Leyendas y mentiras sobre el naufragio del ‘Titanic’

Cien años después, el hundimiento del Titanic en el Atlántico Norte está rodeado de leyendas, mentiras y confusiones interesadas, como sucede con otros muchos hechos históricos: desde maldiciones egipcias hasta conspiraciones, pasando por sueños premonitorios y novelas que, años antes, anticiparon con gran detalle el naufragio. ¿Qué hay de cierto en todas esas sorprendentes historias? Veámoslo.

El número del casco del 'Titanic', reflejado en un espejo, se transformaba en la expresión "No Pope" (no al Papa).1. El número del casco, reflejado en un espejo, se transformaba en la expresión «No Pope» (no al Papa). La leyenda dice que, cuando se dieron cuenta del mensaje oculto, los trabajadores de los astilleros Harland & Wolff, de Belfast, católicos irlandeses, lo consideraron un mal presagio que se confirmó pronto con la muerte de dos de ellos. La realidad, sin embargo, es que ni el número de casco del Titanic era el 3909 04 -«No Pope», visto especularmente- ni los operarios de los astilleros eran en su mayoría católicos, sino protestantes. Así que, aunque el número del casco hubiera sido ése, tampoco les hubiera importado. Por cierto, el número del dique de los astilleros de Belfast en el que se construyó el crucero era el 401.

Conectada con esta leyenda, está la historia de que un trabajador quedó atrapado dentro del casco y nadie se dio cuenta dada la febril actividad. Así que, antes de su botadura, el Titanic ya sería una tumba. Ominoso, pero nada más que uno de tantos rumores sin fundamento que surgieron tras la tragedia. No sólo no pasó eso, sino que únicamente murieron nueve obreros en accidentes durante la construcción del gigantesco barco, muy por debajo de la siniestralidad que cabría esperar.

2. Sueños premonitorios. Como en todas las catástrofes, no faltan en la del Titanic los sueños premonitorios a posteriori. Así, por ejemplo, se dice que el periodista y espiritista William Stead soñó en 1892 «con el hundimiento de un enorme barco; tanto como para situarlo de protagonista de una de sus deficientes novelas. Fue en el año 1892, exactamente veinte años antes del suceso, cuando describió la colisión de un gran buque con un témpano de hielo», escribe Lorenzo Fernández Bueno en su reportaje «La maldición del ‘Titanic'», publicado en el último número de Enigmas, revista de la que es director. Y añade: «En la desesperación del hundimiento, los tripulantes del mismo fueron socorridos por el Majestic, un barco que realmente existía por aquellos días, y que surcaba los mares capitaneado, casualidad, por Edward Smith, a la sazón primer y último capitán del Titanic«.

El periodista y espiritista William Stead. Foto: 'Wikipedia'.Vayamos por partes. Lo primero y más importante: Stead murió en el naufragio del Titanic, así que era un vidente en la misma medida que un adivino cualquiera de los que se publicitan como tales hoy en día en prensa, radio y televisión. Resulta arriesgado, siquiera, conceder a Stead el crédito de que soñara lo que decía haber soñado y que no se tratara sólo de una maniobra de mercadotecnia. De todos modos, en la época, eran bastante comunes los choques con icebergs en el Atlántico Norte, por lo que ese escenario para un sueño de alguien que viajaba no resulta ajeno.

«Los de Stead son relatos moralizantes con los que critica la legislación de su época. Como ejemplo bestia, llegó a comprar una niña para denunciar la vista gorda que hacían las autoridades con la trata de niñas para la prostitución», me ha explicado Luis Miguel Ortega, del Círculo Escéptico y un apasionado de la historia del Titanic. Ya en 1886, Stead había escrito un relato en la revista Pall Mall en el que un vapor de pasajeros choca con otro barco y hay gran cantidad de muertos debido a la escasez de botes salvavidas, algo permitido por las autoridades. Que pusiera al Majestic de coprotagonista de su novela de 1892, titulada From the Old World to the New (Del Viejo Mundo al Nuevo), no es tampoco tan extraño. «El Majestic estaba en servicio desde 1889 y era el buque más famoso de la White Star Line, el más reciente y lujoso. Y, en contra de lo que apunta Fernández Bueno, en 1892 su capitán no era Smith», apunta Ortega. Smith fue capitán del Majestic entre 1895 y 1904, cuando, dada su fiabilidad, la White Star Line le encomendó los viajes inaugurales de sus nuevos barcos. Por eso, estaba el 12 de abril de 1912 en el puente de mando del Titanic, como lo había estado antes en el del Olympic.

Hay otros ejemplos de sueños premonitorios que, supuestamente, llevaron a quienes los vivieron a negarse a hacer el viaje o, por incrédulos, al fondo del mar. El problema, como siempre pasa en estos casos, es que nadie dejó escrito antes que hubiera soñado lo que ocurrió en la noche del 12 al 13 de abril de 1912. ¿Que hubo gente que soñó con el hundimiento de un gran buque de pasajeros tras chocar con un iceberg? Seguro. Era un escenario familiar en aquellos tiempos, como hoy lo es un accidente de avión o de automóvil. Pero eso no implica que se tratara de premoniciones. Cualquier noche de finales del siglo XIX y principios del XX, cientos de millones de personas soñaban en Europa y Norteamérica. Con cualquier cosa. «Dicho de otro modo, entre tantos jugadores, alguno tiene que ganar, pero se trata de una ley estadística, no paranormal», como indica Massimo Polidoro en su libro Los grandes misterios de la Historia.

