El condado inglés de Durham prohíbe el número 13 para contentar a los supersticiosos

Parece una broma; pero no lo es. El Consejo del Condado de Durham, al norte de Inglaterra (Reino Unido), ha decidido que no habrá más portales con el número 13 en sus calles. Lo acordó ayer para ayudar a que los propietarios que quieren vender inmuebles con ese número lo tengan más fácil que hasta ahora, cuando, dicen, topan con el rechazo de potenciales compradores que creen que el 13 da mala suerte.

«Nuestra nueva política de nomenclatura y numeración de calles se basa en las utilizadas por los antiguos consejos de distrito y de barrios, la mayoría de las cuales especificaban que el 13 no se utilizaría en la numeración. Esto era así, sobre todo, para responder a las preocupaciones de los promotores inmobiliarios, que a menudo tienen dificultades para vender viviendas ubicadas en la parcela 13», ha indicado Dave Wilcox, director de carreteras del condado. Y ha añadido que, hasta ahora, había ocasiones en las que vecinos que pedían un inmueble 13 se renumerara como 12a. Las autoridades del Condado de Durham ceden así ante la superstición, en vez de combatirla. ¿Qué será lo próximo?, ¿matar a los gatos negros?, ¿prohibir las escaleras apoyadas en paredes?, ¿impedir que los fumadores enciendan tres cigarrillos con una cerilla?…

El miedo irracional al número 13 se llama triscaidecafobia. El 13 se consideraba antiguamente en el mundo cristiano número de mal agüero porque, según la tradición biblica, trece fueron los comensales de la Última Cena y el homenajeado acabó clavado en la cruz. Esta superstición es la causa de que muchos aviones no tengan fila 13 y de que la actual edición de Gran Hermano, sea la 12+1, una demostración más de que estamos ante uno de los programas más  estúpidos de la televisión.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

5 respuestas a «El condado inglés de Durham prohíbe el número 13 para contentar a los supersticiosos»

  1. Excelente medida, el número 13 es gran portador de desgracias. Está demostrado científicamente por medio de las estadísticas.

  2. Me parece genial, pero me preocupa que millones de chavales al año cumplan 13 años de vida. Creo que se debería hacer algo al respecto como no cumplirlos. Al fin y al cabo parece que lo importante no es que estés en el número 13, sino que el número no sea nombrado. Vamos, que si en la última cena hubiesen sido 12+1… quizás Jesús no habría acabado en la cruz.
    Ya puestos, pido que se eliminen los días 13 del calendario, así evitamos los riesgos de desgracias 12 veces al año. ¿Quién quiere asumir ese riesgo siendo evitable?

  3. Pues yo viví casi diez años en el 1º 3ª del nº 13 de la calle y nunca ocurrió allí nada malo digno de mención. Será por aquello de que todo lo paranormal se esfuma en presencia de un escéptico… aunque por aquel entonces todavía era algo supersticioso…

Los comentarios están cerrados.