Los antivacunas pagarán más impuestos en Australia; ¿por qué no se hace lo mismo en España?

Los padres que no vacunen a sus hijos pagarán en Australia más impuestos a partir de este año. La medida fue anunciada a finales de noviembre, pero no me he enterado hasta hoy. A raíz del repunte del sarampión en nuestro país del que hablaba ayer la revista Jano, me he puesto a buscar datos sobre el fenómeno de la antivacunación y he topado con sendas informaciones de la ABC y The Sydney Morning Herald acerca del castigo fiscal a los antivacunas.

Visto que el 11% de los menores de 5 años australianos no está vacunado por voluntad paterna y que esa actitud supone un riesgo para el conjunto de la población, el Gobierno ha decidido que quienes no inmunicen a sus hijos no tendrán derecho a los beneficios fiscales que se aplican hasta que los menores cumplen 5 años. Suponen en total unos 2.100 dólares australianos (unos 1.700 euros) por niño que se pagarán a las familias, a partir de ahora, en tres plazos -al año, a los 2 y a los 5- tras comprobar que el pequeño ha recibido todas las vacunas prescritas.

“Sabemos que la inmunización es fundamental para la salud a largo plazo de los niños y, por eso, queremos asegurarnos de que son vacunados en el momento adecuado”, dijo la ministra de sanidad, Nicola Roxon al anunciar la medida. Ella y la titular de la cartera de Familia, Jenny Mackin, creen que el castigo fiscal es un «fuerte incentivo para la vacunación» y sostienen que, además, supondrá un ahorro de 209 millones de dólares australianos (168 millones de euros), lo que no está nada mal en tiempos de crisis.

Gran coste económico

Niña con sarampión. Foto: CDC/ Barbara Rice.La iniciativa del Gobierno australiano me parece muy inteligente porque da a quienes no vacunan a sus hijos donde más puede dolerles: en el bolsillo. La antivacunación está en el origen del repunte de enfermedades como el sarampión, la rubéola, la difteria y las paperas (parotiditis) en el mundo desarrollado, lo que pone en peligro vidas, disminuye la calidad de vida de muchos enfermos y tiene, además, un gran coste económico. Así, la contención el año pasado de un brote de sarampión en Utah (Estados Unidos), con sólo nueve infectados, tuvo un coste de cerca de 300.000 dólares, según la epidemióloga Karyn Leniek. ¿Por qué tanto dinero por sólo nueve enfermos?, se preguntará alguno de ustedes. Porque hubo que contener la infección en dos hospitales, hacer análisis, inocular vacunas, contactar con 12.000 personas que podían haber estado expuestas, colocar a 184 en cuarentena…

El aumento de niños no vacunados pone en riesgo la salud de los lactantes, de aquellos pequeños que no pueden ser inmunizados por circunstancias particulares, de quienes nacieron antes de las campañas de vacunación masivas y no pasaron la enfermedad, y de quienes han perdido o tienen debilitadas las defensas ante el virus, como los receptores de trasplantes de médula ósea. El colectivo infantil no inmunizado provocó el año pasado el mayor brote de sarampión en Estados Unidos en quince años, según un estudio cuyos resultados se dieron a conocer en octubre. Además, investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) han constatado que la mayoría de las personas que contrajeron el sarampión en el país en 2011 no estaban vacunadas contra la enfermedad.

David Moreno, coordinador del Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de Pediatría (AEP) advertía ayer en Jano de que los casos de sarampión en nuestro país han pasado de 173 en 2010 a «más de 3.000, contando los no registrados», el año pasado. «En España, no ha habido muertos [en el conjunto de Europa, murieron 8 personas y 24 padecieron encefalitis], pero el 10% de los enfermos ha sufrido complicaciones», indicaba. Lamentablemente, en toda la información no se hacía ninguna referencia directa al movimiento antivacunas, si bien Moreno reconocía que la cobertura vacunal ha bajado en nuestro país a «un 80% u 85%, cuando lo cierto es que se solía llegar al 95%». Javier Arístegui, experto del CAV, achacaba el fenómeno «a la relajación de los padres con el calendario vacunal«.

«Ignorancia y egoísmo»

La antivacunación se fundamenta en «la ignorancia y el egoísmo», me decía hace unas semanas Félix Goñi, director de la Unidad de Biofísica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad del País Vasco (UPV). «Si yo no vacuno a mi hijo en una sociedad de personas vacunadas, casi con toda seguridad no le va a pasar nada ya que hay una probabilidad muy baja de que alguien le contagie. Claro que puede ocurrir que una infección, que al niño vacunado le produzca una enfermedad leve y pasajera, al no vacunado le provoque una grave. La idea de que las vacunas son peligrosas es ridícula y tiene su origen en la ignorancia», sentenciaba. «El riesgo de complicaciones de las vacunas es mínimo y, desde luego, mucho menor que el de renunciar a ellas», me indicaba hace unas horas Guillermo Quindós, catedrático de Microbiología en la Facultad de Medicina y Odontología de la UPV.

Ante el fenómeno de la antivacunación y la amenaza que supone para todos, no estaría mal que las autoridades se plantearan una medida al estilo de la australiana y que a quienes juegan con la salud de sus hijos y sus conciudadanos no les salga gratis. Y, al resto de la población, debería recordársele cada dos por tres que la histeria antivacunas nació gracias a un médico que se inventó la conexión entre triple vírica y autismo, y planeó después ganar millones gracias al miedo a las vacunas.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

51 respuestas a «Los antivacunas pagarán más impuestos en Australia; ¿por qué no se hace lo mismo en España?»

  1. Actualmente hay un grupo en España de madres un poco ‘hippies’ que se creen que han descubierto la maternidad y todo lo que hacían antes las madres o los pediatras ya no vale. En lugar de cochecito se cuelgan al bebé en la espalda o en la parte de delante con una especie de paño fuerte, en lugar de cuna lo acuestan con la pareja y el colmo es no utilizar casi la medicina tradicional, sobre todo, rechazando la vacunación. El sarampión por ejemplo ha sido reactivado, cuando era una enfermedad casi erradicada, al menos de forma intensa. Estas madres ‘modernas’ pueden poner en peligro a sus hijos, ya que es bien sabido que los efectos secundarios de estas enfermedades pueden ser terribles y es lástima retroceder en los adelantos médicos. En EE.UU. por ejemplo, una pareja ingresó en prisión recientemente, porque preferían tratar a su hija diabética con hierbas y otros productos naturales y negarle la insulina, por lo que la niña falleció.

  2. Ante todo Parsley, te agradezco el tiempo que has dedicado en explicar tu postura Parsley y creo que no te sorprenderá cuando te digo que estamos de acuerdo. El único problema ha sido que este es un tema en el que no se puede generalizar y hay que tener en cuenta todos los factores.

    Precisamente por estos factores es por lo que existen los servicios sociales, porque cada caso necesita ser estudiado individualmente. Mencionas, y estoy de acuerdo, que las medidas que se aplican a todos por igual no afectan a todos del mismo modo, por eso para un asistente social no es lo mismo el caso de una familia monoparental con el problema de dedicar el tiempo necesario para el cuidado de su prole, una familia con escasos recursos y acceso a la debida formación necesaria para entender la gravedad de la omisión de cuidados médicos como la vacunación o una familia medianamente acomodada con cierta formación demostrando flagrante negligencia por cuestiones que pueden basarse en algún desequilibrio emocional. Hay que dar un poco más de crédito a los servicios sociales que precisamente no es un sector al que se le dedique la inversión necesaria para poder abarcar todas las contingencias de las que se tienen que hacer cargo, las cuales no se reducen a la protección del menor sino que tambíen incluyen la reinserción social y la asistencia a los más desvalidos. Estos profesionales son los que se encargan de aplicar una solución específica a cada caso, Faraday seguramente te podrá ilustrar mejor sobre este tema. Pero por esta saturación de responsabilidad he querido hacer un inciso en que es necesario tomar medidas de tal manera o grado que puedan ser absorbidas y tratadas con la dedicación que se merecen, de ahí las analogías del sistema judicial (el cual por cierto también se vería afectado) o el sanitario.

