¿Acabará un cable mal conectado con los sueños de viajes en el tiempo, telepatía y bilocación de Javier Sierra?

El detector del OPERA, con sus dos módulos gemelos. Foto: CERNLa revista Science publicó ayer en su web que un conexión mal hecha de un cable de fibra óptica entre un GPS y un ordenador podría estar en el origen de que, en un experimento realizado en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), pareciera que los neutrinos pueden superar la velocidad de la luz. El CERN ha emitido hoy una breve nota en la que admite dos posibles fallos que pudieron haber alterado las mediciones de la velocidad de esas partículas del Proyecto de Oscilación con el Aparato de Seguimiento de Emulsión (OPERA), resultados que provocaron un gran revuelo entre los expertos.
Cuando en septiembre saltó la noticia de los neutrinos hiperlumínicos, que violarían la teoría de la relatividad general de Einstein -uno de los pilares de la física-, en ciertos ambientes esotéricos echaron las campanas al vuelo. Interpretaron, torticeramente, el supuesto hallazgo como una confirmación de los poderes paranormales y otros prodigios. Ahora, habrá que ver cómo reaccionan ante este anuncio de que es posible que todo fuera un error, algo que no se sabrá a ciencia cierta hasta dentro de unos meses. ¿Cuál será la próxima portada de la revista Más Allá, que hace unos meses abrazó con entusiasmo la idea de que la velocidad de la luz como límite ya era historia y concluyó que eso otorgaría verosimilitud a prácticamente cualquier cosa?
Viajes interdimensionales
En el número de Más Allá de noviembre, el ufólogo Moisés Garrido echaba mano de los neutrinos hiperlumínicos para hablar de tormentas en el tiempo y postular -¡agárrense!- que los tripulantes de los platillos volantes serían crononautas o seres de otras dimensiones. «El fenómeno ovni -decía- encaja mejor en la hipótesis interdimensional -los ufólogos califican de hipótesis cualquier idea loca- que en la popularizada hipótesis extraterrestre». Hablaba Garrido, entre otras cosas, de «extrañas nubes resplandecientes que flotan casi a ras del suelo y emiten chispas eléctricas que provocan a su alrededor perturbaciones gravitacionales, acompañadas de un sonido semejante al zumbido de un enjambre de abejas o al que produce un transformador eléctrico». Ya saben, esas cosas que sólo aparecen en los libros de ufología.
Como prueba de que pasan cosas raras en el mundo, contaba en un recuadro la increíble historia del matrimonio Vidal, que en 1968 fue teletransportado con su coche y todo de Argentina a México en un abrir y cerrar de ojos. «Atravesaron una especie de agujero de gusano?», se preguntaba Garrido. Pobre inocente. No, fue algo mucho más sencillo: la historia de los Vidal se la inventó el cineasta argentino Aníbal Uset para conseguir publicidad gratuita para una película, como descubrió Alejandro C. Agostinelli en 1996. Con el paso de los años, la leyenda urbana se extendió a otros países latinoamericanos y a España, donde Juan José Benítez descubrió el caso de dos madrileños que entraron con su coche en un banco de niebla en Valdepeñas y, acto seguido, salieron en el soleado Alicante.
A estos frágiles mimbres, sumaba Garrido dos páginas de declaraciones de físicos españoles que llamaban a la precaución sobre los resultados del experimento y que, preguntados acerca de si la confirmación de la ruptura de la velodad de la luz daría fundamento científico a los viajes en el tiempo, respondían:

-«En principio, los prohíbe la teoría de la relatividad» (Carlos Pajares).

-«Opino que lo que se está diciendo, en general, no lo tiene» (Álvaro de Rújula).

-«Le respondo a usted con otra pregunta: ¿por qué no tenemos noticia de ningún visitante del futuro? No tendría más que ir a una universidad y solicitar someterse a un exámene médico y otro científico. En una mañana, estaríamos seguros de si era un falsario o de si decía la verdad. Por muchas especulaciones teóricas que haya, -que las hay, y algunas con gran fundamento- no existe ni un dato experimental de que el tiempo no fluya en un solo sentido, lo cual confirma la física actual» (Manuel Luis Lozano Leyva).

