Pollon: el producto homeopático definitivo contra la disfunción sexual

Pollon, el remedio de Adelmar Pharma Gmbh contra la disfunción sexual.Es un producto homeopático de Adelmar Pharma Gmbh, una compañía alemana, y me he enterado de su existencia gracias al físico Alberto Nájera. Se llama Pollon y está indicado contra la disfución sexual tanto en ancianos como en jóvenes, la eyaculación precoz y las “consecuencias del autoabuso (la masturbación)”. Sus ingredientes son diversos compuestos en dosis homeopáticas. Es decir, nada de nada. El precio en Amazon es de 25 dolares más gastos de envío. No es un montaje; es un producto homeopático con todas las de la ley. En un mundo donde a quien vende leche aguada se le persigue, hay un negocio multimillonario de venta de azúcar o agua azucarada a precio de oro. Porque eso es la homeopatía, un timo en toda regla. Hay gente que dice que le funciona. Sí, claro que funciona, pero como la pata de conejo, la pulsera Power Balance y el agua bendita. La realidad es que la homeopatía es nada, y la nada puede matar.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Únete a la conversación

6 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Después de todo es tan irrisorio como cualquier otro “produto” homeoapático, todos son de etiquetas intercambiables. Es lo bueno de la nada.

  2. Un remedio perfecto para aquellos pacientes que no sufren de ninguna disfunción sexual.

  3. En todo caso parece coherente que el pollon homeopático sirva para limitar las “consecuencias del autoabuso”. Veneno cura veneno, aunque difícilmente se puede abusar de un pene diluido 20C, no le sirve ni a una ameba.

  4. Jajajajaja, qué bueno, es tan divertido que cuesta que sea verdad. Pero lamentablemente la gente es muy estúpida. Que podamos permitirnos perder recursos y tiempo en cosas como esta es una de las grandes maravillas de la civilización.