¿Tiene sentido un templo ateo?

Recreación del Templo de la Perspectiva en el corazón de Londres. Imagen de Thomas Greenall.

El escritor Alain de Botton ha propuesto la construcción de un templo ateo de 46 metros de altura en el corazón financiero de Londres. «¿Por qué los creyentes tienen los templos más bellos de la Tierra? Ya es hora de que los ateos tengan sus propias versiones de las grandes iglesias y catedrales», argumenta. Aboga por un edificio dedicado a «cualquier cosa positiva y buena», como el amor o la amistad, y asegura que ya cuenta con donantes dispuestos a aportar la mitad del millón de libras que costaría la estructura hueca que ha idead el arquitecto Thomas Greenall. Un edificio cuyo techo estaría abierto al cielo y las paredes, decoradas con fósiles. Una torre en la que cada centímetro representaría un millón de años en la historia de la Tierra y una delgada línea de oro de un milímetro de grosor, situada a un metro de altura, la existencia de la Humanidad.

De Botton parte, a mi juicio, de la errónea idea de que no hay templos ateos, entendiendo como tales edificios dedicados a la promoción de la razón y el humanismo secular. Los hay y bellos sin salir de Londres, como apunté a Miguel Ayuso cuando me telefoneó para que diera mi opinión sobre el Templo de la Perspectiva, como ha llamado el filósofo a su propuesta. Ahí está Conway Hall, sede de la Sociedad Ética de South Place, una organización cuyos objetivos son «el estudio y la difusión de principios éticos basados ​​en el humanismo y el librepensamiento, el cultivo de una manera racional y humana de la vida, y el avance de la investigación y la educación en todos los ámbitos».

El autor de Religion for atheists: a non-believer’s guide to the uses of religion (Religión para ateos: una guía no creyente a los usos de la religión, 2012) quiere con su torre desmarcarse expresamente de los ateos malos, los Richard Dawkins y Christopher Hitchens; pero a mí su propuesta me suena más a un intento de promoción de su libro que a otra cosa. Aún así, sigámosle el juego. ¿Hay necesidad de un templo ateo? No. Como ha replicado Dawkins, «los ateos no necesitamos templos. Creo que hay cosas mejores en las que gastar el dinero. Si quieres gastar el dinero en promover el ateísmo, podrías mejorer la educación laica y construir escuelas no religiosas donde enseñar el pensamiento crítico racional y escéptico».

De Bottom también se confunde, a mi juicio, al considerar la belleza de catedrales, iglesias y otros templos, propiedad de los creyentes. Yo soy el primero que, cuando viaja, visita y disfruta de la estética de edificios religiosos y palacios, sin que ello suponga mi adscripción a ningún credo ni a la monarquía. He gozado de templos del Antiguo Egipto y de la Grecia clásica, de iglesias católicas y ortodoxas, de mezquitas… Toda esa belleza, desde la de los santuarios rupestres hasta la de la Sagrada Familia de Barcelona, la considero tan mía como de cualquier creyente. Y no siento ninguna necesidad de que haya catedrales ateas ni cosas parecidas.

Los templos de la razón y el conocimiento ya existen: son las bibliotecas, los museos de arte, de historia natural y de la ciencia, las universidades… y, por supuesto, edificios como Conway Hall. Lo ha dicho Andrew Copson, director ejecutivo de la Asociación Humanista Británica: «Las cosas que la gente religiosa obtiene de la religión -el asombro, la admiración, el sentido y la perspectiva- los no religiosos los obtenemos del arte, la naturaleza, las relaciones humanas…». A los no creyentes no nos hacen falta templos para llevar vidas plenas.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

28 respuestas a «¿Tiene sentido un templo ateo?»

  1. los ritos de paso son necesidades sociales ¿tenemos los que no creemos en dios alguno que celebrar estos ritos de paso en sitios de segunda porque históricamente las religiones se han adueñado de estas celebraciones? Yo creo que no.

    Si nos ponemos a racionalizar sobre lo necesario o innecesario la racionalidad nos lleva a llevar a todos un mismo uniforme ¿para que la diferencia? se ahorraría muchísimo usando todos la misma ropa, etc.

    Yo quiero (que no necesito) comprometerme con mi pareja, atea también, en un edificio bello y no me vale una universidad (que también las hay católicas a saco) de las misma forma que no me vale un mcdonalds.

