¿Cuántas veces hay que recordar que la integridad humana no depende de las creencias religiosas?

«La integridad humana no depende de las creencias religiosas. Hay creyentes buenos y no-creyentes buenos, y hay creyentes y no-creyentes malvados. No se puede predecir el carácter moral de alguien sólo por sus creencias metafísicas», dice el manifiesto de la campaña Vivir sin religión. Esta iniciativa internacional del Centro para la Investigación (CfI), lanzada en España en colaboración del Círculo Escéptico (CE), es más necesaria que nunca en unos tiempos en los cuales, desde sectores y medios ultrarreligiosos, se bombardea con la idea de que fuera de la Iglesia católica no hay ética, ni moral, ni valores, ni decencia, ni nada. Lo cierto es que la mayoría de los católicos no son ultras, sino personas tolerantes que ven con ojos normales la homosexualidad, el uso del preservativo y la muerte digna, cosas que el Vaticano considera aberraciones.
Los no creyentes tenemos vidas tan plenas como los creyentes. Los humanistas seculares ponemos al Hombre por encima de todo. Como dicen el CfI y el CE, «reconocemos nuestras obligaciones para con quienes están conectados con nosotros únicamente por nuestra humanidad compartida. Nos comprometemos a ayudar a los demás, simplemente porque son seres humanos que lo necesitan». Partimos de la base de que «nuestro círculo de solidaridad debe abarcar a todos en la comunidad mundial» y creemos que «todo el mundo tiene la misma dignidad y derechos, no importa su raza, etnia, género, orientación sexual… o religión». Ésos son nuestros valores. Si los comparte, puede unirse a las organizaciones promotoras de la campaña Vivir sin religión, entidades cuyos objetivos son fomentar y defender la razón, la ciencia y la libertad de investigación y cuestionamiento en todas las áreas del quehacer humano, incluida la religión.
Millones de seres humanos -en España somos más que los católicos practicantes- vivimos sin religión y pensamos que ésta, sea cual sea, debe limitar su presencia a la esfera privada. Todos el mundo tiene derecho a creer en lo que quiera, pero nadie a imponernos al resto su credo, como pasa hoy en España con las muy religiosas tomas de posesión ministeriales y las decisiones que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no se ha atrevido a tomar, como la despenalización de la eutanasia y la aprobación de la Ley de Libertad Religiosa, para no molestar a la Iglesia católica. Y como intenta hacer la Conferencial Episcopal cada vez que sale de manifestación. Recuerde esto, y las millonarias subvenciones públicas que recibe esa confesión en España, cada vez que vea a un ultracatólico clamando por el maltrato al que se somete a su fe en nuestro país. Y vuelvo a decir ultracatólico porque conozco, respeto y siento afecto por católicos que considero bellísimas personas y con los que discrepo en que no creo en ninguna entidad divina, y poco más.

16 comentarios

  1. Un gobierno, de cualquier país, puede ser o codearse con cualquier religión que ellos crean oportuno o entre dentro de su ideología política. Así como también pueden no seguir a ninguna religión. Si el gobierno penaliza la eutanasia u otras acciones, está dentro de lo que es la libertad de las personas o de instituciones. También está dentro de la libertad de cualquier partido o gobierno el financiar a las instituciones que crean oportuno, en este caso a la iglesia. Para eso luego hay unas elecciones en donde el pueblo vota a ese partido. Lo que tú pides es que vuelva una dictadura en donde se elimine eutanasia, etc. Pero como he dicho, existe algo llamado elecciones y es allí en donde el pueblo decide si siguen votando a partidos que apoyan a la iglesia o a otros que renuncian 100% de ella.

