La ciencia española no debe tener una casilla en la declaración de Hacienda, y la Iglesia católica tampoco

La ciencia española no necesita una casilla en la declaración del IRPF, sino unos gobernantes que miren más allá de la próxima cita con las urnas. No los tenemos y, para los que sufrimos -antes, José Luis Rodríguez Zapatero; ahora, Mariano Rajoy-, es más fácil quitar dinero público de ese abstracto llamado investigación que de la construcción de líneas de alta velocidad para transportar a cuatro gatos, de obras en aeropuertos que han costado una millonada y no tienen vuelos o de campos de clubes de fútbol. En muchos casos -hay honrosas excepciones-, el principal objetivo del político nacional es  hacer las cosas lo mejor posible para perpetuarse en el cargo. Para ese objetivo, es más efectivo poner una estación de AVE y un aeropuerto en cada capital de provincia que rechazar tales pretensiones por el derroche que suponen o sacarse de la manga pruebas falsas, como hizo el ministro José Ignacio Wert, para cargarse la asignatura de Educación para la Ciudadanía y contentar al ala más ultra de su parroquia que admitir la lógica de esa enseñanza aconfesional en una sociedad democrática.
Pedir una casilla para la ciencia en la declaración de la renta está bien como gesto. «La investigación y la innovación son pilares fundamentales para el desarrollo de una sociedad moderna, y hemos demostrado muchas veces que los científicos españoles podemos ser tan buenos como los del resto de países si nos dan la oportunidad. Dado que nuestros bienamados líderes no parecen querer entenderlo, quizás haya llegado el momento de exigir que nos den la opción a nosotros», escribía el científico soriano Francisco J. Hernández el 3 de enero. En las últimas semanas, la campaña lanzada por este investigador ha hecho que en los medios se hable del irresponsable tijeretazo de 600 millones de euros dado este año a la ciencia por el Gobierno de Rajoy más de lo que le gustaría al inquilino de La Moncloa. No es poco en un país donde copan titulares el fútbol y el corazón. Pero ir más allá de la entrega en el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de casi 300.000 firmas apoyando esa iniciativa es confundir el culo con las témporas. Y se lo dice alguien que firmó esa propuesta.
Apoyé la petición por la casilla científica del IRPF porque creo que hay que decir de algún modo a nuestros gobernantes que no estamos de acuerdo con lo que llevan haciendo desde que comenzó la crisis y Rodríguez Zapatero empezó a recortar el presupuesto en I+D al tiempo que se asfaltaban aeropuertos inútiles y el tren de alta velocidad paraba en estaciones sin pasajeros. Pero, una vez conseguidos los titulares -la publicidad-, me reafirmo en lo que dije desde el primer momento en varios foros: no debe haber en la declaración de la renta ninguna casilla de donación voluntaria ni para la ciencia, ni para la Iglesia católica, ni para nada. Como el dinero de la eduación, la sanidad y la asistencia social, el de la ciencia ha de salir del fondo común por tratarse de una inversión estratégica.
248,3 millones para la ‘casilla religiosa’

A la ciencia y la tecnología, les debemos haber alcanzado en España cotas de bienestar impensables hace unas décadas. La ciencia es algo que beneficia el conjunto de la sociedad. Hace mucho tiempo que los científicos españoles más renombrados repiten, en cuanto tienen oportunidad, que no es que las sociedades ricas inviertan en ciencia, sino que las sociedades ricas lo son porque invierten en ciencia. El conocimiento es lo que diferencia a las sociedades avanzadas del resto, lo que va a marcar la distancia en el futuro próximo entre el Primer Mundo y el resto, y es lo primero que sacrifican casi todos nuestros políticos cuando vienen económicamente mal dadas. Permítanme que matice el casi: desde el inicio del autogobierno, los sucesivos Ejecutivos vascos, independientemente de su color, han apostado por la investigación. Han sido conscientes, todos, de lo mucho que nos jugamos en Euskadi si damos la espalda al conocimiento.
El Gobierno central podría detraer dinero de otras partidas para apostar por la ciencia y que, cuando el mundo salga de la crisis, estemos mejor situados en el panorama de la investigación que cuando entramos en ella. Hay una partida obvia que se puede ahorrar en su totalidad: los 248,3 millones que la Iglesia católica se llevó del fondo común del IRPF el año pasado. Porque no es que quienes marcan una cruz en la casilla religiosa paguen un suplemento impositivo para financiar su credo, sino que lo hacen desviando parte de sus impuestos con el beneplácito del Estado. Es decir, aportan menos al fondo común; nos quitan 248,3 millones al resto. Aquí, tiene el Gobierno de Rajoy -ya sé que no lo va a hacer- una partida importante que dedicar a la investigación científica.
La financiación de la Iglesia a través de la declaración de la renta es injusta para la mayoría: otorgó el año pasado a los 7,5 millones de declarantes católicos -poco más de un tercio del total- el derecho a destinar a su religión un 0,7% de sus impuestos. Ese dinero se resta del fondo común cuando lo lógico, con este sistema, sería que -como todo hijo de vecino- los católicos pagaran sus impuestos íntegros al Estado más un plus para su iglesia. La ciencia no necesita una casilla en el IRPF; pero la religión tampoco debería tenerla. Ninguna. Quien quiera financiar su religión puede hacerlo con toda libertad, pero no sacando dinero del bolsillo de todos, sino pagando un plus, a ser posible,  independientemente de los canales de la Administración pública. Porque, ésa es otra, como cualquier entidad privada, la Iglesia debería costear su logística recaudatoria y no hacer que, otra vez, paguemos sus gastos entre todos. Si, encima, el Estado dejara de pagar el sueldo de los profesores que dan doctrina católica en la enseñanza pública -un sinsentido que es herencia del franquismo-, igual habría dinero hasta para aumentar la inversión en ciencia.