3. Futility: la novela que predijo el hundimiento del Titanic. Si hay una predicción de la que se hacen eco todos los amantes del misterio es la de Morgan Robertson quien, a juicio de Carmen Porter, protagonizó «una casualidad imposible» al describir en su novela Futility, or the wreck of the Titan (Futilidad, o el naufragio del Titan), publicada en 1898, una catástrofe similar a la del famoso trasatlántico por un barco de ficción que parece un gemelo del Titanic. El Titan de Robertson no sólo tiene un nombre que evoca el del crucero hundido hace cien años, sino que además  sus características técnicas son casi las mismas: tiene 240 metros (frente a 268 del Titanic), 40.000 caballos de vapor (46.000), capacidad para 3.000 pasajeros (3.000), tres hélices (tres), choca contra un iceberg en el Atlántico Norte en una medianoche de abril a una velocidad de 25 nudos (22,5) y únicamente sobreviven 13 personas (705) porque llevaba menos botes salvavidas de los necesarios. ¿Simple coincidencia o fenómeno paranormal?

Recorte de 'The New York Times', de septiembre de 1892, con las características técnicas del 'Gigantic'.«Decir que lo narrado por Robertson es increíble se queda corto. Rompe de un plumazo todas las barreras de la probabilidad», sentencia Fernández Bueno, quien recuerda en su reportaje que el novelista era espiritista y «tenía la peculiaridad de escribir a veces en estado de trance». Algo así sólo es apto para las tragaderas de un lector de Enigmas o un espectador de Cuarto Milenio. El fallecido Martin Gardner dio con una explicación mucho más creíble:  el 17 de septiembre de 1892, The New York Times publicó una breve nota en la que anunciaba que la White Star Line había encargado la construcción de un gran trasatlántico, el Gigantic, de 213 metros, 4.500 caballos de potencia (Gardner y otros ponen 45.000, pero la noticia original dice 4.500; quizá hubo una suma de errores: un cero de menos en su día en el periódico y otro posterior de Gardner con un cero de más sobre el recorte), tres hélices, una velocidad máxima de 27 nudos…

Nombres como Titan y Titania no eran algo extraño en los barcos de la época, ni tampoco el peligro de los icebergs. Así, el 4 de noviembre de 1880, The New York Times informaba de que un vapor de nombre Titan había llegado a Halifax tras encontrarse con «un terrible huracán», y una búsqueda en el archivo del diario neoyorquino demuestra que las alertas por icebergs en el Atlántico Norte eran normales en primavera. Un sello de la White Star Line era que los nombres de sus buques acababan en ic. Cuando Robertson escribió su novela, tenía un Oceanic, un Britannic, un Teutonic y un Majestic, y sobre el papel un Gigantic para un gran trasatlántico de lujo. Como dice Gardner, otro nombre lógico para un buque así sería Titanic, al que el novelista quitaría la ic para no referirse directamente a un barco de la White Star Line. Por cierto, en otra novela de 1902, titulada A twentieth-century cinderella or $20,000 reward (Una cenicienta del siglo XX o la recompensa de 20.000 dólares), el escritor William Winthrop cita ¡un Titanic de la White Star Line!, aunque no lo hace naufragar. ¿Casualidad imposible?, como dice Porter. ¿Increíble?, como sostiene Fernández Bueno. ¿O simple consecuencia de la documentación del novelista?

Los restos del 'Titanic', en el fondo del océano. Foto: National Geographic Channel.

4. El Titanic iba a gran velocidad, a pesar del riesgo de icebergs, porque la naviera quería que batiera el record en cruzar el Atlántico. «Las órdenes comunicadas al capitán Smith por la dirección de la compañía fueron claras antes de zarpar: que el Titanic pulverizara el record de travesía del Atlántico en su viaje inaugural», dice Fernández Bueno, quien añade que el capitán «se dejó cegar por la posibilidad de alcanzar su destino antes de lo previsto y restó importancia a la zona de témpanos de hielo que atravesaban y cuyo anuncio llegó a través del telégrafo». Según él, el naufragio supuso «la bancarrota» para la White Star Line, propietaria del Titanic. Otra vez, la desmedida ambición humana; otra vez, el castigo divino; otra vez, la fantasía se impone a la realidad.

A principios del siglo XX, la Cunard tenía la flota de trasatlánticos más rápidos. Frente a eso, la White Star Line centró su estrategia en construir los más grandes y lujosos. Con sus 24 nudos de velocidad máxima, el Titanic estaba por debajo de los 26 que alcanzaban los barcos de la Cunard, así que difícilmente podía batir record de velocidad alguno, aunque imaginarse a Bruce Ismay, presidente de la naviera, ordenándoselo al capitán en el puente quede muy cinematográfico y sirva, de paso, para culpar del desastre a un acaudalado empresario. Como indican Paul Louden-Brown, Edward Kamuda y Karen Kamuda en la web de la Sociedad Histórica del Titanic, éste y otros rumores fueron en realidad una invención de la prensa estadounidense y, en particular, de los diarios propiedad del magnate William Randolph Hearst.

«Otro mito es que, tras el desastre, la compañía entró en declive terminal, lo que no es cierto. En 1913, la White Star Line registró su record de ganancias. Un enorme número de inmigrantes cruzaba al Atlántico, lo que aseguraba el futuro de la naviera», escriben Louden-Brown y los Kamuda.

