La Universidad del País Vasco acogerá un congreso de reiki, zahorismo y cirugía astral aplicados a la medicina

Si la razón no lo impide, la Universidad del País Vasco (UPV) acogerá, en el campus de Guipúzcoa en junio de 2015, el cuarto congreso de la Asociación de Médicos, Terapeutas y Sanadores (Amys), entidad que reúne a todo tipo de practicantes de pseudoterapias, desde curanderos hasta médicos, pasando por espiritistas y creyentes en la energía de las pirámides. “Somos energía que se transmite por química. Cuando una emoción transita de forma anómala en un paciente puede originar un bloqueo que si se enquista puede ser el origen de una enfermedad, una inflamación, un quiste o incluso una tumoración”, decía Francisco Barnosell, médico y presidente de la Amys, en “La Contra” de La Vanguardia en enero de 2013. Barnosell ha estado hace unos días en San Sebastián como miembro del comité organizador, y él y sus colegas han sido recibidos por el alcalde, Juan Karlos Izagirre, a quien han pedido que declare “de interés para la ciudad” un encuentro que, para mí, rivalizará en irracionalidad con el veraniego Salón del Esoterismo donostiarra, con el agravante de que se celebrará en la UPV. ¿Creen que exagero? Pues, juzguen ustedes a partir de algunas perlas que ha soltado en los últimos años este profesional de la sanidad:

-“Los médiums (y he encontrado de todo tipo: gente increíble, charlatanes y mangantes) tienen capacidad para acceder a los archivos akásicos, donde se supone que está toda la información de la humanidad” (La Vanguardia).

-“Como médico, para mí lo más incomprensible son las sanaciones a distancia: éramos unas quince personas meditando y enviando energía a otra en coma por un ictus cerebral y que estaba a 10.000 kilómetros. Salió del coma durante la sanación” (La Vanguardia).

-“No tendría que ser noticia que un agricultor [se refiere al ecoterrorista y pseudomédico Josep Pàmies] explique las bondades sanitarias de las plantas a los médicos. Es una lástima que todo lo que él sabe no se explique en las universidades de Medicina. Yo no lo llamaría un revolucionario, sino más bien un pionero de la medicina del futuro, donde tienen que tener cabida profesionales de distinta índole: arquitectos, geólogos, radioestésicos, ingenieros, terapeutas, bioenergéticos, etc.” (Asociación Vida Sana).

Entrevista a Francisco Barnosell publicada en 'El Diario Vasco'.Barnosell abraza todas y cada una de las pseudoterapias, y quiere meterlas en la sanidad. Cree en el zahorismo -lo llama geobiología-, el reiki, la astrología, la sanación con piedras -“que funciona muy bien con enfermedades psicosomáticas porque rescinde los bloqueos emocionales”-, la risoterapia, la codificación, la sanación dimensional, la sanación álmica, la cirugía astral, las constelaciones familiares, los chakras, la medicina cuántica, las sanaciones a distancia… Invéntese una terapia alternativa, y él se la tragará feliz. “Yo he contado 187 técnicas, aunque hay hasta 300, pero el resto son mezclas, y la mayoría no son demostrables. Se demuestran con resultados en pacientes, con su mejoría, pero no hay una prueba que lo corrobore”, dice en una entrevista publicada por El Diario Vasco con motivo de su visita a san Sebastián. Por supuesto, como otros miembros de su gremio, no duda en culpar al enfermo -a sus emociones, por ser más concreto- de cualquier mal: “Por ejemplo, un paciente con un problema en la espalda, en una vértebra. El tratamiento básico y clásico sería pedir una resonancia, una radiografía, un tratamiento de rehabilitación o una operación. Yo quizás pregunto más allá: ¿Y desde cuándo lo tiene? Hace un año. ¿Y qué le pasó hace un año?, y no me refiero a que cogiese un peso… ¿Se separó, hubo un crack en su familia, en su trabajo, para que yo pueda entender esa carga que lleva en esa espalda?”, explica en el roptativo guipuzcoano.

