«Me preocupa cuando se idolatran terapias alternativas que no están sometidas a ningún control», dice Pedro Miguel Etxenike

Portada del primer número de 'Ciencia', el suplemento de 'El Correo'.«Me preocupa cuando se idolatran terapias alternativas que no están sometidas a ningún control y se contraponen a la negativamente calificada medicina tradicional», dice el físico Pedro Miguel Etxenike, presidente del Donostia International Physics Center (DIPC), en la entrevista que le he hecho para el nuevo suplemento Ciencia, de El Correo, que ha llegado hoy a los quioscos. Cuando el premio Príncipe de Asturias de Investigación en 1998 habla de medicina tradicional, se refiere a la científica, como queda claro inmediatamente después. «Yo soy partidario de la medicina científica. Otra cosa es que siempre haya margen para cosas nuevas. Sabemos muy poco y es cierto que el agua pura produce cretinismo, pero de ahí a beber de la ciénaga… Nadie ha demostrado que la homeopatía y el reiki funcionen, por ejemplo. Si una mujer tiene un cáncer de mama y le dicen que retrase el tratamiento científicamente probado en favor de terapias alternativas no contrastadas, eso es casi criminal», sentencia Etxenike.

Durante las casi dos horas de conversación que el físico navarro y yo mantuvimos una mañana del pasado verano, hablamos  sobre lo paradójico de una sociedad dependiente de la ciencia y la tecnología, pero con graves carencias de cultura científica básica; acerca de la necesidad de invertir más en ciencia; de lo natural y alternativo; la energía nuclear; los transgénicos… El resultado final es una entrevista de dos páginas. El  primer número de Ciencia incluye, además, un reportaje de Mauricio-José Schwarz sobre que hubiera pasado si la Tierra no tuviera una luna y un artículo del químico Fernando Cossío, presidente ejecutivo de Ikerbasque, la Fundación Vasca para la Ciencia, quien defiende, entre otras cosas, que «una opinión pública que incorpore a su vida personal y social los valores de la ciencia será muchos menos manipulable». Ciencia cuenta con tres columnistas de lujo: el biólogo Eduardo Angulo hablará cada mes de investigaciones que nos enseñan cosas curiosas sobre nosotros mismos; Javier Pedreira, Wicho, uno de los autores de Microsiervos -el blog más leído en España-, nos tendrá a la última de los avances tecnológicos; y Jose A. Pérez, creador de Escépticos y Ciudad K, nos acercará a la ciencia y el pensamiento crítico de una forma divertida. A ellos se suma en la contrapartida el genial Andrés Diplotti, padre de La Pulga Snob, con una tira científico-humorística: «El Laboratorio del Doctor Teratópulos».

Ciencia no va a quedarse en el papel. El suplemento que hoy se entrega con El Correo forma parte de un ambicioso proyecto que coordino, patrocinado por Alianza Tecnológica IK4 y el Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno vasco, al que en las próximas semanas se sumará una web que estará abierta a la colaboración de científicos y divulgadores. Además, Ciencia participará y organizará actos públicos de divulgación, como la celebración del Día de Darwin en Bilbao y otros.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

17 respuestas a ««Me preocupa cuando se idolatran terapias alternativas que no están sometidas a ningún control», dice Pedro Miguel Etxenike»

  1. Homeopatía y animales: estudio del Parlamento Europeo con un presupuesto de 2 millones de Euros

    Bruselas – El Parlamento Europeo invierte dos millones de Euros en una investigación sobre la homeopatía para animales. La Comisión de Agricultura ya aprobó el presupuesto del proyecto piloto con animales de granja. Voces críticas con la homeopatía como el médico y periodista Dr. Ben Goldacre, y el europarlamentario Richard Ashworth cualificaron esta decisión como “locura” e “insulto” a los contribuyentes.

    http://www.homeopatia-online.com/2011/09/27/homeopatia-y-animales-estudio-del-parlamento-europeo-con-un-presupuesto-de-2-millones-de-euros/

  2. todavia no conozco a nadie que le haya matado una sesión de reiki ni juegue con la vida de nadie, todo lo contrario, conozco a muchisimas personas que le a cambiado su vida a raíz de esta pactica. Cosa que si pasa con la ciencia. un saludo y que tengais un buen dia tod@

  3. Realmente impresiona como tiras mi opinion a un lado ,Prasley , el orgullo no te permite reflexionar ,seguramente ,No tengo nada que arreglar ,vivo una vida de millonario Parsley ,creeme .