La Momia de la Mala Suerte. Foto: Museo Británico.5. El Titanic se hundió como consecuencia de la maldición de una momia egipcia que transportaba. En las bodegas del trasatlántico, viajaba la momia de la princesa egipcia de Amon-Ra, que vivió 1.500 años antes de Cristo (aC). Su sarcófago fue descubierto en Luxor en la década de 1890 y, desde entonces, todos los que entraron en contacto con él acabaron mal: uno se adentró caminando en el desierto y desapareció; otro sufrió un disparo accidental de un sirviente; tres miembros de la familia inglesa que la compró fueron víctimas de un accidente de tráfico y su casa ardió; se expuso en el Museo Británico, donde siguió sembrando el pánico y el mal entre trabajadores y visitantes… Ningún museo quería la momia maldita. Se puso a la venta, la compró un particular y consultó con la ocultista Helena Blavatsky, quien le animó a deshacerse de ella porque contenía la esencia del mal. Al final, la adquirió un arqueólogo estadounidense y embarcó con ella en el Titanic: momia y propietario acabaron el 12 de abril de 1912 en el fondo del Atlántico Norte con otras 1.516 personas.

Es una historia digna de una película de terror, pero nada más. Para empezar, Blavatsky murió en 1891, así que no pudo examinar la momia cuando dice la leyenda, después de años pasando de mano en mano. Por supuesto, no hay ninguna momia en el manifiesto de carga del Titanic, como tampoco hay referencia alguna a un tesoro que, según algunos conspiranoicos, viajaba a bordo y llevó a los malvados de turno a hundir el trasatlántico para hacerse con él. La leyenda de la maldición egipcia fue una creación de William Stead, periodista y espiritista, y Douglas Murray en dos fases: la primera fue la invención de la historia de una momia alrededor de la cual se destruía todo; la segunda, cuando durante una visita al Museo Británico vieron un sarcófago y lo convirtieron en el ataúd de un alma atormentada. Conectaron los dos hechos, contaron la historia a unos periodistas y éstos -cual misteriólogos actuales- difundieron acríticamente los sensacionales hechos. La historia de la momia maldita conectó con el Titanic porque uno de los supervivientes de la tragedia contó en Nueva York a la prensa que el antes citado William Stead, que viajaba en el barco, la había relatado durante la cena del 12 de abril.

La Momia de la Mala Suerte existe, aunque no es una momia ni corresponde a una denominada princesa de Amon-Ra. Se trata de un sarcófago policromado, de madera y yeso, de la XXI Dinastía, hacia 950 aC, adquirido para el Museo Británico en 1889. Se cree que tuvo en su interior la momia de una mujer, por la figura pintada en su frente, y que sería de la clase dirigente egipcia, pero nada más. Hasta 1997, nunca había salido del museo londinense y, desde 2003, el sarcófago se ha expuesto en varios museos asiáticos sin que pueda achacársele ninguna desgracia.

6. Fue la primera vez que se uso la señal telegráfica de SOS. «El segundo telegrafista, Harold Bride, decidió poner en marcha la nueva señal SOS -‘save our souls’, salvad nuestras almas- con el objetivo de que alguien respondiera a su dramática petición de ayuda. Fue la primera vez que se empleó el SOS», escribe Fernández Bueno en Enigmas.

El uso del SOS como llamada de socorro en código Morse se acordó en noviembre de 1906 durante la segunda Convención Radiotelegráfica Internacional, celebrada en Berlín, y la señal empezó a utilizarse el 1 de julio de 1908. Según recoge el portal Snopes.com, antes del hundimiento del Titanic, había sido empleada, por ejemplo, por el vapor Arapahoe el 11 de agosto de 1909, por el Kentucky el 4 de febrero de 1910 y por el Merida el 13 de mayo de 1911. El SOS se adoptó internacionalmente por su facilidad de reconocimiento en Morse, ya que consiste en tres puntos (S), tres rayas (O) y tres puntos (S), y no quiere decir nada, ni «salvad nuestras almas» ni «salvad nuestro barco» (safe our ship, en inglés), expresiones que posiblemente tuvieran al principio utilidad mnemotécnica.


Nota

Agradezco a Luis Miguel Ortega la lectura de la primera versión de esta anotación y los comentarios que hizo, que me han servido para mejorarla.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

17 respuestas a «Leyendas y mentiras sobre el naufragio del ‘Titanic’»

  1. Menciona Luis Alfonso , »La leyenda de la maldicion egipcia fue una creacion de William Stead» ,No se puede ser tan ingenuo estimado Gamez , Hay que preguntarse cual fue la suerte de unos arqueologos que descubrieron e hicieron el hallazgo de un sarcofago y las inscripciones que en dicho sarcofago se encontraron hace mas de un siglo en el Egipto ,por supuesto que existia una inscripcion a modo de maldicion para quien lo abriese , preguntemonos cual fue la suerte del arqueologo y de quienes les acompanaban hace mas de un siglo .

  2. Echemos la historia atras , Es conocido que los antiguos sacerdotes egipcios de las epocas faraonicas conocian a la perfeccion la magia blanca y como es logico la magia negra , realizaban actos de invocacion y detallaban al detalle en monografias e inscripciones las epocas ,acontecimientos ,incluso las exequias funerarias que a modo de interpretacion era realizado en el antiguo Egipto como un ritual cultural , una pregunta , ? que interiorizaciones paisajisticas pueden estar detalladas en la momia que acompanaba al Titanic en su travesia ?

  3. Pues he encontrado «The Final Wireless Transmissions aboard the R.M.S. Titanic»:

    «While these are not every wireless message to go from or to the Titanic, they are the most pertinent to the tragedy which befell the ship:

    1.40 p.m.
    14 April 1912
    S.S. Baltic to R.M.S. Titanic:
    «Captain Smith, Titanic. Have had moderate variable winds and clear fine weather since leaving. Greek steamer Athinai reports passing icebergs and large quantity of field ice today in latitude 41.51 N, longitude 49.52 W. Last night we spoke (with) German oil tanker Deutschland, Stettin to Philadelphia, not under control, short of coal; latitude 40.42 N, longitude 55.11 W. Wishes to be reported to New York and other steamers. Wish you and «Titanic» all success».