Cirujanos psíquicos

Hasta tal punto llegan los delirios de Barnosell que cree en la cirugía psíquica, práctica en la que un estafador simula operar sin bisturí, sin anestesia y sin dolor, sin dejar cicatriz y extrayendo del cuerpo lo que haga falta. Cualquier ilusionista es capaz de duplicar el efecto visual logrado por un cirujano psíquico. Basta con doblar los dedos por los nudillos bruscamente, al tiempo que se oculta la maniobra a los espectadores con la otra mano, como hacen los curanderos. Así parece que hemos penetrado en el cuerpo del paciente. La indispensable sangre procede bien de un falso pulgar -un dedal de plástico que cubre el dedo a modo de capuchón- bien de globos disimulados entre el algodón que el sanador pide constantemente a su asistente. El ayudante también facilita los trozos de carne de ave o de vacuno que se presentan como extirpados. Una vez consumado el engaño, la víctima se cree curada y hace un generoso donativo o paga una factura que puede ascender a cientos de euros. Barnosell asegura que él grabó como el cirujano psíquico filipino Álex Orbito le operó “con las manos de una hernia discal”. Y añade: “Introdujo las manos en mi cuerpo y sacó un coágulo rojizo. Lo increíble es que un tiempo después me operaron en España de otra vértebra (también lo filmé), y lo que me extrajo el traumatólogo era exactamente igual a lo que me había sacado el chamán. Todo está colgado en Internet“. Un médico hecho y derecho dando pábulo a un sinvergüenza como Orbito.

Como cuenta el periodista argentino Alejandro Agostinelli, “el 10 de octubre de 2002, durante una visita a Italia, él y su comité de recepción acabaron en la cárcel. Orbito y otros ocho miembros de la asociación Pirámide de Asia fueron acusados de “asociarse para delinquir con propósitos de fraude por prometer falsas curaciones” y “abuso de la profesión médica”. Durante un encuentro de tres días en un hotel de Padua, el maestro y sus amigos habían reunido la bonita suma de 50 mil euros tras intervenir a 170 pacientes. En la prevención de las actividades de Orbito habían trabajado intensamente miembros del Comité Italiano para el Control de las Afirmaciones sobre lo Paranormal (CICAP) y la producción del programa Striscia la notizia“. En 1984, el cómico estadounidense Andy Kaufman, a quien los médicos habían diagnosticado un cáncer inoperable, acudió a los cirujanos psíquicos filipinos, que le exprimieron económicamente durante seis semanas con los resultados conocidos: el showman murió poco después de regresar a Los Ángeles. Otra víctima de esos desaprensivos fue Peter Sellers. El actor tenía ya un largo historial de problemas cardiacos cuando su médico le recomendó someterse a un bypass urgentemente. Se negó y se puso en manos de un practicante de la cirugía psíquica. Murió poco después de un ataque al corazón, a los 54 años.

Orbito dio un curso de sanación energética en Barcelona en el primer congreso de la Amys en septiembre de 2013, y Pàmies y el geobiólogo Jean Jaques Breluzeau fueron dos de las estrellas del segundo encuentro, celebrado en julio pasado también en la capital catalana. Si nada cambia, la reunión de la Amys del próximo año tendrá lugar del 26 al 28 de junio en el Centro Ignacio María Barriola, en el campus de Guipúzcoa de la UPV. Así lo anuncian los organizadores. Barnosell aventura en El Diario Vasco que la mayor implantación de estas terapias en Cataluña se debe a que quizás allí sean “más avanzados”. “Incluso muchos hospitales públicos hace dos o tres años empezaron a hacer tratamientos energéticos tipo reiki o magnetismo, algo que jamás hubiese dicho que fuese posible”, dice. De verdad, que se queden ellos con esos avances; yo prefiero a los médicos antes que a los brujos. Y también me gustaría, pero eso no está en mi mano, que la universidad pública vasca no coqueteara con la pseudociencia y la charlatanería. Que el local se haya alquilado según las normas de la UPV, como es de suponer, demuestra que éstas son insuficientes a la hora de garantizar que los espacios académicos no se utilicen para la promoción de la superstición y la anticiencia.

Por cierto, ¿por qué Barnosell se operó de una vértebra en España cuando tan bien le va la cirugía psíquica de Orbito?