Bilbao se vuelca con Darwin

Vista del salón de actos de Bidebarrieta durante la celebración del Día de Darwin de 2007. Foto: L.A. Gámez.

Alrededor de 300 personas asistieron en la tarde de ayer a la celebración en Bilbao del Día de Darwin, en un abarrotado salón de actos de la Biblioteca de Bidebarrieta. La jornada La teoría de la evolución y los cuentos creacionistas fue abierta por Ibon Areso, teniente de alcalde de la ciudad, quien transmitió a los presentes el saludo del alcalde, Iñaki Azkuna -atacado por el mutante virus de la gripe-, y leyó un fragmento de El origen de las especies (1859). El numeroso público siguió con atención las charlas de los biólogos Enrique Cerdá-Olmedo, Antonio Lazcano y Ana Rallo, después de las cuales se celebró un animado coloquio. Tras un corto intermedio, el periodista César Coca, adjunto a la dirección de El Correo y vecino de la bitácora Divergencias, leyó un párrafo de la obra clave de Charles Darwin como preámbulo a la intervención de Cerdá-Olmedo. La clausura corrió a cargo de Juan Ignacio Pérez, rector de la Universidad del País Vasco (UPV), quien destacó que el pensamiento mágico socava las bases de las sociedades democráticas y dejó entrever que el de ayer es el segundo paso -el primero se dio el 7 de noviembre con la jornada Misterios, a la luz de la ciencia– de un, por ahora informal, proyecto de divulgación del escepticismo y del conocimiento científico entre la gente de la calle.

Enrique Cerdá-Olmedo, Ana Rallo y Antonio Lazcano. Foto: Ignacio Pérez.Resulta imposible resumir lo que dijeron los participantes en las más de tres horas de fiesta evolucionista, y más para quien estaba, sobre todo, preocupado por el cumplimiento del horario y que a nadie faltara de nada. Pero, de las notas que atropelladamente cogí cuando pude, entresaco algunas frases e ideas que me llamaron la atención. De la apasionante y apasionada presentación de Lazcano, me quedo con la idea de que la cuestión del origen de la vida no se ha resuelto todavía, pero que, al menos, los científicos ya saben qué preguntas hacerse. En un entorno como el de Bidebarrieta, en el Casco Viejo bilbaíno, me emocionó el recuerdo de Rallo de que nuestro Miguel de Unamuno presidió en 1909 en la Facultad de Medicina de Valencia el primer homenaje que se rindió en España a Charles Darwin.

Casi un siglo después, sentí que los que estábamos en la sala habíamos recogido el testigo del pensador vasco. Y, de la descacharrante intervención de Cerdá-Olmedo, me sedujo el reconocimiento de que el diseño de la Giralda de Sevilla, «una maravilla de la ingeniería», es pésimo si lo comparamos con el de un árbol; y lo mismo ocurre con nuestras ciudades con respecto a los termiteros. No faltaron, obviamente, referencias al diseño inteligente como lo que es, una manifestación grotesca del ultraconservadurismo, «una teología instantánea como el Nescafé«, en acertada descripción de Lazcano, quien en el coloquio auguró que, de aquí a diez o veinte años, el hombre habrá sido capaz de sintetizar en el laboratorio compuestos que reproduzcan algunas características de lo que llamamos vida.No se fíen, de todos modos, de este resumen apresurado. Si no pudieron asistir al encuentro, dentro de poco tendrán a su disposición aquí mismo las conferencias grabadas en vídeo, por cortesía de la UPV. Y antes, confío en que esta misma semana, otro material audiovisual que a buen seguro interesará a muchos de ustedes.

Entrevista de Joseba Vivanco a Antonio lazcano publicada en el diario 'Gara'.

Reportaje de Julián Méndez publicado en 'El Correo'.El impacto en los medios de comunicación de la celebración del Día de Darwin en Bilbao ha sido notable, con informaciones y entrevistas en la Cadena Ser, Loyola Herri Irratia, Onda Cero, Punto Radio y Radio Popular, entre otras emisoras; una entrevista a Lazcano, de Joseba Vivanco, en el diario Gara y un reportaje, de Julián Méndez, en El Correo. Todo ello ha sido fruto del trabajo de mucha gente y, aunque es imposible citar a todos los implicados, si quiero dar las gracias a la UPV, El Correo, el Ayuntamiento de Bilbao, el Círculo Escéptico y el Centro para la Investigación, que apoyaron desde el principio una idea que surgió durante una comida de Eduardo Angulo, Félix Goñi, Jon Sáenz, Agustín Sánchez Lavega y quien esto firma. Gracias a todos: a los ponentes, al público y a quienes desde las entidades convocantes han hecho posible este encuentro, respaldando todas las ideas de la organización y encargándose de esos detalles de los sólo nos acordamos cuando algo falla, como harán el año que viene cuando repitamos la jugada.

Como bilbaíno, me siento orgulloso de que mi ciudad se haya apuntado este tanto en la divulgación cultural. Por eso, cuando a media tarde de ayer me topé con una anotación del biólogo Maximiliano Corredor en su indispensable Evolucionarios, la imprimí para leerla antes de la intervención final del rector de la UPV. Les dejo con la reflexión de Corral y el reto que lanza:

«¡Feliz Día de Darwin tengáis todos!

Sobre todo si estáis en Bilbao, porque podréis celebrar el Día de Darwin como es debido.

Y si sois de Valencia, que sepáis que podréis hacerlo con un poco de retraso el miércoles y el jueves.

Si en cambio estáis en cualquier otro lugar de España, lo mejor que podéis hacer es mandar un mail a las facultades de Biología de vuestra universidad más cercana para pedirles explicaciones.»

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.