    7.30 p.m.
    14 April 1912
    S.S. Antillian to R.M.S. Titanic:
    «6.30 p.m., apparent time, ship; latitude 42.3 N, longitude 49.9 W. Three large bergs five mile to southward of us».

    9.30 p.m.
    14 April 1912
    S.S. Mesaba to R.M.S. Titanic and All Eastbound Ships:
    «Ice report: In latitude 42 N to 41.25 N, longitude 49 W to 50.3 W. Saw much heavy pack ice and great number of large icebergs, also field ice. Weather good, clear».

    9.35 p.m.
    14 April 1912
    R.M.S. Titanic to S.S. Mesaba:
    «Recieved, thanks».

    9.38 p.m.
    14 April 1912
    S.S. Mesaba to R.M.S. Titanic:
    «Stand by».
    (Stanley Adams, on the S.S. ‘Mesaba’, was waiting for the Titanic to indicate the message had been given to the captain. Jack Phillips did not respond, but continued to send passenger messages to Cape Race.)

    11.00 p.m. (approx)
    14 April 1912
    R.M.S. Californian to R.M.S. Titanic:
    «Say, old man, we are stopped and surrounded by ice».

    11.10 p.m. (approx)
    14 April 1912
    R.M.S. Titanic to R.M.S. Californian:
    Keep out! Shut up, shut up! I am busy, I am working Cape Race.

    11.15 p.m. (approx)
    14 April 1912
    R.M.S. Titanic to Cape Race, Newfoundland:
    «Sorry, please repeat. Jammed».

    Between 11.35 and 11.45 p.m. (most likely the latter) Captain Smith informed Phillips and Bride that the ship had hit an iceberg, and to prepare a distress call. The captain returned at 12.15 a.m. and told them to send it.

    12.15 a.m.
    15 April 1912
    R.M.S. Titanic to Any Ship:
    «CQD Titanic 41.44 N 50.24 W»
    (CQD was the contemporary distress signal, though soon, the new distress signal would be put to use for the very first time).

    12.17 a.m.
    15 April 1912
    R.M.S. Titanic to Any Ship:
    «CQD CQD SOS Titanic Position 41.44 N 50.24 W. Require immediate assistance. Come at once. We struck an iceberg. Sinking».
    (SOS was the first use of the new distress signal. So far, two ships had responded to the Titanic’s distress call. They included the ‘Frankfurt’, nearly 170 miles away, and the ‘Olympic’, nearly 500 miles away.)

    12.20 a.m.
    15 April 1912
    R.M.S. Titanic to R.M.S. Carpathia:
    «Come at once. We have struck a berg. It’s a CQD, old man. Position 41.46 N 50.14 W»

    12.21 a.m.
    15 April 1912
    R.M.S. Carpathia to R.M.S. Titanic:
    «I say old man, do you know there is a batch of mesages coming through for you from MCC (MCC indicated Cape Cod) ?»

    12.22 a.m.
    15 April 1912
    R.M.S. Titanic to R.M.S. Carpathia:
    «CQD CQD»

    12.25 a.m.
    15 April 1912
    R.M.S. Carpathia to R.M.S. Titanic:
    «Shall I tell my captain? Do you require assistance?»

    12.26 a.m.
    15 April 1912
    R.M.S. Titanic to R.M.S. Carpathia:
    «Yes, come quick!»

    12.32 a.m.
    15 April 1912
    R.M.S. Carpathia to R.M.S. Titanic:
    «Putting about and heading for you».

    12.40 a.m.
    15 April 1912
    R.M.S. Titanic to R.M.S. Carpathia:
    «SOS Titanic sinking by the head. We are about all down. Sinking. . .»

    From 12.40 a.m. until the final message was sent from the Titanic sometime between
    2.15 a.m. and 2.25 a.m. the Titanic, the ‘Carpathia’ and other ships kept a steady stream of messages, updating their progress and Titanic’s condition.
    The Titanic continued to send out general CQD and SOS messages, in the chance that there might be a closer ship.

    12.45 a.m.
    15 April 1912
    Titanic calls ‘Olympic’, (sister ship – 500 miles away en route to England) «SOS» (first use of SOS by Titanic – Bride jokingly suggests to Phillips that it may be his last chance to use the new distress call).

    12.50 a.m.
    15 April 1912
    Titanic calls CQD and says, «I require immediate assistance. Position 41.46 N. 50.14 W.» Received by ‘Celtic’.

    12.53 a.m.
    15 April 1912
    ‘Caronia’ to MBC (‘Baltic’), «MGY (Titanic) CQD in 41.46 N. 40.14 W. Wants immediate assistance».

    1.00 a.m.
    15 April 1912
    MGY (Titanic) gives distress signal. DDC (‘Cincinatti’) replies. MGY’s (Titanic) position 41.46 N. 50.14 W. Assistance from DDC (‘Cincinatti’) not necessary as MKC (‘Olympic’) shortly afterwards answers distress call.

    1.00 a.m.
    15 April 1912
    Titanic replies to ‘Olympic’ and gives her position as 41.46 N. 50.14 W., and says, «We have struck an iceberg».

    1.02 a.m.
    15 April 1912
    Titanic calls ‘Asian’ and said, «Want immediate assistance». ‘Asian’ answered at once and received Titanic’s position as 41.46 N. 50.14 W., which was immediately taken to the bridge. Captain Smith instructs operator to have Titanic’s position repeated.

    1.02 a.m.
    15 April 1912
    ‘Virginian’ calls Titanic but gets no response. Cape Race tells ‘Virginian’ to report to his Captain that the Titanic has struck iceberg and requires immediate assistance.

