Pablo Iglesias fomenta la histeria electromagnética en el Parlamento Europeo

Pablo Iglesias y Estefanía Torres, eurodiputados de Podemos, han pedido a la Comisión Europea en el Parlamento Europeo el «reconocimiento integral de la electrohipersensibilidad» en un documento que dice:

El pasado 24 de junio se celebró un año más el Día Internacional contra la Contaminación Electromagnética. En este sentido, tanto el Parlamento Europeo (en 2008 y 2009), como otros estamentos -la Agencia Europea del Medio Ambiente (desde 2007 hasta la actualidad) o la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (en 2015)- han elaborado sucesivas resoluciones.

Sin embargo, los lobbies han boicoteado en el Comité Económico y Social Europeo (CESE) un dictamen proteccionista en defensa de la salud que incluía reivindicaciones y llamadas de alerta recogidas en las resoluciones referidas con anterioridad y el reconocimiento básico de los derechos de las personas electrosensibles. Esto está actualmente siendo investigado a través de la defensora del Pueblo por si se estuviera produciendo un conflicto de intereses. Asimismo, los comités científicos, como el Comité Científico de los Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados (CCRSERI), tienen una evidente falta de independencia y neutralidad.

¿Va la Comisión a tomar medidas para solucionar dicho boicot, así como para solucionar la desprotección y vulnerabilidad infantil ante el despliegue de tecnologías inalámbricas en el ámbito educativo?

Sólo por aclarar las cosas, el 24 de junio es tan Día Internacional contra la Contaminación Electromagnética como el 2 de julio, Día Mundial Ovni. Ambas conmemoraciones no son oficiales: la primera se la han inventado quienes viven de extender el pánico a las ondas de radiofrecuencia para hacer negocio; la segunda, ufólogos. Así que, siguiendo la lógica de apoyarse para una medida política en un día mundial inventado por cualquiera, Pablo Iglesias y Estefanía Torres podían pedir a la Comisión Europea que propiciara el establecimiento de relaciones con los tripulantes de los ovnis. Más grave es, no obstante, su demostración de ignorancia científica.

No hay ninguna prueba de que la hipersensiblidad electromagnética exista fuera de la cabeza de los enfermos y más allá los intereses de quienes hacen negocio del miedo. No hay ninguna prueba de que las ondas de telefonía provoquen cáncer ni ninguna otra dolencia. Ése es el consenso científico, que se basa no en acuerdos subjetivos, como el político, sino en la evidencia teórica y experimental acumulada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) -que ha redactado varios esclarecedores documentos sobre campos electromagnéticos y salud pública– admitió en diciembre de 2005 que hay personas que dicen sufrir problemas de salud por su exposición a los campos electromagnéticos y que los síntomas son no específicos (enrojecimientos de la piel, sensación de quemazón, fatiga, palpitaciones, náuseas…), aunque pueden llegar a resultar discapacitantes. Pero concluyó que “no hay bases científicas para vincular la hipersensibilidad electromagnética con la exposición a los campos electromagnéticos”.

Es lo que dice hoy en día la ciencia, después de miles de estudios. Hay cosas que todo político debería saber respecto a este tema, pero parece que es más rentable, políticamente hablando, dar la espalda a la ciencia y abrazar la superstición y la tecnofobia..

La única conspiración en el caso de las emisiones de radiofrecuencia está en la mente de las víctimas de una serie de organizaciones pseudocientíficas que fomentan histerias interesadamente, ya sean contra las ondas de radiofrecuencia o contra productos químicos inocuos. Inventarse una enfermedad, convencer a la gente de que la tiene, o puede tener, y venderle un remedio inútil es un magnífico negocio. Si no, que se lo digan a quienes venden artilugios para frenar las ondas, ofrecen asesorías legales y medioambientales a supuestos enferemos y les recetan productos naturales. La hipersensibilidad electromagnética es tan real como las posesiones demoniacas y, con su irresponsabilidad y analfabetismo científico, Podemos está fomentando desde el Parlamento Europeo la histeria electromagnética, la anticiencia, el analfabetismo científico y el conspiracionismo. ¿Quién da más?

Entre la derecha meapilas y la izquierda tecnófoba, dan ganas de salir corriendo de este país antes llamado España.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Únete a la conversación

28 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Pablo Iglesias, la ciencia y los opinólogos a sueldo.