-«Aún es pronto para especular. Vamos a esperar a ver qué pasa, si se confirman o no los resultados y -en caso de confirmarse- cuál es su interpretación correcta y qué consecuencias podría tener esa interpretación» (Fernando Cornet).

Cambiará el mundo
Portada del número 273 de la revista 'Más Allá' que da cuenta del hallazgo de neutrinos hiperlumínicos.¿Saben cuál fue el título de portada de Más Allá?: «Viajes en el tiempo. El descubrimiento que cambiará el mundo». En el índice,  decía que «la existencia de partículas capaces de superar la velocidad de la luz -como ha descubierto el CERN- también podría avalar la veracidad de fenómenos como la precognición, la teleportación e, incluso, los ovnis». Y, ya en el reportaje, Garrido daba por hecho que hablar de neutrinos hiperlumínicos era lo mismo que hacerlo de viajes en el tiempo.
Por si eso fuera poco, en el editorial, Javier Sierra -consejero editorial de la revista y antiguo director- escribía que, de confirmarse la existencia de los neutrinos superlumínicos, «adquirirían más sentido misterios como la teleportación, los viajes en el tiempo (físicos y psíquicos), la bilocación o la telepatía«. ¡Cómo si esas cuatro cosas hubieran tenido algún sentido en el mundo real -no en la ficción o en la literatura esotérica- en algún momento! Sierra acababa diciendo que, si los investigadores de OPERA no se retractaban y achacaban al final todo a un error, él concluiría que «es cuestión de tiempo -¡nunca mejor dicho!- que el dogma de la luz caiga!».
Habrá que ver lo que dicen ahora Garrido, Sierra y compañía: seguro que alguno de ellos se saca una conspiración de la manga, que siempre viene bien para vender revistas y llenar horas de radio y televisión. ¡Ah!, y no, aunque se confirme que un cable mal conectado está en el origen de los neutrinos hiperlumínicos, Sierra y sus colegas seguirán delirando. Les va en ello el negocio.

Iker Jiménez mezcla dos ‘no-misterios’ y crea otro falso: el de la pantera fantasma que mata ovejas en Vizcaya

