Antipublicidad alternativa: un centro bilbaíno de pseudoterapias se pega tiros en los pies

Publicidad de Joaquín Alcaide Masajes.Más alto y claro no se puede decir: «Centro no sanitario. Diplomas no oficiales». Alerta de ello en letras grandes en el lateral derecho la publicidad que un local de pseudoterapias repartía el domingo en el centro de Bilbao y de la que me ha avisado Unai Macías, compañero del Círculo Escéptico y de la Tertulia Bilbaína de Ciencia Ficción, Fantasía y Terror (TerBi).
En Joaquín Alcaide Masajes, se practica la osteopatía, la reflexoterapia podal y la digitopuntura, entre otras cosas. Su responsable se presenta, en letras pequeñas, como diplomado en «osteopatía, quiromasaje, masaje deportivo, Cyriax (masaje transverso profundo), ajustes neurológicos, técnicas complementarias, tratamiento de espalda, relajación antiestrés, digitopuntura, reflexoterapia podal, drenaje linfático, naturopatía, iridología superior, reiki tercer grado (imposición de manos), anatomía, ejercicios, estiramientos, automasaje, ejercicios respiratorios, etcétera». Pero grita a sus potenciales clientes desde el papel que todos esos títulos no valen nada.
A primera vista, no parece muy inteligente alardear de diplomaturas exóticas si al mismo tiempo debes advertir -me imagino que por razones legales- que son una filfa, como casi todos los títulos que decoran las consultas de los curanderos alternativos, sean homeópatas, aromaterapeutas o reikiólogos. Estratégicamente hablando, es mejor olvidarse de exhibir titulaciones de mercadillo -por muchas que uno tenga- que hacerlo y tener que reconocer a la vez que no valen ni el papel en el que están impresas. Es como llevar un cartel que diga: ven a mí que te voy a timar.