La Universidad del País Vasco sigue formando a enfermeros en reiki, homeopatía y otras pseudoterapias

Lo conté aquí hace un año con la esperanza de que alguien en la Universidad del País Vasco (UPV) tomara cartas en el asunto, pero, por lo visto, no hay nadie por la labor. Así que la Escuela de Enfermería de la UPV sigue incluyendo en su plan de estudios de grado una asignatura optativa, Enfermería en las Terapias Naturales, que promociona las mal llamadas medicinas alternativas. Se dan a los alumnos de tercero nociones de medicina energética, acupuntura, homeopatía, aromaterapia, medicina ortomolecular, colorterapia, musicoterapia, osteopatía, reiki, medicina ayurvédica y otras prácticas sin más efectividad demostrada que el placebo. Y se hace desde un punto de vista claramente pseudocientífico, como dejan claro tanto el plan de estudios como las lecturas complementarias recomendadas.
Básicamente, el programa del curso 2014-2015 es el mismo que el del 2012-2013. Así, dice en el apartado de «Competencias, descripción y objetivos»:

«En la sociedad actual, las terapias naturales están siendo ampliamente utilizadas como tratamientos complementarios a la medicina convencional. El conocimiento sobre el enfoque holístico del ser humano, las bases y principios de la medicina tradicional, así como los diferentes tipos de terapias naturales existentes permiten al profesional de enfermería tener una visión más amplia de posibles actuaciones de los pacientes frente a su enfermedad. Por consiguiente, el programa de la asignatura se centra en que los futuros profesionales de enfermería adquieran conocimientos sobre los diferentes enfoques y usos de las denominadas terapias. A lo largo de la asignatura realizarán un trabajo y exposición sobre una terapia complementaria; con el objetivo de profundizar en las mismas de forma «abierta y crítica». La adquisición de estos conocimientos posibilita un mayor acercamiento a los pacientes durante su desarrollo profesional.»