Se cogen dos sucesos no relacionados, se mezclan en la coctelera del misterio y ya hay un nuevo enigma cuartomilenario. Iker Jiménez y Carmen Porter se inventaron ayer, en Cuatro, el misterio de la pantera fantasma que mata ovejas en Vizcaya. Lo hicieron en cuatro minutos a partir de la mezcla de dos sucesos separados por años y decenas de kilómetros: la muerte de ovejas en la comarca de Las Encartaciones por ataques de cánidos en 1996 y la visión de un extraño felino en la de Uribe Kosta en 2003. Menos mal que estaba viento el programa Pedro Luis Gómez Barrondo, compañero del Círculo Escéptico, que, si no, no me hubiera enterado de este nuevo hito en el periodismo del misterio.
Fotograma del vídeo de la pantera fantasma grabado en Vizcaya en 2003. Sin referencias, bien puede tratarse de un gato. Foto: 'El Correo'.Según Jiménez, a lo largo de la última década, «la denuncia de casos de felinos salvajes también llegó a nuestro país. Lo que están viendo -explicaba ayer en Cuarto milenio– son decenas de ovejas atacadas por un extraño animal en la comarca de Las Encartaciones de Vizcaya. Varias personas, incluida la Policía autónoma vasca, aseguraron haber visto una pantera negra de grandes dimensiones. Ésta es la fotografía -decía mostrando la imagen que ven junto a estas líneas-. El lugar, Lemoiz; el año, 2003. Y, como en Reino Unido, el nerviosismo, las búsquedas con perros y el temor de los vecinos no se hicieron esperar».
Luego, Porter explicaba cómo fue en Lemoiz y Armintza, hace ocho años, donde hubo gente que empezó a decir que había visto «un gato muy grande que, incluso, ha pasado muy cerca, que ha matado ganado», y cómo los rastreos no dieron resultado. «Será dos años después, en Gorliz, cuando un vecino va, con su sobrino de 14 años, a ver a un familiar que estaba ingresado en un hospital y se encuentra de frente con esto -enseñando la misma foto-, con este animal que él decía que era gigantesco, que le llegaba por las rodillas, que tenía una cola muy alargada y que, claro, le temblaban las piernas teniéndolo delante. Al parecer, en un gesto, el animal se asusta y sale corriendo. Se adentra en el bosque». Porter recordaba cómo uno de los ertzainas se había adentrado en la arboleda y abierto fuego contra la fiera. Según la periodista, «creen que lo hieren», pero no se encuentran restos. «Y había habido muchas matanzas de ganado en la zona», puntualizaba Jiménez. «Algunas; no muchas», corregía su esposa, quien añadía que, en una semana, llegaron a ver a la pantera en localidades que distan 70 kilómetros entre sí. ¿Impresionante? Sí, ¡y casi todo falso!
El chupacabras en Euskadi
Reportaje de Bruno Cardeñosa en la revista 'Año cero' en 1996, en el que atribuye las muertes de ovejas en Vizcaya a ataques del chupacabras.Durante el verano de 1996, alimañas mataron a decenas de ovejas en la comarca de Las Encartaciones, al oeste de Vizcaya. La Ertzaintza apuntaba en su informe de los hechos a la presencia de «cánidos asilvestrados o no controlados» y cómo un ganadero había visto en las inmediaciones «un perro grande y oscuro». Sin embargo, Bruno Cardeñosa y Javier Sierra, colegas de Jiménez y Porter, achacaron las muertes a misteriosos animales. Cardeñosa visitó la zona como colaborador de la revista Año Cero y concluyó que los ataques habían sido obra del chupacabras.
Sierra, enviado por Más Allá a Vizcaya, habló con las mismas personas que su colega y llegó a diferentes conclusiones; aunque también misteriosas. «Según pude comprobar durante mi rastreo a lo largo de la sierra de Las Encartaciones -escenario natural entre Burgos y Vizcaya donde se ha concentrado el mayor número de agresiones-, durante estos meses se han mezclado al menos dos clases bien diferentes de agresiones: las ya tradicionales atribuibles a perros asilvestrados y las muertes con agujeros. En estas últimas, y a diferencia de lo que sucede con el chupacabras caribeño, el agresor no desangra totalmente a sus víctimas». El ahora novelista de éxito añadía que un portavoz de la Ertzaintza le había informado de que la mayoría de los casos se referían a «mordeduras de perros», que sólo uno de los animales había fallecido por un pinchazo en el cuello y que, en ningún caso, había aparecido el cuerpo seco, sin sangre. Año y medio después, Iker Jiménez achacaba al chupacabras la muerte de decenas de ovejas en Valle de Tabladillo, Segovia, aunque los pastores de la zona culpaban al lobo.
En abril de 2003, agentes de la Ertzaintza y guardas forestales buscaron durante días por la comarca de Uribe Kosta a un gran felino después de que una mujer dijo haber visto una pantera a través de la ventana del baño de su casa, en Lemoiz. «Al principio pensé que era un perro, pero por los gestos enseguida me di cuenta de que se trataba de otra cosa», declaró a El Correo. La testigo grabó al animal en un vídeo del que se extrajo la imagen que Jiménez y Porter enseñaron ayer en la tele. Dos años más tarde, en octubre de 2005, un agente de la Policía autónoma disparó en una arboleda de Gorliz contra lo que creía que era un gran felino, después de que un hombre que paseaba por la zona con su sobrino de 14 años creyera ver una pantera. «Avanzó despacio unos cinco metros, se paró, volvió la cabeza y nos miró muy fijamente. Le brillaban los ojos como a un demonio. Después salió corriendo y se introdujo en el pinar. Nos quedamos paralizados, a mí me temblaban las piernas», contaba el protagonista en El Correo. Y se montó la habitual operación de caza y captura de la fiera sin que se diera con ella. Es más, como en 2003, los expertos no encontraron ningún rastro que apoyara la posible existencia de un gran felino en la zona, la pantera fantasma tampoco atacó a ningún animal y un portavoz de la Etzaintza explicó que el agente «disparó contra algo que se movía detrás de unos matorrales, sin saber si era la pantera, un perro o un gato. Lo que sí está claro es que no se encontraron rastros de sangre». Vamos, que nadie pudo confirmar que por Gorliz se hubiera paseado un gran felino.
Ya ven: Iker Jiménez y Carmen Porter cogen dos hechos asilados en el tiempo y el espacio -Uribe Kosta está a decenas de kilómetros de Las Encartaciones con el Gran Bilbao de por medio-, los mezclan convenientemente olvidando las explicaciones racionales -que los ataques a ovejas fueron de perros salvajes y que la pantera de Lemoiz y Gorliz nunca existió-, y ya hay nuevo enigma cuartomilenario al canto, el de la pantera fantasma que mata ovejas en Vizcaya. Por cierto, que alguien le explique al misteriólogo de Cuatro que el tigre de Tasmania, a pesar de su nombre, se parecía más a un lobo -de hecho, se le conoce como el lobo marsupial- que a un gran felino.