    Entiendo perfectamente tu punto de vista y lo comparto pero entiendeme tu a mi cuando te digo que no sólo se trata de tomar medidas justas sino que además sean eficientes.

    Sobre como las sanciones administrativas, independientemente del motivo de estas, afectan de diferente manera dependiendo del nivel económico, estoy de acuerdo de que es injusto que haya individuos que puedan perfectamente soportarlas mientras que al resto les haga la vida todavía más cuesta arriba (como si no lo estuviera suficientemente ya) pero es que las leyes se dictan para todos, no para los casos específicos (aunque si que existen tramos para la retención de impuestos acorde a los ingresos para intentar compensar de alguna manera estas diferencias, antes de que lo digas: lo se, en algunos casos inefectivas) y hoy por hoy, si hay que optar por una medida preventiva se toma como referencia el menor de los males que repercuta en un resultado positivo por alcance, lo que esto significa te lo traslado a una pregunta ¿tu quiénes crees que son mayoria: los que se pueden permitir perder estas ayudas o los que no?

    Si a estas alturas no lo sabes te lo aclaro: compartimos los mismos valores y principios. Me asquea profundamente que el dinero no sólo sea una garantía de bienestar, sino que se ha convertido en sinónimo de calidad de vida cuando precisamente estos valores que defendemos son los que procuran dicha calidad de vida y bienestar social. El problema de las diferencias de opinión entre tu y yo creo que se deben a la forma de conseguirlas. Es posible que me equivoque pero me da la impresión que tu crees más en las medidas de sanción como prevención y yo más bien creo en la reinserción como prevención. Las dos muy legítimas pero deben de estar equilibradas.

    Sun saludo y me alegro que podamos resolver nuestras diferencias de manera civilizada que aunque no vayan a acabar en proyecto de ley, ayuda a tener una visión más amplia de los problemas a solucionar. Cuantos más conozcamos los hilos de como funciona el sistema y cuanto mejor lo comprendamos, dispondremos de mejores herramientas para defendernos como ciudadanos.

  3. Lamento haber perdido la calma al discutir contigo Parsley. Ahora tengo que salir de casa pero en cuanto pueda te contesto, no te preocupes sólo un par de discrepancias y matices.

    Sun saludo.

  4. Bueno, me animo a responder ahora que se han calmado los ánimos y que ya se me han pasado las ganas de responder a los insultos sin contemplaciones ni tacto, como haría con cualquier charlatán o magufo, y no quería seguir por ese camino, porque estamos todos en el mismo barco y queremos lo mismo, es decir, que vacunen a los niños, aunque haya discrepancias acerca de las medidas a tomar.

    Pero no hace falta tomárselo tan a pecho, porque no es que estemos redactando aquí un proyecto de ley, ni mucho menos, sino simplemente opinando, y yo me he limitado a hacer una declaración de principios. Y los principios deben ser simples, claros y concisos, por muy «idealistas» y demás apelativos que puedan merecer a ojos de alguien que vive la complejidad de una realidad particular en el día a día. Pero los principios complejos y ambiguos no sirven más que para desdecirse de ellos, matizarlos y retorcerlos a voluntad cuando conviene y según convenga a quien convenga… supongo que por ello las interpretaciones de los «libros sagrados» son tan ambiguas y confusas en la mayoría de los casos… Pero los principios sólo deben modificarse o abandonarse cuando demuestran ser contraproducentes o injustos, independientemente de quién los haya defendido o la importancia que hayan tenido en el pasado, lo cual sigue sin ser mi caso, por ahora.

    Y por ello voy a seguir defendiendo mi postura, pero sin aludir a nadie esta vez, porque no era mi intención acusar a nadie que estuviera en nuestro bando de nada (si alquien me hubiera llamado fascista por tratar de obligar a los padres a vacunar a sus hijos, le hubiera dado hasta en el cielo de la boca, pero no es el caso), y creo que ese ha sido el problema. He llevado los razonamientos expuestos al extemo para mostrar el mensaje que se da a la sociedad al adoptar dichas medidas y para hacer ver que el mismo argumento se puede emplear para dejar desatendida o sin ley o sin justicia a mucha gente en otros ámbitos, pero sin querer implicar que quien defiende esos argumentos para este caso en particular tenga malas intenciones, sino que pueden ser esgrimidos y usados como precedente por quien sí las tenga. Y quizá emplear el sarcasmo para ello haya sido lo que ha encendido tanto los ánimos. Quizá mi error ha sido un error de estilo. Por eso voy a dejar el sarcasmo a un lado (lo que implica, a su vez, que voy a tener que extenderme mucho, lo siento):

    Por mi parte sigo diciendo que retirar las ayudas a los padres que no vacunan a sus hijos, poniendo en peligro su salud y con el tiempo, la del resto de la sociedad, sólo hace que la gente que no necesita tales ayudas sea inmune a esa medida, y eso, repito, no me parece un buen mensaje que mandar a la sociedad: que las leyes se hacen para que las cumplan los pobres solamente. Hasta aquí, y sin aludir a nadie, no creo que haya nada que alegar, es una simple cuestión de principios, nada más. Se pueden aplicar a cualquier ley o a cualquier medida por igual.

    Sin llevar nada al extremo, para que se entienda sin ambigüedades a qué me refiero, pondré un ejemplo de gravedad similar: las infracciones de tráfico. A pesar de que son muchísimo más comunes que el no vacunar a los hijos, las infracciones de tráfico también ponen en peligro la salud (la integridad física, concretamente) de otras personas, y por ello se ha legislado para evitarlas, y las normas de tráfico son de obligado cumplimiento independientemente de la opinión particular de conductores individuales de si son o no producto de una conspiración. Si sólo se pusiera en riesgo la integridad física del conductor, siendo éste adulto y en plena posesión de sus facultades, creo que todos convendríamos que si le da por conducir a 300 km/h por un camino de tierra sin peraltar es problema exclusivamente suyo. Porque la libertad es para con uno mismo, pero no para con la vida y la salud de los demás.

    Y ahora la analogía con las medidas que rechazo: Todos recordaréis las noticias acerca de «yupis», millonarios, e «hijos de papá» que circulaban por nuestras autopistas en coches deportivos excediendo con creces cualquier límite de velocidad, porque a lo sumo, la infracción les iba a costar una multa que para ellos era pura calderilla, es decir, que se podían permitir económicamente poner en riesgo la vida de los demás. Y esto es claramente un caso de injusticia. Puede que multar sea mejor que nada, pero es un castigo mucho más severo para los que menos tienen, aunque la infracción sea puntual e involuntaria, fruto del cansacio por una larga jornada laboral o un error humano que nadie está exento de cometer. Y eso infringe el principio constitucional de que todos somos iguales ante la ley (y por eso yo abogaría por que cualquier multa fuera progresiva, no una cantidad fija, pero ese es otro tema). Y es que nos hemos acostumbrado tanto a que se infrinjan los principios de la Carta Magna (en el derecho a la vivienda e impedir la especulación con el suelo, sin ir más lejos), que por nuestra desidia, casi hemos perdido el derecho a ellos (y los políticos lo saben, y se aprovechan de ello).

