Las revistas científicas, en ‘Hoy por hoy’

Pablo González Batista, J.M. Mulet y yo hablamos el miércoles de las revistas científicas, en la vigesimoprimera entrega de la temporada de mi colaboración en Hoy por hoy, en la Cadena SER.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. El problema de las revistas en general y las grandes en especial es que son eso, revistas y lo que importa son los índices bibliométricos. Estos suelen estar correlacionados (bastante además, pese a los agoreros) con los índices de calidad metodológica, o más bien la calidad metodológica a secas.

    El problema es que esto sólo es cierto en cuanto a revistas, no aplica a artículos, por lo tanto debes analizar uno por uno y ver si es de calidad o no. En las revisiones sistemáticas por ejemplo, la revista donde han sido publicados los artículos incluidos ni se tiene en cuenta.

    El gran problema es que para analizar la calidad de un artículo hay que saber bastante de metodología y estadística, cosa que no se explica a un nivel aceptable ni siquiera en algunos doctorados (mucho menos en la Universidad o máster y por supuesto absolutamente nada en niveles más bajos), más bien te toca hacer cursos adrede para aprender y leer muchos libros por tu cuenta.

    Ya por último, como habéis apuntado, ni siquiera esto te garantiza nada. Alguien que sepa de metodología y estadística puede colar un estudio inventado y que hasta que a alguien no le de por comprobarlo es imposible saber si es cierto. Pero es lo único que tenemos, y pese a la mala calidad metodológica generalizada, las correlaciones espúreas y el abuso de análisis intragrupos por no obtener significatividad (con paradoja de Simpson incluída) y los contínuos artículos señalando que la mayor parte de lo publicado es falso, la realidad indica lo contrario, al final son pocos los artículos retractados y muchos los reproducibles.