¿Cree de verdad Andreu Buenafuente que Javier Sierra es «un buen divulgador científico»?

Javier Sierra afirma que «los templarios conocían América antes de Colón»; mantiene que el cuadro de Las Meninas es un talismán astrológico; cree que «nos han visitado extraterrestres en la Antigüedad»; tiene un libro en el que sostiene que el transistor es un invento basado en tecnología del platillo volante estrellado en Roswell; cree que existió el arca de Noé; aseguraba en 1996 que las muertes de ganado atribuidas a perros asilvestrados y lobos en Vizcaya -y que su colega Bruno Cardeñosa achacó al chupacabras- se debían a «actividades humanas que se desarrollan al margen de la ley y de la ciencia»; dio por buena la falsa autopsia del marciano de Ray Santilli; es un habitual de las tertulias esotéricas radiofónicas y televisivas; fue director de Más Allá y ahora es consejero editorial de esa revista, dedicada a la promoción de todo tipo de misterios prefabricados y conspiraciones; fue el presentador de la Cumbre Europea de Exopolítica 2009… Es, como diría el periodista Javier Cavanilles, un misteriodista en toda regla; pero también un novelista de éxito y, en calidad de esto último, le entrevistó Andreu Buenafuente ayer en su programa de La Sexta. Puedo entender que el showman no metiera el dedo en el ojo al invitado -sus razones tendrá-, pero no que le presentara como «un buen divulgador científico».
Lo siento, pero Sierra es tan «buen divulgador científico» como Iker Jiménez, de cuyo periodismo de imbestigación Buenafuente se cachondea habitualmente. Lo demostró ayer ante las cámaras al reconocer que cree que el arca de Noé se construyó de verdad y lo reconoció al decir que en sus novelas intenta dar respuestas a algunos misterios y puntualizar: «Si lo hiciera en un ensayo, me llamarían especulador, que me invento las cosas… Pero, si lo haces en una novela, te llaman escritor». No, eres escritor en ambos casos; lo que ocurre es que en el primero intentas dar gato por liebre, vender fantasía como realidad, como hace Sierra en sus libros Roswell: secreto de Estado (1995) y La ruta prohibida (2007) -por citar sólo dos títulos-, y en las decenas de artículos que ha publicado y sigue publicando en las revistas esotéricas.

«La Tierra podrá participar en uno o dos siglos en la confederación cósmica», dice Enrique de Vicente