  2. Yo veo una necesidad de los ateos de tener lugares históricos donde realizar los ritos de paso.
    ¿Se puede casar alguien por lo civil en cualquier catedral, por muy patrimonio de la humanidad que sea, por lo civil?

    Lo que me lleva a preguntarme ¿quien paga el mantenimiento de esos edificios tan bellos que fueron contruidos en el pasado a base de siervos (aka esclavos)?

    Y no digamos que nadie se puede casar en las catedrales patrimonio de la humanidad que nuestro principe, por la gracia de dios y la gloria de Pete Sampras, se casó con una divorciada sin problemas

    Así que si, lo que necesitaríamos es que haya templos bellos ateos, o bien se hagan realmente patrimonio de la humanidad, esos templos a los que sólo tenemos acceso de invitados.

  3. Coincido con alvarcabeza.

    No estoy conforme con que no necesitamos templos. No lo estoy porque, primero, no estoy en línea con la pretensión de abolir la historia (pero no me extenderé sobre esto) y. segundo, porque son acogedoramente terroríficos. El terror (quiero decir el estremecimiento) ha suministrado frutos muy gratos a la humanidad, y aunque fuera que los templos estén hoy medio vacíos (que no lo sé) aún los necesitaríamos vacíos. Aunque fueran fósiles, los fósiles (como los obispos) dicen mucho acerca de lo vivo. Su custodia y estudio es necesaria; sin ello pronto retrocederíamos a especulaciones del tipo monstruos ahogados cuando el diluvio universal, partos de la Tierra… y ya que unas cosas llevan a otras pronto pasaríamos a discutir el modo de apedrear a quien a trabajó en sábado (o domingo), a la adúltera, o a si Fulano ha blasfemado… Por otro lado, casi dan pena los obispos.
    Es la noción de inviolabilidad de un lugar donde no se aplican las leyes civiles (tan a menudo disparatadas, como se descubre cuando caen los sucesivos regímenes) lo que interesa preservar (de otro modo, para ser coherentes deberíamos acabar en primer lugar con las sedes de los partidos políticos). Lugares así pueden ser fuentes de fecundidad. A menudo lo han sido. Por ello tampoco estoy conforme con que se desacralicen los templos. Un ejemplo lo tenemos en el lamentable final de la iglesia de la Merced, allá en Bilbao (tampoco me extenderé).
    Tal vez deberíamos (debería) incluso revisar la noción hoy más extendida de que no necesitamos dioses (con minúscula, en plural).
    Hum…

  4. La idea de hacer un templo ateo es absurda, sobre todo porque el término «ateo» designa la ausencia de una creencia, y eso no une a nadie. Luego no puedes erigir un templo si no hay nada que compartir.
    Me pone enfermo, además, los que haciéndose depositarios del ateísmo digan que el ateo piensa que creer en dioses es absurdo e irracional.
    Pues no, yo no creo en dioses y pienso que creer puede ser perfectamente racional. Los que no creen seguro son los animales. Nada me une, por tanto, a un ateo que afirme esto, como tampoco me siento unido a los ateos de china o a los mecánicos ateos: no tenemos nada en común.
    Los que desde estas páginas afirman hablar en nombre de los ateos, mienten: hablan por los ateos que piensan como ellos, no por los demás.

  5. Gámez, me borrastte con total impunidad una respuesta a «Escéptico» donde le planteaba que esa cosa idílica, infantil, de ateo=bueno, religioso=malo, era una tontería. Y lo borraste porque te molestó que dijera que así como se han hecho muchas guerras religiosas también hay muchísimos ateos que son soldados, asesinos, estafadores, o violadores.
    Veo que hay opiniones que te dan mucho miedo. Parece que no estás muy seguro de la solidez de tus argumentos.

  6. Pero que seamos lo más importante no nos convierte en dioses, ojo, más que nada porque los dioses son una idealización ficticia de los seres humanos, con sus virtudes amplificadas y ninguno de sus defectos. Somos lo más importante porque es lo que hay, y sobre todo, porque somos NOSOTROS, y dependemos los unos de los otros.

    Que aunque algunos humanos hoy en día se crean «dioses», deberíamos recordarles que siguen dependiendo del resto de nosotros, que somos los que les permitimos existir y los que sustentamos el sistema del que se aprovechan y abusan, recibiendo las sobras, o nada, a cambio. Pero eso ya lo saben, los que lo hemos olvidado somos nosotros…

  7. La Bibliotecas y museos no son templos ateos, son simplemente templos a la humanidad. Básicamente sí tienen dioses, porque el humanismno considera al ser humano como lo más importante.