    1.10 a.m.
    15 April 1912
    Titanic to MKC (‘Olympic’), «We are in collision with berg. Sinking Head down. 41.46 N. 50.14 W. Come soon as possible».

    1.10 a.m.
    15 April 1912
    Titanic to MKC (‘Olympic’), Captain says, «Get your boats ready. What is your position?»

    1.15 a.m.
    15 April 1912
    ‘Baltic’ to ‘Caronia’, «Please tell Titanic we are making towards her».

    1.20 a.m.
    15 April 1912
    ‘Virginian’ hears MCE (Cape Race) inform MGY (Titanic) «That we are going to her assistance. Our position 170 miles N. of Titanic».

    1.25 a.m.
    15 April 1912
    ‘Caronia’ tells Titanic, «Baltic coming to your assistance».

    1.27 a.m.
    15 April 1912
    ‘Olympic’ sends position to Titanic, «1.24 a.m. G.M.T. 40.52 N. 61.18 W», and asks «Are you steering southerly to meet us?» Titanic replies, «We are putting the women off in the boats».

    1.30 a.m.
    15 April 1912
    Titanic tells ‘Olympic’, «We are putting passengers off in small boats.» «Women and children in boats, can not last much longer».

    1.35 a.m.
    15 April 1912
    ‘Olympic’ asks Titanic what weather she had. Titanic replies, «Clear and calm».

    1.35 a.m.
    15 April 1912
    ‘Baltic’ hears Titanic say, «Engine room getting flooded.» (Captain Smith had just visited the Titanic’s radio room and advised this to Phillips and Bride).

    1.35 a.m.
    15 April 1912
    ‘Mount Temple’ hears DFT (‘Frankfurt’) ask, «Are there any boats around you already?» No reply.

    1.37 a.m.
    15 April 1912
    ‘Baltic’ tells Titanic, «We are rushing to you».

    1.40 a.m.
    15 April 1912
    ‘Olympic’ to Titanic, «Am lighting up all possible boilers as fast as (we) can».

    1.40 a.m.
    15 April 1912
    Cape Race says to ‘Virginia’, «Please tell your Captain this: «The ‘Olympic’ is making all speed for Titanic, but her (‘Olympic’s’) position is 40.32 N. 61.18 W. You are much nearer to Titanic. The Titanic is already putting women off in the boats, and she says the weather there is calm and clear. The ‘Olympic’ is the only ship we have heard say, «Going to the assistance of the Titanic. The others must be a long way from the Titanic».

    1.45 a.m.
    15 April 1912
    Last signals heard from Titanic by ‘Carpathia’, «Come as quickly as possible old man: our engine-room is filling up to the boilers».

    1.45 a.m.
    15 April 1912
    ‘Mount Temple’ hears ‘Frankfurt’ calling Titanic. No reply.

    1.47 a.m.
    15 April 1912
    ‘Caronia’ hears Titanic though signals unreadable still.

    1.48 a.m.
    15 April 1912
    ‘Asian’ heard Titanic call SOS. ‘Asian’ answers Titanic but receives no answer.
    DFT (‘Frankfurt’) calls Titanic and says, «What is the matter with u ?»

    1.50 a.m.
    15 April 1912
    Titanic says to ‘Frankfurt’, «You are a fool, stdbi – stdbi – stdbi and keep out».
    ‘Caronia’ hears ‘Frankfurt’ working to Titanic. ‘Frankfurt’ according to position 172 miles from MGY (Titanic) at time first SOS sent out.

    1.55 a.m.
    15 April 1912
    Cape Race says to ‘Virginian’, «We have not heard Titanic for about half an hour. Her power may be gone».

    2.00 a.m.
    15 April 1912
    ‘Virginia’ hears Titanic calling very faintly, her power being greatly reduced.

    2.10 a.m.
    15 April 1912
    ‘Virginian’ hears 2 V’s signalled faintly in spark similar to Titanic’s (Phillips adjusting his transmitter to compensate for the dying power supply from the engine room).

    2.17 a.m.
    15 April 1912
    Virginian hears Titanic, call «CQ» (call to all ships) , but unable to read him. Titanic’s signals end very abruptly as power suddenly switched off.
    (Phillips had actually intended to send «CQD DE MGY», however at this point there is a loss of all power to the radio room – water can be heard flooding the wheelhouse – Phillips says to Bride «Come on, let’s clear out». Bride climbs to the roof of the officer’s quarters and assist with launching collapsible Lifeboat B – Phillips disappears aft).

    Sometime between 2.15 a.m. and 2.25 a.m.
    15 April 1912
    The final wireless message sent from the Titanic:
    R.M.S. Titanic to R.M.S. Carpathia:
    «SOS SOS CQD CQD Titanic. We are sinking fast. Passengers are being put into boats. Titanic.»

    Bride and Phillips left the wireless room after that message, after being urged to leave their post by Captain Smith. They made their way to the Boat-Deck and began trying to help the other men in the releasing of collapsible Lifeboat B. While neither of them immediately made it onto a lifeboat, both were rescued from the sea. Bride’s feet were so severely frozen he could not walk. Phillips died of hypothermia on or near Collapsible lifeboat B, his body was never recovered.

    2.17 a.m.
    15 April 1912
    ‘Virginian’ called Titanic and suggested he should try emergency set, but heard no response.

    2.20 a.m.
    15 April 1912
    ‘Virginian’ to ‘Olympic’, «Have you heard anything about Titanic?» ‘Olympic’ says, «No. Keeping strict watch, but hear nothing more from Titanic. No reply from her».

    2.20 a.m. (approx)
    15 April 1912
    This was the official time the Titanic foundered in 41.46 N. 50.14 W. as given by the ‘Carpathia’ in message to the ‘Olympic’.