Enrique de Vicente. Foto: Marcos Vega.«La Tierra podrá participar en uno o dos siglos en la confederación cósmica», anunció Enrique de Vicente, director de la revista Año Cero, hace nueve días en Espacio en Blanco, el programa de Radio Nacional de España (RNE) dedicado a lo paranormal. Las casi dos horas de entrevista a este veterano vendedor de misterios resultan increíbles por la cantidad de alucinantes revelaciones que hace, una detrás de otra, sin dar tiempo al oyente a que recupere el aliento y con la complicidad de Miguel Blanco. Mi conclusión, tras escuchar la entrevista, es que De Vicente es incapaz de diferenciar ficción de realidad y cree que vivimos en un universo mezcla de los de Star wars, Star trek, Men in black, Stargate, El señor de los anillos, Ultimátum a la Tierra y lo que se tercie. Quizá sea la consecuencia inevitable de décadas de inmersión acrítica en el mundo alternativo de los platillos volantes y los poderes paranormales.
Supe de la entrevista a De Vicente en Espacio en Blanco gracias a un mensaje en Twitter del filósofo Eduardo Robredo Zugasti, autor de La Revolución Naturalista, en el que contaba que el director de Año Cero nos convertía en socios del club galáctico en un par de siglos. Di por hecho que no se trataba de una broma, le pregunté dónde había dicho nuestro protagonista tal bobada y Robredo Zugasti me contó que en la radio pública. Así que me fui a la web de RNE, me baje los audios de la entrevista -emitida el 18 de diciembre- y los escuché. Ahora puedo decir con conocimiento de causa que la llamativa afirmación que da título a esta anotación es sólo una tontería más en un discurso plagado de ellas. Les recomiendo que, aunque voy a hablar aquí de los mejores momentos, escuchen ustedes la entrevista para hacerse su propia idea de lo que financian con sus impuestos.
ADN de diseño extraterrestre
De Vicente mete en el mismo saco las declaraciones de la esposa del primer ministro japonés en las que dice que ha sido abducida, el auge de los avistamientos de ovnis y de la ufología en China, que el 20% de la población mundial creen que los extraterrestres están entre nosotros, el anuncio de Julian Assange acerca de información sobre ovnis en poder de Wikileaks, la desclasificación de documentación secreta acerca de casos de platillos volantes por varios Gobiernos, el caso Roswell… Se coge todo eso, se mezcla sin ningún criterio y ya tenemos macroconspiración. ¿Por qué sigue el mundo como si nada? «Porque el estado de hipnosis es completo y porque, además, asumimos nuestra propia estupidez», dice De Vicente, quien sostiene que, «en toda la historia de la ciencia, no ha habido tanta revolución [sobre las pruebas de existencia de vida extraterrestre] como la que ha habido este año». Menos mal que él mismo reconoce que en Internet hay «cantidad de pirados» diciendo tonterías, aunque añade que también hay muchos desinformadores sembrando la confusión y la duda.
Para el director de Año Cero, lo que podría anunciar Barack Obama no es que nos estén visitando naves alienígenas porque eso supondría una revolución, sino que «se han descubierto una serie de secuencias en el ADN que sugieren una programación original extraterrestre». A John F. Kennedy se lo cargó el Gobierno estadounidense en la sombra, según De Vicente, y el caso Roswell es cierto «sin ninguna duda» porque él y Javier Sierra lo han «investigado muy a fondo». Dice este ufólogo que, en los altos niveles de los grupos que en realidad gobiernan el mundo, hay alienígenas y «otros tipos de criaturas incomprensibles, ultradimensionales». A él, no le cabe ninguna duda de que somos fruto de una sucesión de experimentos genéticos extraterrestres y cita en apoyo de esta idea a Richard Dawkins, quien «dice que la vida pudo llegar [a la Tierra] a bordo de una nave espacial», como también sostiene Francis Crick.
Como casi siempre cuando se refiere a hechos reales, De Vicente cuenta sólo la parte de la realidad que le conviene, porque Dawkins nunca ha dicho lo que dice él que ha dicho. Lo que el biólogo dijo una vez, en respuesta a una pregunta lanzada por el creacionista Ben Stein, fue lo siguiente:

Ben Stein: ¿Cree usted en la posibilidad de que el diseño inteligente pueda llegar a ser la respuesta a algunas cuestiones de la genética o la evolución?

Richard Dawkins: Bueno, podría ocurrir del siguiente modo. Podría ser que en algún momento antes de ahora, en algún lugar del Universo, una civilización evolucionara, probablemente mediante mecanismos darwinistas, a un nivel tecnológico muy avanzado y diseñara una forma de vida que podía sembrar quizás en este planeta. Ésta es una posibilidad, una intrigante posibilidad. Y supongo que sería posible que usted pudiera encontrar pruebas de ella si buscara en la bioquímica, en la biología molecular, la firma de algún tipo de diseñador.