    En estos días ha habido muchas reacciones a la reciente solicitud de Pablo Iglesias y Estefanía Torres para que la Comisión Europea reconozca la “hipersensibilidad electromagnética” como enfermedad y para que no ceda a la presión de los lobbies de las telecomunicaciones. Pues bien, lejos de considerarlo una buena noticia (insuficiente aún, pero un paso positivo) una caterva de opinólogos profesionales, que tratan de crear supuestas verdades entre el gran público, ha reaccionado con virulencia. La dimensión que está cobrando el ataque propagandístico genera la obligación ética de contestar y de contrarrestar su discurso único.
    Los protagonistas de tan desafortunada reacción escriben desde una supuesta superioridad que les otorga su, de nuevo supuesta, formación científica. Bien, lo primero que hay que aclarar es que si tal formación fuera cierta y/o adecuada habrían investigado algo más, y no exhibirían ese supino desconocimiento de la literatura científica sobre el tema; en el caso de que se trate de ignorancia, claro, y no de una vergonzante adscripción mercenaria a intereses crematísticos. Como decir falsedades, intencionadamente o no, es gratuito, ellos no necesitan mencionar ninguna fuente. Remitimos nosotros a algunas (no muchas para no abrumar al lector) que son bien representativas y que comprendían muchas más:
    -en primer lugar, a los resultados del Proyecto Reflex (http://ec.europa.eu/research/rtdinfo/46/01/print_article_2943_es.html) uno de las investigaciones más importantes llevadas a cabo, en la que participaron 12 laboratorios de 7 países. Después de varios años de trabajo, la más impactante y contundente de sus conclusiones fue que determinadas emisiones resultan ser genotóxicas.
    -en segundo lugar, a las conclusiones del informe Bioinitiative. En este caso se trata de un estudio secundario, esto es, basado en los datos de más de 1500 estudios, que fueron sintetizados en unos 600 folios y que dieron lugar incluso a una declaración y, en cierto modo, a un posicionamiento, del propio Parlamento Europeo: http://bioinitiative.org/freeaccess/report/docs/report.pdf)
    -en tercer lugar, a dos textos más breves, accesibles y sencillos que fueron elaborados también para sintetizar algunas informaciones sobre el tema y compendiar los resultados de los estudios, ofreciendo enlaces a algunos de los principales: uno realizado por quien firma (http://arainfo.org/wordpress/wp-content/uploads/2014/06/LA-CONTAMINACI%C3%93N-ELECTROMAGN%C3%89TICA.pdf) y otro el elaborado para la Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electromagnética por el colectivo gallego de la APDR (Asociación Para la Defensa de la Ría de Pontevedra), en Octubre de 2010, dirigido especialmente al ámbito educativo pero con validez general. (se peude consultar en la página escuelasinwifi.org)
    En la actualidad contamos con cientos de declaraciones y miles de estudios científicos. Destacamos algunas conferencias y declaraciones de todo el mundo emitidas desde 1998, en la línea del principio ALATA (“tan bajo como la técnica permita”, por sus siglas en inglés), que han llamado a aplicar el principio de precaución con límites y criterios más restrictivos ante la abrumadora evidencia de los efectos no térmicos de la radiación no ionizante en todas las frecuencias: 1998: Viena; 2000: Salzburgo, Roccaraso; 2002: Alcalá de Henares, Catania, Friburgo, 2004: Bamberg, Maintal; 2005: Lichtenfels, Helsinki, Haibacher, Pfarrkirchner, Freienbach, Lichtenfels, Hof; 2006: Benevento; 2007: Londres, Venecia; 2008: Herberman, RNCNIRP (Rusia); 2009: París, PortoAlegre, RNCNIRP (Rusia); 2010: Copenhague.
    Lo segundo que hay que apuntar es que quienes presumen de científicos no deberían exhibir la prepotencia de la que hacen gala, (impropia de científicos de verdad), por la cual se permiten decir que tal vez Pablo Iglesias y, por extensión, todos los que denunciamos la existencia de una altísima, y creciente, contaminación electromagnética no estudiamos en el instituto siquiera el espectro electromagnético. Veamos. Quizá los opinólogos desconozcan la cualificación de quienes han elaborado y elaboran los estudios existentes, (que, repetimos, se cuentan por miles), y tal vez deseen informar sobre el espectro electromagnético a investigadores de referencia como Olle Johansson, Profesor de Neurociencias en el Instituto Karolinska (Suecia). O, ya en nuestro país, al doctor Bardasano, director del Instituto de Bioelectromagnetismo «Alonso de Sta. Cruz» e investigador de la Universidad de Alcalá de Henares, cuyos estudios, por cierto, sobre los efectos de determinados campos sobre la glándula pineal (y en particular sobre la secreción de melatonina) son reconocidos en buena parte del mundo, aunque no tanto aquí… Se atreverían incluso a enseñarles a sumar dos más dos, pero me da que no son éstos últimos quienes lo necesitan…
