Fracaso ‘astroelectoral’

Sybila echa las cartas en su consulta. Foto: Vicente Martínez.Auguraba hace un par de semanas Sybila, profetisa de Apolo y sacerdotisa de Artemisa, los resultados de las elecciones de ayer en la comunidad autónoma valenciana y su capital. Gracias a las cartas del tarot, adelantaba que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, iba a ganarse la reelección de calle, que ningún partido iba a lograr la mayoría absoluta en la comunidad autónoma y hasta detallaba los porcentajes de voto a escala autonómica: «El PP, entre un 42% y un 44%; el PSPV, entre el 34% y 38%, y EU -Compromis-, un 20%». También explicaba que se iba a abstener «mucha gente».
Los resultados del estudio los adelantaba en un reportaje del 11 de mayo el diario Las Provincias, supongo que en un intento de demostrar que uno puede ahorrarse las siempre costosas encuestas preeelectorales si cuenta en sus filas con una vidente de prestigio. Porque, explicaba el autor de la información, Sybila «ha sido aceptada en el mundo de los dioses como mediadora entre éstos y los humanos», y es una bruja multicanal: usa para sus predicciones tanto el tarot de Marsella, como la bola de cristal, el I Ching y la quiromancia, entre otros métodos.
Pero los valencianos, ignorantes ellos, no parecen saber nada de eso y dejaron ayer a la adivina en mal lugar. Acudieron a las urnas prácticamente en los mismos porcentajes que hace cuatro años: votó para la Alcaldía de Valencia el 68,42% (68,50%, en 2003) de los electores y depositó su voto en la urna autonómica el 70,91% (el 71,51%, en 2003). Rita Barberá venció en la capital sin problemas, algo que sabíamos todos, como que Alberto Ruiz-Gallardón iba a aplastar a Miguel Sebastián en Madrid, Iñaki Azkuna repetiría sin problemas en Bilbao y en La Coruña el PSOE sentiría en sus carnes el final del efecto Vázquez. Tampoco anduvo la bruja fina fue a escala autonómica. El PP logró una mayoría absoluta regional más que holgada -54 diputados de un total de 99- gracias a que acaparó el 52,22% de los votos -seis puntos por encima de 2003 y bastante más que del 42% al 44% predicho por Sybila-; los socialistas el 34,21% de las papeletas -dentro del amplio rango augurado por la bruja, entre el 34% y el 38%- y Compromis PV se quedó en un minúsculo 7,97%, frente al triunfal 20% que le otorgaban los dioses.
Recapitulemos: de seis predicciones, la bruja sólo acertó en dos. La delegada de Apolo y Artemisa en la Tierra la pifió en lo que se refiere a participación ciudadana, si los populares iban a tener mayoría absoluta en las Cortes Valencianas y los porcentajes de voto de dos partidos. Sólo atinó en predecir la, por cualquiera prevista, victoria de Rita Barberá y facilitar aproximadamente -con 4 puntos de margen, mucho hasta para las encuestas más torpes- el porcentaje de voto regional del PSOE.
El malvado Josu Mezo escribió al día siguiente en Malaprensa que la lectura de la amplia desinformación electoral sobre Sybila le producía «una mezcla de hilaridad y vergüenza ajena». «¿Con esto se gasta papel en plena campaña electoral?», se preguntaba. Retóricamente, claro. Porque él sabe perfectamente que algunos medios gastan papel y tiempo en brujos, preguntar a los candidatos en entrevistas cosas tan importantes como qué signo del Zodiaco son o hacerles la carta astral. ¡Ah!, no duden de que el negocio de Sybila seguirá viento en popa a costa de los ingenuos de turno, incluidos algunos políticos de los que Las Provincias no facilita el nombre, aunque eso sí que sería un servicio público.