    Between 2.20 a.m. and 9.00 a.m. April 15th, the ‘Carpathia’ and the other ships kept a steady stream of messages, updating their progress to reach the Titanic’s last known position in order to rescue the survivors of the sinking in that «Fateful Night».

    2.35 a.m.
    15 April 1912
    Mount Temple hears MPA (‘Carpathia’) send, «If you are there we are firing rockets».

    2.40 a.m.
    15 April 1912
    MPA (‘Carpathia’) calling MGY (Titanic).

    2.58 a.m.
    15 April 1912
    SBA (‘Birma’) thinks she hears Titanic so sends, «Steaming full speed for you. Shall arrive you 6.00 in morning. Hope you are safe. We are only 50 miles now».

    3.00 a.m.
    15 April 1912
    MPA (‘Carpathia’) calling MGY (Titanic).

    3.28 a.m.
    15 April 1912
    ‘La Provence’ to ‘Celtic’, «Nobody has heard the Titanic for about 2 hours».

    4.24 a.m.
    15 April 1912
    SBA (‘Birma’) says, «We are 30 miles S.W. off Titanic».

    6.40 a.m.
    15 April 1912
    ‘Parisian’ hears weak signals from MPA (‘Carpathia’) or some station saying Titanic struck iceberg. ‘Carpathia’ has passengers from lifeboats.

    6.40 a.m.
    15 April 1912
    ‘Asian’, with German oil tank in tow for Halifax asked what news of MGY (Titanic). Sends service (message) later saying heard MGY (Titanic) V. faint working.

    7.40 a.m.
    15 April 1912
    ‘Mount Temple’ hears MPA (‘Carpathia’) report rescued lifeboats.

    8.07 a.m.
    15 April 1912
    ‘Baltic’ sends following to ‘Carpathia’, «Can I be of any assistance to you as regards taking some of the passengers from you? Will be in position about 4.30 p.m. Let me know if you alter your position».

    8.10 a.m.
    15 April 1912
    ‘Baltic’ in communication with MPA (‘Carpathia’), «Exchanged traffic re passengers, and get instructions to proceed to Liverpool».

    8.15 a.m.
    15 April 1912
    ‘Baltic’ turns round for Liverpool, having steamed 134 miles W. towards Titanic.

    8.40 a.m.
    15 April 1912
    ‘Mount Temple’ hears MPA (‘Carpathia’) call «CQ» (message to all ships) and say, «No need to std. Bi (stand by) him. Advise my Captain (sic), who has been cruising round the icefield with no result. Ship reversed».

    8.45 a.m.
    15 April 1912
    ‘Olympic’ sent MSG (message) to Owners, New York via Sable Island saying, «Have not communicated with Titanic since midnight».

    8.55 a.m.
    15 April 1912
    ‘Carpathia’ replies to ‘Baltic’, «Am proceeding to Halifax or New York full speed. You had better proceed to Liverpool. Have about 700 passengers on board».

    9.00 a.m.
    15 April 1912
    ‘Carpathia’ to ‘Virginian’, «We are leaving here with all on board about 700 passengers. Please return to your Northern course».

    The ‘Carpathia’ is now heading for New York where she will arrive at 9.00 p.m. on the evening of April 18th with aboard the 705 survivors.»

    El mensaje de las 12:15 am es la primera llamada de auxilio, un CQD por orden del capitán. Después se envió el primer SOS a las 12:17 am del 15 de abril.

    No obstante el enlace tampoco cita fuentes:

    http://www.qsl.net/g3yrc/Titanic.htm

    en este otro se sostiene que la primera comunicación fué «MYG MYG MYG CDQ CDQ CDQ» e incluye una conversación entre los operadores del Titanic y el Carpathia, aunqeu tampoco se citan fuentes:

    https://docs.google.com/viewer?a=v&q=cache:x-c6tym_0HwJ:www.tecnoparador.es/inventos/archivos/historias_inventos.pdf+se%C3%B1al+MYG&hl=es&gl=es&pid=bl&srcid=ADGEESglNnLZjCjQI9j2whjbBSrto-OObyYgs-pYVD6OuEKZ-JPl-BDoNdbyLo5F9-D9uozdYyTYqbZZA2KxAgnhTWh9CsSqBEgxSae2iC5E-d2168Za4Btr7l0QKWGSr3MAp3MdM_Es&sig=AHIEtbRqGGD0RJnquwpVYBHy9m6EZKV75A

  4. Gámez, todavía no has respondido a la pregunat que te hacía en los comentarios que me borraste. ¿Podrías acercar datos a estas afiramciones tuyas sin sustento alguno?

    — «ni los operarios de los astilleros eran en su mayoría católicos, sino protestantes. Así que, aunque el número del casco hubiera sido ése, tampoco les hubiera importado.»

    — «Ominoso, pero nada más que uno de tantos rumores sin fundamento que surgieron tras la tragedia. No sólo no pasó eso, sino que únicamente murieron dos obreros en accidentes durante la construcción del gigantesco barco, muy por debajo de la siniestralidad que sería de esperar.»

    — «Lo primero y más importante: Stead murió en el naufragio del Titanic, así que era un vidente en la misma medida que un adivino cualquiera de los que se publicitan como tales hoy en día en prensa, radio y televisión.»

    — «De todos modos, en la época, eran bastante comunes los choques con icebergs en el Atlántico Norte»

    — «Nombres como Titan y Titania no eran algo extraño en los barcos de la época, ni tampoco el peligro de los icebergs»

    — «¿O simple consecuencia de la documentación del novelista?»