¿Qué entienden ustedes? Yo no entiendo que Dawkins respalde la idea de la panspermia dirigida, sino que dice que, si ese escenario de panspermia dirigida fuera real, deberían encontrarse en nuestro ADN pruebas de ello. Pero, claro, Enrique de Vicente siempre se queda sólo con la parte del discurso que le conviene, quitando condicionales y peros para presentar al campeón mundial del ateísmo como alguien convencido de que nos crearon en laboratorios alienígenas.
Puertas estelares
«El más antiguo monumento megalítico, Newgrange, es aparentemente como un platillo volante y, el 21 de diciembre, el Sol penetra por un túnel de 19 metros y va a impactar sobre una pared en la que hay una espiral. Y activa esa espiral. Eso es lo que, si Dios quiere, va a ocurrir este año. Se va a activar la espiral que activará la energía telúrica en Europa», dice De Vicente. Según él, eso va a plasmarse en una apertura de las puertas del cielo que permitirá «que entre la luz en este mundo de oscuridad y de tinieblas que ha sido la cárcel que llamamos la Tierra». Citando fuentes anónimas o abiertamente charlatanescas, como Michael Salla, uno de los impulsores de la exopolítica, aboga por un inminente anuncio de que hay vida inteligente extraterrestre, hay alienígenas en contacto con nosotros, y la mayoría de los visitantes son amistosos.
De Vicente sostiene que dos círculos del cereal aparecidos en Reino Unido contienen en clave una cuenta atrás para la apertura de puertas dimensionales de aquí a 2012. Cuando se enteró de eso, nuestro protagonista empezó a «enlazar cosas» y llegó a «conclusiones tremendas» después de realizar un «trabajo energético en Chartres», donde conoció con un misterioso individuo que le dijo que se iban a activar «una serie de puertas a las estrellas». «Y me dijo: «No sólo a las estrellas; a otras realidades»». El momento sería cuando ocurrieran una serie de acontecimientos «en los lugares regidos por el rey Salomón y la reina de Saba», Israel y Yemen, que, según De Vicente, han empezado a suceder. Y ya se ha activado el vórtice energético de Yemen. «La gran puerta de entrada» de la luz está en Irak, dominada por quienes controlan el Gobierno de Estados Unidos, y una puerta de acceso a Shamballa, «donde vive el Gobierno espiritual de la Humanidad», está tomada por los talibanes, «que manejan magia negra sin saberlo», según este ufólogo.
De Vicente atribuye la construcción de esas puertas estelares a dioses egipcios como Horus y Set, que, en realidad, fueron visitantes extraterrestres. ¿No les suena? En esta delirante historia alternativa sólo falta decir que los dioses egipcios eran en realidad los goa’uld de la franquicia de ciencia ficción Stargate, cuyo eje argumental son las puertas dejadas en la Tierra por extraterrestres que permiten viajar instantáneamente por la galaxia. En el caso que nos ocupa, «al otro lado de esos portales, hay seres tratando de ayudar a la Tierra». «La apertura de esas puertas va a suponer que haces de luz empiecen a llegar a este planeta. Es el descenso del plano supramental sobre la Tierra», explica De Vicente, que, para curarse en salud, dice que los cambios no serán repentinos, sino que se prolongarán en el tiempo. O, lo que es lo mismo, que seguirá reinterpretando la realidad a su gusto y predicando patrañas de este tipo hasta que tenga fuerzas.
Disfruten de la hora y media de una entrevista que no es, aunque lo parezca, una inocentada. (Iba a publicar esta anotación mañana, pero lo hago hoy para no que quede ninguna duda de eso.) Pero no la escuchen de un tirón ni, por favor, busquen lógica alguna en el discurso del director de Año Cero. Y tengan en cuenta que Enrique De Vicente y otros usan como altavoz para sus tonterías la radio pública, convertida en un aspersor de irracionalidad gracias a profesionales como Miguel Blanco.

Del descubrimiento de Gliese 581g al primer contacto con extraterrestres y el fin del mundo de 2012