  2. Hasta una democracia tiene sus límites en forma de reglas. Una democracia eligió a Hitler y no por eso Hitler quedaba santificado. Estos límites se llaman derechos humanos o como Ud. quiera pero los hay. Entre esos límites es que ninguna democracia tiene derecho a hacer sufrir a las minorías por lo que las mayorías creen que es bueno. Si así fuera, una democracia segregacionista tendría derecho a pisotear a las minorías, como fue el caso de los USA durante mucho tiempo. O un fundamentalismo islámico sería justo sólo porque la mayoría de una población fuera creyente a machamartillo.
    Por lo tanto, se considera que un sistema es democrático cuando, entre otras cosas protege a las minorías de los abusos de las mayorías o a la población en general de los abusos de los grupos de presión. Si hay grupos de presión que son capaces de imponer su criterio en los pasillos de los congresos contra la opinión o derechos básicos de las mayoría, estamos viendo una perversión de la democracia.
    Para evitar que una religión se convierta en un poderoso grupo de presión de un gobierno y vulnere los derechos de las minorías o mayorías, una de las reglas de las democracias avanzadas es que no debe haber ninguna religión que sea priorizada sobre las demás, o sobre las creencias laicas. De ahí la necesidad de un estado laico, no confesional o neutral. Por mucho que una religión presuma de ser mayoritaria, esto no le da derecho a pervertir esa regla básica de las democracias y conseguir privilegios económicos o sociales. Y eso es lo que está pasando en este país.
    Fdo: Mo, sólo Mo.

  3. Los dirigentes de un pais (gobierno/parlamento/…) deben dedicarse a establecer leyes que regulen diferentes aspectos de su pais, entre ellos normas de convivencia, derechos sociales,… Estas normas pueden coincidir con las propuestas de una religion concreta, pero hay una diferencia entre eso y un apoyo tal a una iglesia que convierta al pais en confesional o incluso en una teocracia.
    La diferencia es que en ese caso (un apoyo al 100% a una iglesia determinada hasta hacerla iglesia oficial) estas haciendo que todos los ciudadanos deban por ley creer en el Dios propuesto por esa religion y vivir en funcion de todas sus normas.
    Pero dentro de esas normas hay algunas que no deben convertirse en legislacion publica de ninguna forma ya que afectan a pensamientos o comportamientos de las personas que no tienen ningun tipo de influencia ni se meten en los derechos de los demas (¿se me prohibiria el masturbarme o mirar «con deseo» a la mujer del projimo?¿se me obligaria a ir a misa y comulgar por ley?). Si un estado se arrima 100% a la Iglesia deberia ser asi… ¿no?

  4. Por lo demás, el debate sobre el daño que puede hacer la religión católica como grupo de presión está lejos de ser abstracto. En determinados aspectos la religión católica (al menos su jerarquía y grupos fundamentalistas de base) están continuamente exigiendo que se tome medidas legales contra grupos minoritarios: los homosexuales, las mujeres que abortan, los enfermos terminales. Y en cualquier momento puede volver a sacar su bandera contra el divorcio, que fue prioritaria no hace mucho. Quiere que se persiga legalmente a las mujeres que abortan y quiénes las ayuden, que se impida que los homosexuales tengan los mismos derechos conyugales que los que no lo son, que se impida que los enfermos terminales puedan elegir una muerte digna. (Y algunas otras cosas que me dejo ahora para no complicar el debate).
    Yo no soy homosexual, ni me veo en la necesidad de abortar (si mi mujer tuviera que hacerlo podríamos evitar fácilmente cualquier prohibición, como se hacía en el franquismo entre la burguesía bienpensante). Mi apoyo a estos grupos perseguidos por la beateria eclesiástica es puramente solidario. Pero cualquier día puedo estar en fase terminal. He visto como moría una pariente cercana que fue asistida por un marido imbécil y un médico ultracatólico. No he visto sufrimiento igual en mi vida. Simplemente no quiero que me pase lo mismo y haré lo que pueda para evitarlo. Y eso pasa por impedir que la Iglesia Católica y sus testaferros dictaminen como y cuándo debo morir. Eso pasa por exigir un estado verdaderamente laico y aconfesional. En eso estoy.
    Fdo: Mo, sólo Mo.

