nadie medianamente informado, y menos a quienes se pasan la vida hablando de la búsqueda de seres exóticos como el yeti y el bigfoot. Me confundí.

'Enigmas' informa del hallazgo del celacanto.Más Allá y Enigmas, las revistas dirigidas por Javier Sierra y Fernando Jiménez del Oso, presentaron en junio de 2002 una nueva especie marina que se creía extinguida desde hace decenas de millones de años. El bicho, explicaban, se llamaba coelacante (Más Allá, Nº 160) o coelacanth (Enigmas, Nº 79). Con tanto investigador de campo correteando por la península a la búsqueda de misterios sin resolver, nadie en las dos redacciones fue capaz de darse cuenta de que coelacanth -como decía el teletipo- es como se denomina en inglés al celacanto, el fósil viviente descubierto en las costas sudafricanas en 1938. Una muestra más del nivel del periodismo de investigación de que hacen gala los expertos en lo paranormal. La revista de Sierra iba más allá en la incompetencia que su rival. Separadas por noventa páginas, publicaba la noticia con foto de los coelacantes de Zululandia y un reportaje en el que los autores de un libro sobre criptozoología -la pseudociencia dedicada a la caza de monstruos- posaban ante un celacanto en el Museo de Ciencias Naturales de Tenerife. El animalito era idéntico al del notición. Es cuestión de tiempo que Jiménez del Oso, Sierra y sus muchachos hallen al cat, al dog, al horse, al mouse… Ahí fuera tienen un universo entero que redescubrir a sus lectores. Y, además, siempre les quedará Efe.

Un químico astrólogo, nuevo presidente del PNV

“Entre bromas y veras, el nuevo presidente del PNV ha sido el hacedor de los horóscopos del Gobierno vasco durante los últimos cinco años. «Es un científico nato que cree en la astrología», explica Luis Alberto Aranberri, Amatiño, ex director de EITB y responsable del Gabinete del consejero”, escribe hoy Juanjo Corcuera en El Correo. Cuando me lo contaba por teléfono el planetólogo Agustín Sánchez Lavega, no daba crédito. Pero es verdad. Josu Jon Imaz, sucesor de Xabier Arzalluz al frente del PNV, es un científico astrólogo -un oximoron hecho carne- y tiene, según su asesor en el Departamento de Industria, Comercio y Turismo, razones para ello: “Suele decir que si los astros mueven las mareas, pueden tener también su grado de incidencia en otras cuestiones más livianas de la vida. Por eso, el horóscopo y el Zodiaco no son algo que entre en su campo de incredulidad”. ¿Cómo se puede ser doctor en Ciencias Químicas y creer en la astrología? Quizá por eso se dedique a la política. Con Imaz, los brujos han sustituido al clero en la dirección del PNV.