    Y es que la realidad particular de cada caso no está en absoluto por encima de los principios expuestos en la Constitución, sean o no «idealistas», «baratos» o «caros», y sea o no «demagogo» apelar a ellos como suprema autoridad en materia de derechos y obligaciones de los ciudadanos (y repito, estoy aludiendo sólo a las críticas, para defenderme, sin acusar a nadie de nada). Simplemente, no hay nada que alegar en su contra, salvo previo referéndum, claro. Y estoy hablando, que quede claro también, de a la hora de legislar. Evidentemente, a la hora de opinar, que cada cual alegue lo que le dé la gana a favor o en contra de la Constitución, pero no creo que la igualdad ante la ley sea un punto de controversia, que digamos… Aunque a los que tienen mucho (muchísimo) dinero en un sistema de libre mercado ese principio les sobre bastante, como le sobraba a la nobleza en la Edad Media. Simplemente les basta con que todo sea cuestión de pagar por ello, y en eso están, y a eso se dirige la política a nivel global (mientras la política a nivel nacional va perdiendo influencia en favor de está), y eso es precisamente lo que critico y lo que no estoy dispuesto a tolerar.

    Por eso, y a pesar de todas sus imperfecciones (que no niego, pero que siempre se pueden pulir), estoy a favor de medidas como el carné por puntos o la retirada del mismo a los infractores reincidentes (y aquí quizá empecéis a vislumbrar la analogía de este ejemplo ejemplo con el caso que nos ocupa y las medidas que yo propongo), e incluso la cárcel para los más imprudentes y temerarios.

    Y aquí es a donde yo quería llegar, y espero que todo el mundo haya entendido los principios en que me baso para defender lo siguiente:

    Está claro, y si no lo está, lo clarifico, que no propongo que se retire la custodia a los padres que se olvidan de poner una vacuna a sus hijos. No, evidentemente, primero hay que informar, incluso previamente a la «infracción», mediante campañas, para que la sociedad tome conciencia de la importancia de las vacunas para erradicar enfermedades de TODA la sociedad en su conjunto, no únicamente del ámbito privado de su hogar.

    Y como miembros de la sociedad tienen responsabilidades y obligaciones compartidas con el resto, y también el derecho (y la obligación, a mi modo de ver) de participar en la legislación y en su implantación, ya sea a favor o en contra, generando los debates que se consideren convenientes, votando, protestando, siendo activistas o acudiendo a los tribunales si es necesario, pero sin tratar de imponer nada por la fuerza sino con pruebas (excepto los principios, claro, que son subjetivos). Y si no les gusta someterse a las reglas de una sociedad democrática porque no encuentran apoyo en sus posturas, que se vayan a vivir a la selva.

    Esto último era un inciso necesario de hacer. Sigo:

    Pero por muy privado que sea su hogar, los hijos también forman parte de la sociedad, aunque estén temporalmente a su cargo, lo cual implica una doble responsabilidad: para con los menores e impedidos a su cargo y para con la sociedad. Y la legislación también se aplica a estos menores, con las salvedades y especificidades propias de su condición, y debe cumplirse. Repito, independientemente de la posición social o los recursos de la familia.

    Y la única forma de que las medidas no afecten sólo a quienes necesitan las ayudas que la medida propuesta pretende eliminar, es que tenga un efecto equivalente en cualquier caso, independientemente de la economía de cada uno, pues la gravedad de la infracción es la misma.

    Luego, lo de la retirada de las ayudas, si queréis, podría ser sólo el principio, tras la fase informativa, siempre que se aplicaran multas proporcionales al nivel de renta o de patrimonio por otro lado a los que no perciben o no necesitan ayuda alguna. Pero esto no puede quedar aquí, porque aun así, si alguien sigue empeñado en no vacunar a sus hijos, encima de más pobres, a causa de la testarudez de sus tutores, los niños siguen sin estar vacunados y expuestos a infectarse e infectar a los demás, por no hablar de que pueden incubar nuevas cepas de las enfermedades para las que podría no haber vacuna disponible, y eso, aparte de ser un riesgo para el niño, es un riesgo para toda la sociedad que no debería permitirse a la ligera. Los virus no mutan si no encuentran huéspedes en los que multiplicarse a placer.

    Por eso, si esos padres testarudos supieran que, en última instancia, pueden acabar perdiendo la custodia de sus hijos, y que entonces, serían vacunados igualmente pero los habrían perdido, sinceramente, dudo mucho que alguien corriera el riesgo, salvo quizá algún fanático recalcitrante, en cuyo caso quizá sí que la medida tendría cierto sentido, aun cuando supusiera un «trauma» para el niño, porque peor es vivir a cargo de un fanático que ni se informa ni se deja informar ni atiende a razones, porque además, es un pésimo ejemplo a seguir por el menor… sin hablar de qué otras opiniones discutibles acerca de lo que es mejor para la salud de sus hijos pudiera tener aparte de la paranoia anti-vacunas.

    Y evidentemente, llegados al extremo de que el niño llegara a enfermar, o incluso morir por la ignorancia culpable e irresponsable de sus tutores a la hora de decidir lo que es mejor para su salud, aparte de la retirada, muy justificada, de la custodia, sería conveniente también el encarcelamiento por impudencia temeraria u homicidio imprudente.

    Pues eso, no me extiendo más. Espero que me haya explicado bien (si alguien se molesta en leerlo) y que nadie se haya ofendido esta vez, a excepción de aquellos que sí deberían ofenderse, que son los anti-vacunas, y con los que no pienso ser tan «diplomático».

  5. Gracias por tu intervención Faraday, espero que cuando aludí a la saturación de los servicios sociales entendieras que no era por darles más trabajo a los asistentes sociales sino al retraso que acarrea en el estudio de cada caso y la falta de disponibilidad de familias de acogida para perjuicio del menor.

    Alvarcabeza, en defensa de Javi (dejando claro que el mismo se sabe defender), él reconoció desde el principio que es una medida que no se puede tomar en la totalidad de los casos, en todo caso preventiva a modo de ejemplo para los demás, aunque en la realidad esta es una medida más fácil de proponer que llevar a la ejecución.

    Sinceramente, he de reconocer que le debo una disculpa a quien me haya podido ver perdiendo los estribos en el transcurso de esta discusión pero es que me puede cuando se empieza a hacer discurso político sobre estos temas. Aun a riesgo de parecer apelar a la sensibilidad del lector, no estamos hablando de números, ni siquiera de adultos responsables de sus acciones, estamos hablando de solucionar un problema agravando otro sin considerar los factores que Faraday ha expuesto perfectamente.

    De todas maneras Luis Alfonso, ya me disculparas que te vaya echando reproches de vez en cuando, pero es que por lo visto has debido ser ambiguo al especificar que estos sujetos no es que vayan a pagar más impuestos, es que no van a gozar de las ayudas financieras en forma de exenciones fiscales. Es decir, no es que les vayan a multar, es que si deciden ser padres negligentes, les van a retirar las ayudas.

    A ver si entre todos podemos sacar algo en claro.

    Sun saludo.

  6. Pues sí, Javi, seis años de voluntario colaborando con centros de menores y con familias de barriadas marginales, te lo creas o no. Así que no dudes tan fácil, porque es difícil demostrar las cosas por internet.
    Y la custodia a los padres se retira cuando, como tú dices, tras haber intentado la mediación no se reconduce la situación: en casos de extrema gravedad. Y no vacunar a un niño no es lo mismo que no escolarizarlo o maltratarlo. La vacunación se puede forzar sin necesidad alguna de retirar la tutela, de la misma forma que se puede forzar la entrada en un hospital para recibir tratamiento de una enfermedad. Un niño sin escolarizar, por ejemplo, está condenado a la marginalidad: se previene un daño mayor con la retirada de custodia preventiva. Sin embargo, un niño no vacunado no tiene por qué enfermar: la retirada de custodia sería más lesiva para él que el daño que se le pretende evitar.