Gliese 581g es el primer planeta extrasolar de masa terrestre descubierto en la zona habitable de una estrella, el anillo en el cual es posible la existencia de agua líquida en la superficie de un mundo. Su hallazgo por parte de astrónomos estadounidenses, publicado en el Astrophysical Journal, supone un hito en la búsqueda de planetas como el nuestro. A 20,5 años luz, gira alrededor de una enana roja de la constelación de Libra, tiene entre 3,1 y 4,3 masas terrestres, y un radio entre 1,2 y 1,5 veces el de nuestro planeta. Su detección es importante porque apunta a que la existencia de Tierras y Supertierras en las zonas habitables de otras estrellas es algo común y, por consiguiente, es posible que la vida ahí fuera sea algo habitual. Claro que una cosa es que Gliese 581g sea potencialmente habitable y otra diferente que acoja vida, aunque sea microscópica, algo de lo que no hay ninguna prueba.
Recreación de la apariencia de Gliese 581g. Imagen: Lynette Cook.
En la última semana, algunos han emprendido una carrera hacia el absurdo basándose en opiniones de científicos demasiado entusiastas, bulos divulgados por ufólogos, espectaculares noticias desmentidas por sus protagonistas y conspiraciones inventadas. El estado de la cuestión sería el siguiente: el anuncio del descubrimiento de Gliese 581g, mundo desde el que hemos recibido un pulso láser de origen inteligente, forma parte de una campaña de concienciación sobre un inminente primer contacto con extraterrestres que tendrá lugar hacia 2012, en coincidencia con la profecia maya, y supondrá el final de la civilización tal como lo conocemos. No me estoy inventando nada. Sólo repito lo que contaron el domingo a sus oyentes Iker Jiménez, Carmen Porter, Santiago Camacho, Enrique de Vicente, Javier Sierra y compañía, en Milenio 3, en la Cadena SER.
¿Cómo se llega a tan extraordinaria conclusión a partir del hallazgo de un lejanísimo planeta que puede, o no, tener vida? Gracias a una mezcla de periodismo de cortar y pegar, sensacionalismo paranormal y conspiranoia.
ET llama a casa
Tal como apunta el astrofísico español Daniel Marín, el primer error lo cometió Steven Vogt, líder del equipo autor del descubrimiento, al decir en una rueda de prensa el miércoles de la semana pasada: «Personalmente, dada la ubicuidad y la propensión de la vida a florecer allí donde puede, diría que mi sensación personal es que las posibilidades de vida en este planeta son del 100%. Casi no tengo ninguna duda al respecto». Yo tampoco de que hizo esa manifestación llevado por el entusiasmo porque por las pruebas, inexistentes, no podía ser. El mal ya estaba hecho, y la vida alienígena de Vogt evolucionó de microbiana a inteligente en cuanto los practicantes del periodismo de cortar y pegar empezaron a hablar de la existencia de una señal inteligente procedente de la enana roja.
Al día siguiente, comenzó a circular por Internet el rumor de que Ragbir Bhathal, un astrónomo de la Universidad del Oeste de Sydney, había detectado hace dos años una señal inteligente enviada desde Gliese 581g. Todo empezó el 9 de mayo de 2009 con un reportaje en The Australian dedicado a la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI, por sus siglas en inglés), que arrancaba contando cómo Bhathal había captado una «señal sospechosa» cinco meses antes y cómo todavía no había podido confirmar su origen inteligente. Seguidamente, el autor indicada que SETI había recibido un impulso por el hallazgo de un mundo rocoso, Gliese 581e. Hasta ahí, todo era normal.
La cosa empezó a desmadrarse siete días después, cuando un blog ufológico publicó una anotación titulada «Astrophysicist discovered ‘suspicious’ alien laser like signal coming from Gliese 581e» (Astrofísico descubrió una ‘sospechosa’ señal láser alienigena procedente de Gliese 581e), uniendo dos sucesos independientes: la supuesta captación de una señal inteligente y el descubrimiento del planeta rocoso. Para entendernos, sería algo así como si, después de leer una columna de cotilleos que contara, en primer lugar, que Javier Bardem empieza el rodaje de una película y, seguidamente, que la duquesa de Alba ha ido al cine, un lector dedujera que el actor está rodando una película con la noble y que se estrenará dentro de poco.
Comparación del sistema estelar de Gliese 581 con nuestro sistema solar. Imagen: Fundación Nacional para la Ciencia.
Copiar y pegar, copiar y pegar, copiar y…
