‘Informativos Telecinco’ propaga la histeria electromagnética

La web de Telecinco, dando por buenas las ficciones de los antiantenas.Uno de cada diez españoles sufre sensibilidad electromagnética. Lo dijeron el sábado en Informativos Telecinco y así puede leerse en su web. No he podido ver la pieza hasta hace unas horas, pero es para enmarcar, un ejemplo de periodismo gilipollas de manual. Una vez más, el entramado de entidades que explotan el pánico electromagnético en España se la ha colado a un medio de comunicación mediante la argucia de sacar a José Miguel Rodríguez, director de la Fundación para la Salud Geoambiental, en una vivienda con una máquina de hace ping, que dirían los geniales Monty Python. No es algo nuevo. Ya se tragaron el cuento en su día TVELa SextaLa Vanguardia, la revista SModa de El País, El Mundo, La Voz de Galicia y otros muchos. Algunos medios siguen sin enterarse de que Geosanix, la Organización para la Defensa de la Salud, la Fundación Vivo Sano y la Fundación para la Salud Geoambiental, entre otras entidades, son la misma cosa, comparten sede en el 6º derecha del número 36 de la madrileña calle Príncipe de Vergara, y su objetivo es fomentar el miedo electromagnético para hacer negocio de él: vender artilugios para frenar las ondas y ofrecer asesorías legales y medioambientales a quienes se consideran afectados por patologías como la hipersensibilidad electromagnética, tan real como las posesiones demoniacas.

Permítanme que les transcriba lo que dicen en la pieza informativa de Telecinco:

Locutor: Rastreamos ondas electromagnéticas…

José Miguel Rodríguez: Es lo que cualquier electrodoméstico emite, estando conectado, aunque no esté encendido.

L.: Sólo en la cabecera de la cama encontramos tres elementos que las provocan. El que más, el teléfono inalámbrico.

J.M.R.: No deberíamos pasar de 0,01 y estamos en 10, 12…

L.: Al desenchufarlo, cesan las emisiones.

J.M.R.: Y ésta sería la situación óptima para un descanso adecuado.

L.: Lo mismo, con el móvil. ¿Dónde lo carga por las noches?

Viandante 1: El móvil lo tengo cargando en la mesilla.

Viandante 2: ¡En la mesilla de noche!

J.M.R.: Bueno, pues eso no es saludable. Podemos tener el móvil ya cargado, en modo avión, para usarlo como despertador.

L.: Si el router está cerca de la zona de descanso…

Viandante 3: ¡Encendido siempre!

Viandante 4: ¡El wifi, encendido!

J.M.R.: Este traqueteo que oyes (se escucha) es el ’router’ wifi. Lo vamos a desconectar y el cuerpo, pues, lo que nota es menor cansancio.

L.: El 10% de la población es electrosensible.

Afectada: ¡Muchísimos dolores de cabeza…!

L.: La enfermedad no está reconocida en España. Por ello, Pilar fue diagnosticada en Francia.

A.: Lo que es fundamental es que huyas de cualquier fuente de radiación.

L.: Aprender a vivir en la onda.

Todo, desde el principio hasta la gracieta final del periodista, resulta lamentable. Que un electrodoméstico emita ondas no implica que éstas sean perjudiciales para la salud, aunque en el caso de la tele depende del canal sintonizado, dada la especialidad de algunos en emitir basura. Además, no hay ninguna prueba de que las ondas de telefonía o de la wifi provoquen cáncer ni ninguna otra dolencia. Ninguna dolencia y ninguna prueba. Ése es el consenso científico basado en la evidencia. Las afirmaciones sobre límites y bienestar que hace José Miguel Rodríguez, director de la Fundación para la Salud Geoambiental, en el vídeo -pueden verlo abajo- merecen la misma credibilidad que unas de la Bruja Lola. Nada de lo que sostiene tiene fundamento científico. ¿Y qué decir del 10% de electrosensibles que habría en España? Pues, para empezar, que la electrosensilidad no existe y, para teminar, que esa cifra es inventada. ¿Su objetivo? Meter miedo. Es cierto, no obstante, que esa enfermedad no está reconocida en nuestro país, pero es que ¡no lo está en ningún lugar del mundo! Otra cosa es que haya médicos sin escrúpulos que la diagnostiquen y vendan remedios y tratamientos inútiles, como ocurre con la sensibilidad química múltiple. Por favor, sigan los enlaces de este texto si quieren más información y no se crean nada que provenga del entramado de organizaciones citado.

Llevo unos días sin televisor por una avería. No he notado un mejor descanso por el descenso de radiaciones electromagnéticas, pero he oído y visto menos estupideces que las habituales. Y eso que hay ciertos canales que nunca sintonizo.