  7. A ver, @Persona, @Faraday y @Alvarcabeza, ¿en qué parte he dicho que se quite automáticamente la custodia a los padres o que la experiencia de que los niños pase a la tutela del Estado sea bonita? Obviamente, la retirada de la custodia se produce cuando no hay remedio. En el caso de falta de escolarización, los Servicios Sociales trabajan previamente con la familia para arreglar los problemas que han conducido a esa situación, y sólo si no se puede arreglar, se le retira la custodia a los padres. Dudo que alvarcabeza haya tenido algún contacto con centros de acogida y mucho menos con barrios de chavolas en los que los niños viven en familias completamente desestructuradas. Si hay que elegir entre que el niño sea acogido y sea escolarizado, su salud garantizada, etc. o que se quede con unos padres negligentes, que ponen en peligro su formación y su salud, lo siento, pero yo no tengo dudas. Evidentemente, la retirada de la custodia es la última medida. Antes se trabaja para que los padres cambien de actitud, pero ser padre no es tener patente de corso.

  8. No he podido evitar leer la barbaridad acerca de la retirada de custodia. El que diga eso no ha tenido contacto nunca con un centro de acogida de menores. La situación de los niños allí es de las más tristes que se pueda imaginar, y sólo aceptable en casos de gravedad extrema.
    Decir barbaridades es gratis, de todas formas.

  9. Veo que el intercambio sobre retirada de custodia se prolongó. No puedo tomarme en serio ésa propuesta. Ay, no puedo estar más en desacuerdo con la idea de retirar la custodia a los padres que no vacunen a sus hijos.

    No es una cuestión de saturación de los servicios sociales como se ha indicado, es que la institucionalización o la acogida, el desarraigo familiar, son medidas que de último recurso incluso en familias desestructuradas, una familia con problemas sigue siendo tu referente en la vida.

    Lo que pretenden (o pretendemos, soy trabajador social en paro) los servicios sociales es mantener a las personas en sus entornos y familias mientras sea posible y razonable desde la infancia a la ancianidad, no sólo es más barato sino que se evitan muchos problemas y sufrimiento.

    El enfoque es primordialmente tratar los problemas que causan la disfunción familiar colaborando con todos los implicados para que busquen y realizen cambios en sus vidas.

    La solución de arrancar a los niños de su entorno no es tal, es la señal del fracaso de otras medidas. El recorrido por centros de acogida, o familias, hasta llegar a la cárcel no es infrecuente.

    A ver, no es drogadición, enfermedad, malos tratos … hablamos familias cuyo único problema podría ser la ignorancia promovida por la desinformación que pulula por internet y hablamos de ideología anti—yanosequé.

    La «googleignorancia» puede ser contrarrestada con información de calidad desvelando las motivaciones ideológicas y disparates de los antivacunas.

    Quedaría un puñado de chiflados irreductible, pero es todo lo que sensatamente podemos lograr. Recordemos las medidas de censura de foros anoréxicos en la red. Incluso esto me parece discutible, la censura en internet, pero antes que desgraciar a los niños y a sus padres para toda la vida.

    Los padres son, en muchos casos, víctimas ellos mismos de charlatanes. Quieren lo mejor para sus hijos, sólo hay que mostrarles el error. No hay que enfrentarse a ellos si es posible, sino buscar su colaboración y entendimiento mientras se pueda.

    Me parece triste que cuando se habla de servicios sociales se siga con el estereotipo decimonónico o «jolibudiense» (o británico) de los trabajadores sociales como unos tipos que llegan y te quitan los hijos para meterlos en una institución que evoca una prisión.

  10. Un saludo Persona , ‘se que no deberia contestarme » ,jajaaa , el mejor jamon ,el pata negra Persona ,hasta otro dia buenas noches .

  11. Se que no debería contestarte pero allá voy, Cantábrico521. La vida no es de color de rosa aquí, tenemos un grave problema de drogadicción por culpa del meth. Se cobra bien si, pero el nivel de vida en proporción también es caro, concretamente la cesta de la compra. El MediCare, la Seguridad Social de aquí no cubre toda la cirugía que cubre la S.S. Española. También tenemos problemas de absentismo escolar, España tiene mejor cobertura de red digital de datos, de vez en cuando tenemos algun tiroteo, el año pasado hubo trifulcas racistas contra comunidades hindúes. Alcoholismo, adicción al juego … y más problemas, así que no todo es tan bonito como parece.

    Pero reconozco que el país funciona bastante bien, hay bastantes ayudas a la hora de comprar una vivienda, por cada hijo nacido, para poder acceder a los estudios. El sistema sanitario es bastante profesional, hay muchas opciones de carreras y la policia en vez de llamarte señor te llama colega, aunque esto es más anecdótico que cualquier otra cosa. Lo único que echo de menos de España, aparte de la familia y amigos, es el jamón.

    Sun saludo.

  12. Se que no debería contestarte pero allá voy, Cantábrico521. La vida no es de color de rosa aquí, tenemos un grave problema de drogadicción por culpa del meth. Se cobra bien si, pero el nivel de vida en proporción también es caro, concretamente la cesta de la compra. El MediCare, la Seguridad Social de aquí no cubre toda la cirugía que cubre la S.S. Española. También tenemos problemas de absentismo escolar, España tiene mejor cobertura de red digital de datos, de vez en cuando tenemos algun tiroteo, el año pasado hubo trifulcas racistas contra comunidades hindúes. Alcoholismo, adicción al juego … y más problemas, así que no todo es tan bonito como parece.

    Pero reconozco que el país funciona bastante bien, hay bastantes ayudas a la hora de comprar una vivienda, por cada hijo nacido, para poder acceder a los estudios. El sistema sanitario es bastante profesional, hay muchas opciones de carreras y la policia en vez de llamarte señor te llama colega, aunque esto es más anecdótico que cualquier otra cosa. Lo único que echo de menos de España, aparte de la familia y amigos, es el jamón.

    Sun saludo.

  13. Salgan de dudas sres ,gentelmens and lady’s ,Australia en estos momentos posee un mejor per capita y superhavit que la madre patria ,a todo esto el nivel de tasa de sempleo alcanza apenas un 5.5% ,estadisticas precisas por cierto .que nos indica esto ,que Australia posee una economia y solvencia economica considerablemente aceptable a pesar de ser un pais compuesto en un 98 al 99 % por imigrantes ,Asia ,Europa ,UK ,como dato curioso un apartamento exclusivo en Melbourne puede llegar a costar entre 1500 a 1700 $ en mensualidad y nos referimos a una exclusividad entre lujos ,que nos indica esto ,que el nivel adquisitivo promedio del australiano de clase media esta considerablemente alto comparado al nivel de vida en algunas sociedades de la comunidad europea .

  14. Vamos a ver si me explico correctamente que si hay algo que me repatea es que me intenten sermonear con demagogia idealista barata.

    @Parsley, todo lo que dices es muy bonito sobre el papel y tal como lo has expuesto es dificil negarte algo sin parecer un fascista, muy emotivo planteamiento, te felicito, pero en la vida real, si mañana en mi trabajo yo o uno de mis compañeros llamamos a servicios sociales para que hagan una visita a uno de nuestros clientes sabemos que aunque lo hacemos en defensa de sus hijos, esto les va a suponer un impacto psicológico con implicaciones desde las más obvias como es la salud mental del niño hasta las mas prácticas, todo un proceso que es necesario desarrollar que conlleva recursos materiales y humanos en un momento en el que precisamente es lo último que necesitamos. De ahí que intentará hacer ver a Javi como está la situación hoy por hoy. Lo triste es ser tan necio de quedarse con ese dato como una excusa, muy triste y muy patético, pero más triste y patético es usarlo como arma para hacer demagogia Parsley. Menos mal que tu ni te dedicas ni te vas a dedicar en tu vida a algo que tenga que ver con la asistencia social, por cierto, dada la necedad que has demostrado no te importe que no vuelva a discutir ningún tema contigo.