14 comentarios

  1. Ha sido una total metedura de pata como iniciativa y como propuesta, PUNTO. Y este en el parlamento solo lo empeora pues es cimentar el error de concepto. Pedir «casillas para financiar tal» -y peor si las conceden- solo sirve para justificar y legitimar la casilla de la iglesia, para no discutir su validez en un país donde solo el 15% de la población va a misa, y por lo tanto donde el cristianismo es simplemente anecdótico y cultural, pero no una religión practicada, a pesar de ser un lobby con enormes privilegios heredados de una dictadura nacional-católica. Lo que habría que hacer es eliminar el concordato y usar el dinero con el que se financian las sanguijuelas de la secta sotánica para apoyar la cultura, la ciencia y la educación.
    Menos pedir casillas y más ir al fondo del problema, más discutir la financiación de esta secta con dinero de todos, y ya puestos a hablar de sanguijuelas y parásitos, que si hay crisis y hay que recortar algo, prescindamos de gastos inútiles como la casa real, que se recorte del presupuesto militar, que se recorten de los sueldos de los políticos, y que nos dejen en paz que siempre recortan de lo mismo.

  2. Si la Iglesia tiene una casilla para financiarse, yo también quiero una casilla para «mis cosas» en la declaración de la renta (en la de todos), porque si marca la casilla un obispo ¿no está haciendo eso precisamente? A ver si la Iglesia va a ser el único proyecto privado que podemos elegir para desviar parte de los impuestos ¿por qué no la reforma del piso? ¿o la ortodoncia del niño?

  3. «Si, encima, el Estado dejara de pagar el sueldo de los profesores que dan doctrina católica en la enseñanza pública -un sinsentido que es herencia del franquismo-, igual habría dinero hasta para aumentar la inversión en ciencia.»
    Si fuera esa la única ventaja que se les da por encima de lo que el mortal de los comunes…para información del personal, comentar que los profesores de religión católica en los colegios públicos no estan sujetos a oposición ni sistema meritocrático alguno para hacerse cargo; es el arzobispado correspondiente quien decide quien enseña…las sectas son lo que tienen.

  4. Ramén! Sobre los profesores de religión, los pagamos, pero es la iglesia la que puede despedirles si por ejemplo considera que «viven en pecado». Eso sí, las indemnizaciones la iglesia católica, apostólica e hipersubvencionada no las paga, no… ¿adivinen quien lo hace?

  5. Se critica a la derecha , al catolicismo y a la iglesia ,sien embargo tanto la iglesia ,como el catolicismo e igualmente el franquismo supieron resguardar la desencia ,la etica y los valores de la sociedad contemporanea , ? que les ha brindado el socialismo marxista espanol a los ciudadanos espanoles ? , mentiras , embustes ,ideologias , canalladas y sobre todo manipulacion agregando que parte de la ruina por la cual atraviesa la sociedad es responsabilidad del Psoe .

