Pat Robertson achaca el terremoto de Haití a un pacto de sus habitantes con el Diablo para liberarse de los franceses

El telepredicador estadounidense Pat Robertson ha vuelto a demostrar ante las cámaras de la Cadena Cristina de Difusión (CBN), su televisión, que no hay límites a su indecencia. Ha culpado a los propios haitianos del terremoto que ha arrasado Puerto Príncipe y ha causado decenas de miles de muertos y millones de damnificados. Me he enterado a través de P.Z. Myers. Robertson achaca la tragedia, la pobreza y todos los desastres naturales que han azotado Haití desde 1804, a que sus habitantes llegaron a un pacto con el Diablo para independizarse de Francia. «Te serviremos si nos liberas de los franceses», asegura que propusieron a Satanás. Y El Maligno, según él, aceptó y expulsó a los franceses. Ésa es para este fanático, ex candidato a la Presidencia de Estados Unidos, la causa de todos sus males. Pongan ustedes los adjetivos, yo les dejo con mi indignación y con el vídeo protagonizado por este buen cristiano que hace cinco años ya sugirió que EE UU debía asesinar a Hugo Chávez. Y, por favor, hagan lo que puedan por ayudar a los haitianos.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

3 respuestas a «Pat Robertson achaca el terremoto de Haití a un pacto de sus habitantes con el Diablo para liberarse de los franceses»

  1. Pingback: anniversary gifts
  2. Pat Robertson siempre será una fuente inacabable de infamias. El tema, del inexistente demonio como causante de los desastres que a la humanidad aquejan, será siempre utilizado, por los estafadores de la fe, para engatusar al pueblo. Asegurar que el desastre haitiano es el resultado de un lejano pacto satánico colma la copa de la ruindad. Más alarmante que las baboserías que riega Paterson es que existan quienes se las crean.

Los comentarios están cerrados.