Bibliografía especializada de la asignatura de Enfermería en las Terapias Naturales, de la Universidad del País Vasco.Hace un año, ese apartado concluía diciendo: «Por consiguiente, el programa de la asignatura se centra en conocer los diferentes enfoques y usos de las terapias naturales que se pueden aplicar en el ámbito de la enfermería con el objetivo de un mejor trato al paciente». No había ninguna referencia a la profundización «abierta y crítica», aunque vayan ustedes a saber lo que eso significa en el contexto de esta asignatura. ¿Es más tranquilizador el plan de estudios de este año? Para mí, no. Incluye las mismas nociones de cosas como la medicina ortomolecular, la medicina tradicional hindú, la colorterapia, el masaje energético… y está plagado de jerga pseudocientífica -meridianos energéticos, medicina natural, enfoque holístico…-; la bibliografía es un disparate –Diálogo aventurado entre homeopatía y mitología, de Jordi Vila i Alcalde; La risa. La mejor medicina, de Robert Holden; Ayurveda, de Massimo Paltrinieri; Libro completo de reiki, de José María Jiménez Solana…-; y no sé facilita ni una dirección de Internet útil.
En marzo de 2013, la bibliografía de la asignatura era igual de demencial, entre las revistas se incluían una de homeopatía y otra de acupuntura, y había un apartado de Internet plagado de webs como En Buenas Manos, Cuerpo Mente, Salud Alternativa y otras. En un año, los responsables de la asignatura, que eliminaron esa lista de webs a raíz de la anotación de este blog, parecen haber sido incapaces de encontrar un solo sitio en Internet de su confianza y tampoco han encontrado ni un libro que examine las denominadas terapias alternativas o naturales -¿qué hay de natural en la homeopatía y la acupuntura?- con rigor. No es tan complicado para alguien con interés. Ni siquiera para alguien de letras, como yo. Ahí están, por citar sólo tres webs, Neurologica, el blog de Steven Novella; Quackwatch, el sitio de Stephen Barrett; y la página de Edzard Ernst. Y tampoco hay que partirse la cabeza para dar con libros como Mala medicina, de Ben Goldacre; Trick or treatment? Alternative medicine on trial, de Edzard Ernst y Simon Singh, del cual hay versión en euskera (Sendabide ala iruzurbide. Medikuntza alternatiboa proban); y La acupuntura ¡vaya timo! y La homeopatía ¡vaya timo!, de Víctor-Javier Sanz. Claro que ninguno de esos autores se traga tonterías como los meridianos energéticos y cosas parecidas.
Brujería en las aulas
«Esta asignatura puede ser perjudicial para los alumnos que la cursen no sólo porque les transmita información sobre terapias no probadas basadas en principios completamente opuestos a nuestros conocimientos de  fisiología -basicamente, lo que les enseñan está mal-, sino también porque fomenta la credulidad, que es la actitud contraria a la que deberían tener los profesionales sanitarios», me comentaba hace un año un estudiante de medicina. Y otro añadía que “impartir asignaturas como ésta en una universidad solamente sirve para que la gente crea que esas prácticas son eficaces y mantengan su auge en una sociedad cada vez más científicamente ignorante, extendiendo la mala ciencia y fomentando las estupideces que acompañan a las explicaciones mágicas que se suelen dar en estas pseudociencias”. Nada parece haber cambiado.
Sembrar en los profesionales de la salud la idea de que existen otras medicinas además de la científica es un disparate que puede resultar perjudicial para la salud de los ciudadanos porque ellos están en primera línea de la atención al paciente. Sólo hay una medicina, la que funciona. El resto viste su inutilidad con adjetivos como alternativa, complementaria y natural por mercadotecnia, como la crema antiarrugas se vende en un frasco de diseño o es anunciada por una modelo de 20 años.
Homeópatas, acupuntores y demás están dejando poco a poco de lado el adjetivo alternativa para su medicina para evitarse problemas: si califican así a sus prácticas, transmiten la idea de que pueden elegirse en vez de las científicamente probadas y eso, en casos extremos –de enfermos que mueren por renunciar a tratamientos que funcionan y abrazar los alternativos-, podría resultar perjuidicial para el negocio. Complementarias es un adjetivo tan acertado para estas pseudoterapias como para las bendiciones del sacerdote ortodoxo de turno a una nave espacial en Baikonur, que serían -en jerga holística– ingeniería aeroespacial complementaria. Lo mismo que ninguna nave espacial despegaría, ni ningún barco flotaría o avión volaría, si fuera un trozo de metal sin más por muchas bendiciones que le echaran, nadie se cura de una enfermedad grave por muchos médicos complementarios que le atiendan. La complementariedad para la salud de las pseudomedicinas es similar a la de las bendiciones en la ingeniería aeroespacial naval o aeronáutica. Y, respecto a natural, poco hay que decir: es un adjetivo que vende porque se equipara con bueno, como si el ébola, el cáncer, el sida, la lepra… no fueran naturales. Ah, y no hay terapias naturales como no hay cocina natural.
Lo mismo que las bendiciones del pope de Baikonur -¿para cuándo una asignatura optativa sobre su poder a los ingenieros vascos?-, las terapias que promociona este curso de la UPV son brujería.

11 comentarios

    1. Tienes razón, los homeopatas no recetan productos farmacológicos, recetan sacarosa a precio de oro, pero como Boiron es una hermanita de la caridad, pues como que no pasa nada.

  1. Cuando no es la universidad, es el colegio oficial de ennfermer@s de Guipuzcoa, una autentica vergüenza para los profesionales. Estas creencias deben quedar relegadas al ambito de lo privado, al igual que el conjunto de practicas esotericas, paranormales etc.etc