  5. Por otro lado sobre la moralidad de los creyentes y no creyentes, me resulta curioso el ir del relativismo moral de los ateos o de que los ateos no tendrian normas morales por no creer en dios.
    Por un lado tenemos que las normas morales de origen divino «reveladas e inmutables» son bastante relativas y dependen de la religion en la que nos encontremos… diferentes dioses han tenido a lo largo de la historia diferentes opiniones.
    Por otro lado, incluso el Dios de la Biblia ha sido bastante voluble. ¿Se debe seguir lapidando adulteras o prestando a tus hijas para que los sodomitas se entretengan con ellas en vez de dedicarse a sodomizar?. Hay mas ejemplos en al Antiguo Testamento. ¿Por que consideramos ahora que esos comportamientos son reprobables? ¿No es TODA la Biblia una verdad revelada?¿Dios adapta sus normas al entorno social? ¿O es que quizas tenemos otra fuente para determinar que actos los consideramos buenos o no diferente de los mensajes divinos? A lo mejor podemos utilizar esa otra fuente de valores morales para orientar las legislaciones de una manera tan valida como si utilizaramos unas regls religiosas.
    Y repito lo de ayer… el argumento para legalizar o penalizar la eutanasia debe basarse en cuestiones humanas (el sufrimiento del paciente, las posibilidades de cura, las opciones de sedacion,…) pero no en lo que se supone que opina un ser superior. Ademas su legalizacion no la convierte en obligatoria, por lo que un creyente que tenga miedo de ir al infierno puede seguir prolongando su agonia tanto tiempo como desee. Por lo tanto a la hora de legislar tambien hay que diferenciar entre el permitir hacer cosas, el obligar a hacerlas y el prohibir hacerlas… no es lo mismo.

  6. Como indica Dawkins en El espejismo de Dios, la interpretación – y la escritura añado- de la Biblia requiere un conjunto de normas éticas previo. Adémas, algunos biológos disputan a filósofos y teólogos su preponderancia al hablar de ética y moral, la moral humana tendría precedente en la conducta social de los primates.
    The roots of right and wrong. Biologists identify the beginnings of morality in the social behaviour of primates
    Como libro sobre la historicidad o el registro arqueológico de la Biblia recomendaría La Biblia desenterrada de Finkelstein y Silbermann

  7. Ideas como la eutanasia y el aborto, están presentes en la sociedad y tienen sus defensores. Así, lo que debe hacer un gobierno es crear un marco legal que permita esos comportamientos; son decisiones personales e intransferibles, por otro lado suficientemente novedosas como para chocar con determinada legislación, que no olvidemos parte de la tradición y la costumbre, que junto con los principios fundamentales del derecho, hacen la ley.
    Así vemos como estas ideas encuentran respaldo en estos principios de corte ilustrado y humanista antes que en la tradición o en la costumbre. La ablación genital en determinadas culturas es una costumbre muy arraigada, que nadie en este país duda en reprobar, pero quien se ha opuesto a ellas en el seno de las sociedades donde se dá, ha encontrado el desprecio de sus vecinos e incluso la muerte.
    Sucede que el fundamentalismo religioso tiene unas normas inmutables en las que sus fieles desean que viva todo el mundo (vaya usted a saber por qué…debe ser su carácter evangelizador, apostólico… que son más pesados que una vaca en brazos), y, por ejemplo, los grupos antiabortistas siguen dando la paliza; pero su demanda es lícita: la ley ya se cambió una vez y puede volver a hacerlo.
    En el caso del divorcio y el aborto en este país salieron adelante leyes con un respaldo social importante, pero no manifiesto. Las manifestaciones individuales en contra de determinadas costumbres, abrazadas por el credo de turno, que como ya se ha expuesto, se amoldan a las realidades sociales más o menos rápido y más o menos afortunadamente, han sido la espoleta necesaria para activar una respuesta social, a menudo conformista con lo establecido, y es por ello que decisiones políticas de este calado nacen de la valentía, que otros llaman desfachatez o atrevimiento, de algunos legisladores. Siempre hace falta un héroe en ambos bandos, uno que se queje de la opresión social y otro que se arriesgue políticamente.
    ¿Que dirán los que ahora, a veces vehementemente, e incluso violentamente, se oponen al aborto cuando en algún Concilio Vaticano decidan defender la vida y los derechos de la madre aprobándolo?. Pues unos montarán su propio chiringuito y otros acatarán lo que les diga el santo padre. Así ha sido siempre y siempre lo será; los objetivos de la Iglesia han ido cambiando dependiendo de su posición, fortaleza en la sociedad; primero la supervivencia, después la consolidación, y finalmente la expansión (esto último por mandato divino, faltaría menos), como cualquier multinacional. También han tenido luchas intestinas, generalmente por el poder, sin importar demasiado el mensaje divino, o luchas por dar uno u otro mensaje divino, e incluso, en un ejercicio de honestidad sin precedentes, cuando Lutero publicó la biblia hubo un cisma: los que trataban de seguir creyendo en Cristo y en la razón al mismo tiempo, y los que ya habían desechado esa idea. Han tenido dificultades en su camino pero aquí están, y es porque las religiones, ya estean basadas en dioses o no, lo que a mí ya me parece secundario, están enraizadas en el hombre desde que somos capaces de transmitir nuestros conocimientos y experiencias, formando parte de la conciencia que tenemos en que hay comportamientos como la compasión, la solidaridad, etc, positivos para el conjunto de la sociedad, que no son transmitidos, por desgracia, sin acoplarlos a una religión.
    Como apunta Faraday, el comportamiento de los primates se puede fundamentar en dos voliciones primarias, egoismo y altruismo, de las que nacen sus comportamientos, al igual que en el ser humano. Conciliar las voliciones egoístas y altruístas mediante una moral se entiende como un mecanismo que prela lo social sobre lo particular, individual, y este comportamiento eminentemente social ha ido de la mano con el éxito del grupo; la homogeneidad del mismo se convierte así en una cuestión de supervivencia hablando a unos niveles muy básicos, tribales. En una sociedad compleja como la nuestra, que acepta su heterogeneidad como algo enriquecedor, y que utiliza la ley para regular los comportamientos moralmente aceptables en su seno, (sistema de dominación legal versus sistema de dominación tradicional, aunque convivan) la asunción de una u otra moral, credo, por parte de sus componentes, es decisorio en el éxito de la sociedad en la medida en que esa heterogeneidad permita, por ejemplo, la investigación con células madre, y no suponga un obstáculo para ello como ocurriría en una sociedad homogénea en la que la moral preponderante no lo permitiese. De aquí que a muchos creyentes les parezca la diversidad de ideas y la posibilidad de defenderlas y practicarlas un obstáculo para con sus intenciones y deseos, digamos, su «altruismo egoísta». La fuerza de nuestra sociedad se basa en el contrato social y la asunción de las leyes basadas en ideales como los derechos humanos, que, ciertamente, no se diferencian en mucho con otros que ponen como referente una verdad revelada. Coincido con muchos de los mensajes de las religiones mayoritarias en el mundo, me parecen positivos, pero también es positivo someterlos a crítica fuera del seno de sus cónclaves y verlos como realmente son, fruto de la razón y la experiencia, y no de la palabra de un Dios.
    ¿Cuando caeremos de la burra y veremos que no es necesaria una clase social particular, y me refiero al clero, chamanes, gurús, etc, para ejercer de adláteres de determinado código moral? Siempre nos hemos bastado solitos, y estos no son más que unos vividores, que se escudan en la existencia de un Dios o una filosofía para actuar. Me importa un bledo que haya gente bailando con unas panderetas vestidos de naranja, alguien les dijo que eso molaba un montón y abrazaron esa creencia, pero yo no pienso soltarle un duro a alguien que me diga como debo comportarme para el mejor funcionamiento de la sociedad (si su intención es esa que lo haga gratis) y, para colmo, para mayor gozo de mi propia existencia.

  8. Discrepo ligeramente sobre lo que comentas en el tercer párrafo de tu exposición Tru, aunque en el último lo hayas corregido por sutil contraposición.
    Que el fundamentalismo religioso tenga unas reglas inmutables que «solidariamente» quieran imbuir en la sociedad no se debe a simple testarudez sino una cuestión de autoconservación. Cuantos más derechos se le reconozcan al individuo respecto al control de su propia vida, más cerca estaremos a un estado de derecho en el que el individuo gozará del libre albedrío, con sus derechos y obligaciones.
    El problema (para ellos) es que el libre albedrío es el polo opuesto a cualquier religión, implica la nula necesidad de factores externos para la autorregulación de la sociedad. A más gente gozando de libertad de opinión, expresión y acción, las agrupaciones de estos inviduos serán más numerosas y por ende consiguiendo mayor grado de autosuficiencia. Teniendo en cuenta esto y considerando la sociedad un círculo y los poderes que la regulan anillos concéntricos rodeándola, observaríamos la desintegración del lugar que ocupa ahora mismo la religión y todos los anillos anexos.
    Asi que coincidiendo en tu punto de vista de la interpretación antropológica de la religión, discrepo en cuanto a lo de que las cosas son como son por tradición y arraigo de las ideas en la psique de la sociedad. Todas estas «tradiciones» se han implantado desde hace unos mil seiscientos años hacia acá.
    Sun saludo.

  9. Un clarísimo ejemplo de que, siendo creyente, se tienen unos valores morales intachables, es el del becario mejicano del CSIC que fue detenido por tener planeado gasear a los manifestantes de la marcha laica en protesta por la visita del papa. El elemento era ultracatólico, o sea, que debe tener muy dentro la moral católica.
    Esa -y no otra- es la verdadera moral católica. Lo ha sido siempre, y lo seguirá siendo: hay que hacer el bien a la gente que lo necesita, y hay que exterminar a los que no crean lo que creen los católicos. Si hoy no queman a la gente en la hoguera, es porque las leyes que rigen los países donde tienen influencia lo impiden. Pero si pudieran, podría apostar el brazo y la pierna derechas a que seguían quemando a gente en la hoguera y utilizando salas de tortura para arrancar confesiones heréticas. Y no perdería ni el brazo ni la pierna.
    PD. ¿Cómo cojones cambio lo de 8808881 que no me guarda los cambios?

  10. Palabra de Papa:
    “Hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos. Desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o es malo, lo justo o lo injusto, decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias, dar en cada instante un paso al azar, sin rumbo fijo, dejándose llevar por el impulso en cada momento. Estas tentaciones siempre están al acecho. Es importante no sucumbir a ellas porque, en realidad, conducen a algo tan evanescente como una existencia sin horizontes, una libertad sin Dios”.
    ¡Caramba! Leyendo estas palabras, diría que habla de sí mismo. ‘Hay muchos que [] desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, justo o injusto, quien es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias’. ¿No es esto lo que lleva haciendo la iglesia y, más concretamente el papa, durante siglos?
    Hay que tener morro y poca vergüenza. Y aun hay imbéciles (sí, imbéciles, porque solo se puede explicar si son imbéciles) que le siguen y se lo creen…

  11. Me parece difícil que la secta católico-cristiana se pueda poner como ejemplo moral de nada. El intento de proclamarse como ejemplo a seguir en cuanto al comportamiento moral es algo que deberían replantearse, sobre todo si miran los últimos 2000 años de trayectoria de la secta, empezando por su libro sagrado, del que sólo mentan el NT, parece que ciertas partes del AT les producen picores desde el inicio del cristianismo y se empeñan en manipular reescribir y reinterpretar, cuando nó borrar o destruir directamente, para que no suene tan salvaje como parece. Mejor sería que se aclarasen un poquito y que se aplicasen lo que pretenden imponer antes de dedicarse a dar «consejos morales» al resto de la sociedad.

  12. PARA MosoloMo. Pues mejor me lo pones. La iglesia promueve la vida y no el exterminio, vamos, los derechos humanos y el derecho a la vida y no lo que hacía Hilter: el derecho a decidir quién tiene derecho a la vida y quién no.

  13. PARA TRUS. En toda sociedad hay leyes, normas y una moral o ética de comportamiento. Y sabrás que esto sucede en cualquier país del mundo, sea o no creyente. Tú y al igual de cualquier ciudadano de un país estás obligado seguir ciertas leyes o normas, dependiendo en qué país te encuentres, serán unas o serán otras. Y todo eso para el mejor funcionamiento de la sociedad. Lógicamente todos los ciudadanos no estarán contentos, porque no creo que exista un país, una ideología, o como quieras llamarlo, en que la que todos estén contentos. Supongo que lo mejor es que un gobierno no sea tan extremista en todo. La religión es algo, te guste o no, que millones de personas siguen, por lo tanto es normal que ciertas leyes se basen en creencias. En España habrá leyes que acepten la homosexualidad y el aborto, pero que luego están en contra de la eutanasia. Supongo que ese es el equilibrio en una sociedad variada. Si algún día, la sociedad le da la espalda a la iglesia, fijo que los partidos no escucharán a esta institución, pero mientras existan millones de personas que están a favor, pues es lógico que el gobierno la escuche ya que representa a mucha gente.

