La verdad sobre los crímenes satánicos

De vez en cuando, alguna serie de televisión incluye en una píldora una magnífica argumentación sobre lo que hay de cierto detrás de lo paranormal. Es el caso del episodio de Mentes criminales titulado ‘Los chicos populares’, en el que los agentes de la Unidad de Análisis de la Conducta del FBI que dirige Jason Gideon (Mandy Patinkin) tienen que investigar lo que parece un crimen satánico. Dos cadáveres han aparecido en un bosque junto a una pintada en la que se lee: «Satán vive SLD». Durante el viaje en avión hasta el lugar de los hechos, Gideon y los suyos dialogan sobre la verdad y la mentira de los crímenes por parte de adoradores del Diablo. Spencer Reid (Matthew Gray Gubler), el genio del equipo, da una de sus habituales lecciones, esta vez sobre el pánico satánico, los recuerdos reprimidos, la falsa memoria y la hipnoterapia. Y Gideon concluye: «Casi todo el satanismo se reduce a menores que destrozan propiedades, profanan iglesias, cementerios… Que yo sepa, nunca ha habido un caso probabo de crimen ritual satánico en Estados Unidos». La escena dura poco más de un minuto. ¡Qué envidiable capacidad de síntesis!