Los médiums no encontrarán a Maddie

Madeleine McCann.Me alertó de la noticia ayer por la mañana un lector de Magonia, Javier, que incluía en el mensaje de correo un enlace a una información de El Mundo en la que se mantenía que algunos familiares habrían aconsejado al matrimonio McCann consultar a un médium para encontrar a Madeleine. «Según la agencia británica PA -decía el rotativo madrileño-, más de 1.000 personas que afirman tener dotes parapsicológicas se han ofrecido a ayudar». No me sorprende. Allí donde huele a sangre, tarde o temprano llegan los carroñeros. Y el caso de Madeleine McCann, la niña de tres años que desapareció el 3 de mayo en Praia da Luz (Portugal), se presta al sobrevuelo de buitres ansiosos de dinero y publicidad gratuita.
No hay ni un caso demostrado en el cual un adivino, radiestesista o médium haya aportado pruebas para la resolución de una desaparición o secuestro. Pruebas que haya conocido a traves de sus presuntos poderes, se entiende. El portavoz de los McCann, Clarence Mitchell, ha reconocido que ha habido intentos en esa línea y que todos los que creen tener alguna pista son atendidos por los responsables de la investigación: «Se les trata a todos con cortesía y, si hay alguna información que conviene analizar, una matrícula de coche o un nombre, se procede a hacerlo. La Policía no la desestima sin más». Es normal. La Policía no debe despreciar ninguna supuesta pista, provenga de quien provenga. Otra cosa es que la intervención de adivinos no sirva nada más que para hacer perder un tiempo precioso a los encargados de la investigación siguiendo pistas inútiles. Pero no pidan ética a quien vive de engañar a la gente a cambio de dinero.
Entiendo que, llevados por la buena fe, miembros de la familia hayan aconsejado al matrimonio recurrir al servicio de adivinos. A fin de cuentas, la angustia es humana y es habitual que este tipo de personajes aparezca tarde o temprano en casos de desapariciones de gran relevancia pública, con lo que da la impresión de que pueden aportar algo. Pero no, desgraciadamente, ningún médium va a encontrar a Maddie, lo mismo que ninguno avisó de catástrofes como las de las Torres Gemelas, el maremoto del Índico o las explosiones de los trenes de Madrid. Decir lo contrario es mentir.