Señores parlamentarios vascos, infórmense sobre los riesgos para la salud de las ondas de radiofrecuencia antes de legislar

A pesar del mucho ruido que hacen algunos colectivos, no hay ninguna prueba científica que respalde el pánico a las ondas de radiofrecuencia que se ha apoderado de buena parte de nuestros conciudadanos, alimentado desde sectores que hacen negocio de ese miedo. Aún así, es tanta la presión popular, tanto el temor a la pérdida de votos por parte de los partidos, que una institución como el Parlamento vasco pidió hace dos semanas que se pongan en marcha campañas contra el uso de los móviles entre los niños por los efectos perniciosos que pudieran tener las radiaciones de esos aparatos y, además, instó al Gobieno de Patxi López a que se adhiera a una resolución de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa que advierte de los posibles riesgos para la salud de los campos electromagnéticos generados por radiofrecuencias.

La decisión de al Cámara vasca tuvo lugar pocos días antes de la emisión, por ETB 2, de «¿Las ondas del mal?», el episodio de Escépticos dedicado a este asunto. Aquel día, animé a sus señorías a que vieran ese programa para poder opinar con conocimiento de causa, que es lo menos que puede pedirse a nuestros legisladores. Ahora, Juan Ignacio Pérez, titular de la cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco (UPV), ha invitado a los parlamentarios vascos, en una carta publicada en varios periódicos, a que asistan mañana a la charla y el debate sobre el tema que se celebrará dentro de los Coloquios Escépticos organizados por la cátedra que dirige, EITB y el Círculo Escéptico. El ponente será el biólogo Xurxo Mariño, miembro del grupo de Neurociencia y Control Motor de la Universidad de La Coruña y divulgador científico, quien a partir de las 19 horas dará una charla titulada “Neuronas y radiación: buscando la sintonía” o, dicho de otro modo: ¿son las ondas electromagnéticas de radiofrecuencia dañinas para el cerebro? Antes, a las 18.15 horas, se proyectará “¿Las ondas del mal?” y, después, habrá un debate.

Hace cuatro años, en julio de 2007, moderé en Bilbao una mesa redonda sobre Antenas y salud: verdades y mentiras, organizada por el Círculo Escéptico, el Centro para la InvestigaciónEl Correo, la UPV y el Ayuntamiento de Bilbao. Participaron en ella Félix Goñi, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la UPV y director de la Unidad de Biofísica de la UPV y el CSIC, y Joseba Zubia, catedrático de Comunicaciones Ópticas de la UPV, quienes soportaron con entereza la mala educación de varios miembros de los colectivos antiantenas que les insultaron y sostuvieron repetidamente que la comunidad científica no es de fiar porque todos sus miembros están a sueldo de las multinacionales. Invité a aquel coloquio a todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento bilbaíno. Sólo asistieron Sabin Anuzita, del PNV y concejal delegado del área municipal de Salud y Consumo, y Javier Orduna, director de la misma. Espero que la carta que  Juan Ignacio Pérez  ha mandado a la Prensa no caiga en saco roto. La reproduzco aquí, en la versión de El Diario Vasco, para que, si quieren, la copien, la cuelguen donde consideren oportuno y, si es caso, se la reenvíen a su parlamentario favorito.

Carta enviada por Juan Ignacio Pérez a la Prensa vasca.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

4 respuestas a «Señores parlamentarios vascos, infórmense sobre los riesgos para la salud de las ondas de radiofrecuencia antes de legislar»

  1. Sí, que sí, Gámez, precisamente porque están informados los parlamentarios van legislar, que para eso están, ¿o te parecería mejor que le dejemos el Parlamento a la timofónicas? Si quieres dejamos el control de las telecomunicaciones en manos de las corporaciones mediáticas, así pueden hacer lo que quieran y no tiene que estar lidiando con esos molestos antiantenas y pueden ganar no cientos de millones sino miles de millones. No sea cosa que el Estado les reduzca las ganancias.
    ¿Cómo va esa campaña a favor de las megacorporaciones de las telecomunicaciones?, pagan bien, ¿no?

  2. Lo único que espero de mis representantes políticos es que tengan un mínimo de cultura básica, no cultura general que parece que es mucho pedirles, tan sólo un poco de cultura básica. Ya se pueden ir olvidando de mi voto.

  3. No tienen otra cosa mejor que hacer sus señorías que acudir a tus «encuentros» de pactotilla y hacer caso a un snob pijo de Bellas Artes al que le cojea la cabeza.

    Si, cogerán este comunicado lo imprimarán y luego se limpiarán el culo con él.

    Comprendo que estés desesperado porque tu programa no lo ve ni la portera, pero creo que esto ya es un delirio megalomaniatico del que hace mucho has entrado en picado.

Los comentarios están cerrados.