  6. Cuando uno se pone a discutir sobre un posible voto a favor o en contra de la Ley de la gravedad, de las vacunas y de la resurrección de Cristo, todo a la vez, ya ha perdido la partida de antemano. En este caso es puro ilusionismo: te enseñan una casilla para que no veas la otra, la que de verdad les interesa (administrar 248 MM de euros en nombre de Dios).
    La Ciencia no es democrática, los científicos no hacen campañas electorales ni se votan las imágenes ni las teorías «mas interesantes o atractivas» como si fueran los Oscar de Hollywood o el circo electoral.

  7. En esta ocasión, no estoy de acuerdo con Luis (cosa bastante inhabitual) en lo referente a la asignación a la Iglesia Católica. No sé si mi caso es habitual, pero yo no sólo no soy católico sino que soy increyente. Y sin embargo, siempre que hago mi declaración marco la casilla de asignación a la Iglesia Católica, por muchas razones, pero sobre todo porque realizan una labor social y caritativa (sí, caritativa: no hay porqué avergonzarse de este término) muchísimo mas notoria que la que realizan las llamadas ONG’s y las propias administraciones públicas. Tanto en España como en el extranjero. Y especialmente en estos tiempos de crísis. ¿Que con ese dinero no se financia directamente esa labor, y que lo que se financia es la retribución de sacerdotes y las «acciones pastorales» (por utilizar su terminología)?. Sí. Pero para que esas personas puedan realizar la labor antes mencionada, entiendo que es bueno contribuir de alguna manera a su sostenimiento económico. Y además, el hecho de que vivamos en la sociedad en la que vivimos – democracia parlamentaria, respeto a las libertades y a los derechos humanos, etc. – se debe en buena medida (aunque no totalmente, por supuesto) al poso judeocristiano. Por supuesto que estoy de acuerdo en que se debe fomentar una mayor separación entre las distintas confesiones religiosas y el Estado; y que la Iglesia Católica interviene en nuestra sociedad en muchas ocasiones de manera muy negativa (por no decir nefasta) como en lo referente al aborto, los anticonceptivos, la homosexualidad, la investigación con células madre, y un largo etcétera. Por no hablar del creacionismo y otros engendros pseudocientíficos. Pero ello no es óbice para que reconozcamos que sin los principios del llamado «humanismo cristiano» – o al menos algunos de ellos – no seríamos ni de lejos lo que somos… por ejemplo escépticos.

  8. La actividad «caritativa» NO se financia con la casilla de la iglesia que sirve para sustentar el culto, pagar sueldos al clero, lujos a los obispos -que luego hablaran de humildad y pobreza-, para encubrir a pederastas, para abogados si falla el encubrimiento, y para mantener los lobbys y departamentos de marketing que luego contaran milongas como la de la «labor social y caritativa». En su infinita avaricia, la actividad «social y caritativa» de la secta sotánica se financia con la casilla «otros fines sociales», pillan de todos lados, vamos.
    Por cierto, miguel2 enhorabuena, no se ha notado nada, nada, nada la propaganda barata te aplaudo y felicito… lo de que eres «increyente» para justificar el rollo que has soltado copiado del departamento de marketing de la organización criminal católica ha sido un golpe maestro digno de admirar, ha legitimado totalmente el mensaje posterior de que hay que marcar la casilla, y además con «increyente» evitas decir la palabra ateo, que esa palabra es muy fea y luego hay que confesarse por hablar tan mal.
    Y por supuesto, sin la nefasta influencia de la iglesia durante casi dos mil años no seríamos lo que somos ahora. Por ejemplo, difícilmente consideraríamos la «caridad» como algo bueno. Que maravilla es la caridad entendida cristianamente, eso de construir templos ostentosos, llenarlos de oro y plata gastarse cantidades indecentes de dinero en muñecas cubiertas de joyas y telas lujosas que luego sacas en procesión para gritarles ¡guapa!, y que con las migajas que te sobran de todo ello comprar un bocata de chorizo a los pobres ¡ah! que caritativo. Tiene mucho sentido porque si lo hicieras al revés… a ver que iban a hacer los pobres con el oro, los edificios ostentosos, y con los gritos de ¡guapa!, ¿y que iban a hacer los curas con un bocata de chorizo?. No cabe duda la «caridad» como valor positivo y sustituto de la justicia social solo puede colar después de casi dos mil años de nefasto discurso cristiano.