  8. La sola idea de un recinto para «venerar» el pensamiento ateo de alguna forma contradice lo que ellos mismos critican de los religiosos como la adoración a imágenes y construcción de templos. Estoy seguro que si hicieran una medición de cuantos ateos estarían de acuerdo la mayoría no lo aprobaría.
    @raguniano

  9. Alain de Botton explica de qué estaba hablando realmente: http://richardwiseman.wordpress.com/2012/01/31/blog-special-alain-de-botton-on-his-temple-of-atheism

    El último párrafo:

    «Evidently the term ‘temple for atheists’ has set up uncomfortable associations. People have imagined I might be interested in worshipping an absent deity, or perhaps setting up a cult. Nothing as dramatic or as insane is on the cards. I’m simply arguing that contemporary architecture analyse the high points of religious architecture throughout history – and that we should allow a new generation of architects to tread in the footsteps of great secular creatives indebted to the ecclesiastical, people like Kahn, Ando and Zumthor.»

  10. Escéptico: «Entre los terrícolas, hay toda la gama de posibilidades: desde el religioso extremista que mata a alguien porque simplemente piensa que es su enemigo hasta el ateo convencido que trabaja en una ONG en silencio y con una ética que para sí quisieran muchos religiosos»

    Como parece que se te ha olvidado te recuerdo que aparte de aquellos bondadosos y cuasi angelicales ateos que dedican su tiempo libre (cuando no su vida), abnegadamente, a sus tareas en una ONG de dudoso financiamiento, hay cientos de millones de ateos en todo el mundo que todos los putos días, asesinan, estafan, van a la guerra a matar a sus semejantes, inventan armas para que esos otros ateos puedan ir a la guerra a matar a sus semejantes, son violadores, golpean a sus mujeres, o se aprovechan de los niños en el peor sentido que puedas imaginarte. Y, en cambio, hay cientos de millones de personas de todas las religiones que no hacen nunca ninguna de esas cosas.
    El infantilismo de tu razonamiento y tu ecuación miltoniana de ateo=bueno, religioso =malo, da cuenta del grado de irracionalidad y fanatismo de los pseudoescépticos.

  11. Yo, a pesar de lo vivido, todavía me sigo extrañando de la irracionalidad que campa a sus anchas por el mundo. A mi me parecen tan futiles los templos religiosos como los pretendidos templos «ateos». Dejémonos de chorradas y dediquemos el dinero a cosas más útiles.

  12. Ahora lo veo: lo que se celebra no es el ateísmo sino el oro. La plutocracia. Y además, la racanería. ¿Una franja de oro de sólo un milímetro? ¿Un espacio en planta tan reducido? Claro, con lo que cuesta el metro cuadrado de suelo en el corazón de Londres… Que los urbanitas se acostumbren a espacios inextensos, accesibles sólo mediante ascensores, y se rompan el cuello si aspiran a la luz.
    Los fósiles están para despistar. El escaso valor que se les concede se muestra en que son tratados como si fueran hormigón .
    Evoca más la chimenea de un crematorio, incluso un pozo séptico, que un menhir u oblisco (que quieren aparentar). Debe de ser angustioso visitarlo. La sensación der estar sepultado, extinto. Si al menos los fósiles se acumularan por debajo del visitante, en vez de aplastarlo… Pero en ese caso habría que excavarse, en vez de elevar… Sería el pozo de una mina. ¿Petróleo?
    Llamarlo Templo al nihilismo sería más adecuado.

  13. Al comparar absurdamente ateísmo y religión, me quedo con un acertado el resumen que alguien ha hecho más abajo:
    hacerlos equivalentes es tan estúpido como decir que el que no consume drogas, también es un drogadicto «a su manera» (adicto a no tomar drogas, supongo). 9_9

  14. Para @Adamski:

    Hermano, si me permites, te aconsejo que no juegues a argumentar inventando pensamientos y frases que no se han escrito en el artículo y menos que, una vez inventadas y puestas en boca de quien no lo ha dicho, califiques de «estúpido». Pierdes credibilidad con esa táctica, compañero de planeta.