    Volviendo al tema que nos ocupa, que me parece más importante que demostraciones de testosterona, sigo opinando como dije en mi primer comentario que esta medida que se ha tomado en Australia me parece correcta como primer paso para reducir el número total de casos a solucionar, pero no tiene porque ser excluyente, coincido en que la negación de asistencia sanitaria como es la administración de vacunas es una total falta de responsabilidad y prueba de la mayor negligencia, pero para tomar ciertas acciones primero hay que considerar las cifras con las que se trabaja. Diferentes números, diferentes medidas, abordando los problemas con la cabeza, no con la lengua.

    Y podría empezar a extenderme con el tema de la reinserción social, la asistencia sanitaria en casa y más programas e iniciativas que intentamos desarrollar pero con una abuela pariendo ya es suficiente. Yo doy el tema por zanjado porque veo que me lo estoy tomando demasiado personal por alusiones y sinceramente, estoy cansado de leer gilipolleces.

    Sun saludo.

  15. Volviendo al tema, en efecto hay casos en los que hay que proteger a los niños de sus progenitores, por variadas causas, entre las que está el que no les vacunen, aquí y en Australia, caso en que para hacer efectiva la protección no es necesario custodiar a nadie sino vacunarlo, y solo que realmente para tener un alto grado de protección contra las enfermedades basta con que gran parte de la población estea vacunada, pero no toda necesariamente, y, claro, entre las vacunas que te ahorras y la persecución jeringa en mano, pues para que molestarse, los fichas y pasas por caja, por si sucede como en Utah.

  16. Admiro profundamente la cultura espanola principalmente por su arte ,las letras y la musica espanola ,indiscutiblemente admiro el arte espanol ,creeme .

  17. «chaval’ ,jaja , Parsley vivo muy bien gracias a dios , soy feliz y tengo mi conciencia muy tranquila , soy un humilde desjay de musica ,venga un vinillo y unas olivas y salud .

  18. En Espana os gusta la «solidaridad» hacia el projimo ,los desposeidos quiero decir , solidaridad ,de solidarisarse que es igual a socialismo solidario ,en fin ,la izquierda comiendose el mundo pero bueno Espana siempre ha sido un pais solidario con las naciones pobres ,es la verdad ,medioambientalistas ,ecologicos y mucho liberal ,progresismo y solidaridad ,mencionaba lo de la ONG por el comentario de abajo en favor de los pobres ,la noble causa .

  19. «Es sencillo . abres una ONG y listo Parsley»

    Pues sí, cuando tenga dinero que evadir y una corte de «chupópteros» a mi cargo haré eso exactamente, o mejor, una fundación, como Iñaki… Gracias por el consejo, pero no, ya he conocido de cerca dos ONG y no quiero saber nada más del tema. Si tenemos que recurrir a las ONG es que tenemos un problema de democracia y de justicia social, y los problemas se atacan desde la base misma. Que al final parece que los impuestos los pagamos para nada y hay que volver a pagar por otro lado aquello que querríamos que se hiciera con nuestros impuestos, aceptando ya de entrada que los van a malgastar, y eso es intolerable.

  20. Déjalo, Javi, este hombre se rinde ya en la fase de plantearse qué sería justo y qué no. Con gente así no me extraña que el mundo vaya como va.

    Seré todo lo imbécil que él quiera, pero sólo cuando la gente no está dispuesta a bajarse del burro, ante la injustica, por muchas pegas y muchos problemas que le pongan las autoridades, los políticos, la banca, la patronal o quien sea, es cuando hay alguna esperanza de que las cosas vayan a mejor algún día. Si nos dedicamos a poner parches y a cobrar de más o a pagar de menos, lo único que conseguimos es que los que más tienen sigan conservando su ventaja de poder hacer o dejar de hacer lo que les dé la gana y trasladar toda la problemática a los que menos tienen, que es de lo que se ha tratado siempre.

    Porque puede que sea de imbéciles pretender que los recursos para atender y proteger a los desamparados o para defender el orden y la justicia más elementales se saquen de DONDE SEA, es decir de donde hay, pero más imbécil es el que acepta sin lucha ni protesta que esos recursos que atesoran unos pocos son intocables (a menos que formes parte de «esos pocos»). Por eso nunca me bajaré del burro en este tema, NUNCA, ni a tiros (literalmente). Y desde luego que tampoco estoy dispuesto a aceptar que el poder atentar o no contra la salud de los niños sea una cuestión de tener dinero para poder permitírselo. Ni hablar.

  21. Déjalo, Javi, este hombre se rinde ya en la fase de plantearse qué sería justo y qué no. Con gente así no me extraña que el mundo vaya como va.

    Seré todo lo imbécil que él quiera, pero sólo cuando la gente no está dispuesta a bajarse del burro, ante la injustica, por muchas pegas y muchos problemas que le pongan las autoridades, los políticos, la banca, la patronal o quien sea, es cuando hay alguna esperanza de que las cosas vayan a mejor algún día. Si nos dedicamos a poner parches y a cobrar de más o a pagar de menos, lo único que conseguimos es que los que más tienen sigan conservando su ventaja de poder hacer o dejar de hacer lo que les dé la gana y trasladar toda la problemática a los que menos tienen, que es de lo que se ha tratado siempre.

    Porque puede que sea de imbéciles pretender que los recursos para atender y proteger a los desamparados o para defender el orden y la justicia más elementales se saquen de DONDE SEA, es decir de donde hay, pero más imbécil es el que acepta sin lucha ni protesta que esos recursos que atesoran unos pocos son intocables (a menos que formes parte de «esos pocos»). Por eso nunca me bajaré del burro en este tema, NUNCA, ni a tiros (literalmente). Y desde luego que tampoco estoy dispuesto a aceptar que el poder atentar o no contra la salud de los niños sea una cuestión de tener dinero para poder permitírselo. Ni hablar.

  22. @Persona, no he puesto palabras en tu boca, he seguido el razonamiento que hacías de que no se podía quitar la custodia a los padres «porque serían muchos». Así que si ese es tu argumento, me temo que la consecuencia es que cualquier cosa que hiciera demasiada gente debería ser despenalizada.

    Evidentemente, la retirada de la custodia debería ser la última medida, igual que es la última medida en caso de falta de escolarización de un menor.

    Insistes en que los servicios sociales están saturados, igual que las cárceles o la sanidad. Y la solución ¿cual debería ser? ¿Dejar de ocuparnos de los niños desamparados, dejar de detener delincuentes y dejar de atender pacientes, o dotar a esos servicios con más medios y hacerlos más eficientes?

    Por último, deberías dejar de insistir en que con esta medida se mandaría al 11% de los niños a orfanatos. Como he dicho, la retirada de la custodia sería la última medida. ¿Cuántos de ese 11% crees que llegaría al extremo de permitir que le quiten a sus hijos por no vacunarles?

  23. Es sencillo . abres una ONG y listo Parsley ,despues cuando pasen los siglos y la humanidad evolucione aunque ya la teoria de Darwin apenas se recuerde todos te recordaran como santo Parsley por las buenas obras en favor de los pobres .

