Astrónomos de la Universidad de Hawai fotografían Apofis, el asteroide del falso fin del mundo de 2029

Apofis, marcado con un círculo verde, fotografiado por el otelescopio de Mauna Kea. Foto: D. Tholen, M. Micheli, G. Elliott.

Astrónomos de la Universidad de Hawai tomaron el 31 de enero, con el telescopio de 2,2 metros de Mauna Kea, las primeras fotos en tres años del asteroide Apofis, descubierto en 2004 y famoso porque entonces se dijo que había 1 probabilidad entre 37 de que chocara contra nuestro planeta en 2029. Dados sus cerca de 270 metros de diámetro, el impacto provocaría una catástrofe. Al final, ese riesgo se vio considerablemente rebajado. Ahora, la posibilidad de que Apofis choque con la Tierra el 13 de abril de 2029 es nula, aunque pasará a menos de 36.000 kilómetros, lo que permitirá observarlo a simple vista cruzando el cielo.

Los astrónomos hawaianos apuntan a la posibilidad de que ese paso haga que varíe su órbita hasta el punto de que pueda chocar con la Tierra a finales de siglo. Por el momento, no obstante, no hay por qué preocuparse. Según el Programa de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, si su trayectoria no varía, las probabilidades de que Apofis impacte contra nuestro planeta a cien años vista son prácticamente nulas: 1 entre 233.000 (0,00043%) en abril de 2036; 1 entre 10.000.000 (0,00001%) en abril de 2056; 1 entre 400.000 (0,00025%) en abril de 2068; 1 entre 4.545.000 (0,000022%) en abril de 2076; y 1 entre 7.692.000 (0,000013%) en abril de 2103.

En contra de lo que algunos autores sensacionalistas han dicho en ocasiones, Apofis no representa, de momento, ningún riesgo para la Humanidad, si bien los astrónomos siguen vigilándolo por si alguna vez llega a serlo. ¿Se les ocurre una excusa mejor para invertir en investigación astronómica y en la industria espacial que garantizar la superviviencia de nuestra especie mediante un programa de seguimiento y defensa de objetos cercanos a la Tierra como Apofis?