    Evidentemente hay gente religiosa que lleva una vida plena con muchos otros aspectos de la vida que no tienen que ver con la religión. Entre los terrícolas, hay toda la gama de posibilidades: desde el religioso extremista que mata a alguien porque simplemente piensa que es su enemigo hasta el ateo convencido que trabaja en una ONG en silencio y con una ética que para sí quisieran muchos religiosos. Entre esas opciones, tienes toda la gama completa. La religión tiene algunas cosas positivas como servir de impulso a hacer el bien a los demás (impulso que seguramente también tendrían esas personas no siendo religiosas), pero tiene muchas más cosas negativas: origen de guerras, despilfarro, opulencia injustificable, muertes, odios, etc. Globalmente sería mejor cultivar el pensamiento ateo para la humanidad y promover una ética que, aún no sintiéndola dentro de uno mismo, nos interesa a todos para vivir mejor en este pequeño planeta.

  15. Estoy totalmente de acuerdo con este artículo de Luis. Los ateos no nos dejamos engañar por la opulencia de los templos. Esa táctica de hacer templos megalómanos para engatusar al la persona con escaso sentido crítico se ha usado desde el principio de los tiempos. Haz una iglesia cuadrada, práctica y sin estiramientos góticos y tu mensaje tendrá mucha menor fuerza que predicar en la catedral de Notre Dame con un entorno de opulencia y con vulgares tácticas mediáticas.

    A los que hemos tenido la suerte o el desvelo de cultivar un pensamiento crítico no nos la dan, afortunadamente. Escrutamos el mensaje desnudo de entorno. Y todo esto vale para pólíticos, vendedores, etc.. Aquí de nuevo sería interesante una mayor inversión en las escuelas en educación y pensamiento crítico, para que no nos la den tan fácil. Pero cultivar el pensamiento crítico no interesa a los que están «arriba» … es un hecho tan viejo como el mundo. :-)

  16. Contrastando la ilustración mayor con la sección que figura a la izquierda, se destaca el gigantismo de las palomas. El templo causaría sensación a causa de ellas. Sus deyecciones han de ser monumentales: personas y vehículos aplastados. Habría que acordonar la zona.

  17. Eso del templo para ateos es una gilipollez tan grande como lo sería un prostíbulo para cristianos. El que no tiene creencias religiosas no necesita templos para nada.

    Es más, por ahí abajo se ha comentado que las bibliotecas y los museos ya son «templos» para los ateos. Pero la razón y el conocimiento, aunque son la única guía que tenemos los ateos, somos (o deberíamos ser) conscientes de que no es algo perfecto, sino simplemente lo mejor que hemos descubierto, por ahora. Por lo que la comparación está fuera de lugar, porque un templo es donde se predican dogmas que nadie puede discutir. En los «templos» del saber y la razón la discusión y el cuestionamiento de las palabras de los «sacerdotes» no sólo está a la orden del día, sino que es imprescindible.

    Por lo que rebajar la razón y el conocimiento al nivel de religión me parece un despropósito, y hacerlo con la no- creencia y la no-religión que es el ateísmo, un absurdo. Es tan estúpido como decir que el que no consume drogas también es un drogadicto «a su manera». O, volviendo al ejemplo del principio, que el acostarse sólo con tu esposa es una forma de adulterio.

  18. Comenzando por «religion para ateos»…

    Ya de por si la gente no entiende o no quiere entender lo quees ateismo, para que todavia lo queramos convertir en una religion.

    es una MUY MUY mala idea…

  19. Pero el mismo concepto de ateísmo ya es curioso. parafraseando por ahí, no es más que el sonido racional que la gente hace ante la presencia de creencias religiosas injustificadas.

    un templo ateo es absurdo, de la misma manera que no hay «cursos» para los que no creen en la quiromancia, la radiestesia, o la homeopatía. Pero sí de física, química, anatomía..

  20. Parafraseando a Groucho el Grande, jamás me fiaria de un templo que me admitiera como socio. Una cosa es ser ateo y otra templario.

  21. Los ateos, como tales, no creen en dioses, y por lo tanto no necesitan templos para celebrar su condición y devoción. En todo caso, como bien se dice, los equivalentes ateos a las iglesias, son todos los demás lugares no religiosos del mundo dedicados a la razón, el conocimiento y la cultura, como museos, bibliotecas, universidades, etc. Todo lo ajeno a la religión, pero incluso también lo religioso, porque al igual que nos maravillamos al ver las pirámides sin profesar la religión de los antiguos faraones, y las consideramos una magnífica obra del ser humano y patrimonio de la humanidad, lo mismo nos sucede con los edificios sagrados cristianos, islámicos, o de otra religión, que disfrutamos como una obra de artistas de talento, no de creyentes.

