3 comentarios

  1. Una patraña a precio de oro. Obviedades adivinadas a los espectadores y como tú has dicho, entrega absoluta desde el principio. La gente quiere creer y parece mentira lo fácil que resulta engañarles.
    Ahora, lo de los 80 €, uff.
    Yo sería otra Santiago Segura. Conmigo no daría una. 🙂
    Imagino tu cara al salir de allí…

  2. Un documento de audio PERFECTO. Sólamente le ha faltado hacer hincapié en que muchas de esas preguntas y/o afirmaciones son las mismas que realiza en telecirco. Vamos, que los espíritus no son precisamente originales. Es lo que tiene sno salirse del guión.
    Un saludo y enhorabuena.

  3. ¿Como pudo ser tan mala la educación académica que no opta por inculcar el pensamiento escéptico al personal?

Los comentarios están cerrados.