Ante las elecciones: ¿’los nuestros’ son de verdad más racionales?

José Luis Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy, Gaspar Llamazares, Artur Mas y Juan José Ibarretxe.

Uno de los discursos más patéticos es el que atribuye a los nuestros una presunta racionalidad de la cual los otros carecen. Los nuestros son aquéllos a quienes nos sentimos afines ideológicamente; los otros, el resto. Se acercan elecciones generales en España y en los próximos días, antes de meter la papeleta en la urna correspondiente, tendré presente que los nuestros han sostenido durante cuatro años que en los atentados del 11-M participó la banda terrorista ETA; que los nuestros rechazan que se caricaturicen actitudes y personajes religiosos si eso molesta a los fanáticos de turno; que los nuestros abogan por dar coartada legal a las medicinas alternativas porque hay ciudadanos que recurren a ellas; que los nuestros sostienen que, si algo es historicamente falso, eso no significa que no sea cierto; que los nuestros corren a arrodillarse ante líderes religiosos y se olvidan de que nos están humillando; que los nuestros confían tanto en sus paisanos investigadores y divulgadores que se han gastado un dineral nuestro en un documental hecho por un político extranjero sobre un asunto científico de gran importancia que cuando el beneficiado pudo no hizo nada por resolver; que los nuestros dicen que nuestro pueblo es el más antiguo de Europa y, como tal, merece un trato especial; que los nuestros emitieron dos veces a través de la televisión pública una serie de documentales pseudocientíficos a mayor gloria de un vendedor de misterios; que los nuestros hacen la vista gorda ante la publicidad televisiva que apela al miedo o a la superstición, ilícita según la Ley de Televisión sin Fronteras; que los nuestros decoran las oficinas públicas según los principios del feng shui; que los nuestros han declarado nuestra comunidad autónoma libre de transgénicos; que los nuestros mantienen que las antenas de telefonía móvil suponen un riesgo para la salud por la radiación que emiten; que los nuestros