  14. @jovbizk:
    «PARA MosoloMo. Pues mejor me lo pones. La iglesia promueve la vida y no el exterminio, vamos, los derechos humanos y el derecho a la vida y no lo que hacía Hilter: el derecho a decidir quién tiene derecho a la vida y quién no.»
    ¿Que la iglesia promueve la vida y no el exterminio? ¿Por que no se lo cuentas a los cataros, a los arrianos, a los millones de herejes ejecutados por esa iglesia pro-vida?
    ¿Los derechos humanos? ¿Por que no se lo cuentas a los gays y lesbianas a los que la iglesia les niega el derecho a formar familias? ¿O a los ejecutados durante los regimenes dictatoriales apoyados por la iglesia como Franco, Pinochet, Videla…?
    ¿La iglesia no decide quien tiene derecho a la vida y quien no? ¿Y que me dices de la oposicion a la investigacion con celulas madre, por ejemplo, condenando a millones de personas a morir o padecer enfermedades que serian curables?

  15. Me auto copio-pego:
    1) Dado que los ateos no creen en la existencia de los dioses, decir a los ateos que se creen dioses es tanto como decirles que se creen pitufos o superheroes de los X-Men. De la misma forma se le puede dcir a Benedicto XVI que se cree Manitu o el Monstruo Espaguetti Volador
    2) ¿Cual es el abuso de la ciencia sin limites? ¿Considera un abuso el que cada investigacion cientifica deba ser aprobada por la santa madre iglesia?¿Debe un libro de hace 2000 años decir que cosas se pueden investigar y cuales no? La Iglesia se ve amenazadas en cuento hay algun campo que no puede controlar. Del mismo modo considera un ataque todo lo que no sea seguir sus normas. Sus lemas son «conmigo o contra mi» o «si no eres de los mios me estas atacando»
    3) Sobre la «falta de valores» y el «relativismo» que ha llevado a la crisis economica… ¿no son «creyentes» los dirigentes que nos han llevado a esta situacion? Yo he visto rezando a Merkel, Obama, Bush, Sarkozy, Blair, Zaapatero, Aznar,… ¿Los empresario formados en Deusto o el OPUS no cuando estan en el mercado los mismos valores que todos los demas? ¿Ruiz Mateos no ha combinado su fe y sus «negocios»?

  16. Jozbik disxit: «PARA MosoloMo. Pues mejor me lo pones. La iglesia promueve la vida y no el exterminio, vamos, los derechos humanos y el derecho a la vida y no lo que hacía Hilter».
    Se desvía: Yo no había comparado a Hitler con los papistas. Había sacado al del bigote a colación (a Aznar no, al otro), para explicarle que no todo lo que quiere la mayoría es bueno y democrático porque la mayoría lo quiera. Ud. creyó que yo había hecho una comparación y se desvía del tema que era los límites de la voluntad de la mayoría en un sistema democrático.
    Respecto a que la Iglesia proteja la vida es una manera de hablar. Protege su idea de lo que es la vida, lo que incluye la persecución de aquellos que no comulgan con su manera de entender la vida. Porque «la vida» en abstracto no la defienden más que unos cuantos santones hinduístas y no se refieren a la vida vegetal. Todos ponemos restricciones a la defensa de la vida: matamos microbios, langostinos, etc. y nadie nos pide cuentas por ello. En cuanto a la vida humana, también la Iglesia tiene restricciones. Si la Iglesia fuera absolutamente pro vida tendría que prohibir a los seres humanos la legítima defensa con resultado de muerte y excomulgar a policías, generales y soldados rasos. Así que, como no lo hace, se entiende que, según la Iglesia Católica, la defensa de la vida también tiene sus límites. Por lo tanto, en lo que no hay acuerdo es en cuáles son esos límites. La Iglesia Católica quiere que aceptemos la vida a costa de sufrimientos gratuitos. Y nosotros, los defensores de los derechos humanos, defendemos la vida con dignidad y creemos que en casos límites, sólo en casos límites, hay otros derechos humanos y de la vida que van por delante del mantenimiento de la vida biológica.
    Ahí está el problema. Y lo que es más que un problema es que, al menos en este país, la Iglesia Católica ha hecho estos días una demostración del tremendo poder que tiene para hacer que nuestros dirigentes doblen el espinazo. Lo que demuestra que en sus relaciones con el poder católico actúan sin tener en cuenta los derechos de las mayorías y las minorías. Eso es lo que es preocupante para los que defendemos un estado laico, no confesional o como leñes se llame.
    Fd: Mo, sólo Mo.

Los comentarios están cerrados.