  24. «Como asuntos sociales está saturado, no se pueden mandar más niños, y supongo que si las cárceles se saturan tampoco podremos encarcelar a nadie más, y si la sanidad se satura habrá que dejar morir a la gente. Eso es lo que quería decir. Como esté asuntos sociales no afecta a lo que debería hacerse.»

    Asuntos sociales está saturado y se siguen mandando niños porque por diferentes razones estos necesitan ser reubicados, con la particularidad de que los retrasos y los errores cometidos al asignar familias de acogida se multiplican para perjuicio los niños. Las carceles están saturadas y se siguen procesando criminales porque se siguen cometiendo crímenes, pero eso implica que hay criminales esperando meses para una vista … e inocentes esperando meses para una vista. Y la sanidad está saturada, por eso hay pacientes cuya condición empeora en el tiempo en el que están en lista de espera en el mejor de los casos y en el peor… pues se mueren.

    A todo eso se le llama la realidad vigente. Mira, creo que desde el principio me equivocado en el planteamiento considerando que lo ibas a entender. A ver asi: Molaría poder mandar al 11% de los niños de 1 a 5 años en Australia a familias de acogida, porque los centros de adopción están hasta las trancas, para que padres ineptos (en esto estoy de acuerdo, demuestran una clara negligencia) no pudieran echar mano y atentar contra la salud de sus hijos y todos los que los rodean. Molaría hacer muchas cosas Parsley, pero es que en la realidad, separar a los padres de sus hijos no es lo peor del caso, el problema es que separar a los niños de sus padres conlleva un proceso muy traumático, si, lo se, estamos hablando de esos padres que son tan inútiles que están poniendo en peligro las vidas de sus hijos y su entorno, pero no deja de ser una solución que perjudica al niño.

    «No sé dónde sostengo yo eso exactamente, pero en todo caso, ya puestos, te diré que tocar el bolsillo del modo que sea, por activa o por pasiva, no es que me parezca una tontería, es que me parece una aberración poner precio o un «peaje» a la salud de los niños. O se permite o se prohibe, pero no se grava… pero de eso ya he hablado.»

    De tu afirmación entiendo que para ti todo el mundo va sobrado y que retirar estas ayudas supone que estos padres no van a poder permitirse vacaciones o irse al cine todos los sabados. El problema en la vida real Parsley, es que esta gente no necesita el dinero para esas chorradas, lo necesita para pagar el alquiler de su vivienda y la comida. No es un peaje como «oh mira, me voy a comprar una Wii con lo que me devuelve hacienda este año» es más bien «hostia, ahora como pago las facturas».

    »
    «Hazte un favor Parsley… nada, olvidalo,»

    Tirar la piedra y esconder la mano está feo…»

    Tienes razón, tenía que habertelo dicho desde el principio. Parsley, no intentes querer saberlo todo. Si no tienes ni p*ta idea de como funciona asuntos sociales dilo y punto, no vas a parecer imbécil. Imbécil vas a parecer si empiezas a emitir juicios de valor sobre el tema sin saber de lo que hablas.

    «»estás en tu derecho de tener tu opinión»

    Por supuesto, y tú de tener la tuya, aunque no la comparto en absoluto, y ya he explicado el porqué. »

    Por supuesto que no la tienes que compartir, pero antes de criticar sería todo un detalle que te informaras un poco más.

    Sun saludo.

  25. «»No, si está claro que los niños huérfanos son un engorro… y los sin techo, ya ni te digo… y los enfermos en las listas de espera… bueno, para qué seguir…»

    Y eso lo ha propuesto…¿quién?»

    Pues nadie lo ha «propuesto». Más que nada, porque decir «propongo que los niños huérfanos son un engorro» no tiene sentido, en todo caso se afirma o se da a entender, según el punto de vista de uno, claro, porque «engorro» no deja de ser una percepción subjetiva. Pero eso es lo que yo he entendido al leer:

    «comprueba en las cifras de orfandad para que te hagas una idea de cuan saturado está asuntos sociales antes de plantear medidas de este calibre.»

    Como asuntos sociales está saturado, no se pueden mandar más niños, y supongo que si las cárceles se saturan tampoco podremos encarcelar a nadie más, y si la sanidad se satura habrá que dejar morir a la gente. Eso es lo que quería decir. Como esté asuntos sociales no afecta a lo que debería hacerse.

    «Y eso lo dice quien sostiene que retirar las exenciones fiscales/subvenciones (que no subir los impuestos) es una tontería que se queda corta a la hora de conseguir resultados.»

    No sé dónde sostengo yo eso exactamente, pero en todo caso, ya puestos, te diré que tocar el bolsillo del modo que sea, por activa o por pasiva, no es que me parezca una tontería, es que me parece una aberración poner precio o un «peaje» a la salud de los niños. O se permite o se prohibe, pero no se grava… pero de eso ya he hablado.

    «Hazte un favor Parsley… nada, olvidalo,»

    Tirar la piedra y esconder la mano está feo…

    «estás en tu derecho de tener tu opinión»

    Por supuesto, y tú de tener la tuya, aunque no la comparto en absoluto, y ya he explicado el porqué.

  26. «No, si está claro que los niños huérfanos son un engorro… y los sin techo, ya ni te digo… y los enfermos en las listas de espera… bueno, para qué seguir…»

    Y eso lo ha propuesto…¿quién?

    «Mira, si nos ponemos en ese plan, cualquier medida es «contraproducente». Pues nada de medidas, que viva la «libertad». En todo caso, si conseguimos que sus padres tengan que pagar más impuestos, pues ya brindaremos por la salud de sus hijos…»

    Y eso lo dice quien sostiene que retirar las exenciones fiscales/subvenciones (que no subir los impuestos) es una tontería que se queda corta a la hora de conseguir resultados.

    Hazte un favor Parsley… nada, olvidalo, estás en tu derecho de tener tu opinión.

    Sun saludo.

  27. «comprueba en las cifras de orfandad para que te hagas una idea de cuan saturado está asuntos sociales antes de plantear medidas de este calibre.»

    No, si está claro que los niños huérfanos son un engorro… y los sin techo, ya ni te digo… y los enfermos en las listas de espera… bueno, para qué seguir…

    Mira, si nos ponemos en ese plan, cualquier medida es «contraproducente». Pues nada de medidas, que viva la «libertad». En todo caso, si conseguimos que sus padres tengan que pagar más impuestos, pues ya brindaremos por la salud de sus hijos… digo por su enfermedad, pues que algo nos habremos embolsado… que su mal por bien habra venido…

  28. Pero si Australia posee una tasa de desempleo del 5.5% , una economia considerable y encima es un pais conformado en un 98% por inmigrantes ,asiaticos o europeos ,un apartamento puede obcilar entre los 1500 euros a 1800 euros de renta mensual y hablamos de un apartamento de lujo exclusivo , lo del alza de los impuestos me parece raro mas en un pais como Australia .

  29. @Javi, lo voy a exponer de la manera más clara y simple posible. Primero y ante todo, no pongas palabras como despenalizar en mi boca, te has pasado cuatro pueblos, lo sabes y lo más elegante que podrías hacer es corregirlo, pero siguiendo esa linea de conversación porque me ayudará a explicar las implicaciones de una retirada de custodia masiva:

    El que el sistema legal se está viendo incapaz de absorber la delincuencia local no es algo que precisamente haya empezado a darse desde ayer y me consta por tu formación que no desconoces detalles como este. Teniendo en cuenta el estado del estamento judicial en estos momentos en los que una vista toma de meses a años para ser concertada, no seas tan ********* simplista de pensar que asuntos sociales son los que deciden la retirada de custodia de un menor. Estos envían el caso al juzgado y el juez dicta sentencia.

