Una Virgen que gotea aceite

El padre Salib unge con el aceite milagroso a una fiel. Foto: Efe.Una imagen de la Virgen que gotea aceite atrae desde 1991 hasta la iglesia de San Bishoy, en Port said (Egipto), a miles de coptos cada año. La peregrinación tiene lugar entre el 20 de febrero y el 20 de abril, la temporada en la que de manos de la imagen cae un aceite perfumado blanquecino, según los fieles. Me he enterado de la historia a través de un reportaje distribuido por la agencia Efe, firmado por Heba Helmy.
La imagen de la Virgen que gotea aceite en la iglesia de San Bishoy, en Port Said. Foto: Efe.Todo comenzó, recuerda un sacerdote, con una curación milagrosa en 1990. La Virgen, auxiliada por dos santos, operó a una mujer de un cáncer de pecho. Justo un año después, comenzó a manar aceite de la manos de una imagen que al final fue trasladada a la iglesia. La enferma milagrosamente curada se metió monja, su tumor se expone a los fieles y, desde entonces, las curaciones se suceden.
¿Las pruebas de tanto prodigio? Los testimonios de la gente, claro. Nada menos… y nada más. Porque se habla, como siempre, de análisis y exámenes médicos, pero ¿dónde están? Gente de buena fe, y quizás otra de no tanta, dice que hay enfermos que han mejorado de sus males gracias a un aceite que cae en mayor o menor cantidad según el número de devotos. «Si hay muchos fieles, el aceite es abundante; si hay pocos, la cantidad es justa para el número de personas que vienen a la iglesia», explica un sacerdote. Estaría bien poder ir a Egipto para examinar la milagrosa imagen y descubrir cuál es el truco, aunque lo más posible es que se impida acercarse a ella o explorarla con cualquier peregrina justificación.