  4. Estimado Parsley, si los autodenominados divulgadores de ciencia se dedicaran a divulgar la ciencia en lugar de fastidiar con cómo se limpia el culo un tarotista o cuántos horóscopos desacertó la astróloga de la esquina de casa, otro sería el cantar.
    Tampoco estaría nada mal que algunos autodenominados divulgadores de ciencia, además de aprenderse 4 o 5 cosas básicas de física y bioquímica y de memoria los preceptos del manual del buen escéptico escrito por James «papis que están en el cielo» Randi, aprendieran también algunas técnicas de periodismo y cómo expresarse correctamente en la lengua castellana.

  5. Pues sí, Alessandro, hay «millones» de ciencias por desarrollar. La neurología, por ejemplo, está relativamente en pañales, pero no desesperes, quizá algún día consigan arreglarte lo tuyo…

  6. Parsley Reloaded .»La ciencia alcanza gran popularidad cuando hay brillantes comunicadores » ,es muy cierto ,pero tambien cuando los intereses no bloquean las ciencias y su desarrollo ,Existen millones de ciencias para desarrollar y cientos de proyectos pero lamentablemente la fundicion de los intereses bloquean toda expectativa ,Lamentable ,en vez de evolucionar ,involucionamos

  7. Pues sí, Faraday, la última vez que hablé de este tema ya saqué a colación a Sagan. De hecho, y aunque a mí me parece triste, pero es la condición humana al fin y al cabo, la ciencia alcanza gran popularidad cuando hay brillantes comunicadores, que además entienden la ciencia, y usan ambos dones para transmitir sus conocimientos al gran público. También me viene a la mente Isaac Asimov, a quien leía con fruición en mi adolescencia.

    Pero personajes de tal calibre sólo aparecen de cuando en cuando. Si no podemos echar mano de nada mejor, nos tenemos que repartir el trabajo, no podemos esperar que venga un genio a solucionarnos todos los problemas. Los genios son un «bonus» al esfuerzo y la perseverancia humanas, que aunque a veces consigan más que todos sus contemporáneos juntos, no podemos contar con la suerte a todas horas.

  8. Hay librerias en las que encuentras unos titulos y unas publicaciones que cuando las lees ,el nombre te impresiona ,sin embargo intelectualmente son una perdida de tiempo ,mucho titulo impresionista sin embargo la lectura es una grandisima perdida de tiempo ,Hay que saber escoger el libro y su esencia ,eso es lo que enriquece al intelectual ,no un titulo y leerselo sin conocer de antemano quien lo escribe y si lo que escribe es cierto o simplemente un forro .

  9. Conosco estantes de librerias llenos de libracos que hablan de new age ,pseudociencias y de cuanto forro existe traducidos al ingles y al castellano ,mucho forro impreso por editoriales de pacotilla ,sin embargo una cosa muy diferente son las »ciencias ocultas» que perfectamente se sabe y se conoce que poseen sus campos de investigacion dentro del concepto «mistico» de la vida y el destino humano como conocimiento y otra cosa muy diferente es el new age y eso de pseudociencias ,Hay que saber diferenciar una ciencia filosofica y un forro impreso sres.

  10. @Parsley Reloaded

    Me evoca a Carl Sagan que combinó con éxito ambas facetas, científica y divulgativa, y logró perforar la coraza banal de los mass media llegando a muchos países, por ello alcanzando la fama mundial de divulgador modelo. Supo fascinarnos con la maravilla real del universo y la ciencia que lo estudia, creando nuevas vocaciones.

    Sagan, según Shermer, pensaba que la creencia en pseudociencia era proporcional a la incomprensión de la ciencia. Estoy absolutamente de acuerdo en que una buena enseñanza y divulgación es imprescindible y ayudará a marginar la pseudociencia y controlar la fantasía para no recaer en la superstición y fanatismo milenarios,

    pero soy más de la opinión de que las creencias pseudocientíficas (junto con la religión) no son mera ignorancia, mucho me temo que el ser humano dista de ser constitutivamente racional y empírico. Y que la explicación de la creencia requiere el concurso de disciplinas como la biología evolutiva, sociología, psicología.

    así la pseudociencia puede ser una forma de gratificación espiritual (según Abducted de S. Clancy); o estar incrustada en las limitaciones y características del cerebro humano (Intuition, Supersense, The Believing Brain, The Gorilla Invisible…) junto a otros factores menos ubicuos como la búsqueda de notoriedad, trastornos, etc…

