De hadas de plástico mexicanas, caras de Bélmez y caraduras

José Maldonado muestra el vaso con una hada que es de plástico y el decía que había atrapado viva. Foto: Efe.

Hay gente que tiene la cara muy dura, pero también hay mucho bobo suelto por el mundo. Entre los primeros, está el mexicano Joaquín Maldonado, de 22 años y albañil de profesión. Entre los segundos, los cientos de adultos -permítanme que excluya a los niños- que han hecho cola en los últimos días delante la casa de Maldonado en Guadalajara para ver el cuerpo de un hada. Según el albañil, la había capturado viva «Estaba arrancando guayabas y vi un centelleo. Creí que era una luciérnaga, la tomé y sentí que se movía; cuando la vi supe que era un hada madrina», contó el muy caradura a Efe. Pero el fantástico ser, decía, había muerto poco después de romperle un pie. Cerca de 3.000 personas, según la agencia de noticias, le dieron la voluntad al albañil para poder ver el hada dentro de un vaso.

Vecinos de Guadalajara hacen cola delante de la casa del albañil para ver el hada. Foto: Efe.La prensa mexicana cuenta hoy que la figurita de plástico se encuentra en puestos de venta ambulante. «¡Qué vergüenza!», me comentaba a través de Twitter mi colega mexicana Diana Laura Arroyo. Sí, es vergonzoso, pero no menos que lo que pasa en España en Bélmez de la Moradela, donde la la Diputación de Jaén y el Ayuntamiento van a destinar cerca de 800.000 euros -587.000 de ellos procedentes de fondos europeos- a la construcción de un museo de las caras de Bélmez, el más famoso de los fraudes de la parapsicología ibérica. En México, el engañabobos es un pobre albañil; en España, las instituciones usan dinero público para fomentar la incultura y la superstición. A mí, desde luego, me avergüenza más el caso español con su museo para escuchar psicofonías.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

13 respuestas a «De hadas de plástico mexicanas, caras de Bélmez y caraduras»

  1. Los caras de Belmez son reales, constatables,ahi estan; De hecho los conocen muy bien en las instituciones europeas, tan bien que les han otorgado una suculenta subvencion.Este dinerito se podria haber dedicado a …
    ¿Preceptos? ANDA YA!

  2. Esta «lucha» contra la charlatanería ó, por ejemplo, el ateísmo militante, no son otra cosa que derivados del mismo pensamiento mágico sobre el que se basan las creencias y religiones, ¿existe una ‘verdad’ que deba ser defendida?, ¿Sobre que ‘preceptos’ se funda la necesidad de ‘abrir los ojos’ del prójimo?.
    Si de verdad defienden alguna verdad porque no tildan de ‘bobos’ a los millones que afirman comer cuerpo y sangre de una persona fallecida hace 2000 años, todos los domingos.
    O porque no insultan de la misma forma a los otros millones que afirma a pie juntillas que Mahoma viajo a Medina en un caballo volador.
    Hay que defender la verdad pero todos sabemos donde aprieta el cinturón.¿No es así?
    El artículo está muy bien, pero más respeto con la gente.

  3. @Yuzluk

    La clave de la discusión en curso es si insultar a quienes les atrae la pseudociencia es correcto o no. Es una cuestión ética o de táctica. Pienso que es un error. Surge de la afirmación:

    «Hay gente que tiene la cara muy dura» -hasta aquí bien-«, pero también hay mucho bobo suelto por el mundo.»

    Nótese que no critico que se denomine por su nombre a los farsantes, estafadores, chiflados y criminales que inventan y difunden patrañas, me refiero a la segunda parte de la afirmación: llamar bobos a los creyentes -o crédulos ;)- Existe una predisposición biológica a creer debido a las características de nuestro cerebro. Los dioses también están en el coco.

    Aclaro que me refería al libro The Invisible Gorilla que describe seis errores comunes de nuestra intuición -al igual que otros libros citados-.