  2. luis alfonso voy a ser igual de claro y categorico que estas siendo
    y seguramente en algun comentario (pondré *) sea igual de desconocedor de la materia, que sin duda eres tu, aunque yo lo reconozco y por ello mi claridad puede no ser meridiana (si quieres el de Greemwich para que no veas connotaciones «alternativas»)
    quien eres tu para juzgar algo de lo que no tienes ni idea?
    y por lo q veo, muy importante te crees, para que creas q por tu blog son capaces de cambiar una programacion universitaria*
    la medicina tradicional china, y otras orientales (llamese nipona, hindu,…) es, por lo menos, igual de antigua que la europea (que empezó con hipocrates de cos, en la antigua grecia, por si no le conoces), pero a diferencia de la nuestra (llamese la occidental), y que a proposito ha llegado a -siguiendo tu «Sólo hay una medicina, la que funciona»- soluciones tan fiables y sanadoras como las que estamos ejerciendo en la prepotente sociedad occidental a la cual, tu evidentemente abanderas con tus comentarios.
    Si algo aunque sea por efecto placebo (si quieres verlo asi) quita los sintomas de alguna enfermedad, pues ya de por si hay q tenerlo en cuenta, porque como hacemos aquí en occidente, te ha quitado los sintomas de la enfermedad (lo cual no significa como bien sabes que lo haya curado).
    Pero ahi fijate, si que me quedo con lo oriental, ellos siempre buscan la raiz del problema para curarlo,nosotros nos quedamos con curar sus frutos.
    Parate a pensar una cosa, si existe la somatizacion, porque no puede existir las energias??
    si existen impulsos electricos en el cerebro porque no pueden existir las energias??
    por si no lo sabes, en la epoca del gran hipocrates, habia tambien una civilizacion grande e igualmente bien desarrollada como la china, que habia llegado a conclusiones digamos paralelas a las que se habia llegado en la antigua grecia (una epoca donde la cultura avanzo a pasos agigantados para tu conocimiento), y en este caso hablo de medicina, pero se podria hablar de otras muchas cosas, por supuesto cientificas (http://lema.rae.es/drae/?val=ciencia)
    sabes cual es la unica diferencia??, pues que ellos efectivamente apostaron o se encaminaron por el tema de lo no material (no quimico, no productos que se introducen en el cuerpo, algo dificilmente medible), y mas por el tema del contacto, acercamiento, energias, SENSACIONES, influencia del entorno en nosotros,… pero que vale para lo que tu muy bien categorizas, funciona, desde hace bastante mas de 2000 años. Y tal vez no es mejor ni peor que la nuestra (o si), pero que mas da, lo que es, seguro, es complementaria, y como decia el gran Socrates (no el futbolista eh), lo mas adecuado sea el equilibrio y la conexión de ambas (como pueden estar conectados, a lo mejos los ganglios linfaticos, con los ptos donde se colocan las agujas en acupuntura).
    Al fin y al cabo antes de media la temperatura, y ahora se mide la SENSACION termica (sabes cual es la diferencia???), y eso ha llevado tiempo darse cuenta que para lo que pretendemos es mas exacto, pese a todos aquellos que negaban que 3ºC en la Bahia de Cadiz hace que tengas mas frio que 3ºC en Palencia, por ejemplo.
    incluso un hombre de letras como tu, y que auto-dice ser o auto-juzga al «Comité para la Investigación Escéptica (CSI)” como “la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario» y del cual dices ser consultor (que no lo dudo ojo, solo dudo de tus aseveraciones) pues deberia haber aprendido a ser algo menos esceptico y mas agnostico (o lo que es lo mismo algo mas humilde y saber lo limitados q somos como seres humanos o animales, y el pequeño espacio que ocupamos en el universo, de hecho FIJATEEEEE, q nuestro sistema -solar se llama- se parece a un atomo y sus electrones,…)
    volviendo a la antigua grecia (para que te sientas mas a gusto como occidentopensante que eres), el gran filosofo democrito, sin tener un microscopio que lo apoyase, fue el que desarrollo la teoria de los atomos (en contra de la que en aquel entonces gobernaba en atenas sobre las 4 materias, agua, fuego, aire, y tierra). En este caso lo dedujo, y acerto -digamos que mas o menos, pero al menos acerto la linea de pensamiento adecuada que ya es mucho-, pero en otros casos, no, como en el caso del requetereitero gran hipocrates, que hablo de la teoria de los humores (informate tu un poquico de lo que es, que te vendra bien que no te lo de todo hecho), no tan correcta, aunque si sirvió, como todo aquel que empieza un camino sin tener referencias previas, para encaminar la medicina y lso problemas con los que se encontraba entre sus pacientes
    el resumen de todo esto, querido luis alfonso, seria, mira, que tu no sepas de algo (lo cual ha quedado de manifiesto), no significa que no puedas saber, pues igual con la medicina oriental, si no la entiendo, porque tiene un enfoque distinto al mas quimico que le damos nostros, no significa que no exista o funcione, habra que acercarse para intentar, al menos entenderla, para poder hablar con propiedad, y eso es lo que deberian hacer mucho de los medicos de este pais (q por otro lado tienen una gran fama en occidente), pero no desde la prepotencia, sino desde la humildad, para ver si efectivamente algo puedo aprender de estos locos de ojos rasgados
    o acaso tambien vas a negar los beneficios de la meditacion o del yoga porque los niegue un traumatologo amigo tuyo*
    y porque no te mojas y dices cual es tu opinion, de manera tan categorica, de todos aquellos que creen en dios, o en la iglesia catolica, porque un señor que no dejo ningun escrito hace 2015 años, hizo una serie de cosas “paranormales”
    PD: y te lo dice una persona que ni es oriental, ni trabaja de ello, no quiero vivir de la medicina oriental, ni tiene mas objetivo que el que la verdad y la justicia siempre triunfen, porque asi nos ira mejor en este planeta que estamos intoxicando a marchas forzadas
    espero y deseo que todo esto en lo que “supongo” que te has especializado -has encontrado lo q se llama el hueco de mercado-, del escepticismo hacia estas cosas, no sea mas que para poder sacarte los cuartos como periodista, en cualquier caso te pediria que hicieses algo mas de trabajo de campo y que no te quedes en las opiniones de tu entorno, que te vendra bien conocer el pto de vista de quien practica lo q criticas*
    te daria un ultimo consejo, aunque tu no hayas vivido (o tus colegas) cosas de este estilo, deja que los que lo hemos vivido y sentido (lo que se siente no despierta dudas, no es una teoria, es algo que queda impregnado en ti, porque inunda tu cerebro), te digamos eso precisamente, aprende a eso, a tener la mente abierta, para poder llegar a saber como creer en ello*
    y despues de vivirlo, vendra el analisis frio, y uala, sabes lo que tienes
    te tendria q explicar lo del cerebro reptiliano y el cortex para que entendieras ciertas cosas, pero es mejor q te informes como periodistas que eres (aunq reitero, es mejor que lo vivas a q te lo digan otros, q a lo mejor tambien se lo han dicho)*
    aunq si te doy la razon en una cosa, los profesores o la bibliografia, de estas materias, debian ir mas a la fuente, esto es, a los propios orientales, q lo llevan mamando desde hace siglos
    (es como si en bellas artes de japon, meten flamenco y buscan a gente de alli, seguro q no sera ninguno tan bueno como tomatito y compañía, no crees??)
    venga un saludo