    En tercer lugar, el azote de “conspiranoicos” tiene un pequeño problema de cultura política y también de proyección psicológica. No sólo niegan las investigaciones (miles, ¿lo dijimos ya…?) sino que además explican determinadas denuncias en base a espurios intereses de gentes que ofrecen remedios para la electropolución. Cierto que hay aprovechados, como en todos los ramos, que intentan vender dispositivos ridículos; tan cierto como que hay ingenieros y otros especialistas sobre el tema que ofrecen pequeños aparatos bien útiles y sobre todo muy buena información. Pero hacer creer a la gente y, lo que es peor, creerse ellos mismos sagaces descubridores de intereses ocultos por pretender que cuatro tipos que venden pegatinas para ponerle al teléfono móvil son los responsables de este “injustificado alarmismo” es una tomadura de pelo. En fin, esto es todo un insulto a la inteligencia, y supone presentar la realidad invertida. Las todopoderosas empresas de telecomunicaciones, y no los vendedores de pegatinas, sí tienen un enorme poder de coerción, y condicionan sobremanera las políticas comunitarias y particularmente las del Estado Español. De hecho, tal como antes comentábamos, la contundencia del informe Bioinitiative obligó al Parlamento Europeo a sendas declaraciones (Resolución del Parlamento Europeo, 04.09.08 Resolución del Parlamento Europeo, 02.04.09) llamando a respetar el principio de precaución, sistemáticamente violado en este caso, y a imponer medidas más restrictivas a las compañías. Sin embargo, como ocurre en el caso de los transgénicos, España es el paraíso de las corporaciones, que promueven los cambios legislativos a su antojo, de modo que, mientras en Europa se avanza en materia de seguridad en el tema y se promueve la conexión con cable (más segura tanto para la salud como para la protección de datos), en nuestro estado asistimos a un lamentable todo vale.
    Por el contrario, hay muchos países que establecieron límites más estrictos de emisión de radiofrecuencias que los de la Recomendación de 1999 de la CE (niveles criticados por la Agencia Europea de Medio Ambiente y el Parlamento Europeo, como obsoletos y no protectores especialmente de los grupos sensibles). Afortunadamente, y pese a que dibujen a Pablo Iglesias con una irónica capa de guerrero intergaláctico, son nuestros “columnistas-divulgadores” los que, dando crédito a las informaciones y a los “estudios” que las propias empresas de telecomunicaciones promueven, nos protegen heroicamente de las histéricas peticiones del político.
    Por cierto que la “histeria” a la que aluden los opinólogos también merece un pequeño apunte. No sé en qué mundo, en qué ciudad vive esta gente; es un territorio sin duda curioso. Otros, sin embargo, vivimos en ciudades en las que hay WLAN (que es como se llama realmente el tipo más frecuente de red inalámbrica de área local, y no “Wi-Fi” que, como seguro saben de sobra tales “científicos”, es una marca comercial de WiFi Alliance, simplemente la más conocida de las que emiten en el estándar 802.11) por todas partes: en casi todos los bares, en bibliotecas, en centros educativos, en autobuses y trenes… Vivimos en urbes en las que es difícil que al menos la mitad de la gente del autobús urbano no esté conversando con el móvil o utilizando programas de mensajería; en las que incluso es probable que esa misma gente lo vaya haciendo mientras anda por la calle, casi hipnotizada por su smart phone; en las que grupos de amigos o incluso parejas estén absorbidos por la pantalla de su 4G en lugar de hablar con la gente que les rodea… Ciertamente, nos cuesta ver el “histerismo” al que se refieren…
    Hace algunos años, quisimos añadir al término “electrosensible” el de “electroconsciente” para designar a aquellas personas que, incluso siendo menos sensibles o estando menos afectadas que otras, sí identificaban determinados campos como una (evidentemente, la inmensa mayoría de las dolencias tiene un origen multicausal) de las causas de deteminados malestares. Por otro lado, quienes jamás han sido informados de una posible influencia causa-efecto de este tipo de contaminación, pueden tener afecciones incluso más graves, pero no ser capaces de actuar conscientemente sobre (uno de) los orígenes.