    Y para quien dice «Loa ateos y los creyentes son caras de la misma moneda. Parece que no hay ateismo sin religión. Personalmente nunca me han convencido ni unos ni otros. Los unos por iluminados y los otros por rebotados…», aclararle que o se cree en dioses, o no se cree, no hay punto medio. No se puede uno «no decidir por ninguno». Y esta confusión es parte del problema que se debate, no entender que un ateo es simplemente una persona normal que ve absurdo e incoherente creer que existen seres divinos de cualquier tipo. Si hubiese que construir un monumento al ateísmo, sería uno al simple sentido común.

  22. Alain De Botton es lo que pasa cuando un gurú de la autoayuda se hace pasar por ateo a ver si ahí pilla cacho de pastel, no leí su libro ni pretendo pero vi su charla en TED, en el que suelta algún comentario jocoso en referencia a Dawkins y luego dice que los ateos tienen que aprender de las cosas buenas de la religión como por ejemplo…. ¡dar sermones! pues según el los predicadores hablan muy bien, compareme usted una charla de Dawkins en un mal día con cualquiera del Padre J. Loring, y luego me cuenta en fin. Y lo peor, que la gente le ríe la gracias

    El vídeo.
    http://dotsub.com/view/f3fc27bd-44a8-4ca8-a561-806e344d4269

  23. Loa ateos y los creyentes son caras de la misma moneda. Parece que no hay ateismo sin religión. Personalmente nunca me han convencido ni unos ni otros. Los unos por iluminados y los otros por rebotados.

  24. Una tontería, publicidad para su libro. ¿Para qué necesitamos los ateos un templo? ¿Por qué gastar esa cantidad de dinero en un edificio inútil, en lugar de otras obras que requieren mayor atención? como opinaba Dawkins. Y eso de tomar prestado elementos de las religiones como rituales (¿Ah?), jerarquías (¿Me estás jodiendo?), etc… ¿Que acaso el ateísmo ahora es una organización o empresa que requiere jerarquía? Este tipo si que está algo confundido. Saludos desde Venezuela.

  25. «Un edificio cuyo techo estaría abierto al cielo y las paredes, decoradas con fósiles.»

    Los fósiles a los museos.

    «Una torre en la que cada centímetro representaría un millón de años en la historia de la Tierra y una delgada línea de oro de un milímetro de grosor, situada a un metro de altura, la existencia de la Humanidad.»

    1cm->1.000.000 años
    1mm->1.000.000/10=100.000 años…hay que ponerse al día y no escaquear materiales caros.

    Ahora en serio, parece propaganda más que otra cosa.

  26. «A los no creyentes no nos hacen falta templos para llevar vidas plenas.»

    ¿Y a vos quièn te dijo que a los creyentes sí les hacen falta templos para llevar una vida plena? Las personas religiosas (entre las que no me incluyo) pueden llevar una vida plena con templos o sin ellos. Lo que afirmás sin el más mínimo sostén estadístico no es más que un estúpido prejuicio de alguien que se cree mejor que otro por ser «racional», asumiendo a priori que las personas religiosas no son capaces de admirar el arte, la naturaleza y disfrutar de las relaciones humanas. ¿En qué universidad has aprendido eso?
    En cuanto al templo del racionalismo no sería más que una cáscara vacía puesto que lo que conmueve de las catedrales y otros templos no sólo es que son grandes obras de ingenieria y arquitectónicas de una gran belleza, sino la energía que contienen y catalizan. Esa energía que los pseudoescépticos dicen que no se puede medir y que por lo tanto no existe.
    El pensamiento tampoco se puede medir y sin embargo existe.

  27. Hombre, el sr. Cópez no sabe que lo que la gente religiosa obtenemos de la religión -el asombro, la admiración, el sentido y la perspectiva- los religiosos también lo obtenemos del arte, la naturaleza, las relaciones humanas…

    Tampoco sabe él o el sr. Fondo que en América hay un templo muy bello ateo, la «Casa del Templo» de la calle Decimosexta de Washington.

Los comentarios están cerrados.