    No se trata de despenalizar un acto delictivo, se trata de corregir la situación de la manera más eficiente y sobre todo responsable, porque en el caso de la retirada de custodia no son sólo los padres los que sufren las consecuencias. Detrás de cada caso hay un seguimiento por parte de asuntos sociales y un equipo de apoyo para paliar las consecuencias psicológicas que se derivan en los niños.

    Estoy de acuerdo en la toma de medidas, incluso estoy de acuerdo en que ejecutando algunos casos podría ser una medida bastante disuasoria, pero me gustaría hacer matizar algo y es que de hecho en CentreLink no están calentando la silla rascandose la barriga, ya toman decisiones como estas ante un caso de evidente negligencia, hacer esta medida más extensiva conlleva el problema del arbitrio de las condiciones en las que en unos casos si se resolvería en tales acciones y en las que no. ¿Cómo lo hacemos? ¿Por orden alfabético o por código postal?

    Hazme el favor que te he pedido Javi, comprueba en las cifras de orfandad para que te hagas una idea de cuan saturado está asuntos sociales antes de plantear medidas de este calibre. Una vez más no se trata de lo justa que es una decisión, sino de las consecuencias que esta conlleva.

    Sun saludo.

  30. «Los antivacunas pagarán más impuestos en Australia; ¿por qué no se hace lo mismo en España?»

    Porque los españoles pagan impuestos en España, no en Australia.

  31. Pues qué quieres que te diga, esto es como todo acabará funcionando en el mundo de los derechos y en el derecho mismo, si tienes para pagar el «derecho» a no vacunar a tus hijos, no les vacunes y si no, ajo y agua…

    Me parece que esto va a alimentar aun más la conspiranoia de que las vacunas son un medio de exterminio masivo (que se ha mostrado bastante ineficaz e incluso contraproducente, por otra parte), al incidir la medida especialmente sobre los más desfavorecidos. Y considero que todos debemos ser iguales ante la ley y tener los mismos derechos y obligaciones independientemente de nuestros recursos (en un sentido relativo, ojo, no «absoluto», es decir, en un sentido progresivo, porque si se exige lo mismo en terminos «absolutos», el esfuerzo se convierte en relativo, es decir, en regresivo), porque independientemente de que los recursos de la banca e inversores se mantengan estables o incluso al alza a base de saquear las arcas públicas y de coaccionar, esquilmar y deshauciar posteriormente a sus propios «rescatadores», los recursos de la inmensa mayoría es algo que va y viene, como nos demuestra día sí y día también la situación actual, pero los derechos y las obligaciones deben permanecer (vamos, si no nos hemos vuelto todos imbéciles). Y a costa del bolsillo de quien sea, empezando por el de a quien le basta y le sobra (y lo evade). Porque no hay color entre el sacrificio que tiene que hacer un rico para ser un poco menos rico que el que hace un pobre al perder aun lo poco que tiene. Y ante esto no hay apelación posible que no sea profundamente malintencionada, egoísta y codiciosa.

    Y es que el hecho de que veamos una posible fuente de recaudación en la irresponsabilidad de estos padres no debe aprovecharse alegremente a costa de la salud de los niños. Si sólo repercutiera en los padres, que se les supone dueños de sí mismos y de sus actos, perfecto, pero (me vais a permitir el tópico) ¿y los niños? ¿es que nadie piensa en los niños? No podremos ser llamados nunca civilizados, ni siquiera «humanos», si no conseguimos dejar a los inocentes y a los desvalidos al margen de los despropósitos, errores y veleidades de quienes tienen poder sobre ellos, lo contrario sería volver a la «propiedad» efectiva de unos humanos sobre otros. Porque lo que es débil y se rompe a manos de su propietario, es asunto del propietario, pero cuando lo que es débil es un ser humano, no se puede dejar a cargo de otro sin vigilancia alguna, de lo contrario, la «propiedad» del «vigilante» sobre el «vigilado» se hace efectiva, aun cuando no sea explícitamente legal.

  32. Se puede considerar la noticia como un avance en la medida que consiga que algunos se replanteen su postura antivacunación, y tal vez también, en la medida en que se evite hablar de custodias, lo que desde luego parece más disuasorio, aunque autoritario, aunque fundamentado en el derecho a la vida de terceros aparte de la del prometeo/iluminado de turno. En otras partes del mundo el problema es la falta de recursos para vacunar a la población y las consecuentes epidemias y no el snobismo de una población que se puede permitir vivir en babia.

    Si por contrapartida la medida supone poder equiparar «pagar» con «no vacunarse», desde luego supondría un atraso, o al menos, las bases para que este atraso se dea. Desde luego las normas van y vienen en y a la medida en que consiguen sus objetivos.

    Miguel Angel Parra:

    «Me parece una estrategia genial y ojalá se implementara aquí, aunque primero tendrían que existir unos beneficios fiscales por hijo que merecieran la pena…
    De hecho, ¿porqué limitarlo a los antivacunas? ¿Porqué no ligar los (futuros) beneficios fiscales a la correcta escolarización y/o al comportamiento del menor, por ejemplo? »

    Evidentemente las variables a considerar en los resultados escolares de un infante son bastantes más que las de evitar que enferme de poleo, caso en que basta una vacuna. Si te refieres específicamente a padres que no escolarizan a sus hijos, privándoles así, a priori, de herramientas que le serán fundamentales para sus vidas, pues estamos en las mismas: o escolarización forzosa, obligatoria, o ataque al bolsillo para ver que pasa, o «tu verás que esto es la selva».

    Y hablando de poleo, gran noticia la de la India, estas cosas no salen en la tele.

  33. Otra opción sería organizar expediciones por África para padres anti-vacunas sin vacunarles de nada, a ver qué tal les va… y al volver, si vuelven, que decidan…

  34. Mmm…retirar la custodia es una medida extrema, polémica y perjudicial para los niños. Se me ocurre que para acudir a un centro educativo de cualquier tipo se podría exigir estar al día del calendario vacunal, o que se les vacunase en los centros.

    Asimismo, al igual que se organizan charlas para padres y madres sobre prevención de drogodependencias se organizarían para formarles en los rudimentos del método científico y la extraordinaria utilidad de las vacunas.

    La información prevendría a los incautos, reduciéndo su número a un «núcleo duro ideológico», devolviéndolo a los márgenes sociales de dónde proviene.

  35. Vamos a ver, como dice Javi, para luchar contra la delincuencia (y poner en peligro la vida de menores es de la peor especie), no se puede reparar en gastos, o eso, o volvemos al «Salvaje Oeste» o una versión acualizada de «Mad Max». Y estoy más que seguro que si a los padres que no vacunan a sus hijos les quitaran la custodia, no iban a correr el riesgo. Además, siempre tienen la posibilidad, como ya he dicho, de denunciar a Sanidad si creen que sus hijos enferman a causa de las vacunas (aunque si las vacunas fueran realmente perjudiciales TODOS los habitantes de los países desarrollados deberíamos presentar secuelas de esos perjuicios, y curiosamente, donde hay más enfermedades es donde NO se vacuna a toda la población), del mismo modo que se puede denunciar a un médico negligente.

    Porque yo mismo no me considero capaz de decidir por mí mismo qué es lo que más me conviene en materia de salud, porque no soy experto, y el que cree que sí puede, es un iluso y un irresponsable, una víctima de esa idea de «libertad» corrompida que tan difundida se encuentra hoy y que nos deja a merced de estafadores, especuladores y demás la gentuza que se aprovecha de esa «libertad» para lucrarse con la desgracia ajena. No, lo que hay que hacer es legislar para que nadie sea estafado por expertos que se aprovechen de la ignorancia de otros en su campo (porque TODOS somo ignorantes en varios campos del conocimiento), o para castigar la negligencia (cosa que en la banca, por ejemplo, hasta se ha premiado, con todo el mal que han causado a la sociedad… pero que viva la «libertad» para joderlo todo y a todo el mundo…).