  9. En lo referente al «poso judeocristiano», el «humanismo cristiano» y otras referencias a la herencia «judeocristiana» de Europa… en mi opinion Europa es lo que es (democracias, estado de bienestar [o lo que queda de el], libertades civiles,…) a pesar de su poso «judeocristiano» y no gracias a el.
    Ese poso tambien lo tiene el islamismo (al fin y al cabo es una religion «del libro» con Moises, Jesus y demas como estrellas invitadas)… y ya se ve por donde anda.
    Todos los movimientos intelectuales europeos de los ultimos siglos nos han permitido desprendernos del corse «del libro» y llegar a ser lo que somos (cosa que en los paises musulmanes no se ha logrado).
    las opciones no son «humanismo cristianojudio» vs «islam»… sino «ilustracion/humanismo/desarrollo cientifico» vs «permanecer en el imperio de la religion».
    El decir que la herencia judeocristiana permite a Europa ser lo que es es tramposa… la herencia judeocristiana tal cual nos convertiria en un estado similar a Iran pero catolico (¿nacionalcatolicismo acaso?).
    ¿Que hubiera pasado si en vez de la «maravillosa» herencia judeocristiana, el cristianismo hubiera pasado de nosotros y hubieramos seguido por la via de un «humanismo del sol invicto»?

  10. @miguel2
    «Pero ello no es óbice para que reconozcamos que sin los principios del llamado «humanismo cristiano» – o al menos algunos de ellos – no seríamos ni de lejos lo que somos… por ejemplo escépticos. »
    Conjeturo que esta reflexión en el fondo es un reflejo de la doctrina católica según la cual sin fe no hay moral, que la religión crea el comportamiento moral (mandamientos, etc…).
    Útil para condenar a los no creyentes. Recuerdo cuando me dijeron: «un ateo es una persona incompleta».
    Creo que es un error, dejando aparte que hay indicios de comportamiento moral en otros primates, aceptar la superioridad moral del creyente o la guía moral de la religión o la fe.
    De forma lógica ha de darse un proceso o impronta anterior para seleccionar aquello que es moral o no.
    Independientemente del origen. La historia muestra una evolución de la moral, muy alejada de la Biblia, en especial el Antiguo Testamento que tomado literalmente es brutal en no pocas ocasiones.
    También la profunda hipocresía de la Iglesia Católica, por ej. la corrupción y abusos que llevaron a la Reforma hasta la pederastia actual sin olvidar su apoyo a regímenes dictatoriales.
    Por último no veo qué principio del humanismo cristiano apoya el escépticismo. Entendido por ej. como la duda hasta la certeza por la evidencia. Cuando los hechos han sido desarraigados para darle preferencia a la fe. Hay o hubo un humanismo laico.

  11. Las cosas son como son porque fueron como fueron, y nosotros somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos. Y por mal camino a mal pueblo.
    Me contaba mi compañera que una amiga suya, creyente en las hadas, había comprado unas estatuillas de estos seres en Italia. Tras realizar los sortilegios correspondientes, y comprobar que no se cumplieron sus rogativas, las devolvió, considerando qye había sido estafada (a portes debidos, evidentemente). Cuando otra amiga, creyente y cumplidora de los ritos católicos, se reia de este comportamiento, le espetó mi compañera: » No se de que te ries, si tu, con tu beateria eres igual».
    Ídolos, hadas dioses… eso es lo que somos, MONOS MÁGICOS. Nos creemos la reostia porque, al fin, ya estamos en lo último de lo último, el bosón de Higgs y el fin de los tiempos. Pero en fondo no somos mas que unos viscosones (¿?), unas cagarrutas secas pinchadas en un palo, viajando sin rumbo por los espacios siderales. ¿A que tanta soberbia?
    Casilla religiosa, humanismo cristiano, Antiguo Testamento, ciencia sagrada… majaderias. Y mientras tanto se sigue secando la mierda.
    Saludos, magufos. Jejeje

  12. @miguel2
    Y un cuerno. Tu serás escéptico gracias al «humanismo cristiano», pero ten en cuenta que no les hace ninguna gracia, que les saliste rana…
    La iglesia prometió autofinanciarse en 1973 y todavía estamos esperando..deben estar apretados…por otra parte es más que desafortunada la comparación entre las actividades de la iglesia y las de las ong´s: para los primeros forma parte de su labor apostólica, esperan unos réditos a cambio, y las ong´s reparten condones…no se si me explico.

  13. Que por unos pocos paguemos todos es de críos, quien quiera donar dinero a la Iglesia Católica que lo haga de su propio bolsillo, no del de todos, y la ciencia debería de ser la piedra angular de todo gobierno si quiere que su país avance.

Los comentarios están cerrados.