    Debemos aclarar, para acabar, que mantenemos serias diferencias políticas con Pablo Iglesias y su partido. Esto no se trata de una defensa del tal formación, sino de una actuación concreta que, como decimos, nos parece un paso positivo pero insuficiente. Tal como hemos demostrado, en general en Europa se está en un punto más avanzado que en el Estado Español, y realmente se queda corto lo que reclama el europarlamentario. La actuación en nuestro propio país, y, en primer lugar, con campañas informativas serias para un uso responsable y consciente de los nuevos dispositivos de comunicación inalámbrica, es muy necesaria y urgente.
    Mientras tanto, seguirá habiendo gente que, por ignorancia o por inconsciente desidia, siga sin dormir bien, con afecciones musculares, con arritmias o rodeado de conocidos que hayan desarrollado algún tipo de tumor, pero que no quieran renunciar a utilizar ciertas tecnologías de según qué modo. El uso y el consumo responsable, la conciencia personal y social y la voluntad de conocer serán, como siempre, buenos antídotos contra esa “enfermedad”. Contra la soberbia (y/o el soborno) de los opinólogos, mucho nos tememos, todavía no hay remedio.

    1. ¿No hay versión lite? La retórica inundadora no constituye prueba de hechos, salvo de la contumacia. Tampoco las declaraciones políticas. «miles de estudios científicos» ¿? para acabar citando al mismo puñado desacreditado o insuficiente*. Y la otra parte, que suelen olvidar: sin explicar por qué hay miles que no encuentran esos daños, es decir sin suponer malignas e imposibles conspiraciones. O por qué no se refleja en los datos epidemiológicos…Ya han pasado 11 añitos.

      Por cierto, sí tenemos ejemplos de tecnologías que de forma clara y evidente causan graves daños y se siguen usando: el automóvil privado.

      * «However, the negative repeat experiments suggest that the biological significance of genotoxic effects of RF-EMF reported by the REFLEX study should be re-assessed. »

      Genotoxic effects of exposure to radiofrequency electromagnetic fields (RF-EMF) reported by the REFLEX project are not reproducible.
      Mutation Research/Genetic Toxicology and Environmental Mutagenesis

      http://www.nature.com/news/2004/041220/full/news041220-6.html
      «The most recent news comes from the REFLEX study, a four-year project performed by twelve research groups in seven European countries, whose results were published online this month, although they have not yet appeared in a peer-reviewed journal» Al final, ¿consiguieron publicarlo en una revista seria?

  2. No teneis razón ninguno. Los sesudos científicos aseguran cosas que solamente son teorías y los que aseguran lo contrario ni siquiera establecen una teoría aunque sea pseudocientífica, por ello no tenemos ni puñetera idea de si estas ondas desde la más sosa que va a ritmo de burro cansado hasta las que vibran a lo bestia son inofensivas o perjudiciales. Dentro de 50 años sí se conocerá su inocuidad o perjuicio, cuando nos salgan los problemas a nosotros o a nuestros hijos o nietos, que ya duermen con el aparatito debajo de la almohada.
    Respecto a los neutrinos, su existencia y su manía de atravesarnos como a un pincho moruno tampoco se ha comprobado, es otra teoría.
    Los problemas deben comprobarse, no teorizar sobre ellos. A mí las ondas televisivas me dan sueño porque los programas son más aburridos que un partido de fútbol sin goles. Las ondas de los móviles no sé si me atravesarán con buenas intenciones, pero el otro día mi novia me tiro el móvil a la cabeza y aún tengo un chichón, metí descuidadamente un envase metálico en el microondas y se armó la marimorena, las ondas televisivas, las de los móviles y las de microondas o te duermen o te cascan, eso son las realidades actuales no las teorías a largo plazo.