    Y al que habla del «principio de igualdad», le diré que los ancianos que van más al médico no son responsables de tener más achaques que el resto de la sociedad (y ya nos llegará a todos el turno), pero los padres que no vacunan a sus hijos SÍ que son responsables, ya que lo eligen voluntariamente. Por esa regla de tres, según tu principio de «igualdad», si yo puedo subir escaleras, para qué poner rampas y ascensores en edificios, estaciones o calles, que se jodan los minusválidos… No, la igualdad consiste en que cuando yo sea viejo también se me atienda en mis achaques, que si me quedo minusválido también pueda beneficiarme de la accesibilidad en edificios y espacios públicos y, como contrapartida, que yo también sea castigado si actuo de forma negligente o delictiva.

  36. «@Javi, correcto, le quitamos la custodia a los tutores legales de ese 11% de los menores de 5 años. ¿Ahora qué hacemos con ellos? ¿o es que la opción es quitarsela a algunos para que el resto aprenda la lección? Eso lo puedes plantear cuando es un 1% pero cuando la tasa es tan alta las proporciones de lo que propones son mayores de lo que pareces creer. »

    ¿Me estas diciendo que si mucha gente robara habria que despenalizar el robo? Con esos niños se haria lo mismo que se hace con el resto de niños que, por cualquier circunstancia, estan tutelados por el Estado: orfanatos, familias de acogida, adopciones…

    Ademas, en el momento en que se empiece a quitar la custodia a las primeras familias, verias como ese 11% baja a niveles despreciables.

  37. A mí me parece una buena idea porque aquí todo mundo es muy libre y muy ecologista pero si enfermas (por tu santa voluntad) y contagias a los demás, eres un peligro público. Los ancianos no eligen tener enfermedades, los padres «ecologistas» que dicen que las vacunas son antinaturales, como luego no dejan ‘libremente ‘que la enfermedad mate a su hijo, ocasiona gastos innecesarios y ademá son un peligro de contagio. Gracias a estos ‘ecologistas’, enfermedades erradicadas esaán de nuevo aquí.

  38. No se si lo he entendido muy bien ¿a mayor consumo de la seguridad social mayores retenciones? Ya puestos a equiparar ¿y por qué no la prestación de servicios por parte de la seguridad social acorde a lo cotizado hasta la fecha? Como te rompas la rodilla te veo en la consulta del Dr. Nick Riviera.

    Sun saludo.

  39. Principio de Igualdad.

    Porque aplicando el razonamiento de por qué los antivacunas no pagan más… habría que aplicarlo con lo ancianos porque van más veces al médico. ¿A que eso no mola? Pues eso.

  40. @Javi, correcto, le quitamos la custodia a los tutores legales de ese 11% de los menores de 5 años. ¿Ahora qué hacemos con ellos? ¿o es que la opción es quitarsela a algunos para que el resto aprenda la lección? Eso lo puedes plantear cuando es un 1% pero cuando la tasa es tan alta las proporciones de lo que propones son mayores de lo que pareces creer. De hecho, dudo mucho que estas medidas sean excluyentes, la decisión no ha sido «no se preocupen, sólo les vamos a tocar el bolsillo» (como si fuera poco en estos tiempos), este tipo de negligencias son estudiadas por CentreLink y derivan en retiradas de tutela, realojamiento en casas de tutores temporales y reubicación en familias de adopción en el mejor de los casos, añadiendose a los niños que se encuentran en la misma situación debido al problema que hay en este pais con el meth. Y es que el sistema no es tan simple como para tomar medidas drásticas.

    Hazme un favor Javi, mira los índices de orfandad de España y Australia comparada con la población total de cada país en la página de Unicef para que te hagas una idea y replanteamos esta cuestión desde el principio.

    Sun saludo.

  41. Igual que Parsley, yo tampoco estoy de acuerdo con la medida. Si unos padres no escolarizan a sus hijos, se les quita la custodia. ¿Por que el poner en peligro su salud es menos que no escolarizarles?

  42. No es que no este de acuerdo contigo Parsley pero tienes que entender que dejando al margen mejorar la formación de estos padres negligentes (en ese sentido me ha parecido muy acertada la opinión de Miguel Ángel Parra) las alternativas que quedan son las multas (o en último término carcel), las cuales suponen gastos procesales, es decir, además de tener que invertir más en campañas de cuarentena tendrían que invertir en todo el proceso vinculante a dichas sanciones. Si quieres hacer la prueba intenta llevar al juzgado la apelación de una multa de tráfico y cuando tengas que pagar las costas me dices que tal fue la minuta.

    No quiero que te lo tomes como un reproche pero me parece que cualquier avance en este tema es para ser celebrado, no para ser criticado por su «tibieza».

    Sun saludo.

  43. Pues a mí no me parece bien que los padres puedan elegir dejar enfermar a sus hijos, del mismo modo que no podrían dejarles sin comer o aplicarles torturas físicas o sexuales si lo exigiera su religión, su consciencia o su «libre» y particular visión de lo que es mejor para ellos.

    Los hijos de estos irresponsables necesitan al resto de la sociedad para protegerles de sus incoscientes tutores, como también la sociedad les protege mediante leyes de los abusos, los malos tratos y, evidentemente, del asesinato. Es una responsabilidad compartida de toda la sociedad y no podemos dejar a ningún niño abandonado a su suerte.

    Debemos exigir leyes que apliquen el conocimiento científico y comprobado a la salud de los que no se pueden defender por sí mismos de la ignorancia de aquellos a cargo de quien se encuentran si nos consideramos una sociedad responsable y civilizada. Y si los padres están en contra de las vacunaciones, que las denuncien y que demuestren que son perjudiciales.

    Y si no, pues que viva la «libertad» ésta que se lleva tanto ahora y que lo paguen y lo sufran, como siempre (y como también se lleva ahora), los más desfavorecidos, en este caso, los niños, por tener unos padres que no saben suficiente de medicina y encima hacen caso a cualquier conspiranoia que oyen por ahí, mientras que las autoridades no toman cartas en el asunto, que ésta es otra, pues estamos ante un claro caso de atentado contra la salud pública.

  44. Me parece una estrategia genial y ojalá se implementara aquí, aunque primero tendrían que existir unos beneficios fiscales por hijo que merecieran la pena…
    De hecho, ¿porqué limitarlo a los antivacunas? ¿Porqué no ligar los (futuros) beneficios fiscales a la correcta escolarización y/o al comportamiento del menor, por ejemplo?

  45. A mi hermano lo han vacunado no sé cuántas veces y no he visto nada malvado en él.

    Es más siendo el sistema de salud de nuestra nación (Colombia) tan decadente e incompetente al menos, el tema de la vacunación se respeta, aunque con tantos ‘vendedores de productos halternatibos y naturales’ sueltos la cosa puede ponerse mal.

    Recuerdo que yo llegué a pensar que las vacunas eran algo malo pues la web se llenó de conspiraciones con el tema de las vacunas después de la gripe AH1N1, hasta que un día mi hermano enfermó, esperé 1 hora afuera del centro de salud sentado en un escombro cerca a la carretera con él vomitando y llorando hasta que fui atendido por los malvado médicos occidentales, lo vacunaron y dieron unos medicamento ya al otro día estaba repuesto.

    A todo esto esa mentalidad antivacuna me imagino debe ser gran aliada de los Magufos vendehumo engañabobos.

    Saludos.

Los comentarios están cerrados.