    — «Conectaron los dos hechos, contaron la historia a unos periodistas y éstos -cual misteriólogos actuales- difundieron acríticamente los sensacionales hechos»

  5. @mrkurtz

    Tomado de la wikipedia, hablando del S.O.S.:

    «Se suele pensar, equivocadamente, que se hizo uso de ella por primera vez en el hundimiento del buque RMS Titanic (el 14 de abril de 1912), pero algunos buques europeos ya habían hecho uso de esta señal anteriormente.

    Sí es cierto que el accidente del Titanic contribuyó enormemente a su popularización e hizo que pasara a sustituir casi por completo al anterior código de socorro, el CQD (que significa: Copy Quality -Llamada General-, y Distress -Problema-).»

    ¿Dónde has encontrado esa información?

  6. En realidad el último punto, que fue la primera vez que se uso el SOS, es doblemente falso, ya que no solo se había utilizado antes, es que además el Titanic no lo uso. La llamada de socorro del Titanic se realizo con el código CQD, que era el utilizado antes del SOS.

  7. Hay leyendas y otras leyendas que mas bien son hechos historicos reales y no leyendas , el hundimiento del Bismarck o del Titanic fueron hechos reales ,tampoco escapa a la inmaginacion la desparicion de mas de una treintena de submarinos alemanes despues de finalizada la segunda guerra mundial , o de barcos y yates en el triangulo de las Bermudas .

  8. Gámez, si me seguís censurando los mensajes la gente se queda respondiendo a la nada. ¿No te das cuenta de que es ridículo andar borrando comentarios que no te gustan?
    Lo vuelvo a pegar.
    ===================================================
    Gámez dijo:

    — «ni los operarios de los astilleros eran en su mayoría católicos, sino protestantes. Así que, aunque el número del casco hubiera sido ése, tampoco les hubiera importado.»

    — «Ominoso, pero nada más que uno de tantos rumores sin fundamento que surgieron tras la tragedia. No sólo no pasó eso, sino que únicamente murieron dos obreros en accidentes durante la construcción del gigantesco barco, muy por debajo de la siniestralidad que sería de esperar.»

    — «Lo primero y más importante: Stead murió en el naufragio del Titanic, así que era un vidente en la misma medida que un adivino cualquiera de los que se publicitan como tales hoy en día en prensa, radio y televisión.»

    — «De todos modos, en la época, eran bastante comunes los choques con icebergs en el Atlántico Norte»

    — «Nombres como Titan y Titania no eran algo extraño en los barcos de la época, ni tampoco el peligro de los icebergs»

    — «¿O simple consecuencia de la documentación del novelista?»

    — «Conectaron los dos hechos, contaron la historia a unos periodistas y éstos -cual misteriólogos actuales- difundieron acríticamente los sensacionales hechos»

    ========================================================

    Una pregunta, Gámez, ¿podrías aportar datos a todas estas afirmaciones gratuitas o sólo debemos creerlas porque lo decís vos, verdadera autoridad en la historia del tránsito marítimo en el Atlántico Norte?

    — «Lo primero y más importante: Stead murió en el naufragio del Titanic, así que era un vidente en la misma medida que un adivino cualquiera de los que se publicitan como tales hoy en día en prensa, radio y televisión.»
    ¿Y esto que tiene que ver? Stead bien pudo haber tenido ese sueño premononitorio y de ninguna manera, llegado el momoento, asociarlo con su viaje en el Titanic y mucho menos 20 años después. Y la duda que dejás deslizar sobre si soñó o no se resuelve fácilmente, puesto que volcó el sueño en una de sus obras mucho antes de que se hundiera el Titanic. Sólo tienes que buscarla y corroborar que sea así, claro que si toda tu fuente de información es Internet…
    Respecto a la señal de SOS sutilmente obviaste un hecho muy importante sólo para dejar mal parado a Fernández Bueno, excelente periodista por otra parte: «While it is true that British wireless operators rarely used the «SOS» signal at the time, preferring the older «CQD» code, «SOS» had been used internationally since 1908″. Es decir, los británicos raramente usaban el SOS, sino el código CQD, con lo cual no es raro que se haya interpretado a esta como la primera vez que se utilizó el SOS para un gran naufragio.

    Algo más. Robertson no sólo predijo en sus obras el hundimiento del Titanic, sino también el «periscopio» (incluido dicho término) en los submarinos, la guerra entre Estados Unidos y Japón y la creación de armas con rayos ultravioleta.

  9. «Por lo tanto, las causas últimas del accidente (de hecho cualquier accidente) pueden ser atribuidas a la sociedad» Pág. 110

    «Entre las muchas causas de la pérdida de vidas del MV Estonia una fue un fenómeno «recurrente». La rápida pérdida de estabilidad de un barco debida a la rotura de la integridad del casco has sido estudiada por la OMI desde la pérdida del RMS Titanic. Sin embargo, como el accidente del MV Estonia y las estadísticas muestran desde entonces … el fenómeno de la pérdida de estabilidad no ha sido resuelto adecuadamente hasta la fecha.» Pág. 111

    Tomado del «Technical Summary of the Investigation onThe Sinking Sequence of MV Estonia» (Safety At Sea en 2008) sobre el hundimiento en 1994 del MV Estonia con la pérdida de 853 vidas.

    http://en.wikipedia.org/wiki/MS_Estonia

    18 años después il capitano del Costa Concordia nos hizo creer a todos que podíamos ser mejores capitanes que él.

    http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=raise-it-or-raze-it-how-will-italian-cruise-ship-be-salvaged

    Mi grano de arena.

  10. No conocía muchas de esas leyendas, pero encuentro a faltar una que me llamó la atención por la exagerada moralina religiosa que destila. Se refiere a que previo al hundimiento del Titanic alguien había afirmado del buque, literalmente, que “Ni Dios podía hundirlo”, frase que a la vista del resultado confirmaba la existencia de un ser terrible al que no se puede provocar ni retar con modernas torres de Babel. En la Biblia esa catástrofe hubiera estado a la altura del resto de los relatos.