    1. La palabra teoría, en español como en inglés, tiene dos significados curiosamente opuestos:

      uno como sinónimo de especulación y el otro como conjunto de leyes explicativas de fenómenos.
      No deben confundirse, en teoría …

      RAE
      teoría.
      (Del gr. θεωρία).
      1. f. Conocimiento especulativo considerado con independencia de toda aplicación.
      2. f. Serie de las leyes que sirven para relacionar determinado orden de fenómenos.
      3. f. Hipótesis cuyas consecuencias se aplican a toda una ciencia o a parte muy importante de ella.
      4. f. Entre los antiguos griegos, procesión religiosa.

      Webster dictionary
      theory
      noun the·o·ry \ˈthē-ə-rē, ˈthir-ē\
      : an idea or set of ideas that is intended to explain facts or events
      : an idea that is suggested or presented as possibly true but that is not known or proven to be true
      : the general principles or ideas that relate to a particular subject

  3. Pablito:
    ¿Tienes idea de lo que es la Física Cuántica? ¿y la diferencia con la Química Cuántica?

    a ver si va a resultar que en la carrera que hiciste de Politicas/Filosofia lo estudiaste?

    Habla de lo que sepas, de lo que estés formado y deja de meter la lengua en la mi erda.

    Zapatero no sabia ingles, pero tu parece que sabes demasiado…»eres como el medico liendre, que de todo sabe, y de nada entiende»

  4. Entre su afición desmedida por Juego de Tronos y esto va camino a convertirse en campeón de los frikis…

    Y digo yo, si la contaminación electromagnética es tan malísima, ¿ Por qué no dicen nada de,las ondas de radio y televisión? Ah sí, que algunos a principios de siglo ya lo dijeron ( y de una supuesta radiación /gas de las bombillas de filamento). En definitiva, no es más que el viejo miedo irracional ante lo nuevo actualizado al siglo XXI, que ha acompañado al hombre desde siempre e ilustrado en el famoso pasaje del Fedro de Platón.

    Hasta que no haya evidencias contrastables (y eso no es un video de vimeo o YouTube, ni tampoco valen los argumentos de autoridad, que te veo Cary XD) todo esto no es más que un miedo irracional que no es digno de alguien como Pablo que se erige en el «critico» por antonomasia. Pensamiento crítico no es ser antisistema (ni prosistema) ni oponerse al conocimiento establecido, sino no dar por verdadero nada que no tenga a su favor el peso de la evidencia.

  5. Y que opinará de todo esto Pablo Echenique? http://esmateria.com/2014/05/30/yo-inclino-por-usar-ratoncitos-en-investigacion-para-acercar-una-medicina-humanos/

    El problema es que no tengo claro en que punto sigue esta iniciativa el mandato de sus votantes. Me extraña que sus votantes de clase media alta y con estudios según los sondeos (evidentemente habrá de todo) y usuarios incontinentes del móvil (esto casi seguro todos), pidiendo wifi gratuito en las ciudades, puedan estar en contra de las antenas o del wifi.

    1. Están silenciándolo «democráticamente» saltándose lo que eligen los círculos cuando no dicen lo que «ipse» quiere que digan…

      Ameeeeennnnn

      1. Si, no será que al final los círculos los componen los cuatro más activos que suelen coincidir con los más conspiranoicos y que los españoles somos poco dados a participar o interesarnos activamente (y esta es la clave) en algo durante mucho tiempo.

  6. Magufismo and populismo ,esa filosofia es la que le han vendido al humilde y generoso pueblo espanol , lamentable como una sociedad culta se tiende a los pies del populismo ,ni los extraterrestres si es que existen ,que no lo dudo ,entendenrian semejante lenguaje del magufismo de izquierdas

  7. ahí está vuestro precio como «divulgadores» de la «verdad»: ni la hay, ni la habrá.
    a no ser que os manden lo contrario, claro.

  8. Helena,
    Me pregunto, ¿por qué hay una conexión entre la izquierda y las magufadas?

    Lo mismo podría decirse de la conexión entre la derecha y la Iglesia. En todas partes cuecen habas.

    1. Interesante video Iñaki, sobre todo haciendo hincapié en lo que no se sabe. Se nota también que algunos no loa han visto como (Andaya), y de los que lo han visto de autocritica nada de nada, el negacionismo por sistema.
      Bueno,…ya son cientos las meteduras de patas…., nada nuevo.

