«Las explicaciones de la homeopatía por la física cuántica no tienen nada que ver con la física cuántica», dice Cirac

Juan Ignacio Cirac, en su despacho. Foto: Instituto Max Planck.Juan Ignacio Cirac (Manresa, 1965) lo tiene claro: los vendedores de terapias y remedios milagrosos no saben nada de física cuántica. «Las explicaciones que he visto que dan de la homeopatía a través de la física cuántica no tienen, desde luego, nada que ver con la física cuántica que los físicos cuánticos hacemos», me ha dicho esta mañana en un descanso de ImagineNano 2015, congreso que ha reunido en Barakaldo a 1.100 expertos en nanociencia. Después de hacerle una entrevista sobre su campo de investigación para el diario El Correo, le he pedido al director de la División Teórica del Instituto Max-Planck de Óptica Cuántica (Garching, Alemania) su opinión sobre el uso de lo cuántico que hacen pseudocientíficos y timadores varios.

-Hace tres años, un médico que trabaja para la multinacional homeopática Boiron me dijo que los mecanismos de la homeopatía se encuentran en la física cuántica.

-(Se queda con cara de asombro.) Creo que mi cara lo dice todo, ¿no? No soy ningún experto, pero las explicaciones que he visto que dan de la homeopatía a través de la física cuántica no tienen, desde luego, nada que ver con la física cuántica que los físicos cuánticos hacemos.

-¿El abuso al que someten algunos el adjetivo cuántico es similar al que padece la palabra energía?

-Sí, es lo mismo. Es una palabra que suena a misteriosa, a ciencia… La gente sabe que es algo fiable -que se usa, por ejemplo, en la resonancia magnética nuclear y el GPS-, y entonces parece que cualquier cosa que quieras vender como fiable tiene que ir revestida de física cuántica. Hay gente que me ha dicho: «¿Puede ser esto física cuántica?». La verdad es que no, que la mayoría de las cosas que se anuncian como cuánticas no tienen nada que ver con la física cuántica. En algunos casos, esa relación se hace por desconocimiento, pero otras veces no.

-Simplemente para vender, como las células madre y los genes en los cosméticos.

-Sí. Hay detergentes que tienen quantum… El problema es cuando algo puede provocar daños.

-Sin hacer una búsqueda exhaustiva, he encontrado en Internet dietas cuánticas, curación cuántica, elixires cuánticos, salud cuántica, medicina cuántica integral, energía cuántica… ¿Sabe qué es algo de esto?

-No lo sé. La verdad es que no lo sé. Alguna vez, en alguna entrevista radiofónica que me han hecho, ha participado alguien que representa a alguna de estas medicinas cuánticas y yo no entendía de qué hablaba. Desde luego, no hablaba de física cuántica. Cuando empiezan a hablar de energía positiva y negativa, que entra y sale… Eso no es física cuántica.

-¿Qué le aconsejaría a la gente ante los anuncios de productos y terapias cuánticas?

-Que tenga mucho cuidado porque le pueden estar intentando engañar. No descarto que en algún momento alguien cree un sensor que utilice la física cuántica y lo llame sensor cuántico para conseguir más publicidad. Lo que pasa es que, en los casos que conozco, cuando dicen que utiliza la física cuántica realmente no tiene nada que ver con ella o no saben explicarlo. Cuando uno pide explicaciones a esas personas, queda claro que no saben nada de física cuántica.

-Hablan de una física cuántica que no es la física cuántica.

-Sí, que la llamen terapia trascendental, por ejemplo, pero no cuántica.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Únete a la conversación

7 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Aunque esté de acuerdo con Cirac, no entiendo como puede colaborar con programas como Cuarto Milenio…
    Luis Alfonso, para cuando un post dedicado muy especialmente a los cientificos que colaborar con programas pseudicienficos de forma habitual como este de Iker Jimenez???

    1. Hola, José Luis,

      Cirac fue engañado una vez a ‘Cuarto milenio’ hace años. Lo sé porque hablé con él en su momento. Vive en Alemania y entonces no sabía de qué iba el programa. Aquí tienes lo que me contó cuando hablamos del asunto: https://magonia.com/2008/02/01/la-globalizacion-la-supersticion-y-incultura-espanol/

      Hace tiempo que publiqué una anotación sobre los científicos y divulgadors cómplices de los charlatanes: https://magonia.com/2010/07/05/cientificos-complices-los-traficantes-misterios/
      No descarto volver a escribir sobre el tema.

      Saludos.
      Saludos

    2. Precisamente ahi es donde tienen que ir los investigadores y cientificos serios. Para ir eliminando las tonterias y engaños. Y lo que sea sobrenatural o extraño pues ya veremos pero lo demás sobra.

  2. Hola saludos. siendo un ignorante, pues soy medico, siento que los físicos deben ser prudentes en sus publicaciones y no permitir sensacionalismos con las mismas, es un grado de responsabilidad compartida, no?…..y, … entonces, que pienso de las investigaciones, o teorías de Penrose y Demeroff,? espero este bien escrito. o de las tantas conversaciones y charlas de Punset sobre el Tema son mentirillas sabrozonas para divertir al vulgo? estoy de acuerdo en relación a la medicina, aquí en México el único Cuantum que existe es el cuantum me vas a cobrar por la consulta?….saludos y gracias

  3. Uf, ayer mismo lei de una tipa que usaba la biodescodificación para explicar enfermedades, y también atribuia los poderes de la «bioneuroemoción» (mira que les pone usar palabros para hacer que saben) a la física cuántica. Te lo dejo aquí con donotlink, si quieres flipar un poco.
    http://www.donotlink.com/framed?656811

  4. Vaya, veo que los tradicionales defensores de «energías» y explicaciones «cuánticas » de las prácticas más absurdas no asoman en esta ocasión.