    Lo bueno del caso es que bastantes años más tarde un estudiante o periodista, no recuerdo exactamente, se puso a hurgar en todos los archivos de la época, para localizar al posible autor de la frase, encontrándose con NADA. Nadie había afirmado tal cosa, pero era una frase perfecta para la leyenda perfecta, y se difundió rápidamente tras el naufragio. Pero lo cierto es que aunque los artículos de prensa de su tiempo ensalzaban su capacidad para flotar, (requisito que persigue cualquier constructor de barcos desde que se botó el primer tronco), no se hacia referencia a ningún ser divino.

  11. Recurriendo a la sacrosanta wikipedia (no tengo nada mas a mano), lo que puedo ver es, por ejemplo:

    – Sobre las muertes en la construccion: «The work of constructing the ships was difficult and dangerous. For the 15,000 men who worked at Harland and Wolff at the time,[69] safety precautions were rudimentary at best; a lot of the work was dangerous and was carried out without any safety equipment like hard hats or hand guards on machinery. As a result, deaths and injuries were to be expected. During Titanic’s construction, 246 injuries were recorded, 28 of them «severe», such as arms severed by machines or legs crushed under falling pieces of steel. Six people died on the ship itself while it was being constructed and fitted out and another two died in the shipyard workshops and sheds.[70] Just before the launch a worker was killed when a piece of wood fell on him»
    Vale… en la construccion completa murieron nueve personas… lo cual con las medidas de seguridad que habia a principios del siglo XX tampoco parece un misterio muy misterioso…

    – Tampoco veo que misterio hay en que en una epoca de cambio de codificacion de señales de emergencia, los etlegrafistas alternaran entre unas y otras. Estoy seguro que en ese caso hubieran utilizado hasta las señales de socorro de los piratas…

    – Sobre el Robertson ese: «In 1914, in a volume that also contained a new version of Futility, Robertson included a short story called «Beyond the Spectrum», which described a future war between the United States and Empire of Japan, a popular subject at the time.»
    Parece que lo de los japoneses era un tema comun en la literatura de la epoca.

    «In 1905, Robertson’s book The Submarine Destroyer was released. It described a submarine that used a device called a periscope. Despite Robertson’s later claims that he had «invented» a prototype periscope himself (and was refused a patent), Simon Lake and Harold Grubb had perfected the model used by the U.S. Navy by 1902, three years before Robertson’s «prescient» novel.»
    Y que el periscopio ya habia sido inventado antes de su premonicion.

    ¿Y que armas con rayos ultravioleta son las que predijo? Hombre… desde luego tampoco me suena que sea el tipo mas habitual de arma…

  12. Gámez dijo:

    — «ni los operarios de los astilleros eran en su mayoría católicos, sino protestantes. Así que, aunque el número del casco hubiera sido ése, tampoco les hubiera importado.»

    — «Ominoso, pero nada más que uno de tantos rumores sin fundamento que surgieron tras la tragedia. No sólo no pasó eso, sino que únicamente murieron dos obreros en accidentes durante la construcción del gigantesco barco, muy por debajo de la siniestralidad que sería de esperar.»

    — «Lo primero y más importante: Stead murió en el naufragio del Titanic, así que era un vidente en la misma medida que un adivino cualquiera de los que se publicitan como tales hoy en día en prensa, radio y televisión.»

    — «De todos modos, en la época, eran bastante comunes los choques con icebergs en el Atlántico Norte»

    — «Nombres como Titan y Titania no eran algo extraño en los barcos de la época, ni tampoco el peligro de los icebergs»

    — «¿O simple consecuencia de la documentación del novelista?»

    — «Conectaron los dos hechos, contaron la historia a unos periodistas y éstos -cual misteriólogos actuales- difundieron acríticamente los sensacionales hechos»

    ========================================================

    Una pregunta, Gámez, ¿podrías aportar datos a todas estas afirmaciones gratuitas o sólo debemos creerlas porque lo decís vos, verdadera autoridad en la historia del tránsito marítimo en el Atlántico Norte?

    — «Lo primero y más importante: Stead murió en el naufragio del Titanic, así que era un vidente en la misma medida que un adivino cualquiera de los que se publicitan como tales hoy en día en prensa, radio y televisión.»
    ¿Y esto que tiene que ver? Stead bien pudo haber tenido ese sueño premononitorio y de ninguna manera, llegado el momoento, asociarlo con su viaje en el Titanic y mucho menos 20 años después. Y la duda que dejás deslizar sobre si soñó o no se resuelve fácilmente, puesto que volcó el sueño en una de sus obras mucho antes de que se hundiera el Titanic. Sólo tienes que buscarla y corroborar que sea así, claro que si toda tu fuente de información es Internet…
    Respecto a la señal de SOS sutilmente obviaste un hecho muy importante sólo para dejar mal parado a Fernández Bueno, excelente periodista por otra parte: «While it is true that British wireless operators rarely used the «SOS» signal at the time, preferring the older «CQD» code, «SOS» had been used internationally since 1908″. Es decir, los británicos raramente usaban el SOS, sino el código CQD, con lo cual no es raro que se haya interpretado a esta como la primera vez que se utilizó el SOS para un gran naufragio.

    Algo más. Robertson no sólo predijo en sus obras el hundimiento del Titanic, sino también el «periscopio» (incluido el propio término) en los submarinos, la guerra entre Estados Unidos y Japón y la creación de armas con rayos ultravioleta.

Los comentarios están cerrados.