      1. Cary Lowel, creo que me has interpretado mal. Sólo digo que quienes creen en cosas sin pruebas («magufadas», decía Helena) suelen considerarse a sí mismos de izquierdas, mientras que quienes creen en otro tipo de cosas sin pruebas (la Iglesia) suelen considerarse a sí mismos de derechas. No defiendo ni a unos ni a otros. Ambas creencias son irracionales, y personalmente prefiero tener pruebas de las cosas.

        Un saludo

      2. No es negacionismo por sistema, es tener en cuenta a especialistas sobre el tema y analizar si los cuatro pelados que andan diciendo que son malísima tienen alguna prueba REAL de lo que sostienen. El análisis y METANÁLISIS (y esto es lo realmente importante, pues de forma aleatoria siempre podremos encontrar desviaciones positivas o negativas de cualquier variable estudiada. Así, que hace falta recurrir a análisis más profundos para distinguir un patrón , que indicaría algo significativo, de lo que no es más que, repito, un desviación normal de todo muestreo. Me explico, si cogemos el conjunto de estudios sobre el cáncer y las ondas microondas podemos encontrar alguno que indica un mayor porcentaje de casos de cáncer, sí. Pero también encontramos entre ellos, casos donde la tasa de cáncer es ¡¡menor!! Lo que no podemos hacer es coger interesadamente SOLO aquellos que parecen indicar una mayor incidencia ignorando al resto (que es lo que hacéis los iluminados). Lo que hay que hacer es coger a todos en su conjunto y ver si hay un patrón. Se ha hecho y NO LO HAY. Es decir, en los diferentes estudios y revisiones sistemáticas sobre el tema, no se encuentra ninguna relación entra las ondas de microondas de WiFi y redes de telefonía y ninguna enfermedad o trastorno ( y en este caso encima, hablamos de una enfermedad imaginaria). Cuando aparezcan entonces hablamos, y no, no me vale la teoría de la conspiración porque sirve como comodín para justificar cualquier cosa, no siendo otra cosa que un «el Scatergories es mío y me lo llevo».

  9. Otro lamentable ejemplo más de la mentalidad gregaria del ser humano.

    Hoy en día, ser de derechas te hace casi automáticamente dudar del cambio climático antropogénico y ser de izquierdas te hace dudar de la validez de los OGM – así, en general – como solución a la sobreexplotación de recursos.

    La palma se la llevan los anti-vacunas, pq han conseguido un mensaje que resuena tanto con la gente de izquierdas (mensaje antifarmacéutico, producto no natural, etc.) como con la gente de derechas (el gobierno te obliga a inyectarte algo…).

    En fin, a seguir promoviendo el escepticismo y el pensamiento crítico pq es la única solución…

  10. Pues yo ya me he ido. España siempre te parte el corazón. Como decía Gil de Biedma, su historia es la más triste, porque termina mal.

    1. «La gente es ignorante», «la campaña de desinformación», «la conspiración»… y todo para no tener que reconocer que lo que les pasa es un simple trastorno mental. A nadie le cuesta aceptar que en un momento dado nuestro cuerpo pueda fallar, pero que le digan que lo que le está fallando es su mente…

      ¿Domoterapeuta? XD

      Como somos eléctricos (que pruebe a enchufarse a la red eléctrica en lugar de comer) significa que las ondas electromagnéticas tal y cual.. Falacias lingüísticas de libro y pensamiento mágico a tutiplén. Sí, sin comentarios.

      Y cierro el video porque en los primeros 5 minutos no oigo más que tonterías, y no, no voy a aguantar hora y media por si en algún momento dicen alguna medioverdad.

  11. Pues sí que dan ganas de irse y fundar un país llamado «Raciociniolandia».
    Me pregunto, ¿por qué hay una conexión entre la izquierda y las magufadas? ¿Por qué si uno quiere políticas de izquierda automáticamente le toca compartir correligionarios con antitransgénicos, seguidores de Pàmies y electrosensibles?
    Me da la sensación de que a mucha gente, cuando empieza a dudar de lo establecido, le llenan el vacío con teorías disparatadas. Por ejemplo, toda esa gente que se declara atea porque la religión es una invención del hombre, y a renglón seguido te cuenta las bondades de tener los chakras equilibrados o de la acupuntura. Porque eso es «sabiduría milenaria».
    En fin, escapa a mi comprensión. Demos gracias por los escépticos.

  12. Se alimentan básicamente de los tontos útiles.
    Y eso que en la cabeza del partido está Echenique. (Que también trata como tontos útiles a los detractores de los transgénicos)