  3. 1. En primer lugar, se trata de una asignatura optativa.
    2. Que tu no la defiendas (o entiendas) no es motivo para prohibirla. ç
    3. Algunas de estas técnicas llevan siglos de práctica y que se sepa no ha habido muertes por causa directa, a diferencia de muchas de las terapias «modernas» basadas en la medicina halopática… y no por eso estoy en contra de la medicina halopática.. todo lo contrario. Se complementan y muy bien.
    4. Si no te gustan o no te encajan, ignóralas. Te pediría en cualquier caso que fundamentaras tus ‘ataques’ en datos, análisis y detalles de las técnicas que tanto criticas.
    5. En las técnicas de terápia psicológica o de grupo no se administra ningún medicamento ( o principio activo) y no por ello dejan de ser efectivas. En muchas de las terapias mal llamadas ‘alternativas’ el componente ‘espirirual’ por llamarlos de algún modo es fundamental y refuerza la terapia.

  4. Osteopatía (Wikipedia): Está reconocida como carrera universitaria en varios países, como EEUU, Reino Unido1 y Francia.
    Supongo que para algunos de vosotros sigue siendo insuficiente para no incluir a la osteopatía entre las pseudociencias, pero bueno, que no sea por falta de perspectiva.

  5. Decir que la medicina ayurvédica es brujería denota desconocimiento y falta de respecto por esta ciencia que cuenta con más de 5000 años de antigüedad, se estudia en las universidades de la India, requiere de cinco años y medio para completar los estudios, está regulada por el gobierno y es utilizada por el 80% de la población de ese país.
    No puedo opinar del resto de terapias alternativas mencionadas en este artículo, ya que las desconozco.

  6. Me parece maravilloso que en la Universidad integren dentro de la cátedra la medicina holística, y todo lo que se critica en la nota. Es apertura, es integración, es evolución. La Medicina es una y es la que sana (al decir del Dr. Florencio Escardó, reconocido médico argentino) Complementarse para sanar. Muy avanzado el programa, me encantó.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *