El Gobierno vasco, contra el Principio de Arquímedes

Campaña del Gobierno vasco contra el cambio climático.El Gobierno vasco recordó el lunes que era el Día Mundial del Medio Ambiente con un anuncio en el que advertía que, si los icebergs se derriten, con ellos «se fundirán todas las playas». A tan amenazadora sentencia, seguía la lista completa de las playas vascas. La imagen era muy bonita; el mensaje, erróneo. El nivel del mar no subirá ni un centímetro, aunque se derrita todo el hielo del Polo Norte, porque flota en el mar y en estado líquido ese agua no ocupará más volumen que ahora solidificada, tal como establece el Principio de Arquímedes. Otra cosa es lo que pasaría si se derrite todo el hielo de Groenlandia y la Antártida, que no flota en el agua y sería una aportación extra a la masa oceánica planetaria. Pero en el anuncio lo que sale es un iceberg y no un glaciar, lo que demuestra que quien dio en el Departamento de Medio Ambiente el visto bueno a esta campaña publicitaria ignora un concepto básico que se estudia en la escuela y que cualquiera puede poner a prueba en casa con un vaso de agua y un cubito de hielo.
El experimento es muy sencillo: echen agua en un vaso y marquen con un rotulador la altura a la que llega; echen un cubito de hielo al agua -es nuestro iceberg o polo norte particular- y marquen el nuevo nivel, que habrá subido; esperen a que se derrita el hielo y verán que el agua sigue al mismo nivel. Así que, si se funde el iceberg de la foto o cualquier otro del tamaño que sea -hasta todo el hielo del Polo Norte-, no hay nada que temer. ¡Ah!, una advertencia al político de turno: el Principio de Arquímedes no puede ser derogado ni aunque sea rechazado en referéndum por una mayoría aplastante de la población.