Una curandera, responsable de la expansión del ébola de Guinea a Sierra Leona

Una curandera es la responsable de que el ébola saltara en mayo de Guinea a Sierra Leona, según ha informado a AFP un médico sierraleonés. “Decía tener poderes para curar el ébola. Enfermos de Guinea cruzaron a Sierra Leona para ser tratados (por la mujer). Ella se infectó y murió. Durante su funeral, las mujeres de otros pueblos se infectaron”, ha contado Mohamed Vandi, un responsable médico del distrito de Kenema.

Las mujeres que lloraron a la herborista en la aldea de Sokoma -donde practicaba el curanderismo- se contagiaron del ébola por la costumbre de tocar el cadáver durante el funeral, transportaron el virus a sus pueblos y la enfermedad se extendió. El brote se convirtió en epidemia cuando el virus de la fiebre hemorrágica llegó, a mediados de junio, a la ciudad de Kenema, de 190.000 habitantes y la tercera más grande del país. Hasta ahora, el ébola ha matado en Sierra Leona a 365 personas, de un total de 848 infectados.

Todos ellos -y los que, desgraciadamente, se sumen- son víctimas de una curandera que prometía tener la solución para una enfermedad incurable, víctimas de la ignorancia y -vayan ustedes a saber- si no lo son también de la codicia.