4 comentarios

  1. Por favor Luis Alfonso… Eres un demagogo. Lo que hacían nuestros antepasados no era modificación genética. Es selección artificial. No se añaden proteínas para hacerlos resistentes a la humedad, plagas…
    Greenpeace se plantea problemas ecológicos no identificados derivados de la liberación de transgénicos al medio ambiente.
    Culpar agreenpeace de la ceguera por la hambruna es rastreo, hipócrita y erróneo…
    Eso si, me alegra que la palabra de los científicos resuene en la sociedad pidiendo cambios que mejoren la situación actual. Lástima que esas voces no se escuchen en contra de los vehículos de combustible fósil, ni para exigir un cambio de paradigma en los consumos de energía… Un saludo

    1. «(…) Lo que hacían nuestros antepasados no era modificación genética. Es selección artificial. No se añaden proteínas para hacerlos resistentes a la humedad, plagas…»
      Mediante la selección artificial (SA) se modifica una parte del conjunto de genes de un ser, por eso mediante la SA se producen especies con características distintas, que proceden de los genes, seleccionándose aquellas que se consideran favorables, es selección de combinaciones nuevas de genes, es modificación genética.
      Una mazorca de maíz más grande o un perro con patitas cortas han sido seleccionados por ese rasgo fenotípico que se deriva de su genoma.
      Los genes no son proteínas, las codifican. Como dice LAG, se habla de trans-génicos cuando los genes no proceden de especies cercanas, son trans-genes (recordemos que toda la vida está relacionada, por eso compartimos genes con la levadura del pan, quizás un 25%). La diferencia con la modificación genética tradicional es que una planta por ej. puede ser modificada con genes de animales, virus o bacterias, además de otras plantas.
      Es común pero confuso llamar transgénicos a todos los OMG, ya que la segunda categoría es mayor. El método tradicional proporciona OM en sus genes, sin ingeniería genética (G) y genes trans.
      Mis dos centavos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *