Los informativos de ETB 2 hacen apología de la antivacunación. ¿La harán del tabaco próximamente?

Las autoridades sanitarias están cada vez más preocupadas por la moda de la antivacunación, algunos profesionales de la salud españoles ya piden que se castigue con multas y sanciones penales a los padres que no inmunicen a sus hijos y, en Australia, esos progenitores van a tener que pagar más impuestos. Es lógico, con su egoísmo e ignorancia están jugando con la salud no sólo de sus vástagos, sino de todos. El aumento de niños no vacunados pone en riesgo la salud de los lactantes, de aquellos pequeños que no pueden ser inmunizados por circunstancias particulares, de quienes nacieron antes de las campañas de vacunación masivas y no pasaron la enfermedad, y de quienes han perdido o tienen debilitadas las defensas ante el virus, como los receptores de trasplantes de médula ósea. Por eso, cuando ayer por la noche me llamó el psicólogo, y miembro del Círculo Escéptico, Pedro Luis Gómez Barrondo para alertarme de que los informativos de ETB 2 estaban haciendo propaganda de la antivacunación, no podía creérmelo. Sin embargo, así fue.

Un reportaje del Teleberri presentó ayer la antivacunación como una alternativa respetable. Dos testimonios fueron el eje de la información: el de una madre irresponsable que no ha vacunado a sus hijos porque «no cree en las vacunas», y el de, ¡agárrense!, una médico de familia de Osakidetza, Itziar Larrañaga, quien sostiene que no hay que erradicar enfermedades, que con las vacunas «estamos combatiendo con la energía vital del cuerpo, y esto nos lleva a más intoxicación a lo largo de los años y a la enfermedad crónica». Dice esta facultativa que hay que «entender la enfermedad como un intento de nuestro cuerpo de recuperar salud y no como si fuera una maldición que nos ha caído por mala suerte». ¿Y cuál fue el contrapunto a tanto disparate? Simplemente, no lo hubo.

¿Se imaginan que un informativo de una cadena pública hiciera apología de la conducción bajo los efectos del alcohol, el tabaquismo, el consumo de heroína o cocaína…? La gente pondría, en general y lógicamente, el grito en el cielo. Pues, hacer a estas alturas publicidad a los antivacunas, como se hace en este reportaje de ETB, es lo mismo: anima a la población a un actitud que puede poner en peligro vidas. Rafael Bengoa, consejero de Sanidad del Gobierno vasco, y otros expertos dejaron claro en el episodio «¿Salud de consumo?» de la serie Escépticos, emitida por la misma cadena, que la renuncia a la inmunización es un hábito peligrosa. La moda de la antivacunación es consecuencia de uno de los grandes fraudes científicos del siglo XX y de la ignorancia de esa parte de la población proclive a la medicina alternativa y otras supercherías.

«Conducta criminal»

David Moreno, coordinador del Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de Pediatría (AEP), advertía en enero en la revista Jano de que los casos de sarampión en nuestro país han pasado de 173 en 2010 a «más de 3.000, contando los no registrados», el año pasado. «En España, no ha habido muertos [en el conjunto de Europa, murieron 8 personas y 24 padecieron encefalitis], pero el 10% de los enfermos ha sufrido complicaciones», indicaba. Moreno reconocía que la cobertura vacunal ha bajado en nuestro país a «un 80% u 85%, cuando lo cierto es que se solía llegar al 95%». Y Javier Arístegui, experto del CAV, achacaba el fenómeno “a la relajación de los padres con el calendario vacunal».

«Si por darle un sopapo a un crío te la has cargado, ¿cómo debemos castigar a unos padres que ponen en peligro la vida de sus vástagos y la de las personas que le rodean, teniendo en sus manos el instrumento que puede evitarlo? A mí, ésa me parece una conducta criminal y, por tanto, creo que se merece una sanción penal«, contaba Félix Goñi, director de la Unidad de Biofísica de la Universidad del País Vasco y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, a mi compañero Fermín Apezteguia hace un par de meses. A juicio del biofísico vasco, el rechazo a las vacunas «se debe, a la vez, a la ignorancia y al egoísmo». «Si yo no vacuno a mi hijo en una sociedad de personas vacunadas, casi con toda seguridad no le va a pasar nada ya que hay una probabilidad muy baja de que alguien le contagie. Claro que puede ocurrir que una infección, que al niño vacunado le produzca una enfermedad leve y pasajera, al no vacunado le provoque una grave. La idea de que las vacunas son peligrosas es ridícula y tiene su origen en la ignorancia», me decía en una entrevista en diciembre.

Las vacunas han acabado con enfermedades como la viruela, por ejemplo, y hecho que la poliomielitis sea en Occidente una rareza. Presentar, en un medio de comunicación, la antivacunación como alternativa a la vacunación es una demostración de periodismo irresponsable. No se puede jugar así con la salud de la población. No se pueden ignorar todas las evidencias científicas para dar voz, acríticamente, a un colectivo cuya actitud supone un riesgo para toda la población. Sinceramente, no tengo adjetivos para calificar este desmán, que espero que provoque reacciones donde debe: en la comunidad científica vasca y en el Departamento de Sanidad, que deberían exigir a ETB una inmediata rectificación.

Aquí tienen el segmento de publicidad contra las vacunas del Teleberri:

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

26 respuestas a «Los informativos de ETB 2 hacen apología de la antivacunación. ¿La harán del tabaco próximamente?»

  1. Eso, y dejamos a los paralíticos rezagados para que se los coman a ellos y nos salvemos los más fuertes… si es que se empieza creyendo en el Libre Mercado y se acaba así…

  2. @ateo

    Acabo de leer el lema de la asociación por la libertad de vacunación en España: “Que la humanidad ha estado y estará siempre conviviendo con microorganismos.”

    Je, lo que pasa es que tienen una visión más amplia de la evolución, y consideran que lo mejor para la especie es convivir con ellos maten o no maten, pues nos hará más fuertes…sería interesante preguntarles si quieren vivir en la selva al lado de los leones, que aunque te coman, también conviven en este nuestro mundo. Si el éxito en la supervivencia depende de dejarse vacilar por otras especies vamos aviados…esos 30 médicos que pertenecen a la asociación deben vivir en pelotas y al raso, no cocinan los alimentos (que solo pueden ser recolectados, no cazados) y reniregan de cualquier atisbo de la perniciosa civilización.

  3. Bueno, lo que ha dicho Paco, con mejores palabras, ya lo comenté yo mismo en algún otro artículo anterior sobre el tema.

    Y la cuestión es realmente esa, que haya padres que consideren, porque ellos lo valen, que dejar enfermar a sus hijos les va a hacer más fuertes o les va a proteger de los supuestos peligros de las vacunas, no les da ningún derecho a poner en riesgo ni la salud de sus propios hijos, ni la del resto de la sociedad, simple y llanamente. Del mismo modo que creer que dar una paliza cada mañana a los hijos los hará más «viriles» y preparados para afrontar las viscitudes de la vida no autorizaría a nadie a llevar a cabo tal despropósito. A título particular nadie puede usurpar la autoridad dejada en manos de las autoridades sanitarias, del mismo modo que nadie se puede permitir arrestar, juzgar y encarcelar a otros conciudadanos por su cuenta, por muchos fallos que vea o crea ver en la justicia legalmente establecida. Simplemente no tienen la autoridad, ni los conocimientos demostrados, ni el respaldo democrático ni, por tanto, legitimidad para hacerlo, ni para decidir por los demás, porque no vivimos en una suerte de isla de «el señor de las moscas» (aunque a base de desregular y recortar servicios públicos quizá lo acaben consiguiendo).

    Ahora, eso no quita que quien vea fallos en las políticas sanitarias tenga derecho a criticarlas y a ponerlas en tela de juicio, porque eso no es sólo un derecho de la ciudadanía, sino, a mi modo de ver, es una obligación de votantes responsables: exigir todas las explicaciones y hacer todas las críticas al sistema que se consideren pertinentes. Pero tratándose la lucha contra las enfermedades de un tema objetivo y no de conciencia o ideología, y al tratarse de un tema de tal importancia para la sociedad, sólo puede tratarse de forma colectiva, no individual, porque las epidemias no son un problema individual sino público. Por lo que, quien tenga dudas, deben ser dudas fundadas en evidencias. Evidencias que, de existir, deberían ser presentadas ante un tribunal. Y si somos conscientes y responsables de la gravedad del asunto, debemos exigir exigir esas evidencias, y debemos buscar el consenso científico, el de los que realmente saben del tema, antes de tomar una decisión que afecte a la salud de todos, por la cuenta que nos trae. Porque del mismo modo que nadie en su sano juicio se atrevería a abrir en canal y operar por su cuenta a un hijo sin ser cirujano y sin los medios adecuados, con un cuchillo jamonero y en la mesa del salón de su casa, nadie en su sano juicio debería pretender ser capaz de decidir si conviene o no vacunarle en base a simples opiniones y prejuicios. Repito, si no nos hemos vuelto todos locos.

  4. Pues no, no lo han borrado, es que se me ha debido olvidar darle al botón.
    Los que más abajo dicen que dejemos que no vacunen a sus hijos. Veréis, pedazo de ignorantes. No penséis ni por un instante que tenéis derechos sobre vuestros hijos. Con vuestra vida, haced lo que os dé la gana, como si queréis tiraros por un barranco a ver si voláis. El resto del mundo, incluidos vuestros hijos, tienen derecho a tener acceso a cualquier medida encaminada a salvar sus vidas. Pero es que da igual, aunque tuvierais el derecho a disponer de la salud y la vida de vuestros hijos, lo que no tenéis de ninguna manera es derecho a poner en riesgo la vida de los míos. Bastante desgracia tienen vuestros hijos de tener unos padres ignorantes e idiotas, como para que los míos tengan que sufrir las consecuencias de vuestra estupidez. Porque a un niño de 1 mes de vida, no se le puede vacunar, y si tu hijo no está vacunado por tu estupidez, puede contagiar al mío, que es todavía demasiado pequeño para vacunarse, de una enfermedad que el tuyo, que es mayor, podrá superar, pero al mío, que tiene un mes, lo va a matar.

    Así que, no, imbécil, ni de coña te vamos a dejar hacer con tu hijo lo que te dé la gana: en primer lugar porque tu hijo tiene derechos que tú no estás autorizado a quitarle por muy hijo tuyo que sea, y segundo porque tus derechos terminan en el mismo punto en el que empiezan los míos. Y no pienso consentir que tu imbecilidad ponga en riesgo a mi familia. ¿Estamos?

    Para la ignorancia y estupidez, lamentablemente, no hay vacuna, solo medicina: leer y estudiar, y no siempre es efectiva, como se puede comprobar.

  5. A los dos meapilas que piden que dejemos que decidan hacer con sus hijos lo que quieran… Pobres niños, qué desgracia les ha caído por nacer de padres ignorantes e irresponsables, pero en fin. Haced con vuestros hijos lo que os salga de las pelotas, siempre y cuando lo que hagáis con ellos no perjudique a los míos. Y, pedazo de ignorantes, si no vacunáis a vuestros hijos, perjudicáis y ponéis en riesgo a los míos, y entonces yo voy y me cago en vuestras respectivas madres, por haberos parido ignorantes y estúpidos. ¿Vale?

    En este comentario no hay insultos, sino constataciones de hechos probados.

  6. Existe una gran hipocresía, falta de coherencia, en quienes defienden no vacunar a sus hijos porque temen efectos adversos de las vacunas; alegaciones tales como que no quieren contaminar con cocteles químicos el organismo de sus criaturas…posturas como las de dejar cursar la enfermedad para que el cuerpo salga fortalecido, etc, pues a la hora de la verdad, aunque muchos de ellos acudan a naturópatas, homeopátas y demás, cuando les sale un herpes se ponen una pomada, cuando su niño se hace una herida, le ponen el tétanos, de vez en cuando se ventilan un antibiótico…todo ello con mayor riesgo de un efecto adverso, secundario no deseado, que las vacunas. Pero su defensa de estos sus valores la llevan hasta el extremo. En España, no es obligatorio vacunar a nadie a no ser que un juez lo ordene por existir un riesgo a la salud pública, como en el caso de Granada. En este caso, la falta de vacunación propició un brote de sarampión, y se obligó a vacunarse a 35 personas, 15 de las cuales se negaron y pretenden llegar al tribunal supremo. Así de calado esta el tema en algunos: ignorancia revestida de sapiencia, creen que saben más que los médicos, creen que sus hijos corren menos riesgo enfermos que vacunados, se creen poseedores de verdades que se ocultan al resto de la población, unos iluminados, vamos, y por ende irresponsables.

    Lo de la médico…en fin, se ve que debe tener «consultas alternativas», porque sino no se entiende.

  7. En el caso hipotético de que un hijo de los ‘antivacunas’ sea mordido por un perro rabioso o que viaje a un país donde no esté erradica la polio: ¿se negarán a que le pongan la antirrábica o la vacuna contra la polio? Espero que no hayan llegado al nivel de fanatismo y ceguedad de los testigos de jehová con el tema de las transfusiones de sangre.
    Documental muy interesante: http://www.youtube.com/watch?v=00rRSiK1PT0

  8. Lo que hace buenas las vacunas y los medicamentos en general no son las farmacéuticas que, como todas las multinacionales, si pudiesen hacerlo impunemente, pasarían por encima de cualquier derecho humano sin despeinarse, sino la legislación que las obliga a hacer multitud de estudios y pruebas para demostrar su fiabilidad y seguridad. En cambio, decir que las vacunas son malas les sale totalmente gratis a estos bocazas. Si tan convencidos están, deberían ser capaces de demostrarlo ante un tribunal con evidencias, digo yo.

  9. Enlaces! Enlaces!! Enlaces a revistas de prestigioooo!!! Estoy muy cansado de oir estudios por aquí y estudios por allá!! Enlaceeees!!!! Si hay tantos estudios sobre la relación vacuna/autismo o cualquier otra cosa, por favor, enlaces!!! Y no, no considero la vacunación como la panacea, y ni mucho menos considero a las farmaceuticas como empresas ejemplo y modelo, pero en algunas ocasiones creo que la paranoia hace a determinadas personas sospechar hasta del «cri-cri» de un grillo.

  10. @10852792

    «Hoy en día se está poniendo de moda apoyar nuestros propios deseos a partir de una parte de la literatura científica – la que coincide con nuestros intereses – ignorando ferozmente el resto. Es preocupante.»

    Completamente de acuerdo. Yo mismo he escrito esa idea en varias ocasiones.

    Vale, hablemos de revisiones sistemáticas de la literatura, los criterios han de ser tales que no excluyan a priori ciertos resultados, sin embargo los estudios han de cumplir unos mínimos de calidad.

    Entonces ¿hay literatura científica que apoye la paronoia antivacuna? La respuesta es prácticamente no, y la que pretendió serlo (Wakefield) constituye un gran fraude científico, que ocasionó una caída de los porcentajes de cobertura, favoreció un repunte de las enfermedades e hizo perder tiempo, dinero y prestigio a las instituciones científicas y públicas.

    Por otro lado. Debería aplicarse la idea para informarse sobre la enorme cantidad de literatura que muestra enormes beneficios sobre costes y la seguridad de las vacunas, que además es básica. O viajar a algún lugar del planeta en donde no haya vacunación adecuada.

  11. ¿El video está editado de manera intencionada o no nubo contraréplica en este reportaje a favor de la vacunación después de este testimonio ?

  12. Primero, relájate un poquito. Así será más fácil escucharte.
    Segundo, procura leer informes científicos que vayan en sentido opuesto a tus deseos.
    Tercero, no pierdas de vista lo que es la libertad de elección de todo ser humano, sobre todo en un terreno tan sensible como es el cuerpo físico de cada uno.

    Quiero decirte que a mi no me convence para nada una persona que sale en la tele defendiendo la anti-vacunación sin argumentos racionales. Pero por favor, no cometas el error de presuponer que todas las personas que somos escépticas ante las vacunas, somos idénticas a la que viste en la tele. Es un poco insultante.

    Hoy en día se está poniendo de moda apoyar nuestros propios deseos a partir de una parte de la literatura científica – la que coincide con nuestros intereses – ignorando ferozmente el resto. Es preocupante.

  13. Yo soy de Vigo, y alerto de que aquí hay un individuo que se dedica a vender: “medicina germánica” es decir, la afirmación de Gerard R Hamer= “ex médico, como consecuencia de inducir a la muerte a pobres ingenuos como consecuencia de su pseudo-terapia anti-cáncer) éste propagador de las ideas de las peligrosas ideas de Hamer, tiene aquí en Vigo en la calle Hispanidad su clínica en donde vende todo tipo de cursillos de terapias –basura , cobrando incluso 400 euros por estar allí escuchando esas tonterías pseudocientíficas uno o dos fines de semana . ¡Cuidado!

  14. Soy incapaz de entender como a ése doctorcillo que afirma semejante aberración (que las vacunas son peligrosas) no se le retira su titulación medica en beneficio de la sociedad, así como la obligación de el abandono de la medicina (a este respecto es importante observar lo que pasó con ese paciente hipertenso que murió porque un médico= (y homeópata…aunque estaría mejor decir: homeo-caca) le cambió su medicación con consecuencia mortífera y que Gámez lo comenta aquí. Una vuelta a la edad media de mano de los embusteros de las medicinas-pseudocomplementarias = como la homeo-caca, los postulados new-age anti vacunación y los descerebrados que los propagan, los pincha agujitas, los reflexólogos, los reikiólogos y los= Discobery Dsalud (Como J.Antonio Campoy alias= “El contactista marcianitos) así como los medios de difusión que los propagan: (bebes en cuerpo de adulto).

  15. ¿Estudiar a fondo? Eso es precisamente lo que tienen que hacer los movimientos anti-vacunas.
    Planteas que lso estudios epidemiologicos, la microbiologia, el estudio de los mecanismos de contagio, etc etc …. no es «estudiar a fondo el tema». ¿Que es estudiar a fondo el tema entonces?
    «No creo en las vacunas» Los efectos de la vacunacion no es una cuestion de fe. Esto es como no creer en los gases anestesicos. ¿Hasta que no se estudie a fondo el tema habra quien opte por operarse «a pelo»?. La erradicacion de la viruela tampoco fue una cuestion de fe.
    «Pienso que tienen consecuencias graves» ¿Hablara del «estudio» sobre vacunacion y autismo?
    Lo de la medico ya no tiene ni nombre…

    1. Tenemos idealizados a los cientificos, son los que nos hacen la vida mejor, los que erradican enfermedades, los que curan o luchan por acabar con el cancer o el sida…. Pero, que pasaria si hubiera unos pseudocientificos que lo que hacen es justo lo contrario? Es decir, debilitarnos o enfermarnos para hacernos dependientes como yonkis de sus mejunjes y asi ellos enriquecerse?? Volviendo a lo de la información, para mi la antivacuna es mucho más convincente porque hay mas estudios serios (con datos, graficos, estudios hechos por cientificos que discrepan) los datos queproporcionan son esclarecedores. Solo uno, aproximadamente mueren en españa no más de 5 niños al año por sarampión, TODOS ellos vacunados. Y como este dato muchos otros. Yo a mi hijo no lo vacunaré ni de coña porque entre otras muchas cosas, las vacunas DESTROZAN el sistema inmune del bebe. Vacunas no gracias!!! Ponerselas a vuestros hijos pero bo obligueis al mio favor!!

  16. Eso de lo chakras proviene de la filosofia induista , ? como es posible que en una sociedad desarrollada metan chakra con ondas electromagneticas con medicina tradicional ? , jajaaa ,hay que reirse .

  17. Tranquilo, que si buscas un médico que te hable de los chakras seguro que también lo encuentras.

    Lo que no acabo de entender es por qué médicos así siguen conservando su licencia para ejercer. Dudo que la conservara, por ejemplo, un juez que afirmara que una confesión obtenida bajo tortura es todo lo que hace falta para condenar a un acusado…

    ¿En qué nos estamos convirtiendo, que ni siquiera exigimos seriedad o rigor a aquellos profesionales de quienes depende algo tan importante como la salud?

    Pues en unos irresponsables, simplemente, ya que la ciencia no es cuestión de opiniones, sino de evidencias, y si no se pueden presentar evidencias de lo que se afirma acerca de hechos objetivos, estamos frente a una vulgar opinión. Y no es cuestión de dejar la salud en manos de opiniones. Porque no creo que nadie se sintiera seguro si su tratamiento fuera elegido por votación en junta de su comunidad de vecinos en vez de por un médico formado e informado para tomar tales decisiones. Sin embargo, si un médico se basa en meras opiniones subjetivas, sin evidencia alguna que lo respalde, obtenemos el mismo resultado, y no obtenemos ventaja alguna de su formación. Es decir, no está actuando como médico sino como un vulgar charlatán. Y para eso cualquiera con labia vale.

  18. No va desencaminada la doctora Itziar Larrañaga, no… Habrá que estudiar a fondo la cuestión antes de proceder al fusilamiento masivo de los «antivacunistas». Y de paso, echar un vistazo también a lo de las ondas electromagnéticas, no vaya a ser que sean perjudiciales para la salud. Cariños.

    1. ¿Para que estudiar a fondo los argumentos de los antivacunas y los que ven problemas con las ondas electromagnéticas?. Que sean ellos los que los estudien los argumentos reales y no vengan con tonterías que perjudiquen al resto de la población.

  19. Que un médico de familia diga que «vacunar supone combatir contra la energia vital del cuerpo y lleva a la intoxicación crónica» es bastante preocupante. Solo le ha faltado hablar de los chakras…

Los comentarios están cerrados.