Cuando la semana pasada se anunció el descubrimiento de Gliese 581g, el mismo ufólogo avispado publicó el jueves en su blog otra anotación, titulada «Alien laser signal Gliese coming from a habitable planet, star system» (La señal láser alienígena de Gliese procede de un planeta habitable), en la que cita el nuevo mundo junto con la presunta señal extraterrestre. Al día siguiente, The Daily Mail publica una información, según la cual Bhathal vio «hace dos años un misterioso pulso de luz procedente de la misma dirección que la segunda Tierra recién descubierta». Y se arma la marimorena.
Desde el lunes, se han sucedido en la web titulares del estilo de «Astrónomo asegura que recibió señal inteligente desde planeta potencialmente habitable», «Planeta emite señales de vida», «Astrónomo dice haber captado señales de vida en otro planeta», «ET llamando a casa», «¿Se recibió en 2008 una señal inteligente de Gliese 581g?»… A pesar de lo trascendente de la noticia, los autores de este tipo de textos se han limitado a beber de The Daily Mail y, por eso, han vendido a sus lectores gato por liebre, rumores inventados por un ufólogo como hechos reales.
Portada del 'blog' del ufólogo en la que el autor advierte que 'The Daily Mail' ha copiado su 'exclusiva'.
Tengo que reconocer que me sorprendió descubrir el origen de todo este castillo de naipes y que sólo me puse a rastrearlo después de que un amigo me alertara en Facebook de que se había hablado del asunto en Milenio 3 con el rigor marca de la casa. De que el mensaje alienígena muy posiblemente no sea era tal -Bhathal no ha descartado el origen natural del pulso láser- y, en cualquier caso, no procede del entorno de la estrella Gliese 581, me enteré través Daniel Marín. Tras leerle, decidí que no hacía falta que yo escribiera sobre el asunto, ya que él decía lo esencial; pero empecé a tirar del hilo y descubrí al final el blog del ufólogo que la ha liado, que ayer destacaba en su portada que The Daily Mail se había hecho eco de su exclusiva. Y ya, después de oír a Iker Jiménez y los suyos, me pareció que el episodio era demasiado delirante como para ignorarlo. ¿Pero qué dijeron el capitán y los tripulantes de la nave del misterio el domingo en la Cadena SER?
Preparándonos para el primer contacto
El disparatado cóctel que se sirvió a los oyentes de Milenio 3 es la mejor prueba del rigor de quienes hacen ese programa. Jiménez y sus colaboradores no sólo daban por cierto que hemos recibido una señal inteligente de Gliese 581g, sino que además aseguraban que el desmentido de la ONU de que vaya a nombrar una embajadora ante los alienígenas y las declaraciones de Stephen Hawking sobre el riesgo de hacernos notar y que haya por ahí extraterrestres violentos pueden formar parte de una campaña de concienciación ante un inminente contacto.
Joseph Allen Hynek y Jacques Vallée, en los años 70.Carmen Porter se inventaba que Bhathal había confirmado que la señal láser de Gliese 581g era algo extraño, «que parecía una llamada o una respuesta a esos mensajes que habíamos mandado desde la Tierra», y lo vinculaba con la reciente desclasificación de información sobre ovnis por algunos Gobiernos. Enrique de Vicente sacaba a colación declaraciones de Paul Davies, Stephen Hawking y Martin Rees -a veces, malinterpretadas por los medios-, vinculando las afirmaciones de estos científicos con sus obsesiones como sólo sabe hacerlo él. Javier Sierra recordaba la cruzada emprendida a finales de los años 70 por el entonces primer ministro de Grenada, sir Eric Gairy, quien intentó que la ONU estableciera un comité ovni con el apoyo de los ufólogos Joseph Allen Hynek y Jacques Valle, y daba crédito a la afirmación de varios ex militares y conspiranoicos de que los platillos volantes han llegado a desactivar misiles nucleares. Y Santiago Camacho ponía la guinda diciendo: «A mí, en las proximidades de 2012 todo esto me da un poco de repeluco. Un anuncio como éste es el fin del mundo, al menos, el fin del mundo tal como lo hemos conocido hasta ahora».
Lo mejor, no obstante, es que, si quieren hacerse una idea real de hasta dónde llegaron los citados, escuchen este audio a partir del minuto 18:

Ya ven: un periodista escribe un reportaje sobre SETI, un ufólogo lo malinterpreta, otro periodista copia dos años después la fantasía del ufólogo y la revende como conectada con un hallazgo reciente, otros periodistas copian al periodista copión y unos vendedores de misterios acaban vaticinando que está próximo el día que veamos cara a cara a ET y, como profetizaron los mayas, llegue el fin del mundo tal como lo conocemos. De locos, ¿no?