No quiero un ordenador portátil gratis

No quiero un ordenador portátil gratis. Así que, por favor, dejen de bombardearme con correos electrónicos en los que prometen que lo tendré si reenvío el mensaje a otras veinte personas. La historia es vieja, tanto como aquellas cadenas de cartas con peseta incluida cuyo remitente te prometía felicidad y fortuna si focopiabas la misiva equis veces y, acompañada cada copia de una peseta, la enviabas a equis personas. Si no, el cielo se te iba a venir encima (yo todavía estoy esperando). El caso es que, en las últimas semanas, han llegado a mi buzón varios mensajes de correo electrónico que dicen:

«La Sociedad Ericsson distribuye gratuitamente computadores portátiles con la intencionalidad de contrarrestar a Nokia, que ha hecho lo mismo.

Ericsson desea aumentar su popularidad. Por este motivo, Ericsson distribuye gratuitamente el nuevo portátil WAP.

Todo lo que hay que hacer es enviar este email a ocho de tus conocidos. En aproximadamente dos semanas, recibirás un Ericsson K300.

Si el mensaje es enviado a veinte personas o más, puedes recibir un Ericsson T637.

Importante. Enviar una copia del email a: anna.swelungster@gmail.com y anna.swelungster@ericsson.com (se satura fácilmente).

Atención: no es una broma, funciona.

Entonces, date gusto, regálate un portátil.

Buena suerte, ¡¡¡¡espero la mía!!!!»

Si usted ha recibido un mensaje parecido, no se haga ilusiones. Por muchos correos que mande, no va a recibir gratis un ordenador portátil. Ni siquiera un teléfono móvil. Porque el mensaje habla de «computadores portátiles», pero el Ericsson K300 y el Ericsson T637 no son ordenadores, sino teléfonos móviles.
Este correo electrónico parece una actualización de uno que empezó a circular en 1999, según el cual IBM iba a regalar 250.000 ordenadores para premiar a sus clientes más fieles. Cuentan muy bien la historia en Snopes.com, web que les recomiendo que visiten siempre que haya algo que les parezca increíble, pero alguien les asegure que es verdad. En esa página sobre leyendas urbanas -de obligada consulta para cualquier periodista-, podrán comprobar que la cadena de mensajes de la oferta de teléfonos móviles -la mutación del regalo en ordenador parace una españolada– de Ericsson gratis comenzó a circular por Internet en abril de 2000 y que la compañía deja claro en su web que todo es falso:

«5. ¿Es verdad que están regalando teléfonos móviles? Por favor, denme la dirección de correo electrónico de Anna Swenlunds.

No, Ericsson no está regalando teléfonos móviles. Esa cadena de correo es un fraude.

[Publicado por primera vez el 10 de abril de 2000]

Una cadena de correo que circula por e-mail dice que Ericsson está regalando teléfonos móviles. Ese mensaje de correo es un fraude, y Ericsson no está regalando teléfonos móviles. Lo siguiente es un extracto de la carta:

«Si mandas esta carta a veinte amigos, recibirés un teléfono nuevo de Ericsson».»

La carta está firmada por Anna Swelund, directora de Promociones de Márketing de Ericsson. Esta persona no existe en Ericsson. Los departamentos legal y de Tecnología de la Información de Ericsson intentarán dar con la persona que ha iniciado esta cadena de correo ilegal. Ericsson lamenta cualquier posible inconveniente y solicita amablemente a la gente que no continúe esta cadena de correo.
Cuando reciban un mensaje de este tipo, no se lo crean por si acaso. Cada por si acaso es una veintena de mensajes que circulan de más por Internet, que generan ruido y molestias a los receptores, y que dejan al remitente como un pobre ingenuo. Recuerden que -como se decía en la España pre euro- nadie da duros a cuatro pesetas. ¡Ah!, y tampoco se crean la historia de los gatos bonsai, la de las latas de refresco contaminadas con orina de rata que pueden transmitir la leptospirosis, la bienvenida al club del sida en el espejo del baño después de pasar la noche con una prostituta, los robos de riñones