  11. Luis Alfonso, conoces esta investigación sobre glifosato? te dejo unos links:

    Efectos teratogénicos del glifosato, Dr. Andres Carrasco (Laboratorio de Embriología Molecular, CONICET-UBA, Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires)

    en:
    http://www.reduas.fcm.unc.edu.ar/efectos-teratogenicos-del-glifosato-dr-andres-carrasco/

    http://www.reduas.fcm.unc.edu.ar/wp-content/uploads/downloads/2011/09/paper-carrasco.pdf
    (en ingles)

  12. Veo que algunos no distinguen entre científicos y divulgadores.

    Pues yo he conocido eminentes científicos que se explicaban como el culo. Ahora mismo recuerdo un par de profesores de física de la universidad, que uno era tartamudo y el otro parecía que hablara en chino, y sus clases se quedaban vacías, pues era mucho mejor asistir a clases de otro profesor que no fuera (en principio) tan eminente, pero que supiera estructurar y explicar el temario de forma inteligible.

    Y es que a veces no se tienen dotes para la ciencia propiamente dicha y para la comunicación o la docencia al mismo tiempo, y es bueno que se generen sinergias entre ambos campos.

    Está muy bien que haya gente capaz de llegar a donde la mayoría no somos capaces, aunque vivan en «su mundo», de hecho, así avanza la ciencia, pero también es importante que haya quien sepa hacérselo llegar y entender, no sólo a los universitarios, que si no entienden nada ya se buscan la vida, sino también al gran público, que si no entiende nada, simplemente lo ignora y se dedica a escuchar lo que sí entiende (o cree entender), como la charlatanería pseudocientífica.

    Y ese es el peligro de no contar con buenos divulgadores, que la gente en seguida se refugia en lo fácil y llamativo. Y en democracia, la opinión mayoritaria que tenga la sociedad sobre la ciencia, si no es inteligiblemente informada, puede acabar constituyendo un verdadero lastre para los propios científicos que no se molestan en explicarse adecuadamente al gran público y que sólo saben explicarse entre colegas. Y en democracia, además, nadie puede eludir totalmente su parte de responsabilidad, por pequeña que sea, en los problemas de la sociedad en su conjunto.

    Porque, al final, la desconfianza y la sensación de «oscurantismo» y «secretas conspiraciones», así como el intrusismo de la pseudociencia y el sensacionalismo en los medios, acaba floreciendo por doquier por culpa de esa falta de habilidades o de mecanismos de los científicos para la comunicación con los «legos en la materia». Y un buen mecanismo que tienen a su disposición es formar a buenos divulgadores, y así pueden dedicar la mayor parte de sus esfuerzos a lo que mejor saben hacer: ciencia.

  13. El Mauricio-José Schwarz ese se ha empeñao en hacerse pasar por científico sin serlo.Qué tesón!.

    Oye, esto ya no es lo q era, no?.

  14. «Si una mujer tiene un cáncer de mama y le dicen que retrase el tratamiento científicamente probado en favor de terapias alternativas no contrastadas, eso es casi criminal”

    Esto es una exageración sin fundamento para meter miedo. Me gustaría ver las estadísticas oficiales sobre estas supuestas influencias en pacientes en riesgo que efectivamente hayan trocado un tratamiento por otro. También los testimonios de casos puntuales, datos personales comprobables, de personas que hayan sido convencidas de abandonar un tratamiento tradicional contra el cáncer sólo para hacerse reiki. Esto no se lo cree ni un niño de 5 años.

    «El primer número de Ciencia incluye, además, un reportaje de Mauricio-José Schwarz sobre que hubiera pasado si la Tierra no tuviera una luna»
    Vaya, ¿y a quién convocan para el primer número? ¿A un periodista de ciencia con prestigio? ¿A alguien experimentado en ciencia que ha recorrido las redacciones de los mejores periódicos de España? Mmmmm, no precisamente, sino al amigo de Gámez. Qué poco serio, hombre.
    Y la falta de seriedad queda en evidencia desde el vamos. ¿De qué trata el artículo del ex fotógrafo de modelos adolescentes? ¡De qué hubiese sido de la Tierra sin la Luna!!!!! Va de coña, ¿no? Esto es como preguntarse ¿y qué sería del sistema solar si no estuviese Júpiter? Y ya que estamos se podría hacer otro artículo con ¿y qué pasaría si el sol fuera más frío? o ¿y cómo sería nuestra galaxia si tuviera 30.000 millones de estrellas menos? o también ¿y cómo sería todo si en los primeros momentos del Big Bang el universo hubiese sido completamente uniforme?
    Gran comienzo, felicitaciones.

Los comentarios están cerrados.