    Doy por sentado que la ciencia es la mejor forma de mirar la realidad como ejemplificas usando el experimento del gorila; es más, ahora mismo es la única que me interesa pues no leo otra cosa. Y por supuesto que se diferencia en su funcionamiento de los mecanismos de la credulidad.

    Pero no es de sentido común ni inmediata por eso tiene una historia, desarrollo, errores y aciertos y aún no está terminada. En el siglo XX se le añadió la estadística como herramienta fundamental, por ej.

    Por cierto, acepté el falsacionismo popperiano sólo como juego pues pienso que tiene razón Massimo Pligliucci «Nonsense on stilts» cuando dice que aplicado estrictamente asfixia a la ciencia.

  4. 4) Sobre boberias, bobos y otras historias. El «pseudocientifico» critica fundamentalmente a la persona «cientifica» y su scapacidadfes (por su cerrazon, su falta de perceocion de las realizadades holisticas trascendentes… o lo que sea). El «cientifico» se centra (al menos deberia hacerlo) en el metodo (mirar una bola de cristal en vez de encender el video no sierve para ver si en la pelicula hay gorilas). El problema es que, muchas veces, el metodo y la persona son indistinguibles («he comprobado que hay un video porque me los han dicho fuerzas superiores»).
    5) El pseudocientifico (en su version especial de religioso) dice que hay un gorila porque asi lo pone en su «libro sagrado». Punto. No has mas discusion. No solo eso. Su «libro sagrado» (una vez interpretado por los lectores oficiales de su libro sagrado) dicen como hay que mirar el video, que elementos se pueden utilizar para mirarlo, como se debe manejar el video… (El libro sagrado dice que hay que ver el video en una pantalla de 0,1 pulgadas, desde 1 kilometro de distancia y con un paño grueso tapandolo… y tener fe en que hay un gorila)
    Y en los videos de genet jugando a la pelota no hay gorilas… solo gente disfrazada de gorila que intenta engañarnos :-P

  5. Los estudios psicologicos que menciona Faraday establecen que el cerebro de una persona individual comete errores de apreciacion y omisiones. La ciencia permite en gran medida reducir ese problema ya que consigue que muchos cerebros contemplen los problemas desde muchos puntos de vista con el fin de obtener la explicacion buscada.
    Supongo que lo del «el gorila invisible» hara referencia al video del gorila y el grupo de personas tirandose la pelotita. Efectivamente a una, diez, cien o mil personas de forma individual se les pasara por elto el gorila… pero lo cierto es que un numero suficiente de personas, sobre todo si algunas de ellas se especializan en observar tan solo determinadas zonas de la pantalla, acabarian viendo el gorila. El siguiente paso seria difundir el conocimiento obtenido sobre la presencia de ese gorila. Si hay escepticos sobre el tema, el observador de esa zona presenta sus mediciones, describe el metodo de observacion y muestra a la gente que ha estado mirando otras zonas de la pantalla la forma de ver el gorila.
    No importa lo que diga «el sentido comun» sobre la posibilidad de que aparezcan gorilas en as zonas de juego. Se dispone de una observacion repetible, realizada mediante un metodo aceptado por todos (todos los que miraban la pantalla utilizaban el mismo metodo de observacion).
    Si ninguno todos esos observadores con la pantalla dividida por areas, utilizadon metodos aceptados entro todos de observacion viera nada que pudiera hacer pensar en la existencia de un gorila, se concluiria que en la pantalla solo habia personas jugando. Pero eso no se basa en la percepcion de una sola persona (aunque haya cientificos extraordinarios que presenten teorias sobre el conjunto de la pantalla)
    ¿Que diferencia hay respecto a las pseudociencias a la hora de buscar gorilas? (No olvidemos que partimos de un video cualquiera de gente jugando en el que no sabemos si hay gorilas o no)
    1) En primer lugar utilizan un metodo de mirar la pantalla que no puede utilizar nadie mas. No hay manera de que otras personas repitan su observacion ya que «no estan preparados» «tienen la mente cerrada» o «sus vibraciones son negativas». En base a ese metodo tan particular dicen haber visto un gorila que nadie mas ve (ni siquiera todo en grupo de personas que se fijaban en zonas concretas de la pantalla). ¿Quien esta sometido a mayores errores de apreciacion?
    2) Los metodos para observar el gorila a menudo son «milenarios» o al menos, muy antiguos. Miran la pantalla como la miraban los egipcion hace 5000 años o como describe un monje del siglo VIII. Al contrario nuestro grupo de opbservadores esta desarrollando nuevos metodos, dispositivos y herramientas para obtener de la pantalla toda la informacion posible
    3) Algunos antes de mirar ningun video «creen» que hay un gorila. Les ha sido revelado que en todos los videos de gente jugando hay un gorila. Si no se puede encontrar es que los metodos utilizados no son lo suficientemente buenos o no lo buscamos con suficiente fe. No importa lo que hagamos con el video, cuantas veces lo repitamos, que lo pasemos fotograma a fotograma ni que busquemos uno a uno pixeles negros. Aunque no haya ninguna prueba de que haya pasado un gorila, tienen en convencimiento de que debe estar ahi. Aunque si es un gorila invisible, que no hace nada, no interfiere de ningun modo con lo que pasa y no hay forma de percibir que ha pasado… ¿que diferencia hay con que no haya gorila?

  6. Vale, entro en el tour de force intelectual por curiosidad, para ello aceptaré el falsacionismo como criterio de demarcación. Y que el conocimiento válido consiste exclusivamente de teorías falsables. Aunque la nociencia es más amplia que la pseudociencia. Siendo bobo=tonto=Falto o escaso de entendimiento o razón. RAE.

    No puedo dejar de notar que la teoría de la falsación tampoco es de sentido común ;) ya que es contraintuitivo que las teorías científicas no pueden ser probadas.

    Notemos que en sentido amplio la bobería abarcaría a la mayoría de la humanidad pues el sentimiento religioso es muy común. Sólo nos salvaríamos los escépticos ateos del tipo «muy probablemente no hay dioses». Muchas personas creyentes no creen en lo paranormal e incluso lo atacan como la iglesia católica, véase vg. El Teólogo Responde «¿Qué podemos decir de los fenómenos paranormales?».

    Tampoco tu escrito está libre de ambiguedades o contradicciones lo cual embrolla bastante el asunto. Por ej. el último tipo de bobería incluye bobos que no lo son ¿? «los que son culpables pero no realmente bobos lo saben». Obviamente porque no pretendías escribir una teoría falsable en primer lugar.

    Luego tu teoría, para resumirla de modo manejable, creo que quedaría más o menos:

    a.- Los seres humanos que creen en la pseudociencia y lo paranormal son bobos, y tres tipos de ellos: «inocentes ingenuos y pobres «, «estupidos inherentes» y principalmente «ignorantes culpables».

    b.- «Corolario» o algo así: a estos últimos se les puede insultar para bien de todos.

    A.-Dejando a un lado los escépticos que quieren mostrar su falsedad. Para empezar noto que faltan tres motivos por los que una persona puede acercarse a la pseudociencia: la desesperación, que nos hace obrar de forma irracional -«he llegado a ir a un homeópata» me decía un familiar hace unos días lamentándolo-; la curiosidad, que nos hace actuar de modo imprudente. Ser víctima de técnicas de lavado de cerebro o similares sería la tercera.

    Repito de nuevo, si algo demuestran los libros que he citado, y para ello los he citado: como fuente de datos, es que todos los humanos andamos escasos de entendimiento y razón, no somos perfectamente racionales y empíricos.

    Insisto, véase el increíble porcentaje de personas que fallamos en el problema de Monty Hall. ¿No es acaso una buena observación o experimento que falsa la teoría de la bobería como algo propio de una parte de los seres humanos? Hay muchos más ejemplos en esa bibliografía de psicología de las limitaciones del cerebro humano. Los nuestros incluidos vg:

    ¿Cuántas personas hablan de jugadores en buena o mala racha -no existen en general pero nuestra mente inventa patrones con los datos aleatorios-, se niegan a llevar el jersey -bien lavado- de un asesino y al mismo tiempo se consideran racionales? (Supersense/Intuition)

    B.- El insulto es una forma de agresión, ¿tengo que considerar seriamente que un ataque puede conducir al diálogo o a la reflexión? ¿El pre-juicio como una puerta al entendimiento?¿El conflicto en Palestina vale como refutación experimental general de esta idea?

    Hay una mejor y más concreta. Como ya indiqué este propio blog ofrece algo parecido a una prueba experimental: hubo de transformarse exigiendo registro para comentar a fin de prevenir o eliminar los comentarios injuriosos de ambas partes -véase el botón «denunciar»-. Leer los comentarios se convirtió en un ejercicio penoso y desagradable.

    Ya no había razonamientos, acepto que mucho menos válidos del lado de los creyentes, sólo descalificaciones y posiblemente muchas más del lado créyente que del escéptico. ¿Me basta un sólo creyente del tercer tipo que no haya reflexionado para falsar la teoría?

  7. A ver, Faraday, evidentemente que se trata de una simple construcción racional. Y evidentemente que la experiencia y la evidencia están por encima de cualquier razonamiento que podamos hacer tú o yo, que por mucha coherencia interna que tenga, si no es coherente con la realidad, no vale un pimiento.

    La cuestión es ¿Qué alegaciones o datos empíricos tienes que aportar a mi clasificación? ¿Tiene algún error lógico la argumentación? ¿Sí? Soy todo oídos ¿No? Pues de momento es válida, hasta que sea falsada.

    Qué quieres que te diga… Mira, seguro que es una simplificación algo (bueno, bastante) burda y hasta «corta de miras» y seguro que se pueden hacer muchos matices. Pero estoy más que abierto a discutir cada uno de ellos. De hecho, ya me gustaría a mí iniciar algún debate digno y serio para variar. Fíjate que se deduce de mi argumentación que es lícito insultar a la mayoría de los creyentes (por ser culpables manifiestos de su ignorancia cerril), pero no a todos, especialmente a los que no han tenido la oportunidad de contrastar sus creencias.

    Ahora, lo de «podrías estar equivocado» (como resumen de una buena parte de tu réplica) me sirve tanto como si dijeras «mañana podría ser el fin del mundo», es decir, para nada.

    Pero ya que lo mencionas (y me temía que podía dar lugar a confusiones), me retracto del uso del «nebuloso» concepto de «sentido común», considéralo simplemente como «lógica básica», «raciocinio básico» o «sentido crítico básico», es decir, sin necesidad de llegar a elaborar grandes silogismos o complejos teoremas. Algo al alcance de cualquier ser mínimamente racional. De hecho, he conocido perros y gatos con mayor «sentido común» que algunas personas, pues no les podías tomar el pelo dos veces seguidas con el mismo truco.

  8. Vaya, por error he duplicado el comentario. Por cierto, hablando de hadas y razonamiento Sir Conan Doyle mostró que se podían combinar ambas en la misma persona. Como crédulo notable en hadas y autor de nada menos que Sherlock Holmes, un representante del estereotipo de hombre razonable. Por eso la evidencia es tan importante: para no escribir de forma contradictoria -disonancia cognitiva-.

  9. @Parsley Reloaded,

    ¿podrías decirme de dónde sale esa categorización de la bobería?¿en qué estudios o evidencia empírica se apoya? Quiero decir más allá de la obvia existencia de inmadurez infantil o adultos asimilados, falta de escolarización o aprovechamiento de ella, síndrome de Down, demencias y otros problemas cognitivos ¿cómo se interpretan para llegar a construir y justificar esas categorías sociales?

    Porque así a primera vista me parece una mera construcción racional, sin datos -insisto-, con la intención de defender la idea de que insultar, a la mayoría de crédulos occidentales, no es sólo correcto sino objetivo y saludable, un favor que les hacemos. (Aquí, me imagino una terapia de grupo con alcohólicos iniciada por el terapeuta gritándoles: ¡Borrachos de los ***ones!)

    No, es absurdo, para que alguien reflexione sobre sus planteamientos el insulto no es el camino pues cierra la posibilidad de diálogo e inicia la batalla de descalificaciones mutuas -lo hemos visto en este propio blog- y cierra toda posibilidad de entendimiento. Cómo va a ser el camino cuando ni la evidencia del fracaso empírico de las fantasías les anima a rectificar -ej. los anunciados fines del mundo-.

    No estoy diciendo, sin embargo, que crea que el proceso pueda ser totalmente racional, un simple diálogo y hala todos de acuerdo, no lo creo, en ciertos momentos la verdad, la evidencia, hay que mostrarla seductora, trágica o ineluctable.

    En fin, y luego nos extrañamos de lo que llegan a escribir los pseudocientíficos y otros individuos.
    La razón aislada de la evidencia produce monstruos. El papel lo aguanta tó -en versión cañí-.

    En mi comentario me basé, en parte, en la lectura de Supersense, Intuition, The Gorilla Invisible, Paranormal y algún otro. Libros de psicología sobre el funcionamiento de la mente que muestran evidencia en forma de experimentos, estudios, encuestas…para indicar que el cerebro, de todos los seres humanos, está predispuesto a errores e insuficiencias.

    O que, por ej., aunque hay personas con más tendencia a fantasear puede estar arraigado no sólo en la ignorancia o tradición cultural sino en la bioquímica del cerebro y por ello fuera de nuestro control -experimentos con dopamina que cita Bruce M. Hood en Supersense-.

    Por otra parte, nada más discutible que el sentido común (igualado con las palabras «en mi experiencia» que usa la homeopatía con el lema «a mí me funciona»). Ej. de fracaso espectacular del sentido común es el problema de Monty Hall.

    Si bastase con el sentido común, no sólo no tendríamos física cuántica o las teorías de la relatividad, cómo explicar las mareas -hay 396 factores que inciden en ellas-, etc, etc. Adiós a tantas realizaciones científicas que abiertamente lo contradicen. De sentido común era que el universo era una pequeña esfera rodeada por una bóveda estelar. El universo centrado en la Tierra…

    (Ahora alguien se acuerda del ilógico chascarrillo: el sentido común es el menos común de los sentidos)

    No tendríamos necesidad de estudiar e investigar pues todo se nos mostraría con claridad. En breve, no tendríamos Ciencia: contraponer bobería a sentido común es un error. Suponer que la auténtica naturaleza del ser humano es empírica y racional, es otro.

    Cierta credulidad y errores son inherentes a la mente humana, no somos tan diferentes de los crédulos -y probablemente todos seamos bobos en más de un aspecto de nuestras muy complejas sociedades- y hemos de estar alerta para no caer en errores.

    Por cierto, en el Gorilla Invisible se trata la ilusión de conocimiento, el hecho de que solemos creernos más listos con respecto a los demás ;)evidencia empírica se apoya? Quiero decir más allá de la obvia existencia de inmadurez infantil o adultos asimilados, falta de escolarización o aprovechamiento de ella, síndrome de Down, demencias y otros problemas cognitivos ¿cómo se interpretan para llegar a construir y justificar esas categorías sociales?

    Porque así a primera vista me parece una mera construcción racional, sin datos -insisto-, con la intención de defender la idea de que insultar, a la mayoría de crédulos occidentales, no es sólo correcto sino objetivo y saludable, un favor que les hacemos. (Aquí, me imagino una terapia de grupo con alcohólicos iniciada por el terapeuta gritándoles: ¡Borrachos de los ***ones!)

    No, es absurdo, para que alguien reflexione sobre sus planteamientos el insulto no es el camino pues cierra la posibilidad de diálogo e inicia la batalla de descalificaciones mutuas -lo hemos visto en este propio blog- y cierra toda posibilidad de entendimiento. Cómo va a ser el camino cuando ni la evidencia del fracaso empírico de las fantasías les anima a rectificar -ej. los anunciados fines del mundo-.

    No estoy diciendo, sin embargo, que crea que el proceso pueda ser totalmente racional, un simple diálogo y hala todos de acuerdo, no lo creo, en ciertos momentos la verdad, la evidencia, hay que mostrarla seductora, trágica o ineluctable.

    En fin, y luego nos extrañamos de lo que llegan a escribir los pseudocientíficos y otros individuos.
    La razón aislada de la evidencia produce monstruos. El papel lo aguanta tó -en versión cañí-.

    En mi comentario me basé, en parte, en la lectura de Supersense, Intuition, The Gorilla Invisible, Paranormal y algún otro. Libros de psicología sobre el funcionamiento de la mente que muestran evidencia en forma de experimentos, estudios, encuestas…para indicar que el cerebro, de todos los seres humanos, está predispuesto a errores e insuficiencias.

    O que, por ej., aunque hay personas con más tendencia a fantasear puede estar arraigado no sólo en la ignorancia o tradición cultural sino en la bioquímica del cerebro y por ello fuera de nuestro control -experimentos con dopamina que cita Bruce M. Hood en Supersense-.

    Por otra parte, nada más discutible que el sentido común (igualado con las palabras «en mi experiencia» que usa la homeopatía con el lema «a mí me funciona»). Ej. de fracaso espectacular del sentido común es el problema de Monty Hall.

    Si bastase con el sentido común, no sólo no tendríamos física cuántica o las teorías de la relatividad, cómo explicar las mareas -hay 396 factores que inciden en ellas-, etc, etc. Adiós a tantas realizaciones científicas que abiertamente lo contradicen. De sentido común era que el universo era una pequeña esfera rodeada por una bóveda estelar. El universo centrado en la Tierra…

    (Ahora alguien se acuerda del ilógico chascarrillo: el sentido común es el menos común de los sentidos)

    No tendríamos necesidad de estudiar e investigar pues todo se nos mostraría con claridad. En breve, no tendríamos Ciencia: contraponer bobería a sentido común es un error. Suponer que la auténtica naturaleza del ser humano es empírica y racional, es otro.

    Cierta credulidad y errores son inherentes a la mente humana, no somos tan diferentes de los crédulos -y probablemente todos seamos bobos en más de un aspecto de nuestras muy complejas sociedades- y hemos de estar alerta para no caer en errores.

    Por cierto, en el Gorilla Invisible se trata la ilusión de conocimiento, el hecho de que solemos creernos más listos con respecto a los demás ;)

  10. «Opino que es un error denostar a las personas que se sienten atraidas por lo mágico, por los «engañabobos».»

    Los que se sienten atraídos por los «engañabobos» ¿Qué son? ¿Bobos en sentido estricto o «bobos» circunstanciales? ¿Y qué trato merecen? Eterno dilema…

    Vamos a ver, hay tres tipos de «bobería», más bien diría de ignorancia o incultura, en contraposición a lo que debería ser la «cultura general», mientras que el «sentido común» sería en contraposición a la «bobería» o insensatez.

    Por un lado está la inocente ingenuidad e ignorancia de los pobres que no han recibido educación, o bien ha sido precaria. En ese caso, el problema no se soluciona llamándoles bobos, sino poniendo a su disposición los conocimientos de los que carecen. Si algunos ya son demasiado viejos para ponerse a estudiar o cambiar sus esquemas mentales, al menos hay que tratar de protegerles de los «depredadores» que los acechan.

    Por otro lado está la estupidez inherente. En este caso, no hay mucho que hacer salvo tratar a los afectados como lo que son: niños grandes. Sin embargo, no todo está perdido, pues el sentido común y el pensamiento crítico no son más que disciplinas mentales que hasta el más tonto puede ejercitar si se lo propone, y aunque no llegue a altas cotas de genialidad, al menos no se dejará embaucar fácilmente. Porque sus razonamientos, aunque ordinarios y de poco alcance, serán impecables y, además, se dará cuenta de sus limitaciones, y ésto último es tan importante para el tonto como para el genio, pues incluso un genio puede cometer errores y en ocasiones llegar a parecer idiota por no dignarse a hacer un ejercicio de autocrítica y asumir que incluso él tiene limitaciones y se equivoca, como cualquier ser humano (la inteligencia y el sentido común no siempre van de la mano porque, como ya he dicho, lo segundo es una disciplina más que un talento).

    Sin embargo, en el tercer caso, el de la ignorancia culpable, aquella para la que no hay excusa, que es el de la mayoría de los casos, al menos en nuestra sociedad, y por ahora (temo que la ignorancia culpable y autocomplaciente irá en aumento en cada nueva generación como consecuencia de la degeneración democrática y la inocente, tras cada nueva andanada de recortes sociales), tratar de «bobos» a los que se comportan como tales por definición (es decir, que se dejan embaucar por engañabobos) es una forma de sacarlos de su autocomplacencia y dejar por un momento de revolcarse en su propia ignorancia y superstición al incitarlos a defender aquello en lo que creen ante los causantes de tamaña «afrenta».

    Si salen vencedores de la «contienda», al menos habrán reafirmado sus convicciones y habrán tenido que hacerse preguntas aparentemente incómodas al respecto, de manera que como mínimo habrán ejercitado su sentido crítico, aunque sea por culpa de unas malintencionadas críticas sin base (de todo de puede sacar algo, y el que nada tiene que esconder nada tiene que temer y además ofende quien puede y no quien quiere).

    Ahora, si salen perdedores (en el sentido argumentativo, claro, no en el sentido de ganarse al público, la popularidad no demuestra una mierda, por mucho que sirva para ganar elecciones), independientemente de que lo reconozcan en el mismo debate o no (aun es hora de que vea a alguien reconocer su error en algún debate, cualquiera que sea el tema o el medio, luego ya no lo espero), tienen dos opciones: reflexionar acerca de por qué se han quedado sin argumentos, analizar si el contrario ha usado falacias o no, o por contra si las ha usado él, informarse acerca de los datos aportados por el contrario, contrastarlos y sacar una conclusión, aunque sea poner en duda o abandonar sus propias creencias y crecer así en madurez y en sabiduría, haciéndose más fuerte ante las malas intenciones ajenas y más eficaz a la hora de tomar decisiones en la vida. La otra opción es cerrarse a reconocer fracaso alguno y a poner en duda creencia alguna, convirtiéndose así en culpable de su propia ignorancia y mereciendo totalmente, de hecho, ser objeto de burla.

    Y en el fondo, los que son culpables pero no realmente bobos lo saben, y por eso se ofenden tanto, por eso les duele tanto que se burlen de ellos o pongan en duda sus creencias, porque en el fondo saben que han cometido un acto vergonzoso al cerrarse a la autocrítica y al cuestionamiento de sus creencias. Y por la debilidad de sus convicciones y de su carácter, no les queda más remedio que ofenderse por todo y defenderse atacando o haciéndose las víctimas según convenga.

    Pues el que se pica, ajos come…

    A fin de cuentas, el respeto a todas las creencias no es más que una profunda falta de respeto al ser humano y a su capacidad de razonar, reflexionar, asumir sus errores, rectificar y crecer en conociemientos y capacidad crítica.

  11. «mucho bobo suelto por el mundo» Opino que es un error denostar a las personas que se sienten atraidas por lo mágico, por los «engañabobos». Por un lado, es una predisposición común a todos los seres humanos -en mayor o menor medida salvo quizás los que apenas tienen dopamina- debido a las características y limitaciones de nuestro cerebro.
    Nos gusta vivir fantasías con la magia incluso la de Randi o el cine y la religión que es ubicua…
    La ciencia, la importancia de la prueba y el método, la actitud crítica y reflexiva, y una personalidad con imaginación controlada son recientes desarrollos de la humanidad.
    Me explico, estoy en contra de estos engañabobos -sentido RAE: cosas que engañan o defraudan con su apariencia-.
    Me parece grave que muchas personas enajenen sus (y de otros) emociones, tiempo, dinero y salud a manos de charlatanes, chiflados e incluso criminales.
    Pero creo que es un error táctico y moral insultar a sus víctimas. Se puede interpretar como una mera forma de expresarse por supuesto, pero la actitud también puede interpretarse como arrogancia y desdén.
    Teniendo la verdad y el conocimiento de nuestra parte y deseando divulgarlo para marginar y desarmar la fe y la credulidad. Deseando divulgar la verdadera maravilla que es el Universo como nos lo muestran las ciencias ¿es realmente necesario útil maltratar a quiénes desearíamos subir al barco de la ciencia y la razón?

  12. Saludos desde Mexico.
    Cuando vi la notaen el noticiero estelar del Canal 13 no podia creer! digo tal vez en alguno de los noticiarios menores de algun canalillo chafon no me sorprenderia ver este tipo de notas pero en los «serios» y principales definitivamente no…
    En mi caso desde el primer momento que mostraron el «hada» en el vaso intui por las proporciones que tenia que algo que ver con los comics (cuerpo pequeño pero musculado, cinturita, muslos generosos y torneados, etc) y efectivamente ayer confirmaron que en efecto es parte de una coleccion de figuras de los X-MEN.
    Esta noticia y otra donde daban por cierto un video de un chimpance disparando a soldados africanos con un AK-47 (parte del promocional del Origen del Planeta de los Simios) eliminaron cualquier rastro de credibilidad de los noticieros en Mexico para mi.
    Lo unico que debo reconocer es que en Canal 40 (que tambien paso la nota) ya se retractaron y expusieron que era un fraude pero dudo que los demas canales sigan el ejemplo.

  13. Éste es probablemente el misterio más cutre que he visto nunca.

    Ahora, lo de «hada madrina» no tiene precio, a ver ahora a quién ha dejado sin hada madrina el cafre éste. Yo lo denunciaría por «hadicídio» imprudente. Ya es hora de que la ley se adapte a los nuevos tiempos… que son tiempos de viejas estupideces con un nuevo envoltorio.

    En el fondo me da pena, el tipo, porque cara de estar muy bien alimentado no tiene, precisamente (aunque cara de santo tampoco, todo sea dicho). Bueno, éstas son las salidas que le deja a mucha gente el sistema genocida «por pasiva» (bueno, excepto cuando les da por bombardear algún país…) en el que vivimos. No les pueden dar educación de calidad y perspectivas de futuro, no, que se queden con la ignorancia y la superstición, que sale más barato. Es ese «darwinismo» social que practicaban los nazis y que hoy tiene una nueva versión modernizada, maquillada y «desapasionada» (es decir, carente de cualquier emoción humana, ya sea odio o compasión, sólo individualismo, indiferencia e insensibilidad) llamada neoliberalismo.

    Lo de las caras de Bélmez, pues no deja de ser una tentativa de tratar de implantar el mismo sistema y la misma mentalidad aquí, en nuestro país. En veinte años, la mayoría de los españoles estarán como los de la foto, y muchos, contentos de poder ver un hada de plástico o una cara pintada en el suelo, no os quepa duda, pocos alicientes mejores tendrán en la vida… en fin…

Los comentarios están cerrados.