Blasfemia y libertad de expresión, en Hala Bedi Irratia

Koldo Alzola y yo hablamos el jueves pasado en Suelta la olla, en Hala Bedi Irratia, de la blasfemia y el derecho a la crítica de las creencias, en la tercera entrega del curso 2014-2015 de Gámez over, intervenciones que también emiten Eguzki-Pamplona, Uhinak (Ayala), Txapa (Bergara), Eztanda (Sakana), Arraio (Zarautz), Zintzilik (Orereta), Itxungi (Arrasate), Kkinzona (Urretxu-Zumarraga) y Txindurri Irratia (Lautada).

4 comentarios

  1. Estaria bien que también se fuese tan tolerante para decir lo que se quiera y como se quiera en otras ocasiones (como por ejemplo el colectivo homosexual, el cual -por cierto- puede disfrazarse de lo que quiera en sus marchas de «orgullo» pero que nadie diga nada que ellos puedan considerar ofensivo).

    1. Estás comparando declaraciones que atentan contra la dignidad de personas reales con criticas de creencias que en si mismas no existen ni sienten ni padecen.
      Que comparéis ambos fenomenos dice mucho del sentido de la moral y decencia de muchos de vosotros.

  2. Guste o no la publicación o esa viñeta concreta, Charlie Hebdo es un semanario satírico [irresponsable «reza» en su portada], como tal pertenece a un género literario [sátira] de larga tradición europea de crítica irreverente y descarnada [característica fundamental] de vicios y estupideces incorporadas en ideas, hechos, instituciones o sociedades.
    Y también cometidos por personas concretas, de relevancia pública. Crítica cruda, con límites pero dentro de la libertad de expresión que enlaza con la de pensamiento y la posibilidad [política] de pensar el cambio al mostrar los defectos.
    Es fácil encontrar ejemplos: Aristófanes se burló en Las Nubes [-423] de las enseñanzas de Sócrates y los sofistas por unas monedas. Pantagruel y Gargantúa de Rabelais [1532-1534]. El Quijote [1615], sátira menipea, distinta de la basada en ataques personales, igual que A modest Proposal [1729], Swift propone que los ricos se coman a los niños de los pobres.
    Modernamente y dirigidas a personajes públicos, El Gran Dictador [1940] que quizás no se pudiera haber realizado después de conocer los crímenes del nazismo. La vida de Brian [1979], la caricatura Kissinger screws the world [1984] de David Levine, y recientemente El Rey retoma sus actividades, portada de El Jueves.
    http://cultura.elpais.com/cultura/2015/01/14/babelia/1421260399_642738.html
    http://www.mirror.co.uk/news/uk-news/charlie-